viernes, 18 de febrero de 2011

Duelo en la Corte de Enrique III

Enrique III de Francia

El más famoso de los duelos que tuvieron lugar durante el reinado de Enrique III fue el que enfrentó a Jacques de Lévis, conde de Caylus y favorito del rey, contra Charles de Balzac, barón d’Entragues, a quien llamaban “le bel Entraguet”. D’Entragues era uno de los partidarios de Enrique de Guisa, y sucedía con frecuencia que los caballeros de su entorno se enfrentaban a sus principales enemigos, los “mignons” del rey. 

En la primavera de 1578 el aire parecía cargado de ominosos presagios. Las hostilidades entre ambas facciones habían alcanzado un punto álgido desde que los favoritos del rey le habían persuadido para que retirara a Guisa la dignidad de Grand Maître de Francia y se la diera a Caylus. 

El pretexto para el enfrentamiento se produjo la noche del sábado 26 de abril de 1578. Caylus, enamorado de una dama “más dotada de belleza que de castidad”, acude a visitarla cuando ve salir a Entraguet de sus aposentos. El conde, celoso, se burla de él. Entraguet replica en el mismo tono, y rápidamente los insultos, provocaciones y el agrio intercambio de palabras desembocan en el previsible desafío. El asunto debía resolverse mediante un duelo al rayar el alba, en presencia de testigos. 

Desde el 29 de diciembre de 1576 el edicto de Blois condenaba estas prácticas como crimen de lesa majestad, pero los duelos estaban tan profundamente arraigados entre la nobleza que la ley era sistemáticamente ignorada. 

Enrique de Guisa

Los segundos de d’Entragues fueron Riberac y Schomberg, y sus oponentes Louis de Maugiron y Guy d’Arces, Señor de Livarot. Maugiron era, junto con Caylus, uno de los mejores amigos del rey. Había perdido un ojo en el sitio de Issoire, a pesar de lo cual seguía siendo uno de los hombres más hermosos de la Corte. 

El domingo, cuando las campanadas de Saint-Paul daban las 5 de la madrugada, todos se reunían junto a la puerta de Saint-Antoine, en el antiguo mercado de caballos próximo a la Bastilla, emplazamiento actual de la Place des Vosges. 

Apenas habían comenzado a batirse los principales duelistas cuando Riberac le dijo a Maugiron: 

—Creo que deberíamos reconciliar a estos caballeros en lugar de dejar que se maten. 

—Monsieur, yo no he venido aquí a hacer bonitos discursos, sino a luchar —replicó Maugiron 

—¡A luchar! ¿Pero contra quién, si este asunto no os concierne a vos? 

—Pues contra vos, desde luego. 

—¿Contra mí? Oh, muy bien. En tal caso, recemos —dijo Riberac al tiempo que se arrodillaba. Colocó su espada y su daga en forma de cruz y comenzó a decir sus oraciones ante el improvisado crucifijo. 

Maugiron no era un hombre ni paciente ni religioso, de modo que antes de que transcurriera mucho tiempo le hizo saber que ya había rezado bastante. 

Maugiron

Entonces Riberac se incorporó y ambos se acometieron. Pronto cayó muerto Maugiron por una fulminante estocada en el pecho, mientras que Riberac, debido al ímpetu con el que se había arrojado sobre su oponente, se ensartaba en el arma enemiga y resultaba mortalmente herido. 

La desdicha de ambos caballeros hizo que Schombert y Livarot considerasen deshonroso limitarse a ser meros espectadores mientras sus amigos se mataban. No podían hacer otra cosa que no fuera batirse si querían mantener limpio su honor. 

Schomberg logró cortar la mejilla izquierda de Livarot, que devolvió el golpe atravesándole el corazón y matándolo en el acto. 

De los dos segundos supervivientes, Riberac falleció al mediodía siguiente a consecuencia de las heridas, y Livarot, herido en la cabeza, se recuperó al cabo de seis semanas, pero solo para acabar perdiendo la vida en otro dos años después. 

En cuanto a los principales, Caylus había olvidado su daga en casa y se veía obligado a parar los golpes con el brazo. Tenía un total de 19 heridas en distintas partes de su cuerpo, y había recibido cada una de ellas al grito de “Vive le roi!”, hasta perder las fuerzas y verse obligado a abandonar el combate. D’Entragues, aunque herido en un brazo, logró escapar, y, temiendo el castigo, fue a ponerse bajo la protección del duque de Guisa antes de obtener finalmente el perdón del rey. 

Caylus

Caylus sobrevivió durante un mes en el hospital de Boissy. En su lecho de muerte denunció que d’Entragues se había armado con una daga además de con su espada, y que cuando él le hizo notar que no disponía de una, le respondió: 

—Tanto peor para vos. No deberíais haber sido tan tonto de dejarla en casa. 

Durante todo el tiempo que duró su agonía no cesó de repetir: “Oh, mi rey, mi rey”. Enrique, inconsolable, lo visitaba a diario en su lecho de muerte y prometió cien mil escudos al médico que lo salvara. Todo en vano. Caylus falleció mientras el rey tomaba su mano. 

Enrique dio a sus amigos un funeral principesco. Hizo cortar un mechón de los cabellos de Caylus y otro de su amigo Maugiron y los guardó dentro de un precioso cofre que conservaba como una reliquia. Luego encargó al escultor Germain Pilon unas estatuas de mármol que imitaran las de los antiguos dioses para adornar sus tumbas. Lamentablemente el monumento resultó destruido por la Liga en 1589, tras el asesinato de Guisa.

62 comentarios:

  1. Por que cosas tan nimias, desde nuestra perspectiva, llegaban a matarse en aquella época. Por un lado me provoca rechazo y por otro entiendo que era forma parte de su educación.

    Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La superficialidad en su máxima expresión. Por más que se las daban de religiosos, la nobleza eran una hipocresía total.

      Eliminar
  2. Así es, y casi de su sangre. Todas las leyes del mundo no lograban acabar con los duelos. Siguieron produciéndose siglo tras siglo.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. La perspectiva de ahora es completamente materialista, no? si alguien me quita algo, lo muelo a palos.

    Un beso, Madame

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya carnicería!
    Moraleja: todos tontos de remate, verdugos por un día, víctimas para siempre de su orgullo. Una época con una mentalidad asociada, difícil de entender por nosotros.
    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé, monsieur. Supongo que cualquier pretexto es bueno para tratar de regular un exceso de testosterona.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Uno hoy en día no comprende muy bien el sentido del honor de esta nobleza, se mataban por quitarme esta paja, se sentían deshonrados por que una mujer jugaba con ellos, quizás era lo mas importante en sus holgadas vidas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una epoca, dice??
    Ni que ahora no se cosieran a navajazos a la salida de las discotecas, por motivos peores o con ninguno, y en peleas bastante más sucias y menos reglamentadas.

    No me diga que se asombra.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Monsieur, le repito a usted lo que he dicho en el comentario anterior:

    AHORA NO???

    No se matan a navajazos los jóvenes cada sabado?

    O eran solo esas gentes y solo antes?

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Oh madame estamos frente al famoso duelos de los favoritos, siempre madame y usted lo sabe me han encantado los lances de honor, los encuentro como pruebas de valor y de honor entendidas en el contexto de su época, he de decirle madame que mi duelo favorito en la historia de Francia es el duelo que ya relato usted entre Jarnac y La Châtaigneraie, sin embargo este duelo tambien me intriga, siempre he dudado de a sexualidad de Enrique III, por un lado se ha dicho mucho que él era homosexual o bisexual, sin embargo, algunos historiadores modernos cuestionan aquellos dichos, se ha dicho tanto acerca de el ultimo Valois, acerca del mismo término que tambien da nombre a este lance, el duelo de los mignon, porque principios del siglo XVI, el término "mignon" estuvo reservado al hijo predilecto, segun Solnon, la juventud e indulgencia paternal de Enrique III hacia sus fieles, hizo que se les apodasen por boca de su corte, "los mignons del Rey", lo que venía a ser "los favoritos". No es hasta después del asesinato del monarca por un monje fanático, que el término "mignon" fue utilizado para designar al joven amante de un hombre y es verdad que Enrique IV no hizo gran cosa por reivindicar la memoria de su antecesor.

    En fin madame en el tema de hoy, una lucha apasionante, pero es verdad que si d’Entragues le dijo aquello sobre la daga no cumplió con las reglas del honor

    Quedo madame a sus pies como siempre

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo con usted en su apreciación sobre Enrique III, monsieur. Yo tampoco lo creo. Lo que no descarta una serie de orgías y excesos, por supuesto.

    Con respecto a la daga, según Brantôme era legítimo utilizarla en esas circunstancias. Parece que el descuido del otro no le era imputable a él, que tenía derecho a usar el arma si lo deseaba. A mí también me sorprendió. No fue un detalle bonito ni caballeroso, pero entraba dentro de la reglamentación del duelo, al parecer.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Como dice usted muy bien madame, evidentemente enrique participo en orgias y en muchos excesos, por otro lado es casi seguro que tenía cierta pasión por el travestismo pero dudo que fuese homosexual como por ejemplo Monsieur, en el caso del pobre Enrique y él mismo se lo escribió a su cuñada Elisabeth, fue un hombre en extremo triste y desgraciado, se dice y no se madame hasta que punto fue una calumnia y usted me corregirá que él sintió una pasión desmedida en la juventud por su hermana Margot la perla de la corte, sin embargo el rechazo de ella hacia él que difería mucho del amor que ella tenía por su hermano menor Alencon pues tambien a ellos se les acuso de incesto, se menciona en una biografía que el rechazo de Margot aunado al desmedido amor sofocante de Catalina hacia él lo marcaron, tambien está el triste asunto de su amor por su prima María de Cleves, casada con el príncipe de Conde, en fin, creo que la vida de este rey fue una sucesión de tragedias e infortunios este mismo duelo lo confirma, ojala y en la muerte haya encontrado algo de paz pues es evidente que era un hombre atormentado

    ResponderEliminar
  12. Monsieur, en Margot no hubo tal rechazo, hasta que se interpuso Guisa. Pero al principio Henri fue plenamente correspondido. Ella misma hizo alusión a ese asunto en alguna ocasión. Dijo concretamente que él había sido el primero. Eso por no mencionar lo bien que se lee entre líneas en sus propias memorias. El amor por su hermano menor fue más duradero, sí. No se trata, por tanto, de calumnias. Realmente tuvieron una relación.

    El amor por marie de Clèves fue grande, y como usted dice, trágico, ya que no pudo volver a verla con vida a su regreso de Polonia. Y sin embargo en realidad es evidente que ni siquiera entonces había logrado superar el asunto Margot.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  13. La única diferencia es que ahora los que se "cosen a navajazos" son la gente de más baja extracción y en aquella época los que se daban de cuchillada por cualquier nimiedad se supone que era la gente más educada, el espejo donde se miraban los más modestos, un modelo poco edificante para imitarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Riberac era un pusilánime de tomo y lomo.Intenta convencer a Maugiron de las bondades de la conciliación y a renglón seguido, se deja llevar por la fiebre duelista del otro. Conclusión de los duelos: el supuesto honor ultrajado se quedaba como estaba y los susceptibles acababan con un epitafio aplastándoles el pecho.

    Buen fin de semana y bisous.

    ResponderEliminar
  15. Y porque estaban educados las peleas eran reglamentadas y con un código del honor, no como ahora, que van todos a por uno y valen patadas, puñetazos, golpes por la espalda y lo que sea. Y además lo graban con su movil para luego disfrutar con ello y reirse. Qué asco, monsieur. Eso sí que da asco. Y eso sucede ahora entre gente de colegios caros y baratos. Ahora que todo el mundo tiene recibe una educación. Una educación que no se nota nada, desde luego.

    ResponderEliminar
  16. jijiji, rapido cambió de actitud el caballero, no?
    Ya ve. Al menos entonces el motivo se llamaba honor. Ahora no tiene nombre. La gente se mata sin más.

    Feliz fin de semana, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Leyendo el post de hoy, reconozco que poco han cambiado los hombres cuando de hacerse el brabucon se trata, no deja de sorprenderme que se tomen cosas tan nímias como ese pretexto para matarse , sea o no parte de su educacion o forzados por su orgullo, lo más seguro, en fin, que se le va a hacer....pocos son los que prefieren el dialogo a las manos...aun hoy en día,por desgracia.
    Buenas tardes,madame.

    ResponderEliminar
  18. Ahí está, madame: aun hoy dia, por desgracia. Cosas peores vemos cada sábado. Y en el telediario :)

    feliz fin de semana, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  19. No eran duelos por cualquier cosa en el fondo era duelos por el poder entre dos facciones y cualquier cosita encendía la chispa.

    Buen fin de semana, bisous.

    ResponderEliminar
  20. No creo que el hombre sea menos violento que antes: basta ver las noticias para comprobarlo.
    Buena entrada.
    Que pase un buen fin de semana, madame.

    ResponderEliminar
  21. Claro, era la eterna lucha por el poder. El resto eran pretextos que la desencadenaban abiertamente, pero en esta ocasión lo que había detrás era un nombramiento para un cargo importante.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Oh ahora créame que me ha hecho pensar usted, quizás pueda entender mejor madame a Enrique, entonces se podría decir que Guisa sustituyo a Enrique en el corazón de Margot, pero él jamás la pudo olvidar ni lo puedo tolerar a él jamás, pues si bien en muchos momentos fueron aliados es verdad que jamás fueron amigos, recuerdo muy bien un libro sobre las guerras de religión donde se dijo que enrique detestaba a Guise y que el duque le retribuía también odio y desprecio, así podría entenderse también la ira y el resentimiento que años después llegaría a mostrar Enrique por Margot, recuerdo muy bien que él dijo algo así “si dios es grande nos haría el favor de llevarse a esa mujer con él que tanto daño nos ha hecho”, no es literal claro, pero recuerdo muy bien el contexto de la frase, refleja madame mucho resentimiento, probablemente despecho de parte de él, quizás madame en palabras de la misma Margot, si él fue el primero, eso lo marco a él con la misma fuerza que a ella y esperaba fidelidad de parte de Margot pero ella amaba con facilidad, eso debió marcarlo madame pues es verdad que el tenia una muy fuerte pasión por ella

    Por otro lado Margot siempre me ha inspirado cierta ternura y simpatía, el mismo Solnon en su trabajo sobre Enrique menciona que en realidad Margot amaba a Guise, pero que el duque más que amarla la utilizo en el juego político de las guerras de religión no se que opine usted madame

    Por último queda como un dato macabro que demuestra los demonios del pobre enrique que él se encargo de terminar con las vidas de los hombres que lo separaron de sus amores, o hacerlos infelices, si bien fue antes de seguro con el tiempo enrique se sintió muy complacido de que en la batalla de jarnac el conde de Montesquiou, capitán de sus guardias terminase con la vida del príncipe de conde, padre del esposo de maría de un pistoletazo en la cara y tras su muerte, el Duque de Anjou hizo transportar su cadáver a lomos de un burro, y tambien y esa muerte si fue planeada, él se encargo de terminar con las vidas del duque de Guise y su hermano que lo había coronado en Reims, siempre madame he tenido de la duda de cuál fue la reacción de Margot a la muerte de Guise.

    Por último madame creo que el asunto con Margot lo marco de por vida, desde que comenzó a conocer su historia lo creo y ahora lo creo aun más.

    Quedo de nuevo madame a sus pies y le agradezco este capítulo que trata en buena medida sobre los Valois, en el periodo histórico que comparto con usted como mi favorito

    ResponderEliminar
  23. pues efectivamente. Los "adelantos" de nuestra civilizacion practicamente se limitan a encontrar bombas y armas que maten más rapido y en mayor cantidad. No hemos cambiado, y, desde luego, no somos mejores, ni tampoco más civilizados, aunque a veces queramos caer en esa ilusión.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Hola Madame

    Cuánta sangre y qué escabechina por un cuestión a día de hoy, simple. Pero la cuestión del honor, se ve y vive de diferente manera en nuestra época. Y menos mal.

    Un relato estremecedor y que da mucho que pensar.

    Feliz fin de semana, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  25. Monsieur, Enrique y Carlos estuvieron a punto de asesinar a Guisa cuando descubrieron la relación con su hermana. Él se salvó porque Margot pudo hacerle llegar un aviso, y se puso a salvo en las tierras de su familia. Luego se casó para demostrar que no alentaba esas intenciones hacia Margot.
    Él había sido amigo de Guisa durante la infancia, pero después nunca le perdonó eso. Lo odió por ello, ya lo creo que sí. Aunque después las circunstancias volvieron a convertirlos en aliados. Pero, como usted dice, aliados, no amigos.
    Lo curioso, monsieur, es que cuando apareció Guisa yo lo que percibo es que ella aún amaba a Enrique. Creo que el manejo que se trajo con Guisa obedecía sobre todo a que no quería casarse fuera de Francia, como su familia pretendía; no quería que la llevaran lejos, y buscaba esposo a su gusto en la Corte. Pero fijese que tengo la impresión de que en el fondo de todo eso, en aquel momento ella pensaba en seguir cerca de Enrique. Naturalmente no podíamos pedir que él lo entendiera, sobre todo por el modo tan poco espiritual en que ella atrajo al duque :)
    Seguramente ella acabo quemándose en aquel juego con Guisa, puesto que además Margot ardía facilmente. Pero no consigo verla plenamente enamorada de él, aunque tantas veces se haya afirmado. Leyendo sus memorias, da la impresión de que nunca lo estuvo.
    Para Guisa también era muy conveniente emparentar con la hermana del rey nada menos, por supuesto. Pero le gustaba mucho la chica. Volvió a arriesgarse posteriormente por ella, cuando ya estaba casado. Eso lo demuestra.
    Enrique pudo sentirse complacido de lo de la batalla de Jarnac, puesto que él mismo ordenó ese acto. Pero por entonces era un jovencísimo principe de 16 0 17 años que aun no amaba a María.
    Margot no culpó a su hermano por la muerte de Guisa. Pensaba que el duque se lo había buscado con su desmedida ambición (intentaba destronarlo).
    Sí, lo marcó mucho, monsieur.

    No se si he respondido a todo, jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. En la nuestra ya no se vive la cuestión del honor, madame. Uno se mata por otros motivos o por ninguno.

    feliz fin de semana, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  27. Aquí se puede aplicar aquello de "Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra," Eran otros tiempos, lo que hoy se ve desfasado o incluso ridículo, encierra una forma de ver y entender la vida que hay que respetar en el contexto de aquella época. Es un sentimiento y forma de ser muchas veces atribuodo al caracter español, pero ya vemos que no fue así, el honor no tenía fronteras ni nacionalidades.

    Como siempre un placer leer sus entradaas Madame :-))

    ResponderEliminar
  28. Qué va! En todos los paises había duelos, no era algo español ni mucho menos, sino bastante general. Pero es que en realidad los duelos son, simplemente, una forma de pelearse. La gente sigue peleandose en todas partes, aunque de modo menos reglamentado. No hemos avanzado, sino al contrario.

    Feliz fin de semana, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  29. Yo en lo personal madame jamás he sentido agrado por el duque de Guise, como bien dice usted, su desmedida ambición lo segó por completo y además incurrió en traición desde mi punto de vista pues se puso del lado del poderosísimo rey Felipe de España y la santa liga para seguir desangrando a Francia en medio de las guerras de religión, por otro lado su reclamo se me hace un tanto ridículo producto de su ambición pues su relación sanguínea con los capetos era mucho más discutible que la del buen Enrique IV, es mas de haber tenido Isabel de la Paz un varón su reclamo se me hubiera antojado mucho más lógico que el de Guise, pero como bien lo demuestra mi avatar, mi aprecio por el trágico y oscuro enrique va de la mano con mi antipatía natural por el Guise 

    Lo de Margot madame me llama la atención pues constantemente se dice que fue Guise la gran pasión de su vida, sin embargo también están Enrique, Carlos, y alencon, que por cierto Carlos detestaba a Enrique y viceversa, ¿no sé hasta qué punto la sensual Margot también haya tenido que ver en eso?, si bien tengo entendido que todo venia del hecho de que Carlos envidiaba a Enrique por la preferencia de Catalina y el vigor físico y militar pues Enrique se cubrió de gloria en Jarnac y después aún más en Moncontour donde derroto de nuevo a Colingy y esta vez en una batalla grande de más de 25000 combatientes y todo esto muy joven, pues el día de Moncontour enrique tenía todavía 18 años y todo el vigor de Anjou se contraponía siempre con la debilidad física de Carlos

    Por tanto madame le pregunto en su punto de vista cual fue el amor más importante de Margot, ¿fue Guise, fue enrique, fue Carlos o alencon, o alguien más?, hasta ahora creía que lo más posible es que fuera Guise, pero usted me ha hecho dudar por completo, jeje, ahora quizás inclusive me incline más por Enrique, pues cito a Margot, “fue el primero” y es verdad que de los hermanos pareciera ser que Enrique era el mas atractivo por lo menos en los años de la adolescencia.

    Siempre tendré la duda de que opinaba catalina en torno a todos los líos de faldas de Margot con sus propios hermanos, no creo que la divirtiera mucho, jeje, ahora que recuerdo madame siempre tengo en mente la terrible golpiza que Catalina le dio a Margot, y siempre se había atribuido al romance con Guise, pero no creo que le haya hecho gran gracia saber que tenia intimidad con sus hermanos, ¿o sí?

    ResponderEliminar
  30. Una historia muy truculenta de difícil comprensión en la actualidad, donde los contrincantes políticos sólo luchan dialécticamente y los insultos los aceptan como gajes del oficio, hoy por ti, mañana por mí.

    ResponderEliminar
  31. No, a Carlos no lo cuente usted entre los amores de Margot. Con dos hermanos tuvo bastante. Ya se que las plumas ligeras, ya puestas, le adjudican los tres, pero me temo que no fue así. A carlos lo quería mucho, pero de otro modo.

    Los dos hermanos se detestaban desde antes de Margot, y supongo que hasta en la tumba siguieron detestándose, pero era una cuestión de celos entre ellos, Carlos no queriendo dejarse eclipsar por el brillante Enrique, y Enrique deseando más protagonismo (le encantaba llamar la atención). Carlos hubiera querido ser un lider militar, por ejemplo, y Enrique le comía el papel. Y sí, Carlos sentía celos de la predilección de su madre por Enrique, porque además el rey adoraba a su madre. Eso no está reñido, por supuesto, con que tampoco deseara ser postergado por él en los afectos de Margot, pero eso era solo algo añadido a un montón de rivalidades entre ambos, que alguna vez hizo a Carlos sacar la daga.

    En cuanto a Guisa, efectivamente sus derechos dinasticos eran muy endebles, por no decir nulos. Pero él contaba con que, al ser el Borbón protestante mientras que él era católico y el favorito del pueblo de París, que lo adoraba, no sería imposible hacerse con el poder.

    Oh, sí, Enrique era un bombón, era divino, deslumbrante, para comérselo!

    La paliza parece ser que existió, sí. No fue solo Catalina, sino que también la ayudó Carlos. Y, en efecto, fue por el asunto de Guisa, cuando lo descubrieron. Les había desbaratado los planes matrimoniales, y con ellos su política exterior, pero es que además Catalina se ponía enferma solo de pensar que la hija de Enrique II pudiera ser así. Y para Carlos también era una afrenta a su honra además de a su política.

    Luego buscaré las palabras textuales que utilizó Margot para referirse a que Enrique fue el primero. Utilizó una expresión un poquito vulgar, así que mejor se la envío por correo :)

    Catalina nunca hubiera sido capaz de creer que hubiera nada de eso entre sus hijos. Jamás. Y menos aún si eso salpicaba a su adorado Enrique.

    No sabría decirle cuál fue el gran amor de Margot, pero si le pregunta a ella, le dirá que Alençon.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Sí, monsieur, en el parlamento sólo discutían dialecticamente también entonces, claro :)

    Pero a la salida de las fiestas, cuando un joven caballerete veía con uno de la facción rival a la dama de la propia elección, la cosa ya cambiaba un poquito.

    Buenas noches, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  33. Madame entiendo desde siempre supe que los hermanos se detestaban madame, por Catalina, porque Carlos era el rey, porque Enrique era más activo, sano y un militar valiente, porque Carlos quería más atención de Catalina, porque Enrique era protagonista, por tantos motivos madame que se hubiera podido pensar inclusive en un asesinato, si bien claro eran hermanos y al final Enrique cumplió con la promesa a Carlos de defender a su pequeño hijo ilegitimo

    Entiendo también que Carlos no amaba a Margot de forma sexual o pasional sino de forma fraternal, quizás haciendo un paralelismo, como Juan Borgia quería a su hermana, de forma fraternal sin ningún atisbo de pasión pues Carlos estaba muy ocupado amando a Marie Touche.

    Terrible lo de la golpiza madame pues tengo entendido que fue verdaderamente brutal, entiendo a Catalina pero Carlos probablemente si sabía de lo que sucedía entre ellos, Enrique y Margot, no entiendo porque no los acuso, quizás como usted dice por miedo a que su mama no le creyera pues Catalina adoraba a su hijo

    Tenía entendido que Enrique era atractivo madame, mi avatar lo puede probar, pero su admiración por el me ha divertido mucho madame, quizás entendemos mejor porque Margot se entrego a él, en ese punto la historia iconográfica es muy injusta, no hay crónica o libro que haya leído que no hable de la belleza, la sensualidad, la deslumbrante presencia de Margot, y sin embargo sus pinturas son terribles madame, lejos del hermoso retrato de su cuñada y una de sus mejores amigas Elisabeth, los retratistas de Margot parecían odiarla, jeje.

    Por último lo de alencon me impresiona mucho pues nunca me ha agradado, era creo el más inestable de los hermanos y desde mi punto de vista el menos atractivo para una mujer pero el gusto se rompe en géneros jeje

    Le voy a enviar mañana un correo con una pregunta sobre un libro madame en torno a este tema, le agradezco de nuevo madame que me honre con sus conocimientos en torno a este tema, y como siento empatía por Enrique si por lo menos tuvo unos meses de amor con la chica que quería aunque fuera su hermana pues creo que si se quisieron ¿o no madame?

    Que descanse madame y de nuevo quedo a sus pies

    ResponderEliminar
  34. No, Carlos tampoco creo que supiera nada. En realidad no creo que se le hubiera ocurrido espiarlos. Y, desde luego, si lo hubiera sabido no habría querrido dar semejante escándalo, por supuesto.

    Sí, es verdad, viendo los retratos Margot no es hermosa. Pero en realidad es que de lo que se trataba es de que era atractiva, sexy. No hace falta ser una belleza clásica, y esa clase de atractivo no es de los que se perciben en un retrato. Aparte que las modas cambian. Ella suele aparecer retratada con esas horribles pelucas rubias (que al parecer se ponía por consejo de Enrique, por cierto) que vistas hoy día no favorecen nada. Tal vez con su cabello natural hubiera lucido mucho mejor.

    Sí, es curioso ya no solo que quisiera tanto a ese hermano, sino que lo quisiera de ese modo. Ella misma dice que era feo. Pero está claro que no le importaba. Algo le vería, desde luego, porque de él nunca se desengañó.

    Sí, sí se quisieron, pero eso fue lo malo. Seguramente hubieran sido más felices de otro modo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Encuentro feísimo el detalle de la daga con todo y que fuera legal y por lo demás estoy con usted, Madame, la gente se sigue matando por que sí sólo que lo hace de una forma mucho más bárbara que antes y encima lo exhiben...

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  36. Una historia tremenda Madame ...me deja casi sin respiración, un dejo de indignación un dejo de tristeza!
    saludos muy buenas noches

    ResponderEliminar
  37. Madame, no fué un duelo, se convirtió en una reyerta, parecían niños jugando a la espada pero la diferencia está en que se mataban por "un quítamé allí esas pájas" tenía que ver con conservar el honor pero en este caso creo que se les fue la mano.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  38. ¡Díos mío, vaya escabechina!
    Si cambiamos las espadas por pistolones tenemos una escena de "Reservoir Dogs".
    Todo mucho más caballeresco, por supuesto.
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  39. Estos duelos en sí eran por conservar el honor y retar a cualquiera que ofendise a su persona o a sus simpatizantes... ¿no?

    Lo que nunca he entendido muy bien es si en las reglas del duelo se especificaba alguna vez que era a muerte o si había un número concreto de armas con las que luchar porque queda un poco en desventaja lo de no poseer una daga cuando el contrincante tiene una y puede utilizarla para defenderse y herir.

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  40. Sí, lo de la daga estuvo feo, aunque fuera legal, madame.

    Pues claro que la gente se sigue matando,y por motivos más ridículos o sin ninguno, simplemente porque el pringao en cuestión pasaba por allí, y van todos a por él y encima lo graban para reirse después todos juntos y difundir la salvajada.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Fue un drama, desde luego. Habitualmente no terminaban tan mal, pero esos no son los que pasan a la historia, claro.

    Feliz fin de semana, madame Luz

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Madame Wendy,no era un quítame allá estas pajas, sino que había detrás un largo y profundo trasfondo, varias guerras civiles, la matanza de san bartolomé, la Liga Católica y una lucha por el poder y unas aspiraciones de Guisa a suceder en el trono, incluso tal vez antes de tiempo. Al final todo estalla por un detalle aparentemente nimio, pero es que era simplemente el desencadenante de algo muy grave que estaba ahí latente.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  43. Sí, jiji, una de esas escenas en las que no queda ni el apuntador. Dificilmente hubiera podido terminar peor, monsieur Xibeliuss.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Pues eran como cualquier pelea de hoy día. Uno se da por ofendido con algo y la arma. Asi ha sido siempre.

    Sí, todo eso se podía especificar: si era un duelo a primera sangre o a muerte, y qué armas se usarían. De ahí que Entraguet tuviera derecho a usar su daga, y que no fuera problema suyo si su contrincante la hubiera olvidado, porque había sido pactado así.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. No quedó títere con cabeza...desde luego no cabe duda de la homosexualidad del Rey (baste ver el retrato), menudo trato dio a Caylus...

    ResponderEliminar
  46. Pues a mí me quedan muchas dudas, monsieur. A menos que una larga lista de damas fueran en realidad travestis.

    Y me va usted a perdonar, pero nunca hubiera imaginado que esas cosas se pudieran saber viendo un retrato. Y menos ese retrato. No debe de ser solo cosa mía, porque de hecho hay retratos suyos que circulan por ahí y que están mal etiquetados como correspondientes a su hermano menor. Se ve que no se fijaron en que uno es retrato de gay y otro no!

    Jijiji, qué cosas tiene usted a veces, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Que pedazo de duelo. El honor de entonces era muy distinto al de hoy. Feliz sábado, madame.

    ResponderEliminar
  48. El de hoy no existe, monsieur. Hoy es un concepto ridículo, un vestigio anacrónico y desterrable. Qué lastima.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. si los gobernantes de mi país leyeran esta magnifica historia, se preguntarían ¿quien es ese tal honor por el que todos se matan?
    bravo Madame¡¡¡

    ResponderEliminar
  50. El duelo descrito fue de una dureza que lo distingue con claridad, por ejemplo, de los del siglo XIX. Es una entrada de gran categoría.Y los comentarios de gran interés.

    Reciba mis saludos.

    ResponderEliminar
  51. Sí, madame. ¿Honor? ¿Qué es eso?
    Ya no se lleva, no, pero menos aún entre los politicos :)

    gracias,madame
    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Sí, monsieur, fue uno de los más tragicos por sus consecuencias. Demasiados muertos, mucho más de lo habitual.

    Muchas gracias, monsieur

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  53. Mi mentalidad romántica me obliga a no mirar a los duelos de honor con horror y repulsión, mas hay que admitir que este caso concreto dista mucho de los que se estilaban en mi época. Más bien yo diría que se trató de un desmadre que se les fue de las manos.

    "...el aire parecía cargado de ominosos presagios." Wow Madame, me ha erizado usted el vello con esta frase jeje

    Bisous

    ResponderEliminar
  54. A mí me ocurre igual, madame. Tiene mucho de romantico ese tema, y seguramente por eso me atrae tanto. A decir verdad prefiero los de los dos siglos siguientes. Pero ya en el XIX solian ser a pistola, y eso no me gusta igual. Ya sabe, a mi deme un florete, jijiji.

    Sí, este duelo tuvo un resultado especialmente tragico. Afortunadamente no solía pasar así.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  55. Estos hombres, siempre midiendo... su hombria (por decirlo elegantemente) y nunca con el intelecto, la agudeza, la cultura, sino a los golpes y a muerte. Decididamente, los pobres no han salido muy bien dotados en la forma de resolver problemas.
    Ahora, despues de haberme despachado con lo que me hace sentir el post, me pregunto si aun vuesa merced me recuerda? Quizas si, me digo.

    ResponderEliminar
  56. jiji, madame Alyx, como no recordarla!

    Por supuesto que sí.

    Una larga ausencia la suya. Espero que regrese para quedarse.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  57. Hola Madame:

    Esta en su salsa con este post ;D

    La descripción es cruda y dura Madame.

    Definitivamente la diferencia de aquel duelo es...Ninguna.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  58. Sí, monsieur, jiji, en mi salsita.
    Cómo me conoce ya! :)

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  59. Hoy ha tocado su género favorito. Cuanto habrá disfrutado contándonoslo, y más escribiéndolo. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  60. Ya lo creo, monsieur.
    Yo creo que fui mosquetera en otra vida :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  61. Muy interesante todo lo leído aquí, un culebrón, sin duda. La época que más me atrae de la Historia, pero me quedo fascinada con la serie de cuadros que representan a mujeres y hombres jugando al ajedrez. Algunos los conocía, otros no...
    Bon nuit

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)