martes, 18 de enero de 2011

Tiberio

Tiberio

La muerte sorprendió a Augusto en agosto del año 14 en la ciudad de Nola. Tiberio, hijo de un primer matrimonio de Livia, se encontraba en Illyrico, enviado con la misión de reorganizar las tropas. Una carta de su madre advirtiéndole de la enfermedad de Augusto le hace regresar, sin que se pueda precisar si fue antes o después de su muerte, dada la diversidad de versiones según los diferentes autores. 

El único pariente a quien el difunto emperador hubiera podido transmitir el Imperio era Germánico, pero éste era demasiado joven, por lo que Augusto eligió a Tiberio como la persona con la suficiente habilidad y experiencia para gobernar hasta que su verdadero candidato pudiese hacerlo por sí mismo. A tal fin el 26 de junio adoptó a Tiberio, a cambio de que él adoptara a su vez a Germánico y lo convirtiera así en su inmediato sucesor. 

Augusto tenía un nieto conocido como Agrippa Póstumo, hijo de Julia, pero se encontraba en el exilio y no era un serio candidato al Imperio. Sin embargo, a Tiberio le inquietaba que pudiera haber un partido más o menos fuerte que pretendiera llevar al poder a un representante de los julios. Desde ese punto de vista el joven era un elemento perturbador que debía ser aniquilado. 

Nunca se supo a ciencia cierta qué sucedió, pero lo cierto es que Agrippa Póstumo fue asesinado en la isla de Panasia, donde se encontraba confinado. Según unos, el propio Augusto habría dado la orden antes de morir, a Tiberio o a su madre, pero otros lo niegan tajantemente, y lo hacen parecer una maniobra de Livia para despejar el camino a su hijo, con o sin su conocimiento, mientras que Dion Cassio culpa sin dudar al propio Tiberio. 

Augusto

El nuevo emperador era un hombre maduro en el momento en que sucedió a Augusto: tenía 55 años y había acumulado una gran experiencia en tiempos de su predecesor, especialmente en el terreno militar. No quiso adoptar el título de Imperator, sino que se limitó a añadir el nombre de Augusto al suyo, apareciendo en las inscripciones como Tiberius Caesar Augustus. Tampoco se dejó llamar nunca padre de la patria. 

Había estado casado con Vipsania Agripina, con quien tenía un hijo, pero poco después de que éste naciera se divorció de ella para casarse con Julia, la hija de Augusto. Tiberio obedeció a las razones de conveniencia, aunque dicen que nunca olvidó a Vipsania, y, desde luego, no fue feliz con su segunda esposa, quien llevaba una vida disoluta. Tiberio llegó a endurecer el exilio que su padre había decretado como castigo para ella, prohibiéndole salir de casa. Poco después de la muerte de Augusto, también falleció Julia, posiblemente de inanición, sucumbiendo así a la venganza del esposo ultrajado. 

Su capacidad como diplomático había sido probada. Sin embargo, su personalidad no le ayudaba en exceso: era tímido y reservado, avaro, acomplejado por su calvicie prematura y por su problema en la piel, afeada por unas úlceras. Todo ello amargaba su carácter y ahondaba su resentimiento contra el mundo. En cuanto al resto de su físico, sabemos que era de elevada estatura y complexión atlética, que era zurdo y que tenía la particularidad de que uno de sus ojos era azul y el otro verde. 

Sus cualidades, pese a los rasgos tenebrosos de su carácter, hacían suponer que sería un satisfactorio continuador. Tiberio había sido un buen colaborador de Augusto, obedeció todas sus órdenes y realizó cuantas tareas le fueron encomendadas. Gracias a su habilidad se había conseguido acabar con el levantamiento en Panonia y mantuvo el prestigio de las armas romanas frente a los germanos. 

Tiberio

Una de las notas más oscuras durante su mandato son los juicios por traición, de los que según Tácito hizo uso hasta la saciedad. Su carácter desconfiado le inclinaba a la crueldad. Se cuenta que dejó morir a su propia madre, y que prohibió que fuera recordada con cariño después de muerta. Tampoco permitía que los familiares de los ejecutados llevaran luto, y recompensaba generosamente a los delatores sin detenerse a comprobar la veracidad de sus testimonios. En una ocasión ordenó la muerte de una madre por llorar desconsoladamente el trágico final de su hijo. 

Pero probablemente la principal acusación que ha sido levantada contra él tiene que ver con la terrible desgracia que se cernió sobre la familia imperial. Él había adoptado a Germánico, inmediatamente designado como sucesor, aunque también tenía un hijo: Druso. Germánico era amado por el pueblo y muy especialmente por el ejército, en recuerdo de su padre, hermano de Tiberio. Después de algunos servicios con el ejército en Germania, el joven fue enviado por el emperador para llevar a cabo una misión en Oriente, a consecuencia de la cual se vio enfrentado al gobernador de Siria. Germánico muere en Antioquía, levantando graves rumores de envenenamiento por parte del gobernador Pisón, que fue llamado a Roma y juzgado por ello. Pisón, que en el juicio amenazó con implicar a Tiberio, terminó suicidándose. 

La providencial muerte de Germánico dejaba despejado el camino para el hijo del emperador. La esposa de Druso, Livilla, había dado a luz gemelos, lo que aseguraba aún más la sucesión. Pero entonces aparece Sejano, que usa de su habilidad y abusa de la confianza que Tiberio había depositado en él para conseguir poder. Nombrado prefecto del pretorio, reunió a las nueve cohortes que estaban dispersas por la península y las asentó a las puertas de la ciudad. Con esta fuerza como apoyo, aspirará secretamente al Imperio


Moneda con Tiberio y Livia

Sejano será el causante de la muerte de Druso en el año 23 y del enfrentamiento de la familia de Germánico con Tiberio. Cuando éste se retiró a la isla de Capri, él, a quien el emperador llamaba “mi compañero”, quedó como dueño de Roma y se atrevió a preparar una conspiración contra el propio Tiberio, cuya serenidad y astucia le permitieron evitar. 

Tras la muerte de Sejano, los juicios parecían no tener fin. En palabras de Tácito, “Las ejecuciones se han convertido en un estímulo para su furia, y ha condenado a muerte a todos los encarcelados acusados de colaborar con Sejano. Allí se encuentran, separados o en montones, un sinnúmero de muertos de todos los sexos y edades. No se permitió a parientes y amigos estar cerca de ellos, llorar su muerte o siquiera mirarles. Espías establecieron rondas para anotar a los dolientes que osaban acercarse. Cuando los cadáveres estuvieron putrefactos, se les arrastró al Tíber, a cuyas aguas se les arrojó. La fuerza del terror y la crueldad extinguieron la pena.” 

Los familiares de Sejano no se libraron de las represalias, ni siquiera una niña de once años a la que el emperador ordenó violar antes de matarla, puesto que las leyes prohibían condenar a muerte a una virgen. 

Capri

La conspiración de Sejano y la muerte de su hijo sumieron los últimos años de Tiberio en la más profunda tristeza. Retirado en Capri, allí permaneció hasta el fin de sus días. Su reclusión en dicha isla ha dado pie a toda una serie de historias que le han presentado en sus últimos años como un verdadero monstruo, aspectos que hoy día algunos tienden a desdeñar como invenciones de sus enemigos. Según Suetonio, estos le llamaron el Caprineo, palabra que designa a los habitantes de Capri, pero que tenía un doble sentido, puesto que también significaba, digamos, macho cabrío

Tiberio murió en Miseno el 16 de marzo del año 37, contando 77 años, según Tácito asesinado por Macro con una almohada para garantizar el ascenso de Calígula. Suetonio va más allá y afirma que el propio sucesor pudo ser el autor material del crimen. 


42 comentarios:

  1. Vaya dinastia de sádicos y asesinos. Todavía recuerdo la serie "Yo, Claudio" donde se suceden los crímenes por cualquier tontería. Si bien recuerdo, y siguiendo el guión truculento de Robert Graves quien a su vez sigue a Suetonio en su "Vida de los doce césares, Tiberio fue asesinado con un almohadón por el propio Calígula, ávido por llegar a ser el emperador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. He estado un poco retirada, por cuestiones familiares, pero ya estoy volviendo. Siempre es un gusto pasar por su espacio Madame.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, monsieur, es lo que decimos al final: que según Suetonio el autor material del asesinato con la almohada fue el propio sucesor, es decir, Caligula.
    La serie, así como el libro, son una gozada, pero claro, no podemos dar credito cien por cien a todo, jiji. Yo creo que a Suetonio se le fue la mano.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  4. gracias, madame, bienvenida.

    feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  5. una figura con luces y sombras como todos los gobernantes de la época... Tiberio tiene la suerte de que al ser sucedido por Calígula en comparación con este lo suyo queda muy minimizado...

    ResponderEliminar
  6. Sí, creo que Suetonio era poco objetivo y exageraba bastante. A Calígula lo pinta como el ser más depravado de la Tierra. Tal vez hay algo de pasión en los retratos que hizo. A Robert Graves le convenía esta versión de los hechos porque al ser tan truculenta era más vendible.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  7. Yo del "divino" Calígula me creo cualquier cosa, Madame. Pudo matar a Tiberio, a su madre, a su tía y a San Sadurní de Noya, si no hubiéramos estado seguros de que vivió varios siglos después. Pero igual se las arregló de alguna mística forma para cargárselo también.

    He disfrutado como hago siempre de mi visita a vuestro territorio, Madame. Beso vuestros pies.

    ResponderEliminar
  8. Como muchos gobernantes supongo que tuvo sus pros y contras, pero si lo comparamos con su sucesor, sale ganando Tiberio.
    Me encanta pasear por aquí.

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame:

    Me llama la atención Tiberio. Quizás por compartir el hecho de ser zurdos ;D. No sabía ese dato hasta que lo he leído hoy

    Concuerdo con Elysa. Tiberio sale ganando si se compara con el sucesor..

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. El ansia de poder, la ambición y la crueldad hacían que todos los medios fuesen lícitos con tal de alcanzar sus propositos. ¡Vaya familia!
    Un placer leerla, madame.

    ResponderEliminar
  11. Eso sí. En su caso va muy bien aquello de "otro vendrá que bueno me hará".

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  12. Y a nosotros también nos convenía esa versión para disfrutar tanto la serie, de lo mejorcito que se ha hecho para la tele :)

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  13. jiji, es verdad, no se detenían ante nada. Una vez empezaban, luego el resto era mas facil, y mataban en serie.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  14. Eso desde luego. El sucesor fue tremendo, madame. No hay por donde agarrarlo, por mucho que una quiera pensar que fueron exageraciones. Con la decima parte sería suficiente, o mejor dicho demasiado.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  15. Monsieur Manuel, espero que lo de ser zurdo sea lo unico que tiene usted en común con Tiberio, jiji.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  16. Sí, monsieur, al final uno se volvía receloso y paranoico, y atacaba hasta a su propia sombra. No parece un destino muy envidiable en realidad.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Gran emperador este Tiberio, siempre melancólico y pensativo, creo sinceramente que se exilió en su isla para escapar de su familia y de las peligrosas intrigas de la capital.
    Interesante siempre recordar su figura, gracias Madame.

    ResponderEliminar
  18. Descubriría tal vez alli el dolce fare niente, monsieu?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Tiberio es un personaje por el que no siento la menor simpatía. Tengo de él la peor opinión. Lo tenía por un sujeto bastante cobarde y blanducho. Me sorprendió, en una ocasión, ver un retrato suyo en el Museo Nacional Romano, porque su rostro me parecía que reflejaba energía. Entonces aún me cayó peor... En realidad, no era tanto energía, como crueldad lo que aquella cara reflejaba.
    Si pasas por mi blog, verás que puse hace un par de días una entrada sobre el templo de la Concordia que él reconstruyó. Es una ironía en un hombre que acabó con parte de su propia familia.
    Una entrada estupenda, querida amiga.

    ResponderEliminar
  20. A mi tambien me cae bastante mal Tiberio, madame. De cruel tenía fama, en efecto.
    La verdad es que no había mucho donde elegir, porque los sucesores tambien eran tela marinera.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Nada de la demencia que se le atribuye a Tiberio en los últimos años se es comparable con con Calígula, que le sucedió, éste sí verdaderamente loco. Estas historias de la familia Claudia son de lo más interesantes, porque después de Calígula, aún vendría otros que lo harían bueno,...y ya es difícil. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  22. Sí, monsieur, la competencia era dura entre ellos. Hacían lo que podían por superarse.

    Buenas noches. Y sí, era a usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Vaya ejemplar, él y algunos allegados.
    La verdad es que a veces la realidd supera la ficción.
    La crueldad me ha dejado sin palabras.
    Madame, muchos besos

    ResponderEliminar
  24. Y no fue el peor de todos ellos.
    Imaginese los otros, madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Buen día Madame. Lamento mi ausencia por sus salones, pero una racha de mala salud ha sido la culpable por mucho tiempo. Espero muy pronto ponerme al día con sus estupendas entradas. Así mismo invitarla como siempre a mi pequeño saloncito en donde van puestos hasta el momento 8 capítulos de la segunda parte de la saga Darcy que con tanto interés estuvo leyendo.
    En cuanto a Tiberio, es un personaje que nunca ha gozado de mi simpatía, sino todo lo contrario, pero sus "hazañas" lo redimen de las de su sucesor, sin duda alguna.
    Un placer como siempre.

    ResponderEliminar
  26. No sabía que tuviera un ojo de cada color, como Bowie, por lo demás hubiera sido un paradigma de locura y crueldad de no haber quedado tan osucrecido por su sucesor...que familias, Madame...

    Feliz Noche. Bisous

    ResponderEliminar
  27. Tiempos muy convulsos los de estos césares. Asesinatos por doquier. Intrigas y traiciones eran moneda común. Tiberio no se libra de la quema, pero como a todo hay quien gane, los hubio peores y más crueles que él.

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  28. Yo creo que ni Tiberio sería tan malo ni los demás tan buenos. Supongo que los cronistas siempre exageran.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Cualquier sospecha ,conjura o rumor por pequeña que era tenia como fin la muerte ,no me sorprende el final de Tiberio en Capri ,era lo esperado despues de todo .
    Intewresante entrada madame
    Un abrazo y buenas noches

    ResponderEliminar
  30. Lady darcy, espero que este usted totalmente recuperada de su dolencia.
    Bienvenida de regreso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Sí, es verdad, como Bowie, pero con menos gracia el pobre, jiji.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Ya lo creo, monsieur. Lo malo de estas cosas es que si uno busca bien, siempre es capaz de encontrar otro peor.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Por lo menos a Suetonio parece que se le fue la mano, sí. Aunque dicen que cuando el río suena, agua lleva, y con la decima parte hubiera sido suficiente.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  34. Se aburrió de todo. Su caracter retraido se agravó y ya no estaba interesado en aparecer en publico ni en gobernar. Solo atendía ya a sus propios placeres.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. El ambiente que refleja Tácito en los Anales es, sencillamente, terrible y cargado de infamias. Escribía además con una severidad magistral.

    Reciba mis saludos.

    ResponderEliminar
  36. Tiberio es un personaje que nunca me atrajo, es más, me repugna, siempre envidioso y celoso de Augusto. Y vaya juerguecitas que se montaba el tio en la isla de Capri. Que tenga buena tarde, madame.

    ResponderEliminar
  37. Sí,monsieur, tenían la pluma muy ligera algunas veces, y al final es una locura intentar desentrañar cual es la verdad y cual la ficcion.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. No me extraña que no le gustara, monsieur: tenía bien pocos encantos el hombre.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Hola Madame

    Realmente hay épocas en que la vida tiene poco o ningún precio. Hay seres que abusan de su poder, usan la crueldad y el terror para si provecho.

    Después de leeros, una se da cuenta de que hay cosas que por mucho tiempo que pase, siguen igual de vigentes en algunos lugares de esta querida tierra.

    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  40. TERRIBLE ES LA VIDA DE QUIEN CAE EN LA AMBICION DEL PODER , YA SEA EN LA ANTIGUA ROMA O EN NUESTROS DÍAS,.CREO QUE POCO HEMOS CAMBIADO EN ESO ,SÓLO EN QUE NO SOMOS TAN DESCARADAMENTE CLAROS EN EL PROCEDER, PERO EL FONDO SIGUE AHÍ:LOGRAR ARREBATAR UN TROZO DEL PASTEL DE SER EL AMO ABSOLUTO DEL COTARRO.
    Buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  41. Cuanto mayor es el poder, mas inclina a la cruelda. Uno teme perderlo, y se vuelve receloso, desconfía de cuanto le rodea y en su locura arranca vidas para atajar su propio miedo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Así es, madame. Si hoy día alguien tuviera el mismo poder que un emperador romano, veríamos cómo se repetía la historia, y en qué espiral de delirio destructor entraría ante el temor de perder lo que tiene.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)