miércoles, 12 de enero de 2011

María de Molina y Sancho el Bravo (II)


El infante Don Juan buscó refugio en los apartamentos de la reina, perseguido por el rey, que le hubiera dado muerte allí mismo de no haber intervenido María para apaciguarlo. "Desque la Reina, que estava en su camara supo el hecho en como havia passado, pugno quanto pudo en guardar al Infante D. Juan que no tomasse muerte, i si non fuera por esto, luego lo matara el Rei de buena miente”. 

El rey encarceló a su hermano, pero poco después lo ponía en libertad, de nuevo gracias a la intercesión de su esposa. 

Sancho sitió de inmediato la villa de Haro y los castillos que pertenecían al fallecido Don Lope, y mientras tanto encargaba a la viuda que se encargara de apaciguar a su hijo, ofreciéndole devolverle a cambio todas las posesiones de su padre. Aunque Juana prometió hacerlo así, en realidad hizo todo lo contrario, incitando a su hijo a la venganza.

No se necesitaban muchos argumentos para inflamar al turbulento Diego. Éste puso a salvo a su hermana, esposa del infante prisionero, enviándola a Navarra. Después renunció a su juramento de fidelidad y pasó a Aragón. 


Allí Diego se reunió con su tío Gastón de Béarn. El rey de Aragón accedió a favorecerlos apoyando las pretensiones al trono de los sobrinos de Sancho, los Infantes de la Cerda. El mayor de ellos, Alfonso, fue coronado rey de Castilla en una ceremonia celebrada en Jaén en septiembre de 1288. 

La muerte de Diego antes de un año de haber fallecido su padre fue un duro golpe para el partido de los infantes. Pero un tío suyo pasó entonces a Aragón con sus seguidores para unirse a los rebeldes. 

La reina, con su tacto y prudencia, fue una vez más de gran utilidad para Sancho en esta emergencia, logrando reconciliar a muchos que hubieran seguido el mismo camino. Entre otros, ganó para la causa de su marido a Juan Núñez de Lara, a quien ofreció una esposa de sangre real: su propia sobrina, Isabel de Molina. 

La fidelidad de Don Juan, sin embargo, duró poco, y sus frecuentes rebeliones fueron un quebradero de cabeza para María durante toda su vida. 

En 1291 Sancho concluyó un tratado con Jaime II de Aragón, que había sucedido a su hermano. Este acuerdo estipulaba el compromiso del aragonés con la infanta Isabel, entonces de 9 años, y el posterior matrimonio cuando la novia alcanzara la edad adecuada. 


La reina acompañó a su hija hasta Calatayud, donde tuvo lugar la ceremonia de los esponsales. Después la joven novia acompañó a su prometido hasta la corte de Aragón, para ser educada en el reino en cuyo trono se sentaría un día. 

El hermano de Sancho, aunque al recuperar la libertad había jurado lealtad al rey y al heredero, pronto se unió a los rebeldes. Derrotado por las tropas del rey, se refugió en Portugal, de donde fue expulsado a petición de Sancho. Entonces pasó a Tánger, donde formó una alianza con el sultán, recibiendo de él cinco mil hombres para llevar a cabo la conquista de la plaza de Tarifa. 

La plaza estaba defendida por Alonso Pérez de Guzmán, que pasaría a la historia como Guzmán el Bueno por su inquebrantable lealtad. Cuenta la leyenda que un hijo suyo de corta edad había caído en manos del enemigo, y los rebeldes exigían la entrega de Tarifa a cambio de la vida del niño. Desde lo alto de la muralla, Alonso respondió que la plaza pertenecía a su señor, y que antes que rescatar a su hijo perdiendo su honor, les proporcionaría el medio de cumplir su amenaza. Dicho esto, arrojó su propio puñal a los asesinos para que dieran muerte al niño con él. 

El infante don Juan, furioso por la rotunda negativa, habría ordenado matar al niño ante la vista de los sitiados. 


Los sitiadores, al ver fracasada su empresa, tuvieron que retornar a África. Pero Castilla quedaba sumida en la confusión. El rey, aunque valiente, activo y decidido, asistido además por su infatigable esposa, era incapaz de apagar el fuego de la guerra civil. Su muerte el 25 de abril de 1395 empeoró aún más las cosas, porque dejaba un heredero de sólo diez años. 

Sancho dispuso que su esposa fuera la regente durante la menor edad de su hijo, y verdaderamente no podría haber elegido mejor piloto para llevar la nave a buen puerto a través de la tormenta. La Historia iba a distinguir a María de Molina por sus dotes y heroicas virtudes con el título de María la Grande.


46 comentarios:

  1. Interesante mujer. Después de leer estas dos entradas, me quedo con ganas de conocerla mejor. Creo que mis pobre conocimientos de historia van a mejorar aquí.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez mas adelante habra nuevas entradas sobre ella, del tiempo de su regencia, aunque por el momento cambiaremos de tema.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  3. Interesante y difícil reto el que le quedaba a María de Molina tras la muerte de su esposo. Menos mal que era una mujer bastante prudente y con la cabeza bien amueblada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Un repaso interesantísimo a la vida de esta brava mujer, lleno de detalles que desconocemos el público en general.

    Un abrazo y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  5. El acto de Sancho es sobrecogedor.Se me hace dificil pensar en una época en que la vida se perdía con tanta facilidad, traiciones, actos heroicos, guerras. Tiempos salvajes en los que todo se vivía con mucho ardor e intensidad.
    María no lo va a tener facil, sin embargo es el único punto de equilibrio que veo en medio de tanta confusión.

    ResponderEliminar
  6. Imaginese el desastre que pudo haber sido de no haber sido ella como era. Fue una suerte,desde luego, porque menuda epoca caotica.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Es un personaje que merecería ser narrado más despacio, pero bueno, sirva como introducción y primer acercamiento estas dos entradas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Ambos esposos eran muy diferentes. El era tan turbulento como ella tranquila. Menos mal que la tuvo a su lado, madame!

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  9. Que a Guzmán se le conozca como "el bueno" por haber sacrificado la vida de su propio hijo a su idea del honor d, nunca dejara de asombrarme, Madame...el leal, el fiel, no sé, cualquier cosa menos "el bueno"... En cambio, en lo de "la Grande" para Doña María, coincido absolutamente.

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  10. La madre de su hijo no creo que lo entendiera, pero supongo que lo del Bueno se lo pondrían todas las demás madres, que pudieron ver a salvo a sus hijos y a ellas mismas gracias a que él sacrificó al suyo. Y debían de ser unas cuantas. Terrible elección la que tuvo que hacer. Supongo que un buen porcentaje de caballeros de la epoca hubiera actuado de modo parecido, aunque hoy sea inconcebible.
    María de Molina fue una verdadera suerte en medio de aquellos tiempos tan violentos, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. María jugó muy bien todas sus cartas, pero eran tiempos muy turbulentos: años acostumbrados a la guerra y los cambios de lealtad.
    Gran historia.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  12. Con esta segunda entrega aumenta mi el interés por esta inteligente mujer a la que le tocó enfrertarse a situaciones difíciles. Un plecer leerla, madame.

    ResponderEliminar
  13. Pocas cosas podía enseñarles Maquiavelo a estos personajes del siglo XIII.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  14. Hola Madame

    Nuevamente es una mujer María, la que toma las riendas del reino y lo hace de la mejor manera posible.

    Aquella época fue complicada y difícil, todos queriendo obtener el poder casi a cualquier precio. Había que ser realmente hábil para poder encontrar la mejor manera de salir adelante, apaciguar y contentar a todos.

    Una entrada realmente estupenda e ilustrativa.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  15. Sí, así es, monsieur Xibeliuss. María tuvo que aprender a nadar en aguas muy turbulentas. Pero se le daba bien.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Es una de esas biografías apasionantes, por lo intensa que fue.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Tal vez un poco de refinamiento, jiji. Los caballeros eran un poco brutos aún.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Para una mujer, que además no era reina titular, siempre ha sido dificil. Mucho más aún en aquellos tiempos tan revueltos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Impresionante historia, si hubiera ocurrido en América seguro que Hollywood hubiera escrito una superproducción. Es interesantísima la figura de Guzmán el Bueno, hay que tener valor y lealtad inquebrantable para hacer lo que él hizo. Quizá algún día le dedique algunas lineas en mi blog.
    Muchas gracias como siempre nunca termina uno de aprender cosas leyendo sus entradas Madame.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Ya lo creo que hubieran hecho una superproducción. La verdad es que me sorprende que este periodo haya sido tan poco tocado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. María demostró coraje, inteligencia y una iniciativa admirable en un contexto histórico turbulento, ahora bien, el cuajo de Guzmán es de proporciones épicas porque echar el propio cuchillo para facilitar el crimen, roza la chulería, aunque con su acción salvara otras vidas.
    Buenas noches y bisous.

    ResponderEliminar
  22. De todo lo leído deduzco que Castilla necesitaba mucho a Doña María. Pero la pobre podía haber tenido una vida un poco más fácil, pues resulta durísima. A veces, parece que los cielos castiguen a los mejores. Espero la siguiente entrega. Besazos, madame.

    ResponderEliminar
  23. Madame:
    Una dama como las que nos tiene acostumbrado en este blog.

    Le dije que era una gran desconocida, pero no deja de ser interesante su vida.

    El mosquetero partió Madame.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Madame: qué historias más interesantes.
    Esta mujer es una joya, tan inteligente, prudente y pacificadora. No solo se le debe dar el nombre de grande sino "la mejor".
    Bisous

    ResponderEliminar
  25. La historia ha decidido llamar a Guzmán, el defensor de Tarifa, el Bueno, pero olvidó llamar al infante don Juan con lo contrario, que quizás se mereció. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  26. Sí, el gesto se las trae. Aunque tal vez esperara con ello demostrar tal seguridad en que no lograrían nada con ese chantaje que al final decidieran que no valía la pena matar al niño. Lamentablemente lo hicieron.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Sí, es verdad, la pobre mujer no lo pudo tener mas dificil. Fue sometida a durisimas pruebas de todo tipo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Monsieur, ultimamente tenemos muy agitado al mosquetero. Se va a estresar el hombre, jiji, pero es por una buena causa.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  29. No sé si la mejor, pero sí una de las mejores, desde luego, y no con toda la fama que hubiera merecido.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Eso sí, desde luego, monsieur, Juan se cubrió de gloria con semejante acción vergonzosa.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Cuando la mano venia brava siempre habia algun moro a que recurrir en estos casos .Nunca una maria fue tan grande como esta madame o me equivoco
    Un abrazo hasta la corte

    ResponderEliminar
  32. Creo que nunca se podría aplicar mejor el dicho de que detrás de todo gran hombre hay una mujer, como en este caso. Con qué buen tacto guía, controla María a su esposo Sancho. Y Juan siempre me ha parecido un insolente. Que tenga muy buen día, madame.

    ResponderEliminar
  33. Creo que ninguna fue tan grande,no. Y eso que de tamaño ella era bien pequeñita!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Yo creo que se queda corto con lo de insolente, monsieur. Peores calificativos se merecería, porque menudo mojazo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. No estoy segura, pero dicen que el apellido "de la Cerda" procede de los descendientes de estos infantes levantiscos. Su padre por lo visto llevaba una pequeña marca de nacimiento bastante visible y por eso se les aplicó este sobrenombre.

    En cuanto a la historia de Guzmán el Bueno y su hijo, se revivió en el famoso sitio del alcázar de Toledo durante la guerra civil. Lo recuerdo perfectamente por una película antigua que veía mi padre y que se llamaba "Sin novedad en el alcázar" (un horror). El general Moscardó prefirió sacrificar a su hijo que rendir la plaza (¿se creería Guzmán el Bueno?).

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Sí, lo de la Cerda viene de ahí, en efecto.

    Es verdad, madame, una suele pensar que esa conducta era cosa de otros siglos, y olvidaba que no hace tanto que volvió a repetirse algo similar, en efecto.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  37. Tengo una amiga cuyo primer apellido es Pérez de Guzmán, ¿cres oportuno que le pregunte si conoce la historia de sus ancestros?

    ResponderEliminar
  38. Pues seguramente la conocerá a la perfeccion, monsieur, y ademas supongo que llevar ese apellido la habra inclinado hacia la aficion por investigar en la historia.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  39. Hermosa e interesantísima historia, como todo lo que nos regala en sus magníficas entradas.
    Un gusto siempre leerle mi querida y admirada Madame.
    Abrazos y besitos. Con mis mejores deseos para esta maravillosa casa.
    Su amiga, Carmendy

    ResponderEliminar
  40. Gracias,madame.
    Feliz tarde para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Ciertamente la reina era mercedora de pasar a la posteridad como María la Grande, pues su templanza y su buen hacer como consejera y mediadora ante su esposo dice mucho de su buen carácter.

    Con respecto a Guzmán el Bueno solo me atrevo a decir que por mucha lealtad que se tenga hacia una nación o un ideal lo primero es la sangre de tu sangre, digo yo, aunque su faceta similar a la de Abraham lo hiciera elevar como un personaje de gran heroicidad.

    Bisous Madame.

    ResponderEliminar
  42. Han sido muy instructivas estas entradas, Madame. Bueno, en realidad lo son todas, pero éstas me han resultado especialmente ineteresantes, por hablar de una mujer que, aunque con mucha distancia en el tiempo, fue mi vecina.

    Muchísimas gracias.

    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  43. La mentalidad cambia mucho con los siglos y sus filosofías. Sin embargo, como alguien ha mencionado mas arriba, es curioso encontrar cómo ese comportamiento de Guzman el Bueno se repite en epocas mucho mas proximas a nosotras, como fue la de la guerra civil española.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  44. Muchas gracias, monsieur.
    A mí me apasiona esta mujer, aunque viva un poquito lejos de mí, jiji.
    Es un personaje fascinante, del que siempre se quiere aprender algo más.

    buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Creo que si los libros de historia hubieran sido narrados y escritos por usted, madame, hubiese sacado más nota en mis exámenes y hubiera tenido más interés en las lecciones.
    Nunca antes María de Molina me había parecido tan interesante, eso sí, no debió ser vida facil la suya.
    Besos, madame, como siempre es un placer leerla y sobre todo aprender con sus entradas.

    ResponderEliminar
  46. Muchas gracias, madame.
    Seguramente en un futuro habrá mas cuestiones sobre esta dama, aunque por el momento otros temas aguardan.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)