viernes, 14 de enero de 2011

Los trovadores y el amor cortés


La literatura del amor cortés floreció durante el siglo XII, especialmente en Aquitania y Provenza. Los cantares de gesta tendían a celebrar los ideales caballerescos del valor en batalla, la lealtad y el honor, mientras que los lais celebraban el amor.

Fueron los poetas del sur, los trovadores, quienes popularizaron el concepto de amor cortés, revolucionario en aquel tiempo. Basándose en ideas de Platón y de escritores árabes, e influenciados por el creciente culto a la Virgen María, estos poetas componían su obra en la lengua occitana (langue d’Oc). Deificaban a las mujeres, concediéndoles superioridad sobre los hombres, y establecían códigos de cortesía y conducta caballerosa. Estos preceptos iban a encontrar eco en los poetas del norte de Francia, que escribían en la lengua llamada langue d’Oeil.


Bajo las normas del amor cortés, la amada, que es una figura idealizada, a menudo de alto rango e incluso casada, permanece inalcanzable para su humilde adorador, que debe rendirle homenaje y demostrarle su devoción y lealtad durante un tiempo antes de que su amor sea siquiera reconocido. En este juego la mujer siempre ostenta el liderazgo y establece el tono de la relación. Sus deseos y órdenes son absolutos, y cualquier pretendiente que no los cumpla no es merecedor del honor de obtener su amor. Había un cierto erotismo subyacente bajo estos preceptos, pues se entendía tácitamente que el que persistía llegaría a conseguir un día la recompensa que esperaba.

La era de los trovadores terminó a comienzos del siglo XIII con la persecución de los cátaros, durante lo que fue dado en llamar la Cruzada Albigense. Tras el holocausto de Montségur, el sur de Francia quedó tan devastado que su cultura nativa, que había florecido bajo los auspicios de Leonor de Aquitania, terminó por desaparecer.


Se conocen unos 400 trovadores, autores de más de 4.000 poemas. Procedían de todos los estratos sociales. El más antiguo que se conoce es Guillermo IX, duque de Aquitania, abuelo de Leonor. Vivió entre los años 1071 y 1127. Escribía en sus cortes de Poitiers y Burdeos, y seguramente también durante los viajes que le llevaron a Tierra Santa, donde mandaba un ejército de 30.000 hombres, y a España. Estuvo en contacto con las cortes de Anjou y de Ventadour.

Bernart de Ventadour, que vivió en la segunda mitad del siglo XII, fue de origen humilde, probablemente hijo de un panadero. Trabajó para el vizconde Ebles de Ventadour, su protector, de quien debió de aprender el arte de cantar y escribir. Pronto sobrepasó a su patrón, a cuya esposa, Agnès de Montluçon, estaban dedicados sus primeros poemas. También estuvo en Narbona y Tolosa, y escribió para Leonor de Aquitania, con la que viajó a Normandía e Inglaterra.


Marcabru, un gascón de origen igualmente humilde, trabajó para las cortes de Aragón y de Castilla. Estuvo en contacto con el también trovador Jaufré Rudel, príncipe de Blaye, que murió en las Cruzadas hacia 1148 dando origen a una romántica leyenda según la cual se habría enamorado de la condesa de Trípoli, a la que nunca había visto, por los informes que traían los peregrinos que venían de Antioquía. Fue por el deseo de verla por lo que tomó la cruz y partió a Tierra Santa.

De Cercamon sabemos muy poco. Sus poemas datan de mediados del siglo XII, y uno de ellos es un lamento por la muerte de Guillermo X de Aquitania, hijo del famoso trovador. Y otro alude al matrimonio de Leonor de Aquitania.


La mayoría de los trovadores parecen haber sido itinerantes. Algunos, como en el caso del duque Guillermo, de Ricardo Corazón de León o de Alfonso II de Aragón, por razones de Estado. Otros por seguir a su señor. Peire Vidal trabajó no sólo para el conde de Tolosa y el rey de Aragón, sino también para el marqués de Montferrat, como muchos  otros trovadores de finales del siglo XII y principios del XIII con los que visitó Chipre y tal vez Constantinopla.

Otros poetas, sin embargo, se quedaron en casa: María de Ventadour, Raimbaut de Orange o la condesa de Die.

Había puntos de especial importancia para los trovadores, como Vienne, en el Delfinado, Le Puy o Toulouse, sede de los Juegos Florales. No todos eran provenzales, por supuesto, pero buena parte de este movimiento y de su difusión se debe a la influencia de las casas de Anjou, Aragón, Toulouse y Provenza, con una larga tradición de patronazgo, además de haber producido poetas y trovadores entre sus propios miembros.



Bibliografía:
The troubadours – H. J. Chaytor
Eleanor of Aquitaine – Alison Weir

46 comentarios:

  1. Muy interesante Madame, se ve que también los grandes señores, a parte de guerrear, eran docto en el amor cortes y en el arte del trovar...una pena que la Cruzada Albigense eliminase esta cultura, nunca fueron buenos los extremisos religiosos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Fueron intereses más politicos que religiosos, monsieur: el astuto y poco escrupuloso rey de Francia se hizo así con el control de Occitania.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Excelente post Madame, veo que los trovadores influyeron más de lo que yo conocía. Y es revelador hasta que punto la tragedia de Montségur influyó en muchos aspectos de su época.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. No todo eran guerras en aquellos tiempos, afortunadamente. También estaban las cortes del amor y la musica de los trovadores, para equilibrar un poco la balanza.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  5. Hay que tener en cuenta no obstante que nacido como tal el amor cortés nunca pasó de ser lo que era: un juego. El principal ideal era derrotar a los otros. La mujer aunque sublimada por el juego seguía siendo vista como un ser negativo y se seguía prefiriendo la compañía de hombres. No existe un concepto del amor tal y como lo entendemos hoy hasta el siglo XIX. Uno de los más insignes medievalistas franceses, el profesor Georges Duby, ya demostró todo esto en una serie de artículos que se publicaron en España bajo el título "El amor en la Edad Media y otros ensayos".
    Yo mismo le dediqué un artículo a este interesante tema: http://selvadelolvido.blogspot.com/2010/02/el-amor-en-la-edad-media.html
    Un artículo de gran provecho Madame.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. Trovadores, amor cortés, también nobles que escriben versos, como el Marqués de Santillana. Algo está cambiando en la Edad Media: el bárbaro y rudo noble guerrero va dando paso a este otro más educado y cultivado. Los tiempos cambian. La época de las invasiones y del feudalismo va dando lugar a la época de los mercados y de las ciudades abiertas. El Románico da paso al Gótico. Son otros tiempos.
    Un saludo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. En efecto, los tiempos siempre vienen misoginos. Y desde luego, el concepto del amor, como el de tantas otras cosas, varía con los tiempos y las filosofías. Hoy día tampoco creo que tengamos exactamente el mismo que en el siglo XIX, y dentro de doscientos años probablemente diferirá bastante del de hoy.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  8. Si, monsieur, comienza a entrar la luz y abrirse paso en medio de las tinieblas. Se abren puertas que conducen a estancias interesantes.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante el concepto del amor cortés, en el que la Musa era para el poeta algo así como una divinidad. Me asombra cómo la mayoría de las musas eran mujeres casadas, resultando del todo inalcanzables para el trovador, quizás ese aspecto hiciera la oda más sentida y fervorosa. Siempre hay una belleza superior en lo inalcanzable, aunque recelo de la constancia de estos hombres jeje para mantener intacto su fervor y su afecto durante demasiado tiempo si no obtenían cierta recompensa.

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  10. Ay, madame, qué bien hace usted en recelar, jijiji. Nunca conviene fiarse, no. Aunque la intención sea buena!

    Feliz fin de semana, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabe, Madame? Siempre me interesó el amor cortés; ensayé con la lira, pero mi educación musical es nula; entonces me dediqué a escribir letrillas y entonarlas sin acompañamiento a la espera de tañer el instrumento; ahora dispongo del tiempo para aprender música, pero mis dedos artrítico ya no son dúctiles...
    Le profeso, Madame, un profundo respeto a su persona a todo lo que hace. A sus pies.

    ResponderEliminar
  12. Tal vez no con la lira, monsieur, pero usted tiene mucho talento con la pluma, desde luego.

    Muchas gracias y feliz fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Bueno, ya no quedan galanterías como aquellas, en las que la mujer, ensalzada, no dejaba de ser un objeto bonito y muy bien tratado. Claro la mujer culta y sofisticada de las cortes, porque no sé cuantas abnegadas mujeres en sus obligaciones, madres, lavanderas en el arroyo, trabajadoras en la siega…recibirían algún hermoso poema.
    Salvando diferencias claras de entender, me vienen a la cabeza la actuales tunas, remedo un tanto cutre, pero divertido de admiración a las damas. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  14. Hombre, por supuesto que era solo para una clase social, porque las demas clases no tenian tiempo para entretenimientos. Estaban demasiado ocupados tratando de sobrevivir y poder comer todos los días.

    Feliz fin de semana, monsieur, espero que le cunda el tiempo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Son los siglos XII y XIII con toda su grandeza. Y es interesante lo que usted escribe pues alrededor de este mundo, cortés y gentil se crean unas formas y unos valores que, a pesar de todo, todavía perviven, aunque sea muy soterradamente. A los libros que usted menciona se podría añadir "El amor y Occidente" de Denis de Rougemont que es bastante interesante.

    Reciba mis saludos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Marcabru y la Condesa de Trípoli, de ellos pudo tomar inspiración Cervantes para su Don Quijote y Dulcinea.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias por la recomendación, monsieur. No lo he leido, pero lo buscaré. Ciertamente suena prometedor.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Pudiera ser, monsieur. Interesante teoría.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. No sabía que se conociesen los nombres y apellidos de estos poetas itinerantes, pues me había convencido a mi misma de que los juglares eran figuras anónimas, populares y románticas. Que representaban en si mismos una grupo con una misma denominación, pero heterogéneos en sus formas de sentir y procedencias.

    Me acuerd que ya me sorprendí una vez conociendo el nombre de una "juglaresa" en una entrada anterior de este mismo blog.

    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Los juglares eran itinerantes, pero no solían serlo los trovadores. Por el contrario, estos eran muchas veces nobles caballeros que tenían su propia corte, como el caso del abuelo de Leonor de Aquitania. Otros, de origen humilde, pasaban a formar parte de la corte de algun gran señor que lo patrocinaba. Cuando pasaban al servicio de duques o reyes, a veces alcanzaban renombre y fama.

    Feliz fin de semana, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame :

    Madame, siempre me ha gustado esa forma de espresar el amor en forma noble y caballeresca del "amor cortés", aunque sólo en el papel, esa forma desesperada de amar a alguien de manera imposible, sabiendo lo inalcanzable de aquello, prefiero que se quede en lo poético y no sufrirlo en las propias carnes.
    Más aún cuando en la mayoría de las ocasiones la inalcanzable dama estaba casada y suponía una misión imposible para el enamorado.
    Si le gusta el tema o alguien está interesado, les recomiendo esta interesante obra : LIBRO DEL AMOR CORTES de Andrés el Capellán, basicamente este es el argumento del libro que copio de manera literal "Escrito a finales del siglo xii, a instancias de la condesa María de Champaña, en el contexto de unos tiempos en que trovadores y juglares difundían su estilizado concepto del amor y algunas cortes europeas aspiraban a adquirir Un mayor refinamiento, el LIBRO DEL AMOR CORTÉS resulta un texto fundamental en la codificación de las convenciones que debían regir el fin’amor -en el que la relación feudal de vasallaje se trasladaba a la dama y su enamorado-, así como el comportamiento de aquel que quisiera desenvolverse correctamente dentro de su marco"

    Un saludo y gracias por su magnífica entrada Madame.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, monsieur, otra magnifica recomendación de una lectura a tener muy en cuenta, y de lo más apetecible.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Maravillosa época... para ser trovador o noble.
    Como todas, por otra parte.
    Feliz fin de semana, Madame

    ResponderEliminar
  24. Efectivamente,monsieur. Hoy también estaría bastante bien ser trovador o noble, y no seguir en la cola del paro, o pensando si tendra uno que trabajar hasta los 80, o si recibirá la pensión o tendrá que ser uno de esos ancianos que buscan comida en los contenedores de basura.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Cierto, madame, parece un juego... ¿Una manera de forzar al amor?

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  26. Hola Madame

    Habéis hablado de uno de mis temas favoritos y con ello, a una de mis reinas preferidas.

    Soy amante de la música antigua, de sus bellas melodías y de leer las gestas de aquellos caballeros.

    Una bella entrada, Madame. Nuevamente es un gusto leeros.

    Feliz noche y fin de semana, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  27. Sí, era un juego. Que a veces se tomaban muy a pecho.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Un universo maravilloso, el de Leonor de Aquitania y sus cortes del amor. Hace que la edad media brille con otra luz.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. ¡Que fascinante personaje es Leonor de Aquitania! y que bárbara estaba Katharine Hepbourn en "El león en invierno". Tengo muchas ganas de ir allí, de conocer Montsegur y todo aquello. A ver cuando suena la flauta. Feliz Noche, Madame

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante y a la ves educativa entrada madame ,una epoca en que las armas quedaban de lado para dejar paso a una de las mas maravillosas artes que existe ,la musica
    Indagare aun mas en el anecdota de Jaufré Rudel que me parecio la mas maravillosa excursion de amor de todos los tiempos
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  31. Muy buena entrada, Dame. La Verdad es que debo admitir mi casi absoluta ignorancia respecto del tema, así es bien agradecida la entrada y, sobre todo, bien aprovechada.
    Un Saludo y hasta pronto.
    Uriel

    ResponderEliminar
  32. Viva el canto al amor imposible, uno de los amores verdaderos.

    Estoy de regreso, ya me pondré al día con los deberes.

    Feliz año milady!

    ResponderEliminar
  33. Madame, me encanta esa pelicula, la actriz, y el personaje que interpreta, desde luego.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  34. Pues sí,hoy también estamos musicales por aquí. Supuse que le agradaría la entrada :)

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias, monsieur Uriel.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  36. Monsieur David, ya se le extrañaba.

    Bienvenido de regreso.
    Espero que el año también haya comenzado bien para usted.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame el amor cortés me parece realmente precioso.

    Muchisimos Besos :)

    ResponderEliminar
  38. Y a mí, madame. Ahora a veces es bien poco cortés, jiji.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Estupendo post, Madame. Sería fantástico una vuelta al amor cortés por un ratito, gozar los oídos con el amor que cantaba Rudel: tengo una amiga que no sé quien es, pues jamás a fe mí la vi... y mucho la amo.
    En fin, un amor tan etéro y descarnado es un abono excelente para la poesía.

    ResponderEliminar
  40. Así es, madame, en una epoca en la que cada vez parecen estar menos de moda los sentimientos, no estaría mal volver al amor cortes, y amar hasta sin ver.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Madame:

    Algo tarde, pero siempre seguro.
    Mi esposa ama estos poemas de los trovadores. Me dice que tengo que aprender ;D

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  42. jiji, pues ya le veo a usted despues de la prosa probando tambien con el verso!

    Monsieur, acabo de despachar al mosquetero.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Me hubiera encantado ser un caballero medieval, un trovador, guerrear y cortejar a las damas con la palabra y el ingenio. Eso es lo que más me gusta, cortejar a las damas con clase y finura. Muy buen post, madame, siempre a sus pies. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Ah pues siempre esta a tiempo, monsieur. Especialmente para lo de las guerras: siempre hay alguna en marcha a la que apuntarse, somos así. Se ha perdido eso de cortejar con la palabra y el ingenio, tal vez, pero no lo de guerrear.

    gracias, monsieur, feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Una entrada muy interesante, madame, siempre había visto a los trovadores en un segundo plano, no como algo fundamental en el curso de la historia, pero con esta explicación me doy cuenta que los subestimaba.
    Siempre me ha sorprendido cómo ha evolucionado el concepto del amor, especialmente desde el medievo hasta el siglo XIX; como bien indica, hay más erotismo que amor en el amor cortés y la mujer casi podríamos decir desde nuestro siglo XXI que era un objeto sexual o una recompensa, aunque claro, teniendo en cuenta la época a la que nos remontamos era venerada en estos cantares y poemas, un amor imposible por así decirlo.
    Un beso, madame, feliz día.

    ResponderEliminar
  46. Lo malo, madame, es que la mujer esta volviendo a ser objeto sexual, y el erotismo vuelve a ganar la partida a los sentimientos, perdiendo equilibrio. Hoy día los conceptos romanticos decimononicos suenan cursis a la mayoría. Una lastima, madame.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)