domingo, 16 de enero de 2011

Las mujeres en la antigua Grecia


Las mujeres casadas, las doncellas y las niñas mientras estaban al cuidado de sus madres y esclavas, permanecían en el gineceo, del cual salían en raras ocasiones. Allí crecían en la ignorancia. El cuidado que prestaban a los deberes domésticos y a su atuendo era todo el interés de su monótona existencia, y no había relación intelectual alguna con el otro sexo. Incluso en las ceremonias públicas actúan independientemente de los hombres. 

Ni siquiera el matrimonio cambiaba su situación. La doncella se limitaba a pasar del gineceo de su padre al de su marido, si bien en este último ella era la dueña absoluta. El esposo vigilaba su honor con celo, y no se consideraba que la mujer tuviera muchos más derechos que los de un esclavo doméstico. Recordemos cómo Telémaco ordena a su madre que vigile su huso y su telar en vez de interferir en los debates de los hombres. Los matrimonios felices no eran imposibles, aunque prevalecía la opinión de que la mujer era un ser de naturaleza inferior a la del hombre. 


Sin embargo los dorios observaban unas costumbres diferentes, y daban plena libertad a las doncellas para que se mostraran en público y se fortalecieran por medio del ejercicio físico. Hay que tener en cuenta que esta libertad no fue el resultado de ninguna consideración de igualdad entre ambos sexos, sino que se fundó en el deseo espartano de producir niños fuertes por medio de la adecuada preparación del cuerpo de las mujeres. 

La principal ocupación femenina, aparte de preparar las comidas, consistía en hilar y tejer. Las divinidades áticas están representadas en las artes como diosas del destino, tejiendo el hilo de la vida y luciendo como atributo una rueca. Incluso Helena recibió como regalo un huso de oro con una cesta de plata para guardar el hilo en ella. 

En cuanto a la preparación de la comida, la parte más dura, como moler el grano en molinos de mano para abastecer a los numerosos invitados, la realizaban las sirvientas. En el palacio de Ulises doce esclavas estaban empleadas todo el día moliendo trigo y cebada. Cocer y tostar carne sobre el asador también era tarea de las esclavas. En tiempos posteriores llegó a ser costumbre comprar o alquilar esclavos masculinos como cocineros. 


En cada casa, incluso en las de una riqueza modesta, se mantenían varias esclavas como cocineras, doncellas y compañeras de las damas en sus escasas salidas, al ser considerado impropio salir de casa sin la compañía de varias de ellas. Sólo abandonaban el hogar para hacer alguna visita a sus vecinas y para asistir a bodas, entierros y festivales religiosos, en los que sí representaban importantes papeles públicos. 

También era tarea femenina ir al pozo a buscar agua, lo que les proporcionaba otra ocasión de reunirse con otras mujeres. Casi todos los pozos eran comunitarios, ya que sólo los hogares más ricos podían aspirar a uno privado. 

Las representaciones de mujeres bañándose, adornándose, tocando y bailando son numerosas. La doncella ateniense, distinta de la espartana, no creía apropiado exhibir públicamente su habilidad y belleza física, pero tomar un baño parece haber estado entre sus costumbres diarias. Hay una pintura muy interesante en un ánfora del museo de Berlín en la que se ve el interior de una sala de baño. El espacio interior está dividido por una fila de columnas en dos habitaciones, cada una de ellas para dos mujeres. Probablemente el agua se llevaba a presión a las partes superiores de las columnas huecas, y la comunicación entre ellas se efectuaba por medio de tuberías. Los grifos tienen forma de cabezas de osos, leones y panteras de cuyas bocas sale el agua. Las tuberías, a cierta distancia del suelo, se utilizaban para colgar las toallas. Tal vez las llenaban de agua caliente para calentar la ropa. 


El columpio era una diversión femenina. En conmemoración de la muerte de Erigone, hija de Icario, se había decretado un festival en Atenas en el que a las doncellas se les consentía divertirse en el columpio. Hay ilustraciones en las que incluso aparece Eros impulsándolo. 

Una excepción dentro de la sociedad femenina griega eran las hetairas, mujeres libres y de esmerada educación, cortesanas que participaban en fiestas y banquetes de la aristocracia. Su misión era entretener con su oratoria y su canto, pero también con sus encantos físicos, a todos los invitados. Solían vestir con una ligera gasa que permitía apreciar sus encantos, o incluso llevar el pecho descubierto. Estas mujeres pagaban impuestos, y algunas de ellas gozaron de enorme influencia y prestigio social. 

Demóstenes dijo: 

“Tenemos a las hetairas para el placer, a las criadas para que se hagan cargo de nuestras necesidades corporales diarias y a las esposas para que nos traigan hijos legítimos y para que sean fieles guardianes de nuestros hogares”. 



Bibliografía: 
Los griegos – E. Guhl y W. Koner

53 comentarios:

  1. Sin duda, una sociedad muy machista la griega. No hay más que ver el papel de la mujer en la literatura o en la mitología. El hombre suele ser infiel, como el propio Zeus. O como Odiseo, quien mantiene relaciones con otras mujeres, mientras la propia teje y desteje manteniéndose casta por si algún día vuelve el esposo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Madame como se debían de aburrir las mujeres en la antigua gracia, todo el día metidas en gineceo.

    Muchos Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Aunque los tiempos han hecho que cambie la opinión sobre la mujer, aún quedan vestigios de esa primitiva consideración. Muy interesante su entrada.
    Que pase un buen domingo, madame.

    ResponderEliminar
  4. Como mujer me he compadecido de todas ellas y me he sentido muy afortunada por vivir en esta época; pero comprendo que ellas (fueran esclavas, hetairas, etc...) viesen ese trato y estilo de vida como algo habitual y normal, puesto que era impensable otro modo de vida o realizar tareas que presuntamente correspondían al género masculino.
    Por desgracia, quedan en la actualidad hombres bastante machistas para el siglo en el que nos encontramos, quienes siguen infravalorando a la mujer y la consideran inferior.
    Un beso, madame, gracias por enseñarnos tanto de la historia y hacernos ver de forma indirecta con esta entrada cuánto valemos cada una de nosotras.

    ResponderEliminar
  5. Así es, monsieur Cayetano.
    Y a cuántos les gustaría seguir siendo griegos!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Y además sin televisión para ver culebromes, madame. Un desastre.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Muchos, muchisimos vestigios, monsieur.
    Muchos caballeros siguen siendo griegos.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Sí, aun quedan bastantes hombres de esa clase. Demasiados,diría yo.
    Se percibe aún en el lenguaje, en el desprecio que contiene la versión femenina de palabras que en masculino no tienen equivalente o tienen un significado más halagador, o en el modo en que el hombre tira del refranero para insultar sistematicamente a la mujer solo por serlo.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pareceria mentira que con toda clases de impedimentos estas mujeres hallan traido "heroes" tan fundamentales .El mito de que Zeus "ayudo" en la creacion de estos ultimos se desvanece cada dia mas ,no sera que era una forma de desprestigiar aun mas a las mujeres con este mito jeje
    Un abrazo y buen domingo madame

    ResponderEliminar
  10. Tal vez, monsieur, jeje.
    Pero qué tentación tan humana la de imaginarse divino, aunque sea solo por linea paterna!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Interesante como siempre, Madame. Al leer el párrafo sobre la inconveniencia de que una mujer de buena familia caminara sola por la calle, he pensado que algo o mucho de eso queda. De hecho en todas las épocas posteriores las damas no iban nunca solas, pero es q incluso hoy día muchas veces he oído aquéllo de: "iba a salir con Fulanita, pero ella no puede venir y ¿a dónde voy yo sola?" Fijaos que las mujeres sentimos reticencia a ir solas a cualquier sitio. Incluído el baño de señoras. Queremos ir acompañadas de tiendas, a hacer ejercicio, de marcha nocturna, etc. A la mujer que pasea siempre sola se la considera "rara". ¿Será esa memoria antigua que duerme siempre en lo más profundo de todo lo que vive y que tiende un hilo indeleble con nuestro pasado ?

    Disfrutado he, Madame. A vuestros pies.

    ResponderEliminar
  12. Pues si hasta Telémaco le dice eso a su madre, lo demuestra todo lo referente a las mujeres en esa Grecia con esa frase.

    Bisous y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  13. Madame,
    acorde con el momento histórico que se vivía. Dicen que las mujeres de la isla de Safo tenían un poco más de libertad y podían dedicarse al mundo de las letras sin que fueran mal miradas.
    A mis alumnos les sorprende saber que existían también unos Juegos "Olímpicos" para las mujeres, dedicados a Hera.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  14. ¡Pobrecillas! Menuda vida más aburrida. Ya sé de dónde viene el predominio del hombre sobre la mujer...Seguro que la civilización griega recordaba otros tiempos en que la mujer era la dueña y señora de la sociedad, el matriarcado mítico.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Desde luego no eran muy consideradas las mujeres en la sociedad griega, ellos eran realmente machistas y consideraban a las mujeres unos seres de segunda clase.
    Muy interesante el papel de las hetairas, seguro que algunas tuvieron papeles muy importantes en su sociedad.

    ResponderEliminar
  16. Ay, madame Ana, que horrible costumbre la de ir al baño acompañada! Nunca lo comprenderé. Personalmente es el último lugar donde me gustaría tener compañía.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Sí, está claro que esa era la clase de ideas que había en la cabeza de los hombres con respecto a la verdadera función de las mujeres.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  18. Sí, menos mal que quedaban pequeños reductos de libertad, madame, aunque fuera relativa.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Pronto se encargaron de cambiar las cosas para que no volviera a ocurrir. Y les salió bien, porque llevamos milenios tratando de acabar con su sistema.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, eran tremendamente machistas incluso para aquellos tiempos. otras sociedades antiguas no reprimieron tan exageradamente a las mujeres como ellos.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Pues vaya con los griegos. Tanta filosofía, tanto cultivo del pensamiento, para luego estar estancados en un machismo extremado.

    En fin, ya vamos saliendo de todo eso, aunque no del todo.

    Buen comienzo de semana, Madame.

    ResponderEliminar
  22. El lado oculto de los griegos....

    Fíjese que poco se habla de eso.
    Después de todo los griegos no escapaban al pensamiento de la epoca.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  23. No sabian nada los f¡griegos, como todos los hombres de la antiguedad. Darnos alas era muy peligroso Madame.
    No sabía nada Demóstenes. Es toda una declaración de principios su frase.
    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Con lo modernos que eran los griegos para algunas cosas (aceptando incluso la homosexualidad) y lo retrasados y machistas que eran para con sus mujeres...al menos en Esparta, por aquello de criar hijos fuertes eran más respetadas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Ya ve usted. All for men.
    Mucha filosofia y mucha gaita, pero todo para ellos, y la mujer en casa.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. No, no solo no escapaban, monsieur, sino que iban muchisimo mas allá. Eran mas mosiginos que otras culturas antiguas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Digamos que la frase de Demostenes recoge perfectamente el pensamiento griego con respecto a ese asunto, madame. Todo un poema sinfonico, como ve.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  28. Claro, monsieur, eso es porque a la mujer solo la veían, en el mejor de los casos para traer al mundo hijos legitimos y cuidar del hogar.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Bella historia como de costumbre , madame, me recuerda el dicho de que:la mujer en la casa con la pata quebrada, y la mujer florero, que sólo sirve para negociar con ella y ser sirvienta aun siendo la señora. Para pocos ya, eso aun es ley, confiemos que cada vez sean menos.Desde luego que poco ideal la civilizacion griega en ese aspecto.
    Buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  30. Se da cuenta de que aun hay mucho griego, eh? Pero sí, espero que sean una especie en vias de extinción.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Afortunadamente las cosas han cambiado, sobre todo en la parte del mundo que a usted y a mí nos ha tocado vivir. Aún quedan hoy en día varias Grecias repartidas por el mundo. Espero me permita besar su mano.

    ResponderEliminar
  32. No se crea usted que han cambiado tanto. Solo un poquito. Hay asperezas susceptibles de ser limadas aún. Pero claro, todas vivimos mejor que una antigua griega, eso sí. Yo con poder seguir teniendo mi saloncito abierto y recibir dos tardes por semana...

    Por supuesto, monsieur, se lo permito. Y eso que no soy una princesa, que son las unicas damas a las que se besa la mano en la corte del rey sol :)

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  33. Mira que listo Demóstenes...aunque bueno, se limitó a decir lo que todos pensaban y -lo que es peor_lo que muchos siguen pensando.

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  34. don Demóstenes, creo merece ir a la hoguera, en este siglo...
    me gusta mucho este escrito, saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  35. Sí, madame, Demostenes era una joya,pero es que cualquier otro griego hubiera dicho cosas parecidas, o por lo menos las pensaba.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. jiji, aun hay mucho Demostenes por ahi suelto, madame!

    Muchas gracias, feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. ¡Caray con la cuna de la civilización!
    Permítame, Madame, felicitarla por las ilustraciones de esta entrada. El nivel es siempre muy alto, pero el de hoy incluso lo supera.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  38. Afortunadamente esto es ya historia. Dice el Salmo 8: "lo coronaste de gloria y dignidad; lo hiciste poco inferior a los ángeles..."
    Pues todavía hay energúmenos que levantan la mano y hasta el cuchillo contra la mujer, justificando "la maté porque era mía".
    Que somos iguales no hay la menor duda, pero que no tardará la mujer en ocupar puestos de mayor relevancia que el hombre no hay más que mirar quienes ocupan las aulas de las universidades.
    ¡Tres hurras por la mujer!

    ResponderEliminar
  39. Esa reclusión en el gineceo me recuerda vagamente a la sociedad victoriana, en la que las damas vivían oprimidas y censuradas por el decoro imperante y sin más ocupación que aprender a bordar, tocar el piano, aprender idiomas y pintar acuarelas...

    De que durante siglos hemos sido consideradas poco menos que incubadoras andantes no hay duda, de que éramos tenidas por ignorantes, prescindibles, zafias y sin inteligencia también... y sin embargo los trabajos más enojosos y de subsistencia recaían en nuestro sexo.

    Madame, despues de haber leído lo citado por Demóstenes no puedo menos que tirarme de los tirabuzones. ¡Qué lejano e imcomprensible nos semeja aquello a las damas contemporáneas y con qué sumisión debían aceptarlo las féminas de aquel tiempo! Y que para ser tenida mínimamente en cuenta hubiera que ser hetaira...

    Bisous Madame, y fascinada con las imágenes que ha seleccionado. Me ha maravillado.

    ResponderEliminar
  40. Importante tarea la de la mujer, eh? Nada menos que mecer la cuna de la civilizacion, jiji. No habia mas.

    gracias, monsieur Xibeliuss, feliz lunes.

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Sí, por lo menos ya nos dejan estudiar, lo que no es poco. A este paso, dentro de poco incluso nos respetaran :)

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. jijiji, madame, no se despeine los tirabuzones!
    Comparadas con las pobres griegas, las damas victorianas gozaban de gran libertad. Pero lo mas triste es darse cuenta de lo poco que se ha avanzado en milenios, y cómo cuesta mover ese pesado engranaje.

    Feliz lunes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Tampoco era una sociedad muy apropiada para ser mujer, madame, siempre postergadas, ninguneadas y dedicadas al hogar; menos mal que en el Peloponeso podían hacer algo de ejercico. Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Después de leer estas crónicas, me admira lo que hemos conseguido, no lo tuvimos fácil. Aún queda mucho por conseguir, pero ahora tenemos derechos, algo de lo que la inmensa mayoría de estas mujeres carecían.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  45. La cita final de su entrada no tiene desperdicio. Lástima que el papel de las mujeres se redujera a una de esas tres opciones. Creo recordar que alguna "libertad" mayor en algunos aspectos tenían las mujeres espartanas, allí en Esparta gozaban de una igualdad inusual para la época con los hombres, donde debido a las prolongadas ausencias de estos a causa de las guerras, ellas eran las administradoras de las haciendas de manera absoluta. Estaban tan poco supeditadas al varón que cuentan los escritos que cuando una extranjera preguntó a la mujer del famoso Leónidas, rey de los espartanos, por qué entre todas las mujeres, sólo las espartanas dominaban a sus hombres. la mujer respondió:

    “Será porque sólo nosotras parimos verdaderos hombres”.

    Por otra parte ellas eran las que decidían con quién debían casarse y tenían voz en las asambleas políticas y pudiendo recibir la herencia de sus padres cuando ellos morían, por ello existieron Esparta muchas damas acomodadas que vivían su vida con plena libertad.

    Reciba un cordial saludo Madame :-)

    ResponderEliminar
  46. No me extraña que algunas se cortaran las venas dentro de un balde de leche de burra, si es que el gran Demóstenes reflejaba un mundo hecho para el solaz y servicio masculino. Qué bien nos hace sus crónicas, Dame masquée, precisamente para tener una perspectiva exacta de la larga y fatigosa senda que las mujeres hemos tenido que atravesar hasta llegar a los derechos actuales - ojo, sólo en occidente-habrá que estar alerta para que no nos pongan, again, a moler el grano o dar conversación al jefe de la tribu cuando nos duele la cabeza.

    Bisous y buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
  47. Sí, monsieur, no fueran a tener varones debiluchos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Eso si: echando la vista atras y mirando a la antigua Grecia, es como para preguntarse que de qué nos quejamos, jiji.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  49. Sí, así es, los dorios tenían costumbres diferentes, que se aplicaban en Esparta, y lo expuesto se refiere a áticos y jonios.
    Pero mire, si es para llevar una vida espartana, no estaría yo muy interesada en cambiarme de ciudad,jijiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Qué razón tiene, madame Amaltea: en cuántas partes del mundo no viven las mujeres mejor que en la antigua Grecia! Cuando nos referimos a los avances conseguidos olvidamos frecuentemente que en buena parte del planeta la lucha ni siquiera ha comenzado.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Grecia es cuna del arte, de la belleza, de la cultura y de todo lo que enriquexe a occidente.
    Si las mujeres cumplian un rol distinto alhombre ra porque de ese modo ellas podian cuidar a sus hijos y atender a sus maridos. No obstante el Hombre de aquella epoca era guerrero, valiente y luchaba por su mujer e hijos.
    No creo en el concepto de igualdad, ni el hombre es mejor que la mujer ni a la inversa, pero si somos complementarios.
    Esta sociedad que se llama moderna vive con una inversion de roles que ha llevado a Divorcios, madres solteras, niños sin imagen paternas, que conlleva a neurosis,etc.
    Un hombre masculino y una mujer femenina es lo natural, es decir, u hombre que luche por la felicidad de su mujer y ella por amor entregarse a el.

    ResponderEliminar
  52. Por ultimo, queria agregar que el machismo es inaceptable, pero el feminismo que sin razonamiento alguno atenta contra la familia tampoco.

    ResponderEliminar
  53. Oh, qué escándalo, qué libertinaje! madres solteras, divorcios! Por dios, esto es el fin del mundo!

    No hacia falta que añadiera usted que no cree en la igualdad. Permítanos encontrarlo obvio, si no le importa.

    Y permítanos, también, seguir siendo libres para elegir otros caminos y aspirar a entregas mutuas, agradeciendo a los cielos no ser griegas aunque siga habiendo tantos griegos extemporaneos.

    Nosotros sí creemos en la igualdad.

    Que tenga un feliz fin de semana, monsieur. Abríguese usted, que las corrientes en las cavernas son traicioneras.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)