miércoles, 5 de enero de 2011

La guerra de Esteban y Matilde


Enrique I de Inglaterra no pudo dejar bien atado el asunto de su sucesión. Tras su muerte se desató la anarquía cuando su sobrino, Esteban de Blois, se retractó del juramento de fidelidad que había prestado dos veces a Matilde, la hija del difunto rey. 

El pretexto que alegó Esteban fue una supuesta ilegitimidad de la princesa. Para ello se basaba en las dificultades que en su momento habían tenido que atravesar sus padres al contraer matrimonio, puesto que algunos sostenían que la madre de Matilde había pronunciado sus votos como monja, y por tanto no podía casarse. 

Enrique había zanjado aquel asunto y durante su reinado nadie osó cuestionar la validez de su unión, pero ahora que había muerto, a Esteban le venía muy bien volver a sacar el asunto a relucir. A pesar del precedente de Guillermo el Conquistador, que se había sentado en el trono de Inglaterra sin que su origen bastardo supusiera ningún obstáculo, se pretendía ahora que Matilde, al ser ilegítima, no podía heredar ninguna corona. Siendo así, tampoco tenían validez los juramentos que se le hubieran prestado, y que además habrían sido arrancados mediante coacción. 


Esteban llevó su caso ante el Papa Inocencio II, y todo estaba a su favor. Además se encontraba en Inglaterra, mientras que Matilde se hallaba al otro lado del Canal. 

Los barones normandos, por su parte, se oponían a que una mujer ocupara el trono, y en especial Matilde, pues mucho les había disgustado su matrimonio con el tradicional enemigo, el conde de Anjou. En cambio Esteban era un hombre adulto, de impresionante apariencia y modales sencillos y afables, con la virtud de ser popular entre normandos y sajones por igual. 

Uno de sus hermanos, obispo de Winchester, le ayudó a apoderarse del tesoro real y persuadió al Papa para que decidiera en su favor. Fue precisamente el día de San Esteban, el 26 de diciembre de 1135, cuando Guillermo de Corbeil, trigésimo séptimo arzobispo de Canterbury, lo coronó en Londres como rey de Inglaterra. 

Los problemas no habían hecho más que empezar. Los barones normandos aprovecharon para arrancar concesiones al débil Esteban a cambio de su apoyo. Así obtuvieron permiso para construir castillos fortificados y reclutar hombres para defenderlos, convirtiendo el reino “en un hormiguero de reyezuelos rivales”, cada uno de ellos mirando sólo por sus propios intereses y buscando aumentar su poder a costa de los otros. No conocían lealtad alguna ni hacia Esteban ni hacia Matilde. 

Excepto uno de ellos. 


El difunto rey Enrique no había tenido otros hijos legítimos que vivieran en ese momento, pero sí una gran cantidad de bastardos. Uno de ellos era Roberto de Gloucester. Es cierto que en un principio Roberto había jurado fidelidad a Esteban, a cambio de lo cual le había sido permitido conservar su patrimonio, pero cuando su hermanastra Matilde decidió luchar por su trono, Gloucester la apoyó. Sería el principal paladín de su causa, que defendió con inquebrantable lealtad hasta el final. 

El rey David I de Escocia también se alineó en el bando de Matilde, debido a los estrechos vínculos familiares que lo unían a ella: el escocés era su tío, hermano de su madre. David invadió Inglaterra en 1138, pero sus tropas fueron rechazadas por los ingleses. Pese a su fracaso, la invasión fue una invitación a los barones de Inglaterra para que abandonaran a Esteban, y en la confusión los escoceses iban estableciendo poco a poco su dominio sobre los condados más septentrionales. 

En 1139 Matilde desembarcó en Inglaterra en un intento de apoderarse del trono, pero Esteban la hizo prisionera en el castillo donde se había instalado. 


Y entonces el rey cometió el peor error de su vida: en un arranque de galantería, tuvo el insólito gesto de dejarla en libertad. Lo que hizo Matilde fue huir hacia el oeste para encontrarse con su hermanastro en Bristol. Algunos barones, pensando que Esteben era un débil o un tonto, decidieron por un momento apoyarla a ella. 

Ahora se desencadenaba realmente la guerra civil. En 1141 Esteban sitió la ciudad de Lincoln, una fortaleza partidaria de Matilde. Gloucester acudió en auxilio de su hermana, y ante el espectáculo de las fuerzas que traía, algunos de los hombres de Esteban huyeron sin haber presentado combate. El rey sí lo hizo: luchó valientemente, pero fue hecho prisionero.


Continuará

42 comentarios:

  1. Ya me había asustado yo pensando que nos iba a hablar de la lucha de Belén Esteban jajaja

    Pues la cosa se pone dura pa Esteban, veremos como sigue la cosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Está claro que el pòder ejerce una fatal atrctivo sobre los hombres que no dudan en saltarle juramentos y lealtades anteriore con tal de alcanzarlo.
    Me alegra saber que en esta ocasión la desemdida ambición de Esteban fuese también su perdición.
    Buena tarde y bisous!

    ResponderEliminar
  3. Sí, realmente fue una gran torpeza por su parte la que cometió el tal Esteban al dejar en libertad a Matilde. Lo lamentará. Por otro lado señalar la escasa fidelidad que guardaban los barones hacia su señor y cómo lo abandonaron cuando las cosas se torcieron para ellos. Ahora el rey es apresado. Ya nos contará el final de esta historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¿Galantería?!
    Parece mentira después de romper juramentos sin el menor escrúpulo.
    Me temo que lo va a pagar caro.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  5. Un gran personaje la reina Maud cuando todo se le ponía en contra por ser mujer, ella siguió defendiendo sus derechos al trono. Toda una mujer perseverante, tenaz y luchadora. En cuanto a la lealtad de los barones normandos,sin comentarios, alrededor del centro del poder siempre revolotearan los buitres dispuestos a sacar una tajada provechosa para ellos.

    muchos besos madame

    ResponderEliminar
  6. Monsieur, ojala esa señora fuese también Historia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Bueno, hasta cierto punto. En realidad logró reinar hasta su muerte, así que bien mirado, le salió bastante bien.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que fue de juzgado de guardia, lo de dejarla en libertad. O le faltaba un hervor o ahí hay algún misterio sobre el que mucho se ha especulado y poco se ha aclarado.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Sí, pero se pueden romper los juramentos de dos formas: groseramente o galantemente. Esteban, desde luego, fue muy galante.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sin duda, madame, esta mujer era todo un caracter. En cuanto a los barones, la propia debilidad de Stephen los fortaleció. Hicieron lo que quisieron de él, cada cual mirando por sus propios intereses.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Siempre asuntos de infidelidades para justificarlo todo. Pobre Esteban, tan débil y con barones tan osados. Feliz noche de Reyes, Madame.

    ResponderEliminar
  12. No quiero pensar que ese arrebato de galantería escondiera algún secreto romántico (no se ría usted Madame, que ya sabe que una siempre piensa en lo suyo jeje), pero el caso es que ese gesto fue como el pequeño arañazo sobre el cristal, que una vez aparece amenaza con quebrarlo completamente.

    Odio esa gente oportunista que en vida del poderoso acata y agacha las orejas, pero a la ausencia de este aprovecha para contraatacar imponiéndose al débil, en este caso a Matilde.

    Bisous Madame y que los "Reyes" le sean propicios ; )

    ResponderEliminar
  13. Madame,
    qué estupendo libro el de las ilustraciones de la película de su entrada.

    Feliz Noche de Reyes.

    ResponderEliminar
  14. En esta pelicula , una Matilde demasiado joven , no ?

    Felices Reyes Magos !

    ResponderEliminar
  15. Y si no son esos asuntos hubiera sido otra cosa, monsieur, pero un trono tentaba mucho en aquellos tiempos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Se ha especulado mucho con una explicación romántica a ese asunto, en efecto. Unas cuantas leyendas surgieron de ahí.
    Sin embargo, lo que no me parece muy romantico es arrebatarle el trono a su prima. A la cual, por cierto, no calificaría yo como debil, jiji. En este caso el debil era él.

    Madame, espero que los reyes magos tambien se detengan en su casa y sean generosos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame

    Estoy hoy rebelde y por mezclar churras con merinas, esta entrada me ha hecho recordar a Fray Cadfael, un monje galés y detective, protagonista de muchos libros escritos por Ellis Peters, que como telón de fondo cuenta la guerra civil entre Esteban y Matilde.

    Esperé atentamente la continuación de esta historia.

    Felices Reyes Magos, feliz noche mágica, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  18. Estamos de acuerdo, madame. Los pilares de la tierra no tiene desperdicio.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Si, también a mi me lo parece, madame Annick. De acuerdo que no nació mayor y madre de Enrique II, pero vaya, en el momento en el que transcurren los hechos era joven pero no adolescente.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Ay, es verdad, madame! No recordaba esas famosas historias de Ellis Peters, pero sí, también ahí hay buen material para lectura.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame:

    A mi en lo particular me gusto mucho Los Pilares de la Tierra, tanto el libro como la adaptación para la TV, que a veces son mediocres (casi siempre).

    Disfruto mucho sus historias de las islas británicas....Ya lo sabe.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Como en todos los conflictos se utiliza lo que sea y favorezca a uno, es igual lo que sea, no hay parentescos que valgan como ya sabemos.
    Deseo que los Reyes Magos le traigan su deseo mas ferviente.

    ResponderEliminar
  23. Vi esta guerra, en la sserie Los Pialres de la Tierra y me fascinó ver, que como siempre el poder puede hasta con las promesas y los lazos de sangre.
    Magnifico post
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  24. A mí también me encanta esa historia, monsieur. Aunque la segunda parte ya no me pareció lo mismo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. La sangre no une en esos casos, no.

    Feliz noche de reyes también para usted, monsieur

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Siempre he tenido a Esteban de Blois como rey usurpador, pero no tonto, de hecho logro que Enrique II, en un principio fuera coronado como sucesor suyo y no de su abuelo Enrique I. Quedo atento a la continuación, que es muy interesante y le anticipo que pronto publicaré algo sobre la tan famosa muerte arzobispo de Canterbury, Tomas Becket. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  27. En efecto, el poder y la ambición son grandes motores, y da lastima ver cómo muchas veces son más fuertes que esos lazos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. A Enrique le daba igual ya, porque Esteban estaba enfermo y de hecho murió antes de un año a partir de ese pacto. Podía esperar, le salía mas barato.
    Si Stephen no hubiera tenido enfrente a una mujer, y además a esa tan odiada por el pueblo, nunca hubiera tenido la menor posibilidad.

    Interesante tema el que propone para proximamente, monsieur.

    Espero que los magos de oriente se porten bien con usted. No le vayan a traer carbón!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Progresistas los barones normandos, ein? ):-/

    Bisous, Madame, and merci comme toujours.

    ResponderEliminar
  30. No hemos cambiado desde entonces. Ahora tampoco se respetan juramentos ni fidelidades cuando de se trata de conseguir más poder o dinero.

    Y qué gran error, desde luego, liberar a Matilde.

    Que los Magos respondan generosamente a vuestras peticiones, madame.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  31. Este intrincado entre normandos y sajones se dilato aun mas por la falsa maniobra de Esteban
    Como habra sido de gigante el ejercito de Gloucester para aterrorizar de antemano a los otros madame
    Un abrazo hasta la corte

    ResponderEliminar
  32. Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

    ¡¡Feliz año 2011!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. ¡Cuánta fascinación ejerce el poder en el hombre! Igual que ahora, la gente alía con aquel del que puede obtener algo. Espero la segunda entrega.
    Que los Reyes la colmen de salud, paz, amor...
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  34. Veo que Ken Follet estaba ciertamente documentado a la hora de escribir su novela "Los pilares de la tierra", libro que no gusta demasiado a los historiadores más estrictos.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. jiji, madame, cómo les costó tragarse eso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. En eso me temo que el mundo no cambiará nunca, monsieur Enrique. El afan de poder y la ambición arrastran poderosamente a demasiados.

    Feliz dia de reyes tambien para usted

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Sí, me imagino que debía de verse bien de lejos, jiji, teniendo en cuenta que en la epoca estaban acostumbrados a librar batallas y no se asustaban por cualquier cosa.

    Feliz dia de reyes, monsieur Luther

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, monsieur Ricardo, igualmente para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Monsieur Antorelo, espero que se haya despertado con la grata sorpresa de ver que los reyes se han acordado de usted y le han traido muchos regalos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Ay, madame, pero cómo se va nadie a tomar en serio la novela! Sería demasiado.
    Ahora bien, evidentemente sí se documentó bastante. En cualquier caso la novela resulta fascinante aun sin esos datos.

    Feliz dia de reyes, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  41. Madame, entre su relato y las fotografías que nos ilustran la historia me parecía estar dentro de una película.
    Esperamos sus próximas entradas :-)

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  42. De los pilares de la tierra, concretamente :)

    Espero que los reyes se hayan portado bien con usted, monsieur

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)