viernes, 7 de enero de 2011

La guerra de Esteban y Matilde (II)


A Matilde no se le pasó por la cabeza imitar el comportamiento de Esteban y dejarlo en libertad, pero tampoco pensó en ejecutarlo. Simplemente lo metió en prisión mientras ella ocupaba la residencia real y asumía el papel de reina con la ayuda del hermano de Esteban, el obispo de Winchester, que a cambio desempeñaría el papel de Primer Ministro y dispondría de todos los obispados y abadías que quedasen vacantes. 

Pero Londres aún estaba con Esteban, y cuando Matilde llegó fue recibida con disgusto. La reina no supo ganarse las voluntades: era una mujer arrogante, con el temperamento endemoniado de sus antepasados. Estaba furiosa por el apoyo que le habían dado a él y quería castigarlos, así que les puso nuevos impuestos y rechazó la petición de que prometiese gobernar según las viejas leyes de Eduardo el Confesor. 

Los londinenses se levantaron contra ella y la expulsaron de la ciudad antes de que pudiese ser coronada. Ante esto el obispo de Winchester volvía a cambiar de bando. 

Fuerzas leales a Esteban lograron llegar a Winchester y ponerle cerco. Matilde había buscado refugio allí junto con algunos de sus mejores aliados, entre ellos su hermano Gloucester y el rey de Escocia. Gracias a la vigorosa resistencia de Gloucester, que finalmente fue capturado, Matilde y el escocés lograron escapar. 


Se llegaba así a un punto muerto y un intercambio de prisioneros: Gloucester por Esteban. Luego la guerra civil estalló nuevamente, más devastadora que nunca. A finales de 1142 Matilde fue sitiada en Oxford, y vivió una dramática fuga metida en una cesta. 

En 1147 moría el hermano de Matilde, y ella, privada del verdadero jefe militar, se vio obligada a abandonar Inglaterra poco después. 

Esteban quedaba como rey del país, pero no era capaz de controlar a sus barones, ni tampoco controlaba las tierras normandas del continente. Allí el amo era Godofredo de Anjou, esposo de Matilde. Poco a poco Godofredo aprovechó el caos que se había apoderado de Inglaterra para adueñarse de Normandía, haciendo que los normandos aceptasen a su hijo Enrique como duque. 

Matilde quería que él acudiera a Inglaterra en su ayuda, pero él se negaba a hacerlo, usando como excusa su preocupación por Normandía. En realidad su matrimonio era cualquier cosa menos feliz, y seguramente él se alegraba de tenerla lo más lejos posible. 


Godofredo había hecho un viaje de peregrinación a Tierra Santa. Vestía ropas modestas como gesto de humildad y llevaba un ramito de retama en su gorro (planta genista en latín, y planta gênet en francés). Esto le valió su apodo, y se lo llamó Godofredo Plantagenet. El apodo pasó a su hijo y a todos sus descendientes, convirtiéndose en una especie de apellido. 

Su hijo mayor, Enrique, sí que estuvo dispuesto a arriesgar el todo por el todo en la empresa de Inglaterra. Siendo tan sólo un adolescente, por dos veces condujo ejércitos contra Esteban, aunque fue rechazado en ambas ocasiones. Pero demostró ser un joven prometedor y obtuvo un apoyo creciente y entusiasta. 

Cuando fallece Godofredo en 1150, Enrique se convierte en el nuevo conde de Anjou. Luego hizo un matrimonio sumamente ventajoso con Leonor de Aquitania, que se divorciaba el rey de Francia. Ahora el joven podía ir a Inglaterra como el poderoso gobernante de vastos territorios, y disponía de abundantes fondos para mantener sus ejércitos y comprar voluntades. 


Desembarcó en Inglaterra en 1153. Esteban estaba desgastado por la larga pugna. Había intentado que los barones aceptaran a su hijo Eustaquio, sin mucho éxito. Eustaquio murió, y se hizo evidente que Guillermo, el hijo menor de Esteban, no tenía voluntad ni capacidad para ser rey. 

Llegados a este punto, Esteban se vio obligado a ceder. Sólo pidió que se le permitiera conservar el trono mientras viviese. Ya no era joven y estaba enfermo. No iba a durar mucho tiempo, así que Enrique accedió. A cambio el rey lo reconoció como heredero, con exclusión de su propio hijo menor. 

Antes de un año fallecía Esteban, y el 19 de diciembre de 1154 Enrique Plantagenet, con sólo 21 años, se convertía en Enrique II de Inglaterra.

42 comentarios:

  1. Dejando a un lado las luchas por el poder, el gesto de Enrique no es muy frecuente: consentir en mantener a Esteban como rey, sabiendo que estaba enfermo y que iba a durar poco.
    Todo un detalle de un caballero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Teniendo en cuenta que había perdido dos batallas contra Esteban, no sé qué le diga, monsieur. Seguramente le parecería más seguro y más barato esperar, con 20 años que tenía solamente.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Feliz año, Madame, menuda historia la de Enrique!!! y qué pájaro... cómo se cubrió las espaldas respetando la última petición de Esteban!! Sin duda, la espera, corta además, le mereció la pena!. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  4. Todo le vino de cara: encuentra disponible a la duquesa de Aquitania, harta del rey de Francia, y encima le regalan un trono y reina pasando por encima de los derechos de su madre. Por si fuera poco, en Francia reina un inutil al que podrá despojar.
    Algunos nacen con estrella, madame.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame, no es que esté fuerte en historia, sino que sois vos la historia misma. ¡Admirable cuanto escribe!

    ResponderEliminar
  6. Con mis casi 370 años, casi se puede decir que soy la historia misma, jiji.

    Muchas gracias, monsieur, usted siempre tan amable.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Ciertamente sus bodas con Leonor, una mujer ya madura para aquellos tiempos, pero aún hermosa, independiente, con carácter, y a la que acabó encerrando, de la que ya habló usted, señora, hace tiempo en otro artículo le dieron a Enrique un gran país que se extendía hasta los Pirineos. No debió gustarle esto mucho al rey francés, que protegería al ex-canciller de Enrique cuando este se refugió en Francia. Beso su mano.
    PD. Tampoco a mí me gusta gran cosa el anís. De hecho la etiqueta que ve pertenece a una botella que compré a propósito para hacerle la fotografía. Pero bueno, poco a poco. Al menos me consuela saber que el el mejor anís, la ciencia lo dice y el sr. D. no miente.

    ResponderEliminar
  8. Monsieur, qué detalle! Cuanta pasión e ilusion pone en su obra, que llega al extremo de comprar una botella de anis con la que ilustrar su bello texto!
    Me sorprende usted.
    Bueno, supongo que, ya puestos, le dará usted un buen uso a la botella despues :)

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame

    No me extraña que Godofredo estuviera contento de tener a Matilde lejos, menudo carácter tenía ella. Pero este misma personalidad hizo que luchara por su reino.

    Espero con impaciencia vuestro relato sobre Leonor de Aquitania, mi reina favorita.

    Feliz fin de semana, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  10. Bueno menos mal que había alguien con ciertos escrúpulos y misericordia Enrique al permitir que Esteban siguiera siendo rey hasta su muerte, claro que esto era entre ellos los noble reyes, bueno se le había puesto todo de cara y sus planes mas exigentes se habían cumplido.

    ResponderEliminar
  11. Qué curioso el origen de la dinastía Plantagenet. Me ha gustado mucho saber que algo tan sencillo diese nombre a una Casa tan fuerte.

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  12. Sí, no era mujer que se dejara despojar. Era evidente que tendría que chocar con su esposo, al que seguramente también pretendió dirigir.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Monsieur, no creo que fueran escrupulos, sino conveniencia. No querría arriesgarse a hacer otro cuantioso gasto armando un ejército solo para arriesgarse a perder otra batalla,a que Esteban se echara atrás y a tener que comenzar todo de nuevo. En realidad hubiera tardado mas en esos preparativos que en aguardar la muerte de Esteban, ya evidentemente enfermo y agotado. Con 20 años y toda la vida por delante, valía la pena esperar un poquito.

    Buenas noches, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  14. Fijese, con el caracter y el mal genio que tenian, cualquiera hubiera adivinado que fue una plantita la que les dio nombre.

    Buenas noches, monsieur Enrique

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Estas historia medievales británicas son mis favoritas Madame. No solo por la admiración que me produce aquel país, sino ademas de la forma en que Ud las escribe.

    Enrique fue un caballero con el predecesor.....Un detalle que actualmente esta fuera de moda.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  16. Me durará años, jejeje...
    Le mando un email dentro de un rato. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  17. Monsieur, yo prefiero que no vuelva la moda de Enrique II, francamente, al que nunca vi muy caballero precisamente.
    De haberlo sido un poco más, tal vez hubiera permitido que reinara primero su madre, que era a quien correspondía la corona.
    Enrique, simplemente, esperó unos meses para obtenerla gratis, sin arriesgarse a perder otra batalla más en la que él pudiera ser hecho prisionero o perder la vida. O, simplemente, anular con un gesto hostil el acuerdo en virtud del cual había sido nombrado heredero.
    Nunca he visto la caballerosidad de Enrique. En nada.

    Muchas gracias, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. jiji, no me diga, monsieur. Bueno, supongo que una de anís también a mí. Demasiado dulzón.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Me deja un sabor un tanto amargo esta historia, Madame - quizás le deba pedir un poco de anís a monsieur dlt: demasiados cambios de bando, demasiada pugna. Sí, ya sé: la época.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  20. No, si esta es peor, hablando de cambios de bando y eso. Y lo que nos queda por ver.
    Pero aturdase usted con otra cosa, monsieur. No le pega nada el anís.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Con sabia astucia Godofredo pudo mantenerse lo mas alejado de Matilde
    que termino sus dias en Tierra Santa
    Me has ayudado a develar los inicios de los Plantagenet madame .
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  22. Desconocía el origen del apellido Plantagenet. La conclusión que saco es de lo que es capaz de hacer el hombre con tal de alcanzar el poder.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  23. Supongo, monsieur, que mantenerse alejado de ella era uno de los principales objetivos de su vida, dado lo mal que se llevaban.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. A veces las cosas tienen origenes sencillos, por mas que las complique la leyenda. Ya ve, Plantagenet era una simple plantita, un adorno en el sombrero.

    feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante su entrada, el pobre Enrique las tuvo que pasar canutas en su juventud con tanta guerra y tanta intriga. Y lo que le quedaba todavía por delante en su reinado con Thomas Becket y las nuevas conspiraciones las nuevas guerras.
    Gracias por acercarnos un poco más a la historia medieval inglesa.

    Un saludo Madame :-)

    ResponderEliminar
  26. Peor aún lo pasó Thomas Becket, jiji.
    A Enrique no le fue tan mal. Tuvo muchisima suerte.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Un auténtico lío en el poder británico. Matilde demostró ser torpe y no ganarse el fervor de su pueblo, todo lo contrario, hizo lo posible por soliviantarlo, y que traumático tuvo que ser para ella escapar enjaulada en una cesta, cual pájaro perdiz. Parece que su hijo Enrique sí tenía más dotes para gobernar bien. Ah, me ha encantado saber el origen de la palabra Plantagenet. Feliz fin de semana, madame.

    ResponderEliminar
  28. Un gesto que puede considerarse el de un gran gobernante. Me refiero a que Enrique accedió a que Esteban siguiese ostentando el título de rey de Inglaterra hasta su muerte a cambio de que cesaran las luchas de una vez por todas. Sí, ya sé que Enrique le exigió a Esteban a reconocerle como sucesor legítimo, pero a esas alturas podía haberle arrebatado el trono de una vez por todas.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Sí, Matilde lo fastidió todo. Si en vez de imponer su afan de venganza hubiera sido capaz de un gesto magnánimo en ese momento, seguramente hubiera ganado la guerra.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  30. Claro, pero entonces tenía que continuar la guerra,porque los partidarios de Esteban no lo admitirían de ese modo. Y al continuar, podía perder lo ganado, es decir, todo. No tenía sentido hacer eso. No es que fuera magnánimo, es que no le convenía, claramente.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. En estas dos entradas he recordado dos obras dedicadas, en buena parte, a Enrique II: la de TS Eliot, "Asesinato en la Catedral", y, por supuesto, "El leon en invierno", en el que Peter O´Toole representaba al Rey.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  32. fantastica pelicula, monsieur. De las que aguantan varios visionados, desde luego. Unas interpretaciones formidables.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Interesante post, es un placer
    pasar a leerte.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, monsieur.

    Feliz fin de semana también para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Enrique era muy joven, pero la vida ya le había enseñado mucho, por el método de ensayo y error.
    Al final, reunió todos los ingredientes necesarios para conseguir su objetivo.

    Por cierto, Madame, me parece una magnífica iniciaiva lo de la novela.
    Habrá que asomarse a la Sala Capitular.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  36. No me imaginaba a Matilde tan pérfida y rencorosa, gobernando con el carácter "endemoniado de sus antepasados".

    Un gran gesto el de Enrique ante Esteban, aunque viéndolo tan debilitado y sin salida lo más sensato y ventajoso era esperar. Al fin que el muchacho era joven todavía, con 21 años ya había demostrado grandes talentos.

    Siempre me fascinan las imágenes que decoran sus textos Madame, resulta tan fácil adentrarse en la Historia que nos concierne...

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Gracias, monsieur, le esperamos por allí.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. El de Matilde era el caracter endemoniado de sus antepasados normandos y también el de sus desdencientes, jeje.

    No, veran, es que en realidad no fue un gesto del vencedor hacia el vencido. Creo que lo he explicado mal. Aun no había vencedor ni vencido, y llegaron ambos a un acuerdo de paz. Lo propuso Esteban porque había muerto su heredero, y el otro hijo ni servía ni estaba interesado en la corona. Enrique tenía dos opciones: o aceptar la condición, o continuar la guerra y tal vez perderla.

    Feliz domingo,madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Matilde demostro ser muy poco habil para conservar el trono, nada más llegar se pone al pueblo en su contra con ese ánimo de venganza y subiendo los impuestos sin olvidar sus malas maneras.
    Enrique en cambio estuvo mucho más acertado, llevando a Leonor de su mano decide respetar la volutad de Esteban, tenía suerte y supo jugar las cartas.
    Muy curioso el origen del apellido Plantagenet.
    Buena tarde y bisous.

    ResponderEliminar
  40. Sí, madame, él demostró más inteligencia que su madre.
    Ella tenía también buenas bazas: era la legitima heredera y estaba casada con un hombre poderoso que hubiera podido ayudarla mucho si ella hubiera sabido llevar su matrimonio de otro modo, pero tampoco eso supo manejar, a pesar del gran interés que tenía.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Estuve leyendo la otra entrada, pero no me dio tiempo a comentar cuando ya había publicado el siguiente post, así que esperé al desenlace de ésta para poder hacerlo, espero que me disculpe, madame.
    Una historia fascinante la de Enrique, y me ha resultado muy grata la descripción que realiza de la personalidad de Matilde mediante sus actos, ese temperamento tan fuerte no es cosa de poco.
    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  42. Madame, no se preocupe, jiji.
    Es una epoca muy inspiradora esta: de hecho inspiró los Pilares de la Tierra.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)