viernes, 28 de enero de 2011

La Emperatriz Irene


Al enviudar de su última esposa, Liutgarda, Carlomagno pensaba casarse con la madurita emperatriz Irene, que reinaba en Constantinopla. 

Irene, ambiciosa y siempre intrigante, había nacido en Atenas en torno al año 752, en el seno de una noble familia. Aunque huérfana, su tío era un patricio que ocupaba una importante posición. La joven llegó a Constantinopla en el año 769 porque el emperador Constantino V la había elegido como esposa para su hijo León, sin que estén claros los motivos. 

Las leyendas en torno a su persona proliferan de tal modo que algunas de ellas la hacen de origen humilde, tal vez hija de una hilandera o de una prostituta, según las diversas versiones. Sin embargo, habría podido recibir una educación gracias a que uno de sus parientes era un sacerdote influyente en la corte. 

Siempre de acuerdo con esta leyenda, Irene supo encontrar la manera de señalarse a los ojos del emperador, sin que haya acuerdo en el medio empleado. Para unos habría sido mediante su trabajo como hilandera, mientras que otros afirman que se arrojó a los pies de León IV un día en que él salía de la iglesia. Sea como fuere, el final de la historia es que el emperador se casó con ella. 


Leyendas aparte, Irene tenía 17 años cuando contrajo matrimonio con León, pero su juventud no le impidió manejar a su esposo a su antojo desde el primer momento. 

El 14 de enero del 771 nació su único hijo, Constantino, en la Cámara Púrpura del gran palacio de Constantinopla, y en agosto del 775 ella y su esposo subían al trono a la muerte de su suegro. 

No todo fue armonía en el matrimonio. León IV era iconoclasta, y se cuenta que, al descubrir algunos iconos en poder de su esposa, dejó de compartir el lecho conyugal con ella. 

Irene se quedó viuda en septiembre del año 780. León fallecía, tal vez envenenado, y ella asumía la regencia durante la menor edad de su hijo Constantino VI, al que también dominaba por completo. La emperatriz se deshizo fácilmente de sus enemigos, los hermanastros del difunto León IV, con la colaboración de sus eunucos de confianza, Ecio y Estauracio. La solución de Irene fue hacer que los hermanos revoltosos fueran ordenados sacerdotes, condición que impedía reinar. 

Más tarde Constantino la asoció al trono, y la emperatriz acabó gobernando en solitario con el título masculino de Basileus, en lugar del femenino Basilissa. Era la primera mujer que ocupaba el trono bizantino. 


Irene fue una gran gobernante que frenó a los sarracenos e hizo la paz con el califa Harun al Raschid. Pero la leyenda negra continuó persiguiéndola durante su reinado. Se afirmaba que amenazó a su propia nuera con envenenarla si no se ponía de su parte en los desacuerdos que tuviera con su hijo. Ésta era María de Amnia, una noble anatolia. Constantino había estado prometido anteriormente con una hija de Carlomagno, pero Irene rompió el compromiso contra los deseos de él, obligándolo a casarse con María, a quien el joven detestaba. 

Como la relación entre ambos esposos era mala y él prefería el lecho de su amante Teodata, se decía que Irene ponía afrodisíacos en los alimentos de la pareja para tratar de asegurarse de que tendrían descendencia. En una ocasión se habría excedido con la dosis de cantárida, llevándolos casi a la muerte. 

En el año 790 Constantino logra hacerse con ese poder que su madre se resiste a soltar y la confina en el palacio de Eleuterio. Pero la ausencia de la emperatriz sólo duraría dos años. 

En el 795 el emperador repudia a su esposa y se casa con su amante Teodata, a quien concede el título de Augusta. Teodata había sido una de las damas de María. 

Dos años más tarde, en el 797, Irene tramó una conspiración contra su propio hijo. Constantino fue apresado, azotado y cegado por orden suya. Él y Teodata son encerrados en un monasterio mientras ella asume el poder absoluto. 

El joven murió, tal vez a consecuencia de esas heridas, dejando a Constantinopla sin heredero varón. Siguió a los hechos un eclipse solar y una oscuridad que duró 17 días, lo cual fue interpretado como señal de la cólera divina. 


En el año 800 Carlomagno era coronado como emperador de Occidente. Irene, furiosa, se negó a reconocerlo. Poco después Carlos, para aplacarla, enviaba embajadores a ofrecerle matrimonio, en lo que demostró gran valor, habida cuenta del historial de la dama. 

La emperatriz gobernaba con puño de hierro, de modo que pronto se atrajo la oposición de sus nobles. El pueblo también estaba descontento debido a los abusivos impuestos y a los precios que habían llegado a alcanzar los alimentos. Todo estaba preparado para que se produjera un levantamiento. 

Mientras tanto Carlomagno, como las conversaciones con Constantinopla transcurrían lentamente, se entretenía con sus concubinas. Pero un día los embajadores llegaron con malas noticias: una conspiración había derrocado a Irene en octubre del 802. Las negociaciones secretas con Carlos fueron descubiertas por la indiscreción de un eunuco; ella había sido detenida, conducida al monasterio de la isla de Prinkipo y desde allí desterrada a la isla de Lesbos. Su tesorero, Nicéforo, había subido al trono. 

Irene fallecía al año siguiente en su lugar de destierro, donde debía ganarse la vida hilando. La Iglesia Ortodoxa la considera santa, por haber restaurado el culto de las imágenes. 

Fue el fin de los proyectos matrimoniales de Carlomagno. En adelante se conformaría con sus concubinas.

56 comentarios:

  1. Impresionante...No la habría querido yo como suegra, Madame... y mire usted que estoy bien hasta el moño de la mía ;)


    Que bien cuenta usted las cosas :)

    Que tenga feliz noche, Madame

    ResponderEliminar
  2. jijiji, como su suegra lea eso!

    Muchas gracias, madame.
    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Dura la dama, pero me imagino que en aquellos tiempos o se era así o nada, como era habitual en el caso de las mujeres.
    Y encima consiguió ser santa...

    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  4. Hola Madame

    ¿Le nombraron santa? Santos fueron quienes tuvieron que sufrir su carácter, sus ganas de mandar y controlar todo a su antojo.

    ¡De buena se libró Carlomagno!

    Por cierto, a mi tampoco me gustaría que fuera mi suegra. Todos los días pendientes de la comida entre otras cosas ....

    Feliz día, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  5. La vida de Irene tuvo un recorrido circular: acabó como empezó, paradojas de la vida. Apasionante entrada.
    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya ejemplar de gobernante! El hecho de que se hubiera hcho llamar a sí misma Basileus en lugar de Basilissa ya dice mucho de su carácter jajajajjaa

    ¡Y encima Carlomagno tentando las ascuas del fuego! ¿Qué extraña morbosidad poseen ciertos hombres, con su apego indescibrable por estas damas de mortífera existencia?

    Y que la Iglesia la hubiera nombrado santa... jamás entenderé ciertas decisiones.

    Bisous Madame y feliz viernes (aquí lluvioso y frío)

    ResponderEliminar
  7. ¡Caray con la Santa, lo que pierde en las distancias cortas!
    Me ha llamado la atención las -notables - divergencias en torno a su origen. No es lo mismo, no.
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  8. Qué razón tiene, madame Elysa. Los lobos te devoraban de todos modos, pero si no eras así te devoraban el primer día.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Madame, esta dama hubiera hecho buena a la inefable Fastrada. Menuda mujer!
    Tiene razón, de buena se libró Carlomagno. A su edad ya no le convenían tantas emociones.

    Feliz fin de semana, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Monsieur Antorelo, con respecto a su final, yo supongo que la leyenda que la suponía hija de una hilandera y que la presenta conociendo al emperador a través de ese trabajo, se inspirarían en ese final, cuando sí que tuvo que hilar para sobrevivir.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Y tanto, madame. Ella no quería nada que pudiera sonar a simple consorte.
    Lo de Carlomagno, no es que se sintiera atraído por la señora, sino que necesitaba aplacarla para que dejase de protestar por su coronación como emperador de Occidente. Además, ya se frotaba las manos ante las brillantes perspectivas que suponía el hecho de que la emperatriz de oriente y el emperador de occidente se unieran. Sobre todo porque en el de oriente no había un heredero varón, mire usted por dónde.

    Feliz fin de semana, madame, también fresquito por aquí.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Monsieur Xibeliuss, la cuestión de las prioridades a veces es un poco chocante. Cuesta creer que predomine lo del culto de las imágenes sobre tales atrocidades. Ignoro cómo se pudo llegar a eso, aunque imagino que la Iglesia ortodoxa negará algunos aspectos de esta historia. Vamos, digo yo, porque como los admitan es para llorar.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Desde luego que la historia de Bizancio es digna heredera de la de Roma con emperadores puestos y depuestos cada dos por tres. Me ha entretenido mucho la entrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. COMO SUEGRA MUY MALA, PERO COMO MADRE, FATAL¡¡¡
    ES UNA TRISTE HISTORIA- Y LA IGLESIA SIEMPRE CREANDO SANTOS DE SU CONVENIENCIA.
    SALUDOS QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  15. Despues dicen por ciertos lugares que las mujeres no tenemos el fondo cruel y absolutísta que esta "adorable" emperatriz demostró para con su família, de lo que sí me asombro es de la suerte del emperador Carlomagno de no llegar a ser su esposo dado el trato que dió a su propio hijo, qué no haría a su conyugue, los hai que nacen con suerte, jajajaa.
    Agradable e interesante , como de costumbre. Gacias, madame.

    ResponderEliminar
  16. Movidita sí que es, monsieur. No tiene desperdicio.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Fíjese usted la de cosas incomprensibles a las que nos enfrentamos cada día. Esta es una de ellas, madame. Y una muy grande.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Se hubiera encontrado con un digno rival. No sé si a Carlomagno lo hubiera doblegado fácilmente o si hubiera podido deshacerse de él, pero de todos modos fue muy afortunado al no tener que comprobarlo al final.

    Feliz fin de semana, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Una historia que no tiene desperdicio. "Hilaba fino" la hilandera. Está visto que la iglesia, del tipo que sea, no tiene escrúpulos por elevar a los altares a quien sirva a sus intereses, en este caso Irene, una persona ambiciosa capaz de hacer daño a su propio hijo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Sí,monsieur, es para hacerse de cruces.
    Me pregunto qué milagros de madame la emperatriz habrán considerado probados. O no sé si los ortodoxos funcionarán así, la verdad.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Napoleón era un tipo ingenuo al lado de esta señora.

    Reciba mis saludos.

    ResponderEliminar
  22. Caray, Carlomagno tenía que haber partido en busca de ella, seguro que no se hubiera aburrido.

    Bisous, feliz tarde.

    ResponderEliminar
  23. Irene tuvo la ambición y el cuajo imprescindible para controlar el poder en una época en la que nacer mujer no era moco de pavo. Ahora bien, la última estocada le vino de un eunuco que como los mayordomos, cuando están resentidos pueden hundir un imperio. ¡Cuánto aprendemos con sus relatos históricos! Y es que a los eunucos hay que tratarles con mucho cariño para que no se reboten contra una.
    Buen fin de semana, Madame y la concurrencia.

    ResponderEliminar
  24. Ya lo creo, monsieur. Nadie supera a un griego en esas cuestiones!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Bueno, mirándolo por ahí sí que hubiera tenido su diversión, jiji. Demasiado peligroso, pero una buena descarga de adrenalina.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Así es, madame. No conviene subestimarlos, porque a veces tienen más poder que el propio emperador. Cuantos hilos movieron a lo largo de la historia!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Está muy bien eso de enterarse de la perfidia ajena, así aprendemos a valorar más y mejor lo que tenemos en casa.

    ResponderEliminar
  28. Pues, mire, iba a hablar de iconoclastas y de iconódulos, palabreja que se puede leer en más de un libro de historia para citar los partidarios del culto a las imágenes, y que no consta en el Diccionario de la Lengua Española, cuando he llegado a lo de la tortura de Irene a su hijo, sacándole los ojos y todo. Hay ya me he quedado sin palabras, o casi. Sólo tres se me ocurren: una madre desnaturalizada. Qué horror. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  29. jijiji, esto está dificil de superar, eh, monsieur? Desde luego, no sé de qué nos quejamos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Monsieur, no me extraña, esta mujer dejaba sin palabras a cualquiera.
    Menos mal que solo tuvo un hijo!
    Imaginese si hubiera tenido familia numerosa, pobrecillos.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Señor bendito, menudo elemento. Conspirar y prácticamente matar a su propio hijo, y todo por poder. Y Carlomagno se atrevió a proponerle matrimonio???
    eso sí que es ser valiente, y lo demás son tonterías.
    Un final merecido el que tuvo, a veces las ansias de poder ciega a la gente y se vuelven los seres más perversos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Ya ve, madame, él con tal de casarse, lo que fuera, jiji. Lo que eran los intereses políticos!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Hola Madame:

    Irene Me recordó a Margareth Thatcher. Mano de hierro incluso con su familia...

    Con todo es santa...Miré que a veces no solo se necesita rezar para estar en los altares.

    Saludos

    ResponderEliminar
  34. jijijiji, monsieur, mire que ir a parar a Mrs. Thatcher! Claro que es cierto que a ella la llamaban la dama de hierro. No sé si lo sería tanto como esta, aunque no quiero ni pensar que la dama hubiera vivido en aquella epoca y lugar.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Vaya señorona, qué personalidad, autoridad y señorío. Independientemente de que se esté o no de acuerdo con sus métodos de gobierno, no cabe duda de que marcó época.
    Pero lo de la santidad es otro cantar, por lo menos para mí.
    Bises

    ResponderEliminar
  36. Marcar sí que marcó época, madame.
    Y estuvo a punto de marcar a todo un Carlomagno también :)

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. La labor de hilandera la acompaño en sus momentos mas cruciales ,el bueno de Carlos no habria zafado de una molestia mayor de no ser por las costantes conspiraciones bizantinas.
    Lo que se perdio la historia con este cruce de personalidades madame?
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  38. A cualquiera nombran Santo. O Santa.
    Hay que ver.

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  39. Ya le dije una vez que me encanta la civilización bizantina, sobre todo porque allí las mujeres tuvieron un gran peso en la historia, y una buena consideración social. Y esta emperatriz Irene tuvo que ser una buena mujer fatal, que choques de egos entre ella y Carlomagno, saltarían chispas. Me gustaría haber conocido esa relación. Feliz fin de semana, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  40. Esta entrada parece en sí una novela negra de la época, me ha dejado de piedra saber que Irene tramó una conspiración contra su propio y único hijo Constantino.
    Y cuál es mi sorpresa que al comienzo de la entrada veo que el nombre de Carlomagno sale a relucir de nuevo y relacionado con un posible casamiento... este hombre no tenía remedio con las mujeres.

    Por cierto, madame... Iconoclasta se refiere a que rechaza el culto a las imágenes sagradas y las manda destruir... ¿No? Es que me gustaría saber por qué y a qué religión pertenecía entonces León IV, no sé si me explico.

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  41. Verdameramente, monsieur, hubieramos asistido a una especie de lucha de titanes. Lastima!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Se coronaron de gloria con la decisión, monsieur Enrique. Ya me dirá usted.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. A mí también, monsieur. Yo creo que me hubiera conformado con una entrevista y una cronica detallada de la misma.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Pues verá, madame Fatima, todos eran ortodoxos, lo que pasa que por aquella epoca se discutía lo de los iconos. El emperador estaba en contra, pero el pueblo estaba mayoritariamente a favor, y también la emperatriz. Finalmente un concilio decidió a favor y se zanjó la polemica.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Me parece increible que los funcionarios de palacio y los eunucos consiguieran derrocar a toda una emperatriz.
    Claro que esta es una historia que se repetiría no sólo en esta sino en otras muchas casas reales de todos los tiempos, ya lo dice el dicho "Cria cuervos....."

    Un placer leer sus historias Madame.

    ResponderEliminar
  46. No hay como lograr poner a todo el mundo en contra, monsieur. Ni toda su capacidad de intriga la libró de un final anunciado.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Carlomagno iba a equivocarse, sin duda alguna, casándose con semejante mujer. Gobernadora y emperatriz de Constantinopla pero también una arpía vengadora y cruel, como hemos visto. Si ese casamiento hubiese tenido lugar es claro que Carlomagno hubiese sido aún más poderoso.

    Besitos

    ResponderEliminar
  48. En mi opinión, quien es capaz de hacer a un hijo lo que hizo esta mujer al suyo, no merece ni haber nacido.

    Terminó sus días como se dice que había empezado, trabajando de hilandera.
    Al final el tiempo pone a cada uno en su sitio. Lo malo es que, por el camino, se llevó unas cuantas vidas.

    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  49. Estuvo a punto de conseguir los dos imperios! Pero al final no pudo ser. Tanto mejor para él, creo yo.

    Feliz fin de semana, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Recibió su merecido, sí. Aunque para muchos un poco tarde.
    Me pregunto si hubiera podido también con Carlomagno.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. "después de ojo sacado no vale Santa Lucía", dice un refrán. Me imagino que este sería perfecto para aplicarlo en la época de tan acuciosa dama. Ella tenía el perfil adecuado para ser santa: Cruel, vanidosa ambiciosa y sin escrúpulos. Le queda muy bien el remoquete de "Santa"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente le encuentro muy poco parecido con San Francisco. Por ejemplo. Ni creo que sean esos adjetivos los que califican por definición a un santo. Pocos casos habrá tan sangrantes.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  52. yo me llamo Irene orgullosa de tener nombre de emperatriz no soy nadie para juzgar cualquier comportamiento menos de esta época .pasaron mas de mil año ,contéstenme que pasa hoy en dia con la política mundial .hay madres que abandonan hijos abortos y crímenes entre familiares madres con sus hijos y padres con sus hijas por favor dejen de criticar una época que no hemos vivido ocúpense de la actual mucha tela que cortar no creen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener nombre de emperatriz no es precisamente una de las cosas de las que yo me sentiría orgullosa, entre tantas cosas para elegir. En cualquier caso uno no se gana el nombre; simplemente se lo imponen otros al nacer. Poco mérito es ese.

      Pero yo creo, madame, que los crímenes actuales también están mal vistos, ¿no le parece? Cada época se rige por sus propias leyes. Quien se ajusta a ellas, obra rectamente, y quien no se ajusta, pues no.

      Al contrario que a usted, nos gusta la historia y la cultura, así que, si no le importa, vamos a seguir ocupándonos del pasado. Si no le gusta, no mire, pero aquí somos libres de dedicarnos a la época que nos plazca y opinar lo que nos parezca oportuno.

      Que le quede a usted claro, madame, que opinar no es juzgar, puesto que, a diferencia del juez, no podemos ni deseamos imponer sentencia alguna. Opinar es un maravilloso ejercicio de libertad, y por ello permitimos incluso su comentario.

      Tenga buenas noches.

      Eliminar
  53. Irene es una mujer fascinante, desde el punto de vista histórico, claro está. Ambiciosa y criminal, no dudó en cegar a su hijo con tal de tomar el poder y restaurar el iconodulismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudó, no, ante nada.

      Gracias, monsieur.

      Feliz tarde de domingo

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)