domingo, 2 de enero de 2011

El noviazgo de Nicolás y Alejandra


El zarevitch Nicolás conoció a Alejandra siendo muy joven: sólo contaba 16 años, y ella cuatro menos aún, pero a pesar de su extrema juventud se produjo el flechazo. Por entonces ella aún se llamaba Alix. No cambiaría su nombre por el de Alejandra hasta convertirse a la religión ortodoxa. 

Alix había nacido el 6 de junio de 1872. Era la hija menor del gran duque regente de Hesse y de la gran duquesa Alicia, hija de la reina Victoria. Pese a su sangre real no era la candidata más adecuada para convertirse en la esposa del heredero de todas las Rusias, pero Nicolás estaba decidido: cuando le llegara el momento de casarse, no buscaría a otra. 

La inclinación de Nicolás por ella iba a encontrar la oposición de sus padres. Según Edmond Taylor, “tanto Alejandro III… como la madre de Nicolás, a quien éste adoraba, mostraron su disconformidad a tal elección. Alix, aunque estimaba a Nicolás desde el primer momento, desaprobaba también lo que quería su corazón; consideraba a Nicolás un joven disipado y cuya vida carecía de objetivos serios. Tanto su educación victoriana, las fantasías románticas e idealistas que habían alimentado sus emociones adolescentes… condenaban una unión tan frívola, que ninguna causa noble o importante justificaba”. 


La vida sentimental de Nicolás, sin embargo, no estaba muy repleta. Sólo una relación había llegado a afectarlo realmente mientras fue zarevitch: su pasajero amorío por la prima ballerina del Teatro Imperial de San Petersburgo, la célebre Kschessinskaia, quien acabó casándose en París con uno de los primos del zarevitch después de la Revolución. La bailarina se convertía así en la princesa Romanova-Krasinskaya. 

Pero tras prometerse a Alix, Nicolás ya no tuvo ojos más que para aquella muchacha de carácter aparentemente dulce, aunque en el fondo autoritaria y muy obstinada pese a su timidez, rayana en lo patológico. Presentaba unas facciones correctas, delicadas en un óvalo perfecto, y ojos azul oscuro. Tenía el cabello castaño claro, boca expresiva, nariz recta y mirada soñadora. Según Saint-Pierre, “el conjunto de retrato que tenemos ante los ojos desprende una impresión de majestad natural, de dignidad, de pureza un poco triste y de sensualidad secreta”. 

Había perdido a su madre prematuramente, por lo que fue educada por su abuela, la reina Victoria. De religión protestante, era bastante inclinada al misticismo, y, debido a la educación recibida, mostraba un exagerado puritanismo y una rigidez de carácter. A pesar de haber estudiado y tener su título en Filosofía, no comprendía nada de los problemas políticos. 


Alix pasó seis semanas en San Petersburgo con ocasión de la boda del tío de Nicolás con su hermana mayor, la princesa Isabel de Hesse, y durante ese tiempo el zarevitch se enamoró perdidamente. Ella no hablaba ni una palabra de ruso, así que ambos conversaban en inglés, y así sería en sus conversaciones particulares hasta el fin de sus días. 

Pronto surgió un nuevo problema a añadir a la oposición del zar a esa unión: Alix rechazaba la idea de abandonar su religión. Era indispensable que una zarina profesara la fe ortodoxa, pero ella no quería ceder, y en esa situación transcurren tres años. Mientras tanto, ambos rechazan de plano cualquier otra de las múltiples ofertas matrimoniales que recibían por parte de otras casas reales. 

Por fin, cuando él contaba 24 años y ella 20, Nicolás tomó la decisión de partir hacia Alemania desafiando a sus padres, sin querer aceptar la carta de despedida que le dirigía Alix. Una vez allí, se encuentra con ella y la convence para que venza sus escrúpulos y abrace la religión ortodoxa. Según Miss Almedingen, biógrafa de Alix, “acabó por aceptarle porque creía que… su pasión era lo bastante fuerte para despertar en él cualidades que consideraba dormidas; que, al casarse con él, podría aconsejarle, y que, en la dicha de su unión, podrían cumplir en más alto grado su deber”. 

Sus meses de noviazgo oficial, en contra de la voluntad expresa de los padres de ambos, transcurrieron entre rápidas escapadas a Windsor, donde se encontraba la reina Victoria. Al final la decisiva intervención del Kaiser Guillermo II les facilitó el camino, arrancado el consentimiento del padre de Alix y tras fallecer el zar Alejandro III. 


La boda se celebró el 14 de noviembre de 1894, antes de cumplirse un mes desde los funerales del zar. 

Alix se adaptaba sin el menor esfuerzo a su nuevo status de soberana de un enorme país, mientras que para Nicolás el poder seguiría siendo una pesada carga. Curiosamente, ella que tanto se había resistido a abandonar su religión, abrazó la nueva con inusitado entusiasmo, fascinada por la solemnidad y los ritos. 

Aunque de aspecto delicado, la nueva zarina tenía un carácter dominante, e hizo oídos sordos a las protestas de la gente cuando tuvieron lugar las espléndidas fiestas con las que se celebró la boda. 

—La alemana trae mal de ojo —decían. 

La madre de Nicolás no quería ni verla. No le perdonaba la precipitación con la que se había celebrado la boda, aún durante el luto oficial. Tampoco agradaba al pueblo su origen germánico ni la poca sensibilidad que encontraban en esas prisas. Decían que los casamientos celebrados inmediatamente después de los funerales traían desgracia. 

La alemana llegaba “detrás de un féretro”. No se iría de forma diferente. 



Bibliografía: 
La Rusia de Rasputín – José Miguel Romaña

46 comentarios:

  1. Un entusiasta Nicolas pudo mas que una simple concepto religioso .
    Muy interesante reflexion de Saint Pierre sobre Alejandra
    Buen comienzo de año madame
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo suyo le costó. Pero no cabe duda de que luego ella acogió el tema con entusiasmo.

    Espero que el año haya comenzado bien para usted, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Lo de cambiar de fe religiosa por causa de boda no nos coge de sorpresa. Tenemos un caso muy cercano de alguien que abandonó el credo ortodoxo, cristiano a fin de cuentas.
    A esta pareja les tocó "pagar el pato" de tanta miseria como sembraron los zares anteriores y de tanto radical bolchevique como se fue fabricando en las últimas décadas. Fueron muy amargos sus últimos días. Otra cosa es la zarina, tan desequilibrada e influenciable, que permitió al impresentable de Rasputín hacer de las suyas y mangonear en asuntos de palacio.
    Una buena entrada para iniciar la andadura de 2011.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No, no nos sorprende nada hoy dia lo del cambio de religion. Mas bien nos sorprende que en aquel entonces alguien haya sido capaz de resistir durante tres años sin querer ponerle precio a su fe. Pero más aún que tras tanta resistencia acabara arrojandose tan de cabeza a la nueva.

    Feliz dia, monsieur, espero que ya sin resacón, jiji.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Su entrada me recuerda un libro excelente, se trata de una selección de fotografías de Nicolás y Alejandra editada por el príncipe Miguel de Grecia. Refleja un mundo completamente perdido.

    La expresión de Alejandra es muy amarga, diría que angustiosa, en sus fotos más tardías, antes de 1917 naturalmente.

    Su artículo es interesantísimo.

    Que tenga usted un gran año. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es una mujer un tanto dificil de comprender, y creo que no muy equilibrada. Su expresión en algunas fotografías llega a ser inquietante.

    Gracias, monsieur, igualmente para usted, feliz año.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. No, no se iría de forma muy diferente...
    El "mal de ojo" no era cosa suya, pero la golpeó de lleno.
    feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  8. No sé yo si no sería cosa suya a fin de cuentas. Digamos que ella se buscó gran parte de la desgracia. Tenía otras opciones.

    Feliz dia, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  9. Encantadora la imagen de cabecera de este texto, Madame, de una belleza y un refinamiento sublimes.

    Acepto de buen grado esa educación victoriana de Alix, esas fantasías y ensoñaciones románticas e idealistas... porque se asemejan bastante a las de esta dama que escribe. Por ello no es de extrañar que en un principio se mostrara recelosa del carácter a veces poco serio de Nicolás. Aunque está claro que el caballero supo luchar y porfiar por lo que quería, pese a las oposiciones que encontraba en derredor.

    Me encanta que los enamorados se encontraran casi furtivamente y rechazaran de pleno todas las propuestas matrimoniales que recibían de otras casas reales... es esta una historia de amor de esas que me gustan a mí.

    Bisous Madame, me gusta mucho esta historia.

    ResponderEliminar
  10. Espléndido post para comenzar el año nuevo.

    ResponderEliminar
  11. Madame, no olvido lo mucho que usted aprecia la educacion victoriana, y, en efecto, dada la misma es logico que considerara frivolo a Nicolas. Sin embargo, mas que ayudarlo al final terminó de hundirlo en la miseria, ya ve.

    Eso sí, resulta una delicia que fuera una boda por amor y contra la oposicion familiar. Siempre resulta muy romantico.

    Feliz dia, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, monsieur Enrique.
    Espero que el suyo haya comenzado de modo hermoso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Así fue su final, también trágico. Supesticiosa, dominante puede, pero también dominada por la voluntad de Rasputin, le tocó vivir una época difícil que su esposo, el zar Nicolás, no quiso ni supo comprender. Beso su mano, condesa.

    ResponderEliminar
  14. El aspecto y la vida de la última zarina de Rusia siempre me han llamado la atención. Primero por la frialdad y el estatismo que trasluce su figura en las fotografías que se conservan de ella; después la extraña relación que mantuvo con Rasputín. Ahora, conociendo su obsesión por la religión, que podría extenderse a la superstición, puedo quizás llegar a entenderlo.

    Si esta germana no tuvo nunca las simpatías de su pueblo tampoco las tuvo María Antonieta, y ambas acabaron mal su reinado.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Lo único que le interesaba de la nueva religión era la solemnidad de sus ritos, algo que aún no se ha perdido. Muy interesante su historia.
    Gracias por comentar en tijerasdepapel.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  16. Monsieur, ya ve, ella dominaba a Nicolas y a su vez era dominada en parte por Rasputin y en parte por sus propias supersticiones.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Sí, era supersticiosa, desde luego. Y el esposo no era capaz de manejar ningun asunto, ni dentro ni fuera de casa, así que la suerte estaba echada.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Gracias a usted por sus visitas, monsieur Antorelo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. me quedo con la historia de amor que mueve esta entrada, a pesar de importantes obstaculos Nicolas y Alix unieron sus vidas haciendo caso omiso de cuestiones políticas y religiosas.
    No lo tenían fácil pero lucharon por estar juntos.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  20. Hola Madame:

    Una Dama un tanto peculiar la Zarina Alejandra...Según refieren algunos historiadores, decía que a Rusia le gustaba ser fustigada por el latigo.....

    La sabiduria popular casi nunca se equivoca.....Y despues del funeral y casamiento, vino la desgracia.....se fue en uno....

    Estoy de guardia Madame... La primera del año.

    Saludos y nuevamente feliz año.

    ResponderEliminar
  21. Eso sí, madame. La historia terminó mal, pero supongo que tendrían sus días felices, aunque no fueran la alegría de la huerta ninguno de los dos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Sí, era una mujer muy extraña realmente.
    Monsieur, qué pronto le toca a usted ya la primera guardia! Espero que transcurra lo mas placidamente posible.
    Y yo que lo imaginaba atareado con los reyes magos!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Una entrada genial madame, me ha gustado mucho la personalidad de Alix.

    Besos y feliz 2011

    ResponderEliminar
  24. En serio, madame?
    Yo creo que no la soportaría ni cinco minutos, jeje.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Esta sí que tuvo una gran personalidad y decisión.
    Tiene un perfil maravilloso y para mí es una de las mujeres más bonitas.
    Preciosa y romántica historia.
    Muchos besos madame.

    ResponderEliminar
  26. Esta parte fue romantica, en efecto. No lo sería tanto más adelante, cuando llegue Rasputín. Pero al menos no fue un matrimonio por razones de Estado.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Bella entrada, madame.
    Aunque luego habría nubes negras sobre esta bella mujer...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  28. Demasiadas. Y sobre toda la familia, incluso los niños inocentes. Una autentica tragedia.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Espectacular hallazgo de principios del nuevo año. Un blog que me desborda a primera vista. Imágenes deslumbrantes y maqueta preciosa. Entraré con calma en los textos. Espero aprender y deleitarme. Me lo apunto para seguirlo desde mi blog.

    Gracias por el regalo del azar.

    Salud y Estética siempre.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, monsieur, un placer recibir su visita. Espero que frecuente usted nuestro salón.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Siempre he tenido curiosidad por esta mujer. Creo que debió ser una persona muy desgraciada durante toda su vida. Feliz Noche, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  32. Si difícil resulta meterse en épocas anteriores, más difícil me resulta aún meterme en la piel de estos personajes de la realeza tan alejados en sus intereses y formas de vida del resto de los mortales.

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  33. Preciosa la historia Madame.
    Celebro siga regalándonos textos tan bellos.
    FELIZ AÑO NUEVO¡¡
    Salud y suerte para todos¡
    Bisous, Carmendy

    ResponderEliminar
  34. Me encantan las historias de flechazos amorosos con dificultades, como esta. Y si hay una suegra por medio incordiando, mejor que mejor. Muy buena semana para usted, madame. Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  35. Gracias, monsieur, que tenga usted también una estupenda semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. les esperaba un final dramático... todas los malos augurios se cumplieron...

    ResponderEliminar
  37. En efecto, monsieur, no les pudo ir peor.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Una relación trágica de dos personas educadas para mandar y ser obedecidas, sin tener en cuenta otras opiniones que las suyas, que no comprendieron el cambio de los tiempos y hicieron oídos sordos a un pueblo hambriento y esclavizado.

    ResponderEliminar
  39. Así es. La cosa estaba abocada a terminar muy mal, como así fue.
    En cierto modo una vieja historia que se repetía.

    feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Así que se trató de un matrimonio por amor... Bueno, en el caso de Alyx no se sabe muy bien, dadas las pegas que puso. Desde luego, no deja de ser extraño e inadecuado ese casamiento a toda velocidad, cuando podrían haber esperado medio año más. En fin, no se sabe muy bien cómo piensa la gente joven (en todos los tiempos).
    Seguiré la historia, madame. Que tenga vd. un magnífico año.

    ResponderEliminar
  41. La constancia, la perseverancia y los cambios de ideales fueron los ganadores de esta peculiar batalla.
    Feliz año 2011. Besos de la maga curiosa.

    ResponderEliminar
  42. Lo de la precipitación del matrimonio da una idea del poco tacto que tenían, madame. realmente es desconcertante elegir comenzar así.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  43. Unido a la oportuna muerte del zar, que seguramente no lo hubiera permitido. Pero las circunstancias se aliaron para que pudieran salirse con la suya.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Me encanta tanto la historia del Zar Nicolas y Alexandra. Me gusto que ambos fueran en contra de todo para estar juntos. Alexandra no era la mujer mas sonriente del mundo, pero tenia ESO que le faltaba a Nicolas. Se ve que Nicolas estaba perdidamente enamorado de ella. Que lastima que la historia termino de esa forma :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. El final fue de lo más trágico, pero al menos tuvieron sus momentos felices.

      Muchas gracias y buenas noches

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)