sábado, 22 de enero de 2011

El cofre de Osiris


Osiris es el dios bueno de la mitología egipcia, el que muestra a los humanos las plantas que pueden servirles de alimento, les revela las artes de elaborar el vino y la cerveza y les enseña a aprovechar las riquezas del subsuelo. 

De Isis, hermana y esposa de Osiris, aprenden los hombres a cultivar la tierra y a amasar el pan. Ambos constituyen los dioses civilizadores gracias a los cuales los mortales son capaces de templar las armas, forjar instrumentos de trabajo y fundir y tallar estatuas. Con ellos el ser humano se convierte en un ser con ética y moral y con unas normas de convivencia. 

Cuando Osiris hubo iniciado a los egipcios en el conocimiento, confió a Isis el gobierno de aquellas tierras y partió hacia otras al frente de un ejército con la misión de completar su tarea civilizadora. A su regreso, su hermano Seth tramó una conjura contra él, un plan que debía llevar a cabo durante el espléndido banquete de bienvenida que le ofreció junto con 72 cómplices. Éste es el relato del episodio que nos hace Plutarco en su obra De Isis y Osiris

“Habiéndose enterado en secreto de la longitud exacta del cuerpo de Osiris, Tifón (Seth) mandó construir un cofre muy ricamente ornado que fue trasladado a la sala del festín. Todos los invitados lo contemplaron con admiración y entonces Seth prometió, como por juego, que lo regalaría a quien tuviese las medidas más acordes con la caja. Todos probaron, pero nadie encajaba debidamente en las medidas. Finalmente Osiris se tendió en el interior de la caja. En aquel momento los conjurados se abalanzaron sobre el cofre y cerraron la cubierta soldando los bordes con plomo fundido. Una vez hecho esto, lo trasladaron al río…” 


Isis, al enterarse de la desgracia, se sumió en profundo duelo. Llorosa y desconsolada, buscó el cofre por todas partes hasta que los cielos le indicaron que, arrastrado por las aguas, había llegado a Biblos, la ciudad de Adonis. El cofre había quedado varado en aquellas costas, entre unos arbustos. 

Allí mismo brotó un gran árbol, en el interior de cuyo tronco se hallaba contenida la caja de Osiris. Pero Melcandro, rey de aquellas tierras, al descubrir un árbol tan hermoso ordenó que lo cortasen con el propósito de hacer con él una columna para el palacio que estaba construyendo. 

Mientras tanto Isis iniciaba su peregrinaje hacia Biblos para recuperar el cuerpo de su esposo y trasladarlo hasta Egipto. La diosa, tras revelar su condición de tal, logró que le entregaran el cofre de Osiris, mas todo en vano: el diabólico Seth se le había adelantado, apoderándose del cadáver para descuartizarlo y desperdigar sus pedazos. 

Isis debe entonces ir recogiendo las distintas partes del cuerpo de Osiris para volver a otorgarles la debida unidad. Según una versión, a medida que iba encontrando los despojos los enterraba en el mismo lugar. Otra dice que tomó cada una de las 14 porciones en las que fuera fragmentado, configurando, a partir de cada una de ellas y en los distintos lugares, una imagen completa de Osiris con barro y granos de cebada, que los sacerdotes del lugar habrían de tomar posteriormente por el cuerpo completo del dios. 


Lamentablemente hubo una parte de Osiris que Isis no pudo conseguir: los genitales habían caído al Nilo, y el pez oxirrinco los devoró. La diosa se vio entonces obligada a configurar un pene artificial con tallos vegetales y, tras colocarlo convenientemente, se acopló a él para concebir un hijo: el pequeño Horus

El joven Horus resucitó a su padre valiéndose de recursos mágicos y libró muchas batallas contra Seth. Al fin, después de perder un ojo, lo venció y lo mató, aunque según otras versiones Seth fue castrado. 

En adelante Osiris sería el regente del reino de los muertos, desde donde aseguraba la prosperidad del reino gobernado por Horus. 


Los egipcios creían que Osiris era enterrado cada vez que se hundía una simiente en la tierra, y que renacía al aparecer los primeros brotes. Festejaban el triunfo de Horus sobre Seth, de la vida sobre la muerte, del bien sobre el mal. No sólo el faraón, sino también el hombre común llegaría a identificarse con Osiris.

52 comentarios:

  1. Ameno su relato sobre mitología egipcia y el mito de Osiris. ¿Sabía usted que se suponía que allí donde fue a parar el pez con el pene de Osiris es donde nacía el Nilo? Por ello se decía que Osiris era la fuente de la vida, el dios de la vegetación y la agricultura, el que con su rio daba vida a la tierra egipcia.
    Muchas gracias por su entrada Madame :-)

    ResponderEliminar
  2. Tardé mucho en entender la verdadera trascendencia de las inundaciones del Nilo, pro cierta noche borrascosa, como transportado por el Céfiro, pude escuchar de boca del mismísimo Osiris la verdadera naturaleza del gran río, su fecundación y el origen de los nutrientes con los que fertiliza las tierras a su paso.
    No puedo dar detalles porque se trataba de algo muy confidencial.

    ResponderEliminar
  3. Seth tuvo una forma muy cruel de matar a Osiris, pero hay que reconocer que fue ingenioso. El pobre Osiris cayó en la trampa.
    En cuanto a Isis, con unos tallos se las apañó para engendrar un hijo. Para que luego digan de los de Bricomanía, je,je.
    Respecto a que cada semilla plantada sea considerada como Osiris, que renace tras ser enterrado, me parece una bonita metáfora.

    Que tenga usted un buen sábado, Madame.

    ResponderEliminar
  4. Viajó mucho ese pez, por lo visto. Hay variantes segun las cuales Horus ya habría nacido antes. En realidad es muy complejo el tema de la mitologia egipcia, debido a las diferentes versiones, pero en cualquier caso resulta muy entretenido.

    Feliz sabado, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  5. No se preocupe, monsieur, no intentaremos indagar el secreto, pues entendemos que le meteriamos a usted en un enorme compromiso con los dioses. Seremos discretos.

    Feliz sabado

    bisous

    ResponderEliminar
  6. Jiji, sobre lo del nacimiento de Horus hay variantes, pero esa me pareció divina. Ya ve usted qué facil era todo para los dioses.

    Feliz sabado, monsieur Perikiyo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Preciosa leyenda de "la noche de los tiempos".
    Saludo y bisous.

    ResponderEliminar
  8. Qué mala uva tenía el tal Seth... Pa pedirle un favor, vaya.

    En cuanto a que no se sabe a ciencia cierta si Horus lo mató o lo castró, habría que indicar que para muchos hombres ambasdós desgracias son sinónimas.

    Interesante, Madame, mucho. Una imaginación desbordante la de aquellos egipicios. Je vous embrasse.

    ResponderEliminar
  9. Con ese hermano no se necesitan enemigos. En todas las religiones politeístas, iba a decir también la cristiana, siempre hay alguien bueno y alguien que sale rana.
    Parece que Isis inventó alguna técnica de fecundación revolucionaria para su tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. jiji, sí, las diferentes versiones poco cambian, a fin de cuentas.

    Feliz sabado, madame Ana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, no hay más que ver la historia de Caín y Abel. Parece una constante en las mitologías.

    La tecnica, es que es lo que tiene lo de ser dioses, jiji.

    Feliz sabado, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Preciosa historia, Madame.
    Sé de más de uno que diría que si el tal Osiris nos entregó el secreto de la cerveza no debía ser un mal tipo.
    Feliz sábado, Madame

    ResponderEliminar
  13. jijiji, tuvo sus detalles, sí.
    Y pensar que si Seth se lo hubiera cargado antes igual hoy éramos abstemios!

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. No hay civilización qué se libre de la eterna lucha entre el bien y el mal.
    Feliz tarde Madame!

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que no, madame. Y parece que a todas les gustan los finales felices!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Encantam-me todas as suas narrativas, Madame. As mitologias, egípcia e grega, sobretudo, sempre me atraíram. Tenha um bom fim - de - semana, por favor!

    ResponderEliminar
  17. Hermosa conclusión para este post sobre mitología egipcia.

    Como siempre muy interesante

    Gracias Madame.

    ResponderEliminar
  18. Hay que ver qué bien se las apañó para concebir a Horus. A pesar del voraz oxirrinco.
    Siempre fascinante la mitología egipcia.

    Pasad un buen sábado, madame.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Me cae bien Osiris... como no podía ser de otra manera tratándose del inventor de la cerveza y el vino...

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, monsieur Jorge. La griega también me gusta mucho, y la vikinga.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Gracias, madame Elysa.

    Feliz noche del sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Les funcionaban los trucos magicos, monsieur Enrique. Hoy día sería un poquito más complicado.

    buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  23. Él sí que sabía lo que era bueno y lo que valía la pena enseñar a los hombres, eh monsieur?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Una entrada muy oportuna para disfrutarla en esta gélida tarde de sábado. Isis no se dio por vencida, perseveró hasta conseguir derrotar el mal, la mitología nos enseña que la humanidad tiene una sóla gran historia - los poderes antagónicos en permanente lucha- podemos contarla de mil maneras diferentes y siempre nos encandila.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Pues es verdad. Al final la historia, sea del genero que sea, coincide en la lucha del bien y el mal. Da igual que sea un western o la guerra de las galaxias.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Madame:
    la historia de Egipto, el verdadero motivo por el que estudié en la universidad, y mi refugio cuando ya estoy hastiada de los crímenes educativos que se comenten en nuestras escuelas...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  27. Ay, madame, entonces en vez de "siempre nos quedará París" habrá que decir "siempre nos quedará Egipto", jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Hola Madame

    Una lectura entretenida y deliciosa de la trinidad fundamental de la mitología egipcia, y me aventuraría a decir, que su estela ha permanecido bajo otros nombres, muy cerquita nuestro.

    Feliz domingo, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  29. Sí, es verdad, las mitologías van pasando de civilización en civilizacion, adaptandose a las nuevas sociedades a traves de los siglos. Pero siempre contienen el mismo germen.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Qué agradable resulta conocer estas bellas historias del pasado de forma tan amena como la presenta Vd. Madame. Es capaz de sintetizar grandes pasajes de nuestra Historia Uniersal en menos que canta un gallo,jeje...así da gusto aprender...
    Me ha encantado el tema de hoy,siempre me apasionaron las mitologías y sus dioses tan humanos y divinos...
    le deseo tenga un buen fin de semana.
    Bisous, Carmendy

    ResponderEliminar
  31. Sí, es un tema atractivo y que ultimamente había dejado bastante aparcado, así que era hora de que volviera a dedicarle un texto.

    gracias, madame, buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  32. Mientras estoy de niñera me he deleitado con la historia que ya conocía pero no recordaba, y que tan maravillosamente no narra Madame. Adoro la mitología griega.
    Bisous

    ResponderEliminar
  33. ES UN PLACER LLEGAR A VOS, MI SEÑORA, Y ENCONTRAR LA DULZURA DE SUS PALABRAS Y SUS HISTORIAS. ENCANTADO QUEDO DE TAN DIGNO BLOG QUE ME HACE TENER SATISFACCION POR VUESTRO ENCUENTRO.
    SIEMPRE QUE ME ACOJA SERÉ SU DIGNO CABABALLERO.
    QUEDO A SUS PIES MI DISTINGUIDA SEÑORA. QUE DIOS PROTEJA SU PERSONA.

    ResponderEliminar
  34. Que historias la de Osiris, Isis y Seth. Me cae bien Osiris nada más que por haber enseñado a los hombres hacer el vino y la cerveza. Un monumento o una estatua a Seth se merce en cada plaza de pueblo. Y vaya el amor de Isis, hacer el amor con un pene artificial para concebir a su hijo Horus. En la mitología no hacen falta ni reproducción asistida, ni banco de semen ni nada de eso. Feliz domingo, madame.

    ResponderEliminar
  35. Gracias, madame. En realidad a mi tambienme gusta la griega mas que la egipcia.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Caballero, qué grata sorpresa!

    Ha sido un placer encontraros en mi castillo. Espero que os quedéis algún tiempo entre nosotros.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Buenas ideas no le faltaban a Osiris. Ni mejores intenciones.
    Ay si Seth no se hubiera entrometido, cuántos más bienes hubieramos llegado a recibir!

    Feliz domingo

    bisous

    ResponderEliminar
  38. Me ha encantado su entrada, madame, soy una enamorada de la mitología egipcia, de hecho, mi proyecto final cuando cursé ilustración lo basé en elaborar un libro infantil-juvenil sobre el antiguo egipto, donde uno de los apartados era el mito de Osiris narrado a modo de cuento, y reconozco que me resultó algo complicado suavizar la narración ya que para el público que iba dirigido era de corta edad.
    Volver a leer de estos temas por su parte es todo un placer.
    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  39. Me imagino sus dificultades, madame!
    Realmente un poco embarazoso de explicar. Un proyecto con el que no me extraña que disfrutara tanto, a pesar de las complicaciones.

    Muchas gracias, madame

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Brillante entrada madame ,me acoplo sobre lo dicho por Xibeliuss ,Osiris que nectar (cerveza) nos legastes jejeje.Muy astuto Seth para embaucar a un dios ,igual su fin esta perfectamente justificado .
    Un abrazo y buen domingo madame

    ResponderEliminar
  41. Verdaderamente, monsieur, los dioses tan listos para unas cosas y luego tan inocentes para otras. Mire que picar con lo del cofre!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. No tienen nada que envidiar estas historias de los dioses egipcios a a las de los dioses griegos. O, ¿ debo cambiar el orden? Preciosas todas. Beso su mano.

    Ya tengo, condesa, el capítulo XIV terminado. Sólo falta titularlo. Dentro de un rato se lo envío.

    ResponderEliminar
  43. Madame:

    Me gusta la civilización egipcia. Su cultura ha dejado honda huella.
    Estas historias mitológicas son impresionantes y a como Ud las redacta dan ganas de saber más

    Saludos

    ResponderEliminar
  44. Monsieur, lo esperamos ansiosamente.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Muchas gracias, monsieur. A mí tambien me resulta un tema interesante, pero hacia tiempo que no escribía una, así que ya tocaba.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Los seres que pueblan la mitología(egipcia, griega, romana...) están hechos a la imagen y semejanza de la condición humana. A casi todos los relatos mitológicos no les falta la maldad de sus protagonistas. Interesante relato
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  47. Sí, asi es, aquellos dioses eran reflejo nuestros, con nuestras virtudes y defectos, crímenes y pasiones. Pero con mucha magia!

    gracias, monsieur, buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  48. Madame, tiene un premio en mi blog.
    Bisous!

    ResponderEliminar
  49. Muchas gracias, madame, ahora voy!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. El mito de Osiris incluye una verdad cosmológica. Mucho más que el sentido de un calendario, que expresa el concepto de nacimiento y la muerte vinculados con el eterno retorno. La astrología es la lectura semántica de este mito.

    Besos para La Dame Masquée.

    César Augusto,

    Astrólogo

    ResponderEliminar
  51. Muchas gracias, monsieur.

    Bienvenido al tablero.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)