miércoles, 29 de diciembre de 2010

Margarita de Valois y la cabeza de La Mole

Margarita de Valois

Desde la noche de San Bartolomé, Enrique de Navarra se había visto obligado a abjurar del protestantismo y permanecía vigilado en el Louvre. Ninguna de las medidas que Catalina de Médicis tomó para tenerlo bajo su control pudo impedir que Enrique conspirara con Montmorency, Turenne y Guitry-Bertichère para destronar a Carlos IX y coronar al hermano menor de éste, el duque de Aleçon, despojando así de sus derechos al otro hermano, el duque de Anjou. 

Entre los favoritos de Alençon se encontraba Boniface de La Mole, un caballero de Provenza muy apreciado por las damas. En palabras de Pierre de l’Estoile “La Mole era odiado y mal visto por el rey, por algunas particularidades, más fundadas en el amor que en la guerra, ya que dicho caballero era mejor campeón de Venus que de Marte; además, era muy supersticioso, gran señor y muy seductor. Como no se contentaba con una sola misa al día, oía tres o cuatro, y a veces cinco y seis, incluso en medio de los ejércitos […] y hasta llegó a decir que si un día dejaba de oír misa creería condenarse. El resto del día y de la noche lo empleaba en el amor, persuadido de que una misa oída devotamente expiaba todos los pecados y picardías que hubiese cometido; por lo que el difunto rey comentaba a veces, riendo, que era posible llevar el registro de todas las calaveradas de La Mole contando sus misas.” 

Margarita y Alençon

El caballero se había convertido en amante de Margarita de Valois, esposa de Enrique de Navarra y hermana del rey de Francia. Un día la vio envuelta en un vestido de brocado con el corpiño abierto, dejando entrever más de lo previsto según el uso de la época, y la pasión se apoderó de él de inmediato. Empeñado en la conquista, La Mole decidió recurrir al demonio y pidió a Cosimo Ruggieri, astrólogo de la reina madre, que le procurase un hechizo con el que obtener el favor de Margarita. Cosimo modeló una figura de cera con cierto parecido a la princesa y le atravesó el corazón con una pepita de uva mientras recitaba una antigua fórmula infalible. 

Al día siguiente el caballero se presentó ante ella sin saber que no le hubiera hecho falta tanto conjuro, puesto que Margarita hacía algún tiempo que se había fijado en él y aguardaba con impaciencia sus avances. Total, que al poco tiempo toda la corte estaba enterada de que la reina de Navarra tenía un nuevo amante. 

Lamentablemente también Carlos IX se enteró. Furioso con la osadía del galán, una noche el rey le preparó una emboscada en una escalera en la que La Mole iba a ser asesinado cuando regresara de los aposentos de Margarita. Pero él, seguramente avisado, no apareció. 

El caballero, sin embargo, no esquivaría su aciago destino una segunda vez, porque poco después cometía una grave imprudencia: La Mole le contó a su amada la conjura urdida por Enrique de Navarra y su propia implicación junto con la de su amigo Coconnas, amante de la duquesa de Nevers. 

Enrique de Navarra y Margarita

La reina de Navarra se asustó. Temía que de la conjura resultara un grave perjuicio para la corona de Francia, así que tomó la decisión de poner el asunto en conocimiento de su madre. 

Inmediatamente el duque de Alençon y el rey de Navarra fueron encerrados en sus aposentos mientras el ejército recibía la orden de marchar contra los revoltosos en diversas partes del reino. 

Viéndolo todo perdido, Alençon fue a arrojarse a los pies de su madre y acusó a La Mole y a Coconnas de ser los cabecillas de la conspiración. Por su parte, Enrique de Navarra se fingió ofendido por las que él calificó de calumnias de las que era objeto, y se defendió con habilidad. De ese modo resultó que los dos verdaderos jefes de la conjura quedaron libres, mientras la cólera de Carlos IX caía sobre los dos caballeros denunciados, y que iban a pagar por todos ellos. 

La Mole era arrestado en abril de 1574 en Vincennes. El vizconde d’Auchy, capitán de la guardia del rey, lo condujo a la prisión de la Conciergerie para su interrogatorio. Se le acusó de haber buscado la muerte del rey mediante hechizos, clavando alfileres en una figura de cera que fue encontrada en su poder y que le habría proporcionado Ruggieri. Tras ser interrogado y torturado fue condenado a muerte, sin que de nada sirvieran las súplicas que Margarita dirigió al rey para obtener su gracia. 

Desfile de la Liga Católica en la plaza de Grève

Una soleada mañana del mes de primavera de 1574 él y Coconnas fueron decapitados en la plaza de Grève. Sus cuerpos fueron descuartizados y colgados a las puertas de París para ofrecer al pueblo un espectáculo que no pudiera ser olvidado y desalentar así cualquier intención de seguir el ejemplo de los conspiradores. 

A partir de ahí las leyendas se disparan. Cuentan que Margarita y la duquesa de Nevers pidieron al verdugo que les entregaran las cabezas de sus amantes para darles cristiana sepultura, y que al caer la noche ambas enviaron a recogerlas a uno de sus amigos, Jacques d’Oradour. Tras haberlas besado en sus fríos labios, las colocaron cuidadosamente en una caja y al día siguiente las hicieron embalsamar. Después “llenaron las bocas de los difuntos con las joyas que ellos les habían regalado, y envolvieron las cabezas en sus mejores faldas; luego, habiendo recubierto todo de plomo y de cajones de madera, ellas mismas cavaron unas fosas en Montmartre, porque ellos eran sus mártires, y echaron dentro las cabezas.” 

Según las memorias de Bassompierre, los restos de La Mole y Coconnas iban a tener un curioso destino: 

“En estos últimos tiempos la señora de Montmartre, que ha reformado su abadía y encerrado a sus religiosas, ha ordenado construir una gran tapia, y cuando la estaban erigiendo, encontraron dos cajones, y dentro dos cabezas con joyas. Creyeron piadosamente que eran las cabezas de unos mártires de la fe, que el celo de unos cristianos había enterrado antaño en dicho lugar, poniendo los anillos en las mismas cajas; y tan pronto sacaron de allí las cabezas y estuvo construida la capilla de los mártires, aquellas fueron debidamente reverenciadas.” 

Plaza de grève

Otra versión supone que las damas conservaron siempre consigo las cabezas de sus antiguos amantes, embalsamadas y metidas en cajas ricamente adornadas con piedras preciosas. Y se dijo, también, que Margarita vistió ostensiblemente de luto y adornó sus ropas con colgantes que imitaban cabezas de muerto.

40 comentarios:

  1. Aunque su final es atroz lo de las misas es para troncharse.

    Buenas noches madame y bisous.

    ResponderEliminar
  2. Menudo ajetreo debía de llevar el caballero, dada su vida disipada. De misa en misa y tira porque le toca.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Hay Madame:

    Algo diabólico en todo esto, sobretodo el vestido que impresiona cabezas colgante....Entre colores y gustos no hay nada escrito.

    Encontré al mosquetero borracho Madame, con una taza de alcoholemia de 0'75.....por eso tuvo que partir hoy, luego de mucha hidratación y sopita de pollo ;D

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Truculenta su historia de hoy Madame, pero está claro que el que juega con tan elevadas damas y mete por medio la magia en esta época, está condenado al desastre.... como así ocurrió.

    Interesantísima como siempre su entrada Madame.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
  5. Imaginese, monsieur Manuel, que yo hubiera colgado cabecitas en mi vestido para el baile. Qué sensación!

    Monsieur, ese mosquetero va a acabar mal, lo presiento.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. El caballero se metió en un hermoso jardín, y por varios caminos que conducían directamente al desastre. Conspirar, y al mismo tiempo convertirse en amante de la hermana del rey no podía traerle nada bueno.

    Buenas noches, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  7. Me había gustado mucho la película "La Reina Margot", Madame y la he recordado leyendo su post, pero allí no salía lo de las misas que al final, se ve que fueron insuficientes...

    Que tenga feliz noche, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame, tenga en cuenta que la pelicula se basa en la novela de Alejandro Dumas. Como para contar muchas verdades!

    Me gusta mucho más la novela que la pelicula, desde luego :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. París, bien vale una misa, je,je.

    Me ha parecido graciosísimo, Madame.
    Por cada canita al aire, una misa expiatoria.
    Lo malo es el trágico final. No se andaban con bromas, en aquella época.

    ¿Se imagina que algún arqueólogo encotrase dos cabezas momificadas, llenas de joyas?

    Buenas noches y que tenga usted una buena entrada de año, Madame.
    Mis mejores deseos para el 2011.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Por la boca muere el pez. Si hubiera guardado silencio, otro gallo le cantara, y hubiera podido seguir con sus misas, penitencia de sus pecadillos, que es lo que parecer más le gustaba. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  11. Monsieur, si alguno las encontró, guardaría el contenido y se callaría como muerto.

    igualmente para usted, monsieur, feliz entrada de año.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. En efecto, monsieur. Supongo que imaginó que así ganaba puntos a ojos de Margarita. Quiso darse importancia y mire dónde acabó.
    Ay, qué malos son algunos guardando secretillos, jiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Muy mal, monsieur.
    Pero los otros siguieron conspirando como si nada.
    Un periodo apasionante, monsieur. A decir verdad, mi favorito.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Muy gore todo lo concerniente a las cabezas... sobre todo si es verdad eso de que las conservaron con ellas... claro que yo se de cierto caudillo por la gracia de dios que tenía en su alcoba un brazo de una santa...

    ResponderEliminar
  15. Un caballero muy machadiano, este La Mole: pecados y misas, seguro que algún golpe de pecho. El final es truculento: yo me quedo con la opción de las cabezas reverenciadas como santos martires: es muuuy literario!
    Saludos, Madame. Y feliz año si no nos vemos antes

    ResponderEliminar
  16. Una historia macabra al más puro estilo gore. Lo digo por los cadáveres y las cabezas rellenas de joyas. Por cierto, ¿esta Margarita de Valois no fue la misma que, valiéndose de la fama de El Decamerón, escribió El Heptamerón, también con cuentos picantes? Muy mojigata no era, la verdad.
    Saludos y feliz año.

    ResponderEliminar
  17. Sí, la verdad es que gusto por quedarse con los restos mortales de la gente sí que había. No era solo ella, no.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Sí, y no sería la primera vez que pasa, no? jiji.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Para un vividor tantas misas es como ahogar en agua a un alcohólico. Y está visto y comprobado, que no se puede contar nada a determinadas mujeres.
    Paz, felicidad, salud y fiestas en su corte le deseo para el año próximo. Bisous, bisous.

    ResponderEliminar
  20. Monsieur Cayetano, no es la misma Margarita de Valois. Usted se refiere a la tía de su padre, y abuela de Enrique de Navarra al mismo tiempo.
    La de hoy, en cambio, es la famosa reina Margot, casada con el que iba a ser el futuro Enrique IV de Francia, el primer Borbón.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Gracias, monsieur Paco, igualmente para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. De todo corazón deseo que se trate de una leyenda Madame, pues solo de pensar en introducir las joyas en la boca de sus amantes muertos y guardar para siempre las cabezas embalsamadas me parece un poquito macabro, incluso para mí ;)

    Muy curiosa la creencia de La Mole de que escuchando con atención una misa se expiaban a continuación cualquier tipo de pecados, y muy acertado lo dicho por el rey de que "... era posible llevar el registro de todas las calaveradas de La Mole contando sus misas.”

    Feliz despedida y entrada de año, Madame, por si no nos leyéramos antes. Pásela usted lo mejor que le sea posible.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. O sea, a más misas, más quiquis, no? y viceversa. Seguramente Dios, que debe estar por encima de los chiringuitos q en su nombre monta aquí abajo el personal, se lo pasaba bomba con este soberano profano y religioso.

    Bisous, chére Madame.

    ResponderEliminar
  24. Deseo que este año que comienza te regale todas ellas!!!!!!!!!

    Tres cosas irrevocables para la Vida son:Tiempo…Palabras…y Oportunidades

    Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son …Serenidad …Honestidad …Y Esperanza …

    Tres cosas que son tu Elección …Tus Sueños …Tu Exito …Y tu Destino …

    Tres joyas que se tienen en la Vida son…Amor …Autoestima …y Verdaderos Amigos …

    Buen año 2011 para ti y tus seres queridos !!!!!!!

    ResponderEliminar
  25. jijiji, madame, resulta muy gotico todo, verdad? Le aseguro que a mí no me extrañaría, conociendo al personaje.

    Lo de las misas del caballero era genial. Así no le hacía falta ni confesarse: para calcularle los pecados y hacerse una idea, bastaba realmente con contarle las misas.

    Feliz año nuevo tambien para usted, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Desde luego, si tiene sentido del humor debió de garantizarle un lugar en el cielo solo por eso, madame.

    Feliz fiesta de fin de año y que comience el nuevo con buen pie, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame abuela, muchisimas gracias por sus buenos deseos para el año nuevo, que espero sea tambien maravilloso para usted.

    Felices fiestas

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Hola, Madame

    Debo ser impía, mucho, porue me he reído muchísimo con el relato de las misas y la frase del rey. Eso es ser todo un playboy.

    Lamento el final de este hombre como el de otros muchos. Entiendo las razones de la época, pero como es obvio no las comparto.

    Feliz tarde, Madame y Feliz Año Nuevo.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  29. jiji, madame, yo no sé si no exageraría con lo de las misas, y asistiría a tantas para hacer creer a toda la corte que tenía más motivos de los que en realidad tenía. Vamos, que no sé si sería un farol.

    Feliz año nuevo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Es puro siglo XVI. Conspiraciones, astrólogos, devotos y licenciosos, protestantes y católicos, y los franceses sin ponerse de acuerdo. El hecho de que las cabezas pasasen por reliquias no deja de ser disparatado y, al tiempo, lógico.

    Tenga usted un feliz año.

    Reciba mis saludos.

    ResponderEliminar
  31. Por eso me gusta tanto esa epoca. Da pie a mil y un relatos, y es fuente inagotable para la inspiración.

    Feliz año, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Hace mucho, mucho tiempo que leí la novela "La princesa Margot" de Dumas y creo recordar que precisamente La Mole era su protagonista al igual que Cocconas. Durante toda la novela se narran las hazañas de ambos, al igual que se realiza una apasionante descripción de la corte francesa de Catalina de Medicis. Fantástico, la recomiendo desde aquí.

    Lo que no nos contó Dumas fue el destino de las dos cabezas. Crurioso fin para las testas de dos amantes empedernidos... Tanta misa a La Mole le sirvió de algo, jjeej

    Besos

    ResponderEliminar
  33. Sí, pero no. O sea, Dumas se basó en este personaje de La Mole, pero le cambió hasta el nombre, llamándolo Joseph-Hyacinthe Boniface de Lerac de la Mol, y además lo hizo protestante del sequito de su marido, cuando el verdadero era un catolico del entorno del duque de Alençon. Pero bueno, ya se sabe cómo es Dumas.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Mucha conspiración, ajetreos palaciegos y sexo de por medio.
    Interesante historia y muy amena.
    Te deseo un feliz 2011.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Gracias, madame, igualmente para usted, feliz año nuevo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Una historia muy truculenta, aunque lo de las misas tiene su gracia.
    Salud, amor, paz y prosperidad es lo que le deseo a usted y a los suyos en el próximo año 2011.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Deseo que este año nuevo 2011 sea el más feliz de tu vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Monsieur Antorelo, igualmente, un feliz año nuevo para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. gracias, monsieur, mis mejores deseos tambien para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)