viernes, 10 de diciembre de 2010

Los Reyes Hititas

Hititas

Durante el Imperio Antiguo los hititas llamaban al monarca el Gran Rey o el Tabarna, Labarna o Tlabarna. Estos nombres recordaban a Labarna I, al que se consideraba uno de sus grandes reyes. Pero en el país existían otros reyezuelos menores sometidos al central. 

Hacia el siglo XVI a.C. se le añadió el nombre de Héroe (Karradu). Fue un primer intento de querer representar a su soberano como elegido por los dioses, tal vez para alejar ideas de derrocamiento. Su destino se hallaba unido a una divinidad. Por ejemplo, el rey Hattusil III de niño fue puesto bajo la custodia de la diosa Samuha. Con el paso del tiempo los reyes pasaron a ser intermediarios de los dioses en los asuntos relacionados con el pueblo, responsabilizándose de la salud, las victorias y la prosperidad en todos los sentidos. 

Los soberanos del Imperio Nuevo, especialmente desde Shubiluliuma, comenzaron a hacerse llamar “Mi Sol”, título que copiaron de los egipcios, donde los fararones eran hijos de Ra, el dios Sol. Además recogieron en símbolo del disco solar en forma de un disco alado. Pero los reyes hititas no se consideraban dioses mientras estaban vivos. Es en los escritos funerarios donde se dice “nuestro soberano se ha convertido en un dios”. Entonces pasaban a ser venerados, por creerse que ocupaban un lugar destacado en su panteón de divinidades. 

Templo Hitita en Turquía

Los encargados de su custodia eran unos soldados muy especiales que recibían el nombre de Meshedi. Estos debían renovar cada mes el juramento de fidelidad absoluta, dejando claro que nunca traicionarían al rey con palabras, hechos o pensamientos. 

Las fiestas a la diosa Sol de Arinna, bajo cuya protección se hallaba todo el país de Hatti, se celebraban en verano. El rey estaba obligado a dirigir el ceremonial, y acudía casi siempre acompañado por la reina y el príncipe heredero. Si se encontraba en el campo de batalla, tenía que regresar forzosamente a uno de los poblados de su tierra, dejando a uno de sus generales como sustituto. La indumentaria del monarca para estos casos era un manto especial y un birrete. Con la mano derecha sujetaba un bastón llamado lituus, curvado en la parte inferior. Las fiestas se prolongaban durante varios días, hasta que culminaban con la nuntarijasha, una sagrada peregrinación a los santuarios más importantes del país. 

El rey acabó por asumir el papel de jefe religioso y militar, además de juez supremo. En varios dibujos se le ve desempeñando las funciones de sacerdote, por ejemplo con las manos juntas y alzadas frente a la imagen de un toro (representación de la divinidad del tiempo atmosférico). Pero en cuanto a la tarea de juez, por lo general prefería delegar en funcionarios del Estado que le merecían mayor confianza. Sólo se reservaba los crímenes sobre los que recaía la pena de muerte, los juicios contra la nobleza y altas personalidades o reclamaciones entre sus vasallos por los derechos de una propiedad. 

Hattusa, capital Hitita en el centro de Anatolia, Patrimonio de la Humanidad

El rey Telepinu hizo una codificación de las leyes hititas que destacaba por la benignidad de las penas. Establece, además, una novedad para los delitos de sangre: 

“La ley de la sangre derramada injustamente ha de entenderse de esta manera: si alguien comete una muerte que puede ser considerada asesinato y el cabeza de familia de la víctima decide que ha de morir, aquel será ajusticiado. Pero si decidiera que debe pagar una cantidad por el daño causado, aquel debería pagar lo que se estipulara. En estos casos el rey no puede opinar.” 

Fue él quien creó el Pankus, un tribunal de la nobleza destinado a regular las cuestiones sucesorias y al cual estaba sometido incluso el rey, quien podía ser condenado a muerte si planeaba el asesinato de cualquier familiar. 

Los reyes hititas tenían harenes. Más allá de la reina, existía una esposa de segundo grado a la que se denominaba esirtu. Sus hijos podían heredar el trono siempre que la reina no tuviese descendencia. Además existía otro tipo de mujeres llamadas naptartu, simples concubinas cuyos hijos no poseían otro derecho que el de ocupar un buen cargo en el ejército o entre los funcionarios. Lo que estaba severamente prohibido era casarse con una hermana o con una prima. El infractor podía ser condenado a muerte. 


Telepinu consideró que el heredero de la corona debía ser el hijo varón elegido por el rey, y en el caso de que el rey sólo tuviera hijas, el honor recaería sobre el marido de la mayor de ellas. Sin embargo, gracias a los hallazgos arqueológicos sabemos que hubo reinas que cumplieron el papel de regentes, bien por ausencia del esposo o por la menor edad del futuro monarca. 

La excepción al escaso papel que tenía la reina la encontramos en Puduhepa, esposa de Hattusil III. En realidad ella era sacerdotisa cuando él fue obligado a tomarla por esposa por orden de la diosa Samuha, y a partir de la boda todos los documentos llevaron las firmas de ambos. 

Lo que nadie podía negarles era el derecho a acompañar al rey en todas las ceremonias religiosas. De hecho recibían el nombre de Tawannanna (madre de dios), y en el culto a la diosa Sol de Arinna la presencia de la reina llegaba a ser más importante que la del rey. 



Bibliografía: 
Los Hititas – Carter Scott

53 comentarios:

  1. lo de ser un elegido de los dioses tenía sus ventajas... claro que me gustaría saber que pensaban cuando venían mal dadas, como malas cosechas, desastres naturales, etc, etc... entonces seguro que habría disensiones sobre la pérdida del favor de los dioses por el soberano... no obstante aún en nuestros días nos encontramos con que las monedas inglesas viene la leyenda de Dei Gratia Regina, y en España hasta no hace mucho también tuvimos un Caudillo por la Gracia de Dios... que hay que ver el sentido del humor que llega a tener Dios...

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero es que claro, la gracia es toda para el caudillo o rey. La parte mala era que si la fastidiaban, por ejemplo porque una cosecha salía mal, se llevaban toda la responsabilidad, porque la gente realmente creía que era culpa suya, jiji. El Caudillo mire qué suerte tuvo, que hasta se libró de esa parte.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Sus posts Madame, son siempre tan ilustrativos, que da gusto pasarse por su espacio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuánta sabiduría rezuma esta página, hoy remontada al distante en el tiempo mundo de los Hititas!
    Madame, me siento rendido ante sus vastos conocimientos. ¡Que los dioses la protejan, para que nos siga ilustrando por tiempo indefinido!

    ResponderEliminar
  5. Parece por lo que cuenta que las leyes penales hititas eran más suaves o moderadas que las de otros pueblos de la región, como por ejemplo asirios o babilonios. No se llevaba tan a rajatabla el "ojo por ojo" ni la crueldad por norma.
    Por lo demás, seguimos con las mismas costumbres entre los hombres: ¿Dónde está el rey? Pues, dónde va a estar... en la "Tabarna". Jejeje.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. No me gusta mucho eso de que la importancia de la Reina sólo pudiera ser superior a la del rey en celebraciones religiosas, siempre nos dejan a las mujers lo más aburrido... pero coincido con Cayetano en que los hititas parecen más tolerantes y menos crueles que los pueblos vecinos.

    Feliz fin de semana, Madame, parece que el tiempo acompañará. Bisous

    ResponderEliminar
  7. Para eso era una de las civilizaciones más avanzadas, incluso conocían el hierro, cuyo secreto caería en manos de los filisteos; y menudas ciudades tenían viendo lo que aún queda de ellas. Si seguimos yendo marcha atrás en el tiempo, acabaremos viendo Parque Jurásico jeje. Ahora en serio he aprendido mucho de lo que no sabía. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  8. Gracias,madame Aida, feliz fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Monsieur Francisco, muchas gracias por su entusiasta presencia.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. jiji, desde luego, las leyes serían mas civilizadas, pero en cuanto al machismo seguían perfectamente la eterna linea marcada.

    Feliz fin de semana, monsieur Cayetano.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Bueno, no se crea usted que las ceremonias religiosas de entonces eran muy aburridas, no. Tenian unas fiestas que duraban dias!

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Jiji, no está mal lo de parque Jurasico, no. Lo que yo disfruté con la pelicula en su momento!
    No creo que lleguemos a ver dinosaurios por aquí, pero quién sabe. No siempre sé lo que voy a hacer mañana. Pero todo esta bien mientras recuerde qué hice ayer.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Como siempre, Madame, muy interesante. Me ha parecido curioso el juramento de fidelidad de los soldados hasta incluir los pensamientos.
    Feliz viernes, Madame

    ResponderEliminar
  14. Si, jiji, luego a ver cómo se ponían a demostrar que habían faltado de pensamiento al juramento. Qué cosas, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. primera vez que avanzo al mundo de los hititas. gracias.

    ResponderEliminar
  16. A usted por la visita, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Paréceme que Telepinu, al delegar en los herederos de la víctima la última palabra -el castigo al criminal- revela su antipatía por la pena de muerte. No podía ser de otra manera, pues un individuo con tal nombre sólo podía dedicarse a la vida circense o bien, como fue el caso que tan bien explica Dame Masquée, gobernar con autoridad pero sin muchos atropellos.

    ResponderEliminar
  18. la verdad es que sus ideas debian de ser tan insolitas para la epoca que no me extrañaria que tuviera fama de extravagante entre su propio pueblo.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. El papel de las mujeres debe estar permanentemente en revisión. Ha calado entre nosotros la idea de que quien no ejerce un papel de primera línea en la política carece por completo de lugar (y de aprecio) en la sociedad. Estoy en desacuerdo con esa visión. Y una prueba de que no ando equivocada es, precisamente, lo que señalas acerca de la importancia de la reina en los ritos y cultos. Vemos el pasado sólo a través del filtro de la política y las guerras y, bueno, creo sinceramente que hay mucho más.
    Interesantísima entrada, madame.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Madame

    Vuestra entrada me ha hecho recordar que al profesor de historia antigua de cuarto de carrera le llamábamos asi, "hitita".

    Estoy convencida que físicamente era justamente lo contrario a aquellos hombres. Pero él les admiraba y nos enseñó a respetarles.

    Una estupenda entrada.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  21. Interesantísimo. La Historia es desde luego un cúmulo de apasionantes hechos y cada uno de ellos cuenta con variadas facetas que lo hacen siempre actual, nuevo, apasionante...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Efectivamente, madame, habia muchos mas papeles. El problema es que la mujer nunca podía elegir libremente el suyo. Estaba condenada a seguir el predeterminado, y apartada en la medida de lo posible del gobierno.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. No me diga que conoció usted a un autentico hitita de corazón. Y yo que pensaba que ya apenas quedaban nostalgicos del mundo hitita.
    Bueno, no es mi civilización favorita, pero todas las antiguas tienen el atractivo del misterio.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, madame Rosa.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  25. Conozco pocas cosas de esta civilización, pero gracias a su entrada me voy a interesar un poco más por ellos con algún viejo libro que duerme en alguna estantería desde mi época de la facultad. Creo recordar también que estos hititas fueron los primeros que emplearon armas de hierro en la guerra frente al bronce de sus principales enemigos los egipcios, a los cuales muy contrariamente a lo que se piensa, se cree que hicieron retroceder en la famosa batalla de Qadesh.
    Lo que si es un misterio es su desaparición, de buenas a primeras y en apenas unos años fueron eliminados por los llamados Pueblos del Mar, que no se sabe muy bien quiénes fueron....
    Me encanta la historia antigua, está llena de misterios e hipótesis.

    Gracias por su entrada Madame, como siempre muy interesante.

    ResponderEliminar
  26. Sí, ese misterio es el principal atractivo que tiene la historia antigua. Hay mucho campo aun para la investigación, y eso resulta siempre fascinante.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Pasaba a desearte felices fiestas!!
    te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  28. He disfrutado mucho de esta lectura. Anduve por Turquía y estos relatos me resulatan muy familiares.
    Muy completa su entrada Madame.
    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Los "meshedi", me han recordado a la "devotio ibérica" de antes y del tiempo de los romanos, especie de pacto de honor que ligaba a los guerreros íberos con su jefe bajo cualquier circunstancia e incluso tanto en la vida como en la muerte.

    Buen fin de semana, saludo y bisous.

    ResponderEliminar
  30. Otra entrada afortunada, estimada Dame. Gracias por la sobriedad de la misma y por traerme recuerdos de una manera casual, o tal vez, hablando de historia... causal.

    Un beso, buenas noches.

    ResponderEliminar
  31. Un pueblo que tuvo su apogeo fugaz y sus reñidas con los egipcios tan famosas 8como la batalla de Kadesh)
    Un fuerte papel para las mujeres al suplantar al monarca sin descendencia masculina madame .
    Un abrazo y buen descanzo

    ResponderEliminar
  32. Menudos nombres, Telepinu, Hattusil... bien hicieron al hacerse llamar "Mi sol"... jajaja.

    Menos mal no soy hitita, ya que mi dama tiene mi mismo apellido, jajaja.

    Un beso Madame

    ResponderEliminar
  33. hoy he aprendido mucho, gracias madame, saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  34. Increíble entrada para conocer mejor a los hititas, a mí siempre me han llamado la atención algunos rasgos culturales que comparten con el Antiguo Egipto, también creo que se debe a su proximidad geográfica en las expansiones. Su escritura estaba basada principalmente en pictogramas, y su arte, aunque de mayor tosquedad, guardaba cierto parecido con los egipcios.
    Por cierto, madame, me gustaría preguntarle algo respecto al tema que nunca me ha quedado muy claro... ¿Cuánto tiempo duró el apogeo de su civilización aproximadamente?
    Un beso, madame, y gracias por adelantado.

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias, monsieur Allek.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Entonces usted los conoce de primera mano, madame Katy
    Qué afortunada!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Lo curioso era lo de los pensamientos. No me imagino tener que defenderse contra acusaciones de haber pensado mal, jiji.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Le he traido a usted recuerdos de los Hititas, monsieur? Espero que todos sean gratos, seguramente unidos a un momento dulce de su existencia.

    Feliz fin de semana, monsieur David

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Ah, si se hubiera contado la verdad sobre esa batalla! Pero mire que el faraon era especialista en dominar la guerra de la propaganda.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Monsieur Don Matu, estoy segura de que de todos modos alguna vez llamará usted a su dama igual que los hititas, así que al final no importa el nombre: los enamorados siempre acaban dando los mismos al ser amado.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias a usted por su visita, madame.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  42. Desde el siglo XVIII hasta el XII a.C., madame. No mucho en realidad, pero les cundió bastante, jiji.

    feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  43. Hola Madame:

    No se porque pero los Hititas se me antojan como olvidados por la historia. Quizás coincidir con Asirios y Babilonios en el tiempo no se escucha más de ellos.

    Interesante estos detalles de sus leyes y de los harenes de los Reyes....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  44. Sí, es verdad. Pero es que en realidad su civilizacion, ademas de ser tan antigua, no duró mucho, y quedó a la sombra de Egipto y otros pueblos, en efecto.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Madame, no sabe el odio que tenía a los pueblos hititas, mesopotámicos, asirios y demás compañeros mártires cuando estaba estudiando la carrera. La asignatura de Historia Antigua era un auténtico horror.

    A pesar de todo, me ha gustado mucho su entrada porque ha resultado ser un buen resumen del "tocho" infumable, jijij

    Besos

    ResponderEliminar
  46. jijiji, bueno, la historia antigua no era mi favorita, pero tiene su aquel.
    Menos mal que no ha encontrado usted esto tambien infumable!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Interesante recuerdo de la historia, una historia remontada antes de Cristo y que conserva vestigios en algún pais.
    Me llama la atención el tema de la mujer en estos reinados, las más agraciadas a los ojos del rey poseían más derechos para ellas y sus descendientes.
    Besos

    ResponderEliminar
  48. Pedazos de saltos que pega usted en la historia, de la ingleterra del XVII al origen de la Reconquista española, y de ahí a los hititas del primer milenio a.c. He aprendido mucho de este pueblo, pues en la carrera sólo dábamos yacimientos arqueológicos hititas y no nos parábamos en sus costumbres. Mira el rey que tener que dejar las batallas para hacer las ceremonias a la diosa sol. En fin, costumbres... Felíz dia, madame.

    ResponderEliminar
  49. A veces no eran las mas agraciadas, sino las mas listas. Al final no siempre es la belleza la que convierte en favorita, aunque sea un arma muy poderosa.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Nos gusta, nos gusta viajar en el tiempo, monsieur. Irnos lejos, a otros lugares, a siglos remotos o no tan remotos. Excursiones diferentes cada día, según el estado de ánimo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Otra entrada interesante, muy reveladora, sobre un pueblo del que apenas nos enseñan, el nombre que recibían y poco más.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  52. Es verdad,madame, los hititas son los grandes desconocidos, un pueblo muy misterioso.

    gracias a usted por su atención.

    Buenas noches

    bisous

    ResponderEliminar
  53. Discrepo sobre su interpretacion acerca de que los egipcios copiaron la formula protocolaria "Mi Sol" al referirse al Faraon, de los Hittitas, yo incluso me atreveria a decir que muy bien pudo ser al contrario. Por otra parte no existió tal diosa Samuha, sin duda debe referirse a la diosa Sausga patrona de la ciudad de Samuha a la que ciertamente Hattusil estaba vinculado. No me interprete mal, me encanta la historia antigua y siempre es de agradecer encontrar gente que comparte una pasion.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)