miércoles, 8 de diciembre de 2010

JIMENA DE ASTURIAS

La Cruz de la Victoria

El origen de Jimena no está suficientemente esclarecido. Algunos consideran al rey García Íñiguez de Pamplona como padre, pero según Fray Justo Pérez era hija de García Jiménez y su segunda esposa, lo que la convertiría en hermana de Sancho Garcés de Pamplona. Ambas teorías tienen el inconveniente de que Jimena no figura en el Códice de Roda; sin embargo, parece ser que su verdadero nombre era Amelina, si bien se lo cambió por el de Ximena al casarse con el joven Alfonso III el Magno

Alfonso era rey de Asturias desde la muerte de su padre Ordoño I, y había sido consagrado el 26 de mayo del año 866, aunque en aquel momento hubo de hacer frente a una rebelión del conde de Lugo. Eso lo apartó momentáneamente del trono, obligándole a refugiarse en Ávila bajo la protección del conde Rodrigo hasta que el rebelde pronto fue derrotado y ejecutado. 

Fueran cuales fuesen los orígenes de Jimena, se trataba de una princesa de estirpe real, nacida a mediados del siglo IX, si bien desconocemos también la fecha de su nacimiento. Contrajo matrimonio con Alfonso en el 870 y fue madre de cinco hijos varones: García, Ordoño, Fruela, Ramiro y Gonzalo, y también de tres hijas: una llamada Sancha y otras dos cuyos nombres no han llegado hasta nosotros. Los tres primeros hijos fueron reyes, y Gonzalo fue arcediano de la catedral de Oviedo. El destino de Ramiro continúa siendo discutido. 

Jimena y Alfonso

Jimena ha dejado una grave mancha sobre su memoria al animar a sus hijos a rebelarse contra su padre, amargando la vejez del monarca. Alfonso había hecho cuantiosos gastos reconstruyendo varias ciudades, monasterios y castillos destruidos por los musulmanes y llevando a cabo una política de expansión hacia el sur. Pero sus ingresos resultaban insuficientes para hacer frente a tan enorme labor, por lo cual se vio obligado a recaudar la suma necesaria mediante nuevos impuestos que causaron el descontento entre el pueblo. La reina, tal vez cegada por el amor maternal y el deseo de ver a uno de sus hijos sentado en el trono, o bien por algún otro motivo del que la Historia no guarda registro, instigó a García a aprovechar la ocasión para apoderarse de la Corona. Según la Crónica General de España de Alfonso X el Sabio, la reina Jimena "basteció estos castiellos en tierras de León, Alba, Gordón, Arbolio y Luna, et diólos a su fijo el infant don García". 

El intento fracasó, porque el rey, a pesar de que ya no era joven, aún estaba en plenas facultades, y la rapidez con la que dispuso las medidas necesarias desbarató los planes de los rebeldes. García fue hecho prisionero en Zamora y encerrado en el castillo de Gauzón, en Asturias. 

La rebelión no terminó con la prisión de Don García, puesto que el suegro de éste, Munio Núñez, conde de Castilla, se levantó en armas para defender su causa. El monarca libera a su hijo como gesto de buena voluntad, pero se había desencadenado una guerra en la que el rey finalmente hubo de claudicar al cabo de dos años. Alfonso se retiró a la villa asturiana de Boides, hoy Puelles, al lado de Gijón; abdicó y repartió sus dominios entre sus hijos: entregó la corona de León a García, reservando la de Asturias para Fruela y Galicia para Ordoño. 

El reino de León en el siglo X

Desde allí parte en peregrinación a Santiago de Compostela y a su regreso aún le quedan fuerzas para librar su última batalla: pide permiso a su hijo García para pelear contra los moros en Astorga. A sus 62 años Alfonso combatió y resultó vencedor. 

Poco después, el 20 de diciembre del 910, moría en Zamora, adonde se había retirado en compañía de Jimena. Fue el último monarca en llevar el título de Rey de Asturias. Sus sucesores se denominarían Reyes de León. (Fruela iba a heredar León de su hermano, por lo que también llevaría ese título).

Se sabe que su esposa le sobrevivió, aunque no mucho tiempo: Jimena fallecía en junio del 912. Fue enterrada en la catedral de Astorga junto con su esposo, aunque años más tarde, en el 986, por orden del rey Bermudo II sus restos fueron trasladados al Panteón de Reyes de la catedral de Oviedo, por temor a que fueran profanados por las tropas musulmanas que ya avanzaban hacia León. 

Edificios prerrománicos de la catedral de Oviedo

Jimena y Alfonso donaron la Cruz de la Victoria a la iglesia de San Salvador, hoy catedral de Oviedo. Según cuenta la leyenda, esta cruz es la que enarbolaba Pelayo en la Batalla de Covadonga, hasta que Alfonso III decidió revestirla de oro y piedras preciosas. La joya fue elaborada en el castillo de Gauzón por orfebres procedentes del reino de los francos. En sus brazos figura esta inscripción en latín: 

“Permanezca esto complacientemente en honor de Dios, lo cual ofrecen los servidores de Cristo príncipe Alfonso y la reina Jimena. Quienquiera que se atreviere a arrebatar este nuestro don, perezca por el rayo divino. Esta obra, siendo acabada, fue ofrecida a la iglesia de San Salvador ovetense. Este signo protege al piadoso. Este signo vence al enemigo. Y fue labrada esta cruz en el castillo de Gauzón el año 42 de nuestro reinado, transcurriendo la Era 946 (año 908)." 

Bandera de Asturias

La Cruz de la Victoria es la que aparece en la bandera de Asturias, convertida en emblema heráldico del principado gracias, en parte, a Jovellanos.

60 comentarios:

  1. Al principio pensé que nos iba a hablar de otra famosa Jimena, la del Cid. Luego, según he ido leyendo la entrada me he percatado que la cosa discurría por otros derroteros.
    Así que la famosa cruz amarilla de la bandera asturiana se remonta hasta la legendaria época de Pelayo. También vemos que según avanza la reconquista, la frontera baja hacia el sur, hasta el Duero y por ello pierde su sentido hablar del reino de Asturias, pasando a denominarse astur-leonés o simplemente reino de León.
    Muy interesante su entrada, madame.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. JIMENA, PARECIERA SER UNA MADRE DE ESTOS DÍAS, CUIDANDO EL FUTURO DE SUS HIJOS, Y A LA VEZ, PERMANECIENDO AL LADO DEL REY, ACOMPAÑÁNDOLO HASTA LA MUERTE
    ME GUSTA ESTA HISTORIA, SALUDOS QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  3. Una cruz emblematica por su procedencia y gracias a la gran desicion de estos reyes al donarla,se la pueda disfrutar hoy en dia por Oviedo .Fue en realidad tan grave la famosa "mancha" madame ?
    Un abrazo y que andes bien

    ResponderEliminar
  4. Otra mucho mas famosa Jimena la del Cid, y ademas realmente de Asturias y no de Navarra, jiji.
    Aunque en realidad, y leyendas aparte, la cruz se remonta a la epoca de Alfonso III.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Bueno,madame, permaneciendo al lado del rey... o enfrente de él, algunas veces.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. La mancha fue lo bastante grave para costarle al rey su corona y el desmembramiento de su reino. Casi nada.
    A pesar de todo, parece que hubo reconciliacion.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Bueno Madame he vuelto pasada por agua, me imagino que el tiempo en Asturias más de lo mismo.
    Me encanta leer la vida de estas reinas con carácter, para que luego digan que las mujeres no pintaban nada en la historia.
    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame, bienvenida de regreso!
    Qué pronto terminan los puentes,por largos que sean, verdad? Otra vez a incorporarse a la rutina, con el estres añadido de que se echa encima la navidad.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Jimena... un hermoso nombre, sin duda alguna.

    ¡Ay el conde de Lugo siempre batallando jejejee!

    Me parece terrible que la señora hubiera instigado a sus propios hijos en contra de su padre, sobretodo a García, a quien animó y ayudó para que consiguiera la Corona de forma apresurada. Terrible también que el enfrentamiento supusiera el encarcelamiento del joven, desde luego es deshonroso este tipo de contiendas familiares. Si al fin y al cabo tras la abdicación del rey los tres reesultaron beneficiados en el reparto...

    Conozco la catedral de Oviedo y ciertos vestigios que existen en Cangas de Onís acerca de la batalla de Pelayo en Covadonga. De más está decir que me encanta Asturias y que siempre que puedo hago mis escapaditas allá.

    Besos Madame y feliz mitad de semana ;)

    ResponderEliminar
  10. Caramba, Madame, una bonita sorpresa esta entrada sobre nuestra propia historia. Parece que las brumas cubren el legado de Jimena. De su marido Alfonso hay -naturalmente-muchos más testimonios. Entre las obras que impulsó se encuentra mi querido monasterio de San Martín de Castañeda, sobre el Lago de Sanabria.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  11. Madame:

    Una dama de la que tenía desconocimiento, pero como las que Ud trae aquí, de armas tomar. Mire que rebelar a sus hijos contra el padre....

    Sin embargo me ha gustado la tenacidad de la Reina.

    Saludos Madame.
    He contestado su e-mail.

    ResponderEliminar
  12. Madame Akasha, la verdad es que resultan unas prisas indecentes las de la reina, ya que el hombre había alcanzado una cierta edad y, dada la esperanza de vida de la epoca, era de suponer que no le quedaría mucho camino, y que la corona pronto pasaría al hijo de forma natural.

    El problema de estos arreglos es que se terminaba fragmentando demasiado el territorio, y luego era pura suerte que volviera a reunirse. Aunque en este caso así sucedió.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Sí, monsieur, estudiar a los reyes asturianos, y en especial a las reinas, es un galimatías infernal. Pese a lo cual no desisto, aunque sea para sacar en conclusión que apenas se sabe nada, jiji.

    Feliz tarde, monsieur Xibeliuss

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Gracias, monsieur Manuel, acabo de verlo.

    Esto marcha bien, entonces :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Mi querida Madame:
    hoy que tengo un ratito, paso a saludarla y a leer las interesantísimas muestras sobre la historia de estos antiguos reyes y nobles de España.
    Creo recordar que no hace mucho pusieron por la 2 de TVE.algo sobre la famosa batalla de Covadonga y la historia sobre la Cruz de la bandera asturiana...
    Me apasiona la historia,mas, me queda poco tiempo para leer todo cuánto quisiera.
    Me ha gustado mucho también la de la Emperatriz de Austria MªTeresa, todo un ejemplo de mujer.
    En un viaje que hice hasta Praga pude admirar de cerca ese impresionante palacio en el que tanto le gustaba estar.
    Mi abrazo grande de admiración y cariño para vos, Madame.
    Gracias mil¡¡ por su estimada visita a mi balcón de las toronjas.
    Carmendy

    ResponderEliminar
  16. Madame, muchas gracias por su visita.
    Espero que este puente haya dado de sí y tuviera usted tiempo para el descanso.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Munio Núñez. Esto es un nombre de aristócrata antiguo y los demás cosas de snobs.

    Reciba usted mis saludos.

    ResponderEliminar
  18. Ya ve cómo se pasan de moda los nombres. Antes tan aristocrático y ahora ya no se encuentra a nadie que se llame así.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Que lastima desmambrar asi sus dominios por peleas entre herederos .
    Sobre todo que al final , creo que todos los hijos de Alfonso III llegaron a ser reyes , no solo de Asturias sino de Leon .
    Me encanta todas estas historias que contais .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  20. Sí, así es, porque se fueron heredando unos a otros y al final el territorio volvió a unificarse.

    Muchas gracias, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Historia muy interesante d euna mujer cuya vida se pierde en los acontecimientos de siglos. Siempre he oído hablar de los primeros reyas asutiranos, pero poco de las mujeres que se encontraban tras ellos. Detrás de un gran hombre siempre se encuentra una gran mujer dicen y creo que esta afirmación es cierta.

    Por cierto, Jovellanos fue un gran amante de la Historia, entre otras y variadas disciplinas dada su pertenencia como miembro a varias Reales Academias. Si Asturias adoptó como símbolo la Cruz de las Victorias no me extraña nada que estuviese detrás de todo ello.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Me encanta la historia de los primeros reyes de la Reconquista, aquellos reyes de pequeños reinos como el de Asturias que las pasaron canutas frente al empuje musulman, porque hay mucho de leyenda y de historia. Me ha recordado usted la historia de esta emblemática Cruz de la Victoria que ha tenido una vida complicada desde aquellos lejanos años de Dona Ximena, si a usted le parece bien haré una entrada en mi blog sobre la misma.
    Muchas gracias por la entrada, como siempre muy interesante Madame.
    :-)

    ResponderEliminar
  23. En este caso no es que haya colaborado mucho con el esposo. Era como tener al enemigo en casa,jiji.

    Sí, él fue uno de los que más insistieron en lo de la cruz de la victoria, aunque el color del fondo no estaba decidido aún. También había propuesto un fondo rojo muy bonito.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, eran tiempos legendarios en los que la documentación escasea y abona el terreno para toda clase de leyendas.

    Será un placer leer esa entrada sobre la cruz de la Victoria, monsieur.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Parece raro que el rey Alfonso únicamente castigara a su rebelde hijo y nada hiciera contra su esposa, instigadora de conspiración. Sus motivos tendría. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  26. Madame,
    me sorprende a mí también que el rey siguiera al lado de Jimena. Supongo que sus razones políticas tendría...
    Muy interesante el apunte sobre el origen de la cruz de la bandera de Asturias (no lo conocía).

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  27. Bueno, tenga en cuenta que no se sabe a ciencia cierta cuál fue el destino de Jimena durante el breve periodo en que su hijo estuvo en prisión. Probablemente ella compartiera parecidas condiciones, pero la reconciliación formaría parte del tratado de paz, algo impuesto por los hijos. Son tiempos de documentación tan escasa que normalmente nos vemos obligados a especular.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. ¡Ay señora, que bien sabéis vosdemis amores, no cabe duda!
    Esta historia me ha deleitado y desasnado sobre ciertos puntos de un tema que llevo prendido en la sangre gallega que como regalo viene de mis bisabuelos.
    Me ha emocionado la actitud y el valor del rey Alfonso.
    Os agradece:

    Doña Guiomar de Ulloa

    ResponderEliminar
  29. Efectivamente, seguramente le vino impuesto por sus propios hijos y por la iglesia.
    Y sí, esa es la legendaria cruz de los asturianos. No es del siglo VIII como dice la leyenda, pero sí de comienzos del X.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Ay, Guiomar, estas ahi!
    Jiji, ya me parecía a mí que hoy iba a ser un tema de tu interés, sobre aquellos tiempos aún oscuros en los que se gestaba Galicia.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  31. A veces el amor maternal se desborda hasta hacer que los hijos se rebelencontra el padre para obtener prebendas; pero, madame, así es la vida y esto sigue pasando con las herencias en muchos sitios. Muy interesante.
    Reciba mis respetos.

    ResponderEliminar
  32. Sí, aunque en realidad es mas facil de entender en los casos de segundas esposas que no se resignan a que sus hijos sean despojados por los de la primera.
    Tal vez en este caso haya habido algo más parecido a lo de Leonor de Aquitania y Enrique II. Alguna vieja cuenta pendiente de ese tipo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Una lección más interesantísima, Madme. Gracias.

    ResponderEliminar
  34. Gracias a usted por la visita, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Hola Madame

    Gracias una vez más a su maravilloso relato he conocido la historia de esta reina. Conocía la de su esposo. Realmente interesante la historia del rey, la rebelión de sus hijos y la reina.

    Algo no me cuadra, ¿era tan grande la generosidad y el amor del rey por su familia para perdonarles? Más en aquellos tiempos en que no se tenía muchos miramientos. En fin, debo de confiar pero .... mi mente debe ser muy retorcida.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  36. Interesante personaje, Madame. Gracias por descubrirnoslo a los que lo desconocíamos. Un saludo y mios respetos.l

    ResponderEliminar
  37. Parece bastante normal eso de que las madres incitasen a sus hijos contra sus padres. ¿Sería todo una cuestión de aversión a los maridos?

    Sobre la Cruz, pues todo un pedazo de joya, pero como emblema de Asturias, pues no sé yo. Prefiero el cuartelado tradicional. Será precisamente porque soy más... purista en estas cosas de la heráldica y me remito al cuartelado 1º Castilla, 2º y 3º Galicia, 4º León, que desde el siglo XV se venía usando en ocasiones, por mucho que Jovellanos hiciese todo aquel estudio... Ya me he salido del tema jajajaja.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  38. Madame, no creo que fuera generosidad en absoluto, sino necesidad, en una guerra que llevaba perdida y en la que podia ser obligado a claudicar. El perdon de la esposa sin duda le fue impuesto por sus propios hijos en el tratado de paz en virtud del cual hubo de abdicar y cederles todo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias a usted, madame Meg.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Ya, pero la cuestion es que lo del siglo XV a los asturianos les trae al fresco y no les representa para nada. Ellos prefieren un simbolo que les hace recordar la causa de don Pelayo, mucho antes de que existiera todo eso que siglos despues se llamó Leon y Castilla.
    Y es comprensible.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Madame, me ha encantado la entrada. me apasiona la historia de los inicios de los reinos hispánicos, todo entre leyenda y realidad...de la muerte de este rey nacerían los grande reinos cristianos que acabarían la Reconquista...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. En realidad todo fue, simplemente, una ampliación progresiva, algo que habia comenzado dos siglos antes y que habría de continuar durante seis siglos mas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Me ha encantado esta entrada sobre los primeros años del reino leonés pero me he quedado con las ganas de saber algo más sobre el destino de Ramiro.

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Y quién no, monsieur, jiji. Debería llamarse Ramiro el Misterioso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. El castillo del arbolio :) Es de mis favoritos, o deberia decir era...está casi en ruinas y parece que nadie tiene interés en que no acabe de desaparecer. Muchas Jimenas harían falta para acabar con tanta desidia. Me ha gustado mucho el post, Madame, y no sólo por lo cerca que me toca :)

    Feliz noche. Bisous.

    ResponderEliminar
  46. Sencilla pero bella historia la de los inicios de los reinos españoles, además de muy bien documentada y mejor narrada. Una de mis asignaturas pendientes es volver a estudiar la historia política de las monarquías hispánicas en sus orígenes. Relatos como el de usted, me impacienta a hacerlo aún más. Estas intrigas de Alfonso II, Ximena y sus hijos me recuerdan mucho a las de Leonor de Aquitania, su marido y sus hijos (Juan sin tierra, Ricardo...). Que tenga una excelente semana, Madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  47. Ah, en efecto, madame Alma, en ese castillo que menciona es donde se dice que Jimena tramó la conjura con sus hijos contra Alfonso.

    Muchas gracias, madame, feliz dia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Es verdad, monsieur, a mi tambien me recuerda el caso de Leonor de Aquitania. No me extrañaría que detrás de la rebelión hubiera algo así.

    A mi tambien me encanta la historia de estos reyes de Asturias y Leon, pero qué difíciles de estudiar, por lo contradictorio y escaso de la información.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Leyendo entradas como ésta me hace ver lo poco que sé sobre una época tan oscura como lo era el medievo. Y cómo han cambiado las cosas desde entonces...
    no imaginaba que el símbolo de la bandera de Asturias tuviera esa historia.
    Fascinante, sin duda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. recientemente ignacio escolar y su padre, arsenio escolar, han editado un libro sobre castilla y su historia. no lo he leído aún, pero debe ser clarificador sobre alguno de los asuntos que aquí se apuntan.
    qué historia la de jimena, sublevando a los hijos contra el padre. qué mujer. y luego, como si nada.
    en fin, espero que la reentrée a la vida laboral haya sido suave, madame.
    bisous!

    ResponderEliminar
  51. Es que es una epoca dificil de estudiar, madame. Al final hay pocas cosas claras, y las teorías son multiples.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Monsieur Karpov, espero que no sea como la fundacion de Budapest! O bueno, por qué no. No estaría mal.

    Mi rentrée la hago resfriada: ya conoce usted de antiguo mis problemas con los calcetines.

    Feliz dia, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  53. por el amor de dios, no va a haber por ahí unos calcetines para Madame!! pero cómo está el servicio!
    a mejorarse!
    bisous.

    ResponderEliminar
  54. Sí, monsieur, sí que los hay, pero mi problema es que me niego a ponermelos! Es que los calcetines tienen tan poca clase... No sé, no me van con nada.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  55. Tenga cuidado ... si nuestro presidente ve ese mapa histórico del s.X puede que se le ocurra recuperar la grandeza de su León. En ese caso Dame, pasaríamos a ser paisanos.

    Un beso y muchas victorias para vos.

    ResponderEliminar
  56. Cómo, monsieur, tan ambicioso es como para llevar los límites hasta Francia? Mon Dieu! Habrá que tener cuidado con el caballero.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  57. Las mujeres que presentas son fuertes y valientes.
    La historia de la cruz asturiana muy interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
  58. No cabe duda de que eran osadas, en efecto. El final pudo haber sido mucho mas dramatico para ellas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  59. Las madres y los hijos tradicionalmente han confabulado contra el padre... pero eso de llegar a la guerra.... está muy feo...

    ResponderEliminar
  60. Y tanto, monsieur, sobre todo porque ya tenian suficientes enemigos en el sur, fuera de la familia. No era momento para buscarles más. Estuvo muy feo, sí.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)