sábado, 18 de diciembre de 2010

Italia Goda

Mausoleo de Teodorico en Ravena

A principios del año 494 los godos habían consolidado su conquista de Italia. Teodorico se instalaba en Ravena. Había conducido a 200.000 de los suyos, parte de los cuales se estableció en la llanura de Padua, mientras que otros seguían con él hasta Ravena y un tercer grupo se adentraba más al sur. 

El asentamiento fue difícil, porque los godos constituían una horda de guerreros, pastores y bandidos. No eran un verdadero pueblo ni poseían una organización. 

El nuevo reino comprendía Lombardía, Véneto, Liguria, Toscana, Lacio, Campania, Lucania, Calabria y Sicilia. La península siguió dividida administrativamente igual que con los romanos: había 17 provincias gobernadas por 17 Présides, que eran al mismo tiempo jueces, administradores e intendentes de finanzas. Dependían del prefecto del Pretorio, especie de Ministro del Interior que residía en Ravena y rendía cuentas al rey. 

Palacio de Teodorico

Las provincias fronterizas fueron confiadas a los llamados Condes, generales godos en servicio activo que se habían distinguido en la guerra. Estos generales disponían de un pequeño ejército y vigilaban las fronteras. 

En Roma el Senado, aunque reducido a una simple sombra, siguió siendo el más alto organismo representativo. Los senadores conservaron el derecho a transmitir el cargo a sus hijos. También los cónsules conservaron sus prerrogativas. Cuando eran elegidos, podían poner en libertad a cierto número de esclavos, y tenían aún la obligación de proporcionar a la plebe trigo y diversiones. Además daban su nombre al año. 

Pero en Roma el verdadero jefe era el prefecto de la ciudad. Lo nombraba Teodorico. Dirigía la administración, presidía los tribunales y tenía jurisdicción incluso sobre los senadores. Todos los funcionarios dependían de él. 


Entre los altos cargos se encontraba el cuestor, que hacía de mediador entre el Senado y Teodorico; el maestro de oficios, que se encargaba de los abastecimientos y el correo; el conde de las Donaciones o Ministro de Finanzas, que vigilaba también el comercio, y el conde de los Asuntos Privados o Ministro de la Corona, cuya misión era impedir los matrimonios entre parientes y dar sepultura a los muertos. Todos tenían el título de ilustres. 

Teodorico se hacía acompañar por un séquito de escuderos y oficiales, todos godos. El rey era el jefe del ejército. Declaraba la guerra y ordenaba el reclutamiento. Los godos se movilizaban en masa y se ocupaban personalmente del propio equipamiento: una especie de coraza ligera, un yelmo y un escudo. El armamento comprendía la lanza, la espada y la jabalina, el puñal y las flechas. El Estado les pagaba, pero les prohibía el saqueo. Los romanos estaban obligados a procurar a las tropas de paso techo y alimento. 

Teatro Marcelo

Teodorico encontró las arcas vacías, así que multiplicó el número de agentes encargados de cobrar los impuestos, que eran pesados y generalmente se pagaban en especie. También restauró el teatro de Marcelo, nombró un superintendente para las cloacas e instituyó una comisión de vigilancia sobre los monumentos. Castigó a los ladrones de estatuas y a los especuladores de terrenos y dictó una ley contra la demolición indiscriminada de antiguos edificios públicos.


Bibliografía:
Historia de la Edad Media - Indro Montanelli y Roberto Gervaso

33 comentarios:

  1. Que bien suenan los topónimos latinos...me encantan :)

    Se ve que los godos tuvieron buenos maestros, sus leyes parecen atinadas y eficaces, me ha resultado curioso el hecho de que los romanos estuvieran obligados a acogerlos

    Feliz tarde, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  2. Madame, me ha recordado mis clases de latín, cuando estudiábamos la estructura política y militar de la antigua Roma.

    Me ha encantado el mausoleo de Teodorico en Rávena. ¿Me creerá si le cuento que cuando viajo a algún lugar nuevo lo primero que visito son los cementerios? Pero no los modernos de hoy día. Me fascinan los antiguos, en los que se respira antiguedad y soledad y disponen de viejos mausoleos y tumbas góticas.

    Una dama extraña, lo sé...

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Hola Madame:
    Me impresiona que Teodorico hizo por Roma, mucho más que los mismos Romanos. "catigo a los especuladores de terrenos".....Mire que si eso se hiciese ahora....

    Saludos Madame. No se que pasa hoy. Abro su blog y me encuentro con la entrada anterior, pero cuando abro los comentarios me sale esta ventana.....y voy a la entrada de hoy, me sale la ventana de la entrada de Berta....

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta eso de conde de las Donaciones, madame, aunque la verdad que no creo que fuera muy adecuado el nombre, porque, como siempre, en vez de donar, quitarían.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame, es que tiene su romanticismo la cosa de los cementerios, naturalmente. Es muy decimononico :)
    Puedo decirle que el de Teodorico sí que lo conozco.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Ay, monsieur, ojala copiaran en eso a Teodorico!

    Mire que es raro lo que le pasa a usted con el blog. Yo lo visualizo perfectamente con mis diversos navedadores, así que debe de ser una vez mas un problema con su cuenta, al no ser de gmail. No sé, creo yo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Muy curiosas las leyes de Teodorico sobre la ciudad de Roma. Sería un bárbaro, pero tampoco le faltaban buenas iniciativas.
    Feliz sábado, Madame

    ResponderEliminar
  8. Es impresionante pensar que unos bárbaros, tal y como les llamaban los romanos, pudieran acabar con el propio imperio que un día les romanizó. Porque, lo creamos o no, muchas de sus leyes u organización política provenían de Roma.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Teodorico era un fuera de serie, desde luego. A veces los barbaros son los menos barbaros de todos, monsieur.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sí, ya lo creo que sí. Ellos organizacion no tenían ninguna, así que fueron adoptando la que encontraban, que era la de los romanos.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Me ha llamado poderosamente la atención que creara una comisión de vigilancia sobre monumentos, que castigara a los especuladores de terrenos y dictara una ley contra la demolición indiscriminada de edificios antiguos. Este sabía lo que hacía
    Buenas tarde, madame, ha sido un placer leer su entrada.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. No parece corresponderse Teodorico con en concepto romano de un barbaro, verdad monsieur? Ni tampoco con el nuestro en realidad.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo con usted, madame.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  14. 17 Présides... ¿No tiene alguna o mucha similitud administrativa con nuestro hoy?
    ¡Cuánto conocimiento histórico! ¡Admirable!

    ResponderEliminar
  15. Madame, todo en Italia es arte, jamás sabría con que quedarme. Se suele decir que en Italia das una patada a una piedra y seguro es un trozo de historia. Y en cuanto a las leyes´creo que las hacían cumplir al menos.
    Bisous

    ResponderEliminar
  16. No me extraña que nombrara un supeintendente de cloacas, obra de mucha importancia para la salubridad de la ciudad y que debieron tener una gran extensión. Recordará, señora, que por ellas escapó Vinicio, de las llamas de destruían Roma en la película Quo Vadis. Por cierto, qué gran escena la de Nerón-Ustinov leyendo la carta de despedida de Petronio. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  17. En estas fiestas tan entrañables, con mis mejores deseos de ilusión, paz y felicidad.

    ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cómo usted bien dice, Teodorico era todo menos bárbaro, fue un excelente gobernante e inició una serie de obras que hicieron de Rávena una de las ciudades más bellas de la Europa Medieval (su palacio, el mausoleo...), obras que continuaron los bizantinos, con las bellas iglesias de San Vital y las dos San Apollinar. Un cordial saludo, Madame.

    ResponderEliminar
  19. No le quito mérito alguno a los godos italianos, hermanos de los españoles, pero siempre parece que la caida de Roma a manos de los pueblos germánicos fue una especie de paso atrás, antesala de la edad oscura o edad media. No por ello resulta menos interesante que pueblos como los godos copiaran muchos aspectos del pueblo romano conquistado, derecho, arte, organización... fue como una vuelta a empezar pero partiendo de la base romana adaptada a las particularidades de cada pueblo.
    Un saludo Madame :-)

    ResponderEliminar
  20. En el fondo, visigodos y ostrogodos, todos provenimos de la misma familia y además mezclados con los romanos. Por eso somos tan parecidos los de aquí y allí y consentimos los juegos sucios, la corrupción, el clientelismo, los payasos haciendo circo desde su escaño... como algo normal que no nos sorprende ni nos escandaliza.
    ¡Estamos locos estos romanos!

    ResponderEliminar
  21. Monsieur Francisco, en efecto, parece que hoy dia tambien hay muchos presides, no?

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Madame Katy,

    en efecto, allí las ruinas aguardan al doblar cualquier esquina, es impresionante.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ay, monsieur, quo vadis! Con lo que disfruto con esa pelicula.
    Hasta he incluido fotito de Robert Taylor en el blog. Oh, qué guapo era además!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Monsieur Ricardo,

    igualmente para usted, que tenga muy felices fiestas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Una suerte poder contar con un Teodorico. Todo pudo haber sido un desastre sin él, porque tenían complicada la implantación.

    Feliz dia, monsieur Paco

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Monsieur Pedro,

    Sí, para Europa fue tremendo, un cataclismo, todas aquellas invasiones barbaras. Pero al menos estos pueblos salieron adelante, y supieron basarse en el legado romano. No lo tenian facil, pero no lo hicieron tan mal.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Monsieur Cayetano,

    Realmente seguimos siendo romanos. Cada vez nos veo mas parecidos, es asombroso. Por muchos pueblos que llegaran despues, la huella de Roma es profunda e indeleble.

    Y veo que a usted tambien le gusta Asterix :)

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Qué bien que existiera, en aquellos tiempos, un rey que se velaba por el patrimonio artístico y arquitectónico.

    Por cierto, no conocía el Teatro Marcelo, pero, ahora que he visto la fotografía, menudo pastiche se ha perpetrado en él. En qué estarían pensando quienes hicieran eso. Se ve bastante moderna esa fase.

    En fin, Madame, aprovecho esta visita para desearle una Feliz Navidad y mis mejores deseos para el próximo año.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Ay sí, monsieur, no sé qué hubiera hecho Teodorico con los autores de la reforma en cuestión.

    Felices fiestas también para usted, y que tenga un próspero año nuevo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Esta entrada que usted escribe da para pensar mucho.

    El hundimiento de Roma fue una desgracia sobre la que Occidente no ha dejado de pensar, y en el fondo de lamentar, hasta hoy.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  31. Me pregunto cómo sería hoy nuestro mundo si Roma no se hubiera hundido.
    Sería muy diferente en realidad? No lo se, yo creo que nunca hemos dejado de ser romanos. Tal vez unos romanos en crisis, pero romanos a fin de cuentas :)

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Perfecta entrada, madame, muchas gracias por explicarnos con tanta maestría la cultura goda, su blog es la mejor enciclopedia que he conocido hasta ahora de historia.

    Los présides eran pluriempleados de la época... jejeje, ya que eran jueces, administradores e intendentes de finanzas a la vez.
    Si me permite, desearía que me aclarase una cosa porque nunca me ha quedado muy clara, siempre he entendido que se denominaban godos al conjunto de pueblos que aprovecharon la expansión del imperio romano y que de ahí derivan los nombres de visigodos (porque se asentaron en el oeste) y de ostrogodos (del este)... ¿Es esto cierto o esas diferencias no son las correctas?

    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias, madame Fatima.

    En efecto, los godos eran los mismos en realidad, unos los godos del este y otros los godos del oeste, segun el rumbo que tomaron, pero son dos ramas del mismo tronco.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)