martes, 14 de diciembre de 2010

Diana de Poitiers


Diana de Poitiers era una mujer muy ambiciosa y dotada de una voluntad de hierro. Su carácter poco o nada tiene que ver con la imagen que de ella se pretendió imponer en su tiempo: la de una diosa bajada del Olimpo para ofrecer al soberano sus sabios consejos. Pero lo cierto es que, ayudada por la naturaleza, conservó una eterna y radiante belleza. 

Cuando el Delfín Enrique, 20 años menor, se enamoró de ella, aún reinaba Francisco I. La Corte, en la que Diana era dama de la reina, no era austera ni casta; los placeres se sucedían sin interrupción y el propio rey era el principal ejemplo de comportamiento licencioso. La amante de Francisco, la duquesa de Etampes, tenía 10 años menor que la favorita del Delfín. 

Enrique, con la cabeza llena de historias platónicas de amor cortés y hazañas caballerescas, desaprobaba los excesos de su padre. Su entorno se esmeraba en destacar el contraste entre la virtud del Delfín y la indecencia del rey, o entre el pudor de Diana y la lascivia de la duquesa. Así, Diana fue asimilada a Artemisa, la casta diosa, cazadora del mal, mientras que la otra, bajo la forma de Venus, personificaba la lujuria. El poeta François Habert, a sueldo de Enrique, nos dejó estos versos: 

Cierto, Venus no ha muerto todavía 
Diosa es, gran honor se le rinde 
Quiera Dios verla en el mar hundida, 
La República estaría bien vengada. 
Pero poco a poco Venus será abolida, 
Y en su nombre el de Diana se pondrá, 
De quien la fábula dice ser púdica, 
Contraria en todo al deseo de Venus. 

Diana de Poitiers en casa de Jean Goujon

Cuando Enrique II subió al trono en 1547, tenía 28 años y su amante se acercaba a los 50. Diana tenía una salud vigorosa. Acostumbraba a darse baños fríos y llevaba una vida activa y sana. Conservaba todos los atractivos de la juventud, la alegría, la frescura, la seducción, todo aquello que mantuvo a Enrique toda la vida bajo su influjo. 

Hasta su encuentro con el Delfín había llevado en la corte la vida oscura de una virtuosa servidora de la reina. Casada a los 15 años con Louis de Brezé, Gran Senescal de Normandía, un anciano que la dejó viuda en 1531, vivió una existencia decorosa y sin escándalos en la corte de Leonor de Austria. Desde la muerte de su esposo, Diana vestía solamente de blanco y negro. 

Su padre, comprometido en la conspiración del Condestable de Borbón, había sido condenado a muerte, y la leyenda cuenta que, para evitar el cumplimiento de la sentencia, ella se había entregado a Francisco I. Sin embargo, nada tiene que ver ese relato con la realidad. De hecho fue su esposo quien en su momento obtuvo la gracia para el senescal. 

Diana de Poitiers

Durante mucho tiempo la admiración del Delfín hacia Diana no se salió del marco de lo meramente platónico. Ella le aconsejaba que cumpliera sus deberes conyugales para con su esposa, Catalina de Médicis, de la que durante mucho tiempo no tuvo descendencia, hasta que en 1544 nació el futuro Francisco II. 

Diana se resistió a los requerimientos del joven Delfín, pero finalmente, un día en que se encontraban en el castillo de Ecouen, que su amigo el condestable de Montmorency acababa de hacer construir, la dama se rindió. Se conserva un poema suyo sobre ello: 

He aquí, en verdad, que el Amor una mañana 
Vino a ofrecerme galanteo muy gentil (…) 
Pues veréis, galanteo tan gentil 
Era varón, bien dispuesto y joven, 
Diana cedió, y comprenderéis sin pena 
De qué mañana pretendo yo hablar. 

Pero cuidaba su reputación, y continuaba ocultando el carácter de su relación con Enrique. Durante mucho tiempo mantuvieron engañados a todos. El embajador de Venecia escribe: “…Siente por ella verdadero afecto; pero se cree que no hay nada lascivo en ello, que es como entre madre e hijo”. 

Chenonceaux

Cuando Enrique alcanzó el trono, Diana tuvo una enorme influencia sobre los asuntos del reino e incitó al rey a perseguir a los reformados con el propósito de enriquecerse con sus bienes. No contenta con recibir suntuosos regalos del rey —el castillo de Chenonceaux, la residencia de Anet o el ducado de Valentinois—, también se hizo adjudicar las tierras confiscadas a los protestantes condenados, hasta lograr ser poseedora de la mayor fortuna del reino. 

Cuando el rey falleció en 1559, ella tenía 60 años, y, al parecer, no había perdido su belleza. Brantôme, que la había visto meses antes, escribió: “Hasta el corazón de una piedra se habría conmovido. Tenía el rostro tan bello, tan fresco y amable como a los 30 años”. 

Anet

Murió el 25 de abril de 1566 en su castillo de Anet, adonde se había retirado.



Bibliografía:
Las Mujeres del Rey - Guy Chaussinand-Nogaret

54 comentarios:

  1. Vaya dos mansiones que consiguió la inteligencia, la belleza y la ambición de Diana de Poitiers.
    Siempre he sentido fascinación por esta mujer; creo que ha sido una de las mujeres más fuertes y bellas que han existido. Viendo que a los 60 poseía una belleza inusual en esa época, tendría que ser una anciana decrépita, pero no fue así.. y sin el botox. Que tomen nota algunas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. vaya, cómo debía ser. porque sesenta años, por mucho que se luzca, son sesenta años. y bien está que no trabajase descargando sacos en el muelle, ni sacando cebollas del campo, pero tampoco existían las grandes líneas de cosméticos ni... ya, los baños fríos. en fin. la gente supongo que exagera un poco, ¿no cree? no hablo de que no fuera bella, ni mucho menos, pero digo yo que sesenta años en aquellos tiempos... se tenían que notar.
    vale, no meto más la pata.

    saludos, madame!
    que tenga un buen día!

    ResponderEliminar
  3. Hola Madame:

    Se bañaba con agua fría???....Interesante.

    Siempre he dicho que cuándo un hombre se enamora....lo entrega todo (Castillos y ducados incluidos).

    No se porque pero desde siempre he considerado a Madame Poitiers como la imagen de la astucia

    Me voy a dar una ducha de agua fría ;D

    Saludos Madame.
    El correo ha partido a su Chateau.

    ResponderEliminar
  4. Se mantenía en forma, sí. Llevaba una vida con unas costumbres muy rigidas para procurar conservarse.

    Feliz dia,madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Monsieur, yo tambien pienso que tenían que exagerar un montón. Es más, a mi en los retratos no me parece tan mona, y en algunos se le ven unas narices que dan para dos.

    No me sorprende que en tiempos del Delfín la gente la adulara y exagerara, pero lo extraño es que después de la muerte de él, cuando ella ya no representaba nada, siguieran diciendo lo mismo.

    En cualquier caso, con 60 tacos aún retenía a un hombre de 40 que, por ser el rey, hubiera podido tener a su disposición a muchas otras también bonitas y bastante más jovenes.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Era una mujer muy inteligente, fría y calculadora, en efecto. Sobre si era tan guapa o no... eso van gustos, jiji.

    Voy a ver el correo, monsieur. Yo tambien tengo que despachar a un mosquetero.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Con toda la cosmética y cirujia de que disponemos a día de hoy estar lozana y fresca a los 60 es dificil y sobre todo muy costoso así que Diana sin ayuda de todos estos adelantos tuvo que tener una carga genética envidiable y sentirse muy bien consigo misma que eso se refleja en el rostro, su actitud jovial también ayudaría mucho.
    Bien por ella

    ResponderEliminar
  8. Eso sin duda, madame. Su genética debía de ser cosa poco común. Pero aun asi resulta increible!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Son las mujeres que a muchos hombres les dan miedo: las bellas, inteligentes y a la vez tenaces y ambiciosas. Consiguen todo lo que se proponen. ¡Ay del pobre mortal que se ponga en su camino!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hay personas atractivas, y, algunas de ellas, presentan belleza. La

    Duquesa de Alba ha tomado ejemplo, pero en este caso la "afortunada" es ella.

    Bromas aparte, considero que el encanto de la mujer madura es superior a la belleza de la joven. Aunque pudieran congeniarse ambos elementos.

    Me ha gustado esta historia. Un beso sin edad ni caducidad.

    ResponderEliminar
  11. Sí, y al mismo tiempo frías y calculadoras. Supo vivir bien la mujer, no cabe duda. Lo que no podia calcular es que el rey moriría antes que ella.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Monsieur, pase lo del encanto de la mujer madura, pero vamos, ya el encanto de la tercera edad, y sobre un hombre joven, resulta mas bien cosa de meigas. Un poco raro, la verdad. Porque eso de que a los 66, cuando murió, siguiera siendo tan bella y tan joven... Yo qué se, igual tenía en casa un retrato de Dorian Gray

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Se ve que a Enrique le iban las maduritas, al contrario que ha su padre que le gustaban más jóvenes...aún así parece que Diana, fue una mujer bastante comedida y de buen aspecto, y sin necesidad de cirugía jejeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Se ve que a Enrique le iban las maduritas, al contrario que ha su padre que le gustaban más jóvenes...aún así parece que Diana, fue una mujer bastante comedida y de buen aspecto, y sin necesidad de cirugía jejeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Fijese lo que hubiera sido de haber vivido en la era de los liftings, monsieur.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. ¡Maravilloso! Me estoy quedando sin capacidad de sorpresa. ¡Adelante!

    ResponderEliminar
  17. No conocía el personaje de Diana de Poitiers ni el papel que desempeñó; siempre me sorprende, madame, un placer ampliar mis escasos conocimientos de historia.
    Por cierto, el castillo de Chenonceaux es maravilloso, como sacado de un cuento.
    Un beso, madame.

    ResponderEliminar
  18. En los retratos se ve muy hermosa, sí, pero yo tiendo a desconfiar de las mujeres que no envejecen...entiendo que llevan una vida triste y rígida, siempre a dieta total por mucho que uno no lo aparente los años los tiene igual, sólo que los vive mucho peor :P

    No me haga caso, Madame, será la envidia :D

    Feliz tarde, Bisous

    ResponderEliminar
  19. Cleopatra se bañaba en leche de burra así que igual para esta dama su elixir privado consistía en baños fríos (creo que si ese fuera el precio a pagar yo personalmente consentiría de buena fe en envejecer).

    En los retratos se le ve hermosa y de belleza fresca, y ciertamente debía de serlo si consiguió engatusar hasta el final a un hombre 20 años menor (con lo complicado que eso resulta jajjajajaja) Al menos su belleza y su recato la llevaron adquirir hermosas posesiones, como el castillo de Chenonceaux (precioso con esas aguas quietas).

    Al menos, claro está, que anduviera en tratos con el Diablo jejejej

    Bisous Madame

    ResponderEliminar
  20. Quizás la belleza de Diana residía en la prudencia con la que administraba sus lances amorosos y en la desafiante personalidad que no se dejaba acoquinar por los prejuicios de la edad. Diana demostró ser, no sólo inteligente sino sabia y de una astucia estilosa- ahí tenemos el poema de su entrega matinal- Con esos atributos, ejercicio y buena salud, la belleza brilla sin importar la edad.

    Un gran saludo, Dame Masquée y siga usted tan aguda como lo fue Diana y por muchos años.

    ResponderEliminar
  21. ¿Quiere decir que para mantenernos a los 50 como con con 30 tenemos que darnos baños de agua fría? Pufffff, no sé si voy a ser capaz...

    De todas formas debía de ser muy hermosa porque con baños de agua fría incluídos si una es fea lo es y ya está.

    besos

    ResponderEliminar
  22. Hola Madame

    Diana si viviera en la actualidad, sería una estrella de la televisión y de las revistas del corazón.

    Ambición, belleza, inteligencia, amores entre personas de distintas edades...., y después dicen que la historia es aburrida y seria.

    Por lo que he podido leer, mejor ser amiga de Diana o te quedabas sin casa;).

    Un placer leeros y aprender al mismo tiempo.

    Feliz tarde, Mademe.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, monsieur Francisco.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, madame Fatima, lo llaman el castillo de las Damas, porque pertenecía siempre a mujeres que fueron las que dejaron huella en él.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. No los vivía peor, no. En realidad ella se conservaba más sana también por dentro, más agil y vigorosa. Le gustaba hacer ejercicio, no era sacrificio para ella. Y de ese modo llegó en mejores condiciones que otras de su edad.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. jijiji, yo tampoco me apunto a los baños frios, madame! Gracias, pero prefiero envejecer si la alternativa es esa para todos los dias.

    Pero ella sacó buen provecho a su belleza, ya lo creo. Le reportó muy bonitos castillos.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Desde luego, madame Amaltea, la belleza por sí misma nada consigue, y no llegaría muy lejos si no estuviera respaldada por una mente poderosa, como fue el caso de esta mujer.
    Evidentemente con su exito tuvo mucho mas que ver su inteligencia.

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  28. Ay, madame, cómo la comprendo con lo del agua fria, sobre todo ahora que estamos en invierno! Qué poco apetece. Esta señora debía de ser como un robot.

    feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Pero no creo que Diana fuera de las que buscaban publicidad sentandose en platós. Más bien intentaría que la prensa no la siguiera, pero ah, qué imposible tarea!

    Feliz tarde, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  30. El agua fría es muy tonificante y buena para los vasos sanguíneos, así que ya sabemos lo que hacer para vivir más años que Matusalen. Precioso el poema mitológico de Habert, a pesar de que belleza, belleza, esta mujer no iba muy sobrada que digamos, a mi modesta opinión. Felíz dia, madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  31. Yo tampoco la encuentro tan bella, sobre todo teniendo en cuenta lo aduladores que solian ser los pintores cortesanos de la epoca.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Si se me permite, el defín no era tonto al escoger a Diana de Poitiers, dicen que "la gallina vieja deja buen caldo".

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  33. Sin duda una mujer bella e inteligente, tuvo sin embargo que soportar los odios no disimulados de la reina Catalina que le prohibió asistir a los funerales de su marido (supongo que sospechaba de sus infidelidades)fue expulsada de Chenonceau y la obligó a devolver las joyas que el rey le había regalado.
    Y mire usted lo que he encontrado :
    "Como curiosidad, cabe mencionar que durante el año 2008, un equipo de científicos estudiaron los restos mortales de la duquesa de Valentinois y descubrieron que tenían inexplicablemente una concentración de oro muy alta. En dichos estudios se baraja el hecho de que Diana, obsesionada por el deseo de la eterna juventud y el brillo de una belleza sobrenatural que le caracterizó toda su vida, habría tomado cada día el elixir de la vida, una solución líquida de oro potable que le habría dado una tez muy pálida y un halo místico. Según estos informes, resulta entonces muy posible que Diana terminase falleciendo de anemia debido a una intoxicación grave de oro líquido."

    Interesante ¿verdad? a lo mejor encontró la fórmula de la eterna juventud :-))

    Un saludo y gracias por la entrada Madame.

    ResponderEliminar
  34. Algo debió tener su tocaya Diana tan pretendida e inasequible al principio y admirada y conseguida después por Enrique y por tanto odiada por Catalina, que tuvo que contenerse hasta la muerte del rey. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  35. Ah, pues mire qué bien, monsieur, en ese caso irá estupendamente para aquel que tenga que estar ya a calditos. Aunque me temo que la mayoría de los caballeros son bastante más voraces. O les gustaría serlo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. No es que Catalina sospechara, sino que creo yo que mas bien estaba perfectamente enterada, despues de más de 20 años.

    Sí, conocía ese estudio. Resulta curioso. Al final algunas mujeres con tal de estar bellas no les importa pagar con la vida. Pero posiblemente habia dado con el secreto, sí :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Y aún despues de la muerte del rey. En realidad bien poca venganza tomó. Se conformó con no volver a tenerla delante, y con recuperar lo que consideraba que no le pertenecía.
    Otra hubiera tomado medidas más drasticas seguramente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Casualidades, Madame: leo su entrada mientras oigo de fondo la versión de Paco Ibañez de "Juventud, divino tesoro"... También había leído lo que menciona Pedro sobre el teórico elixir a base de oro. Muy interesante.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  39. Me ha encantado esta historia de la bella Diana, claro que me ha decepcionado su desmedida ambición y su frivolidad excesiva. Por otro lado,un ejemplo más de las mujeres de aquellos tiempos, tan similares a nuestros días, en muchos casos...
    Abrazos y mi cariño para vos, Madame.
    Carmendy

    ResponderEliminar
  40. Sí, yo tambien lo había leido, monsieur. Resulta curioso, porque entonces sería una juventud que mata, la que había encontrado.

    En el caso de esta dama parece que el divino tesoro lo tenía a cualquier edad.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. La Princesa de Michael de Kent , descendiente directa de Catalina de Médicis y Diana de Poitiers , escribio un libro sobre estos dos personajes que me fascino .
    Luego visité ¨Chenonceaux ¨, lo que acabo de enamorarme de la historia de amor de Enrique y Diana .
    Es curioso , para algunos era una ambiciosa y frivola y para otros una mujer inteligente y fiel a si misma .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  42. Es que se puede ser ambiciosa, frívola, inteligente y fiel a sí misma a la vez, madame. En realidad no hay contradicción, y todo el mundo tiene luces y sombras.

    Ahora bien, la familia suele barrer para casa :)
    No son los más objetivos, no.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. MADAME CARMENDY:

    disculpeme, no había visto su comentario: no sé por qué clase de problema aún no había aparecido cuando yo estaba respondiendo.

    En realidad así es: no creo que la esencia humana cambie mucho con los siglos. La ambición, la frivolidad, la astucia, la codicia... todo es eterno como el mundo.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. HE LLEGADO A LA CORTE A DEJAR MI SALUDO DE BUENOS AUGURIOS, PARA ESTE TIEMPO NUEVO QUE LLEGA.
    FELICIDADES, Y PAZ QUERIDA MADAME.

    ResponderEliminar
  45. Sin dudas era una mejer inteligente. Como yo lo veo, siempre tuvo la intención de atender los galanteos de Enrique y obtener beneficios de ello, solo que se preocupó de que lo suyo no fuese solo un amor pasajero, sino que le diera la suficiente influencia sobre el Delfín para tenerlo relativamente controla y lograr obtener así muchos beneficios.Pero son solo conjeturas mias.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  46. Igualmente para usted, madame, felices fiestas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Ya lo creo. No le interesaban amoríos pasajeros, sino posiciones seguras.
    Lo extraño es que hubiera hecho tales calculos con esa diferencia de edad, que la condenaba a envejecer mucho antes que él. No parece sensato.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Fue su destino, la época en donde le tocó vivir y la suerte, aunque nadie sabe si fue feliz, porque haber tenido al delfín y los cstillos, icluso una belleza a avanzada edad, no es garantía de felicidad. Todos hablan del amor de Enrique II hacia ella, más no de lo que diana sentía por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, y sin embargo, parece ser que el rey Francisco también había intentado la conquista con mucho menos éxito.

      Muchas gracias y feliz día

      Bisous

      Eliminar
  49. Estoy de acuerdo en que no se habla del amor de ella por Enrique para mi lo uso para asegurar su posicion y la de su familia y amigos sin importarle el daño que le producia a terceros recibir los bienes de los que eran condenados por tener otra religion no habla de que haya sido una mujer tan noble como pensaba el rey

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rey la tenía idealizada, por supuesto. Pero, para ser justos, no fue precisamente la favorita que más daño causó. Ni siquiera hace falta ir muy lejos para las comparaciones: las de Francisco organizaban tremendos conflictos.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  50. y mas alla de lo que pudo haber sido Catalina de Medicis creo que sufrio demasiado por Diana de Poitiers y ella bien sabia lo que producia a la reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catalina no sufrió más que María Leczinska, Leonor de Austria, María Teresa de Austria o cualquiera de las reinas que se vieron postergadas por las diversas amantes y sufriendo situaciones aún más humillantes. No fue Catalina la reina que tuvo más motivos para llorar, ni tampoco la que más lástima inspira. Ella cuenta con sus propias víctimas, en otro aspecto. Y fueron muchas.

      Muchas gracias por comentar y feliz día

      Bisous

      Eliminar
  51. Muy interesante!
    #Amanantes de la #realeza, la historia de Diana de Poitiers, más info:
    http://rodolfoparbst.blogspot.com.ar/2015/12/diana-de-poitiers-hermosa-amante-de.html

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)