jueves, 16 de diciembre de 2010

Berta la del Gran Pie


En el año 741 había en Laon una magnífica villa propiedad del conde Cariberto. Construida en madera, tenía patios y jardines interiores, reservas de armas, pozos particulares, establos, sala de guardia y torres de vigilancia. Era como un esbozo de los castillos feudales que comenzarían a construirse algo después. 

Cariberto vivía allí con su hija Bertrada. La joven era muy hermosa, aunque algunos le atribuyen una deformidad: uno de sus pies era demasiado grande, razón por la cual se la llamó Berta la del Gran Pie, o, como en un poema épico atribuido al juglar Adenet Le Roi y compuesto a principios del siglo XIII, Berta la de los Grandes Pies. 

Ella tenía apenas 15 años cuando un día Cariberto recibió la visita de un joven caballero llamado Pipino. Era éste de corta estatura, tanto que fue precisamente por ello por lo que mereció el apodo de “el Breve”. Tan sólo medía 1’37, aunque incomprensiblemente manejaba una pesada espada de mayor longitud que él. Pipino ostentaba el cargo de mayordomo de palacio de Neustria, heredado de su padre Carlos Martel. El título equivalía en la época a una especie de Primer Ministro. En aquel tiempo los mayordomos de palacio eran incluso más poderosos que el rey. 


Reinaba por entonces Childerico III, el último rey merovingio. Los excesos de todas clases habían agotado la raza de Clodoveo. El cronista Eginardo escribió: “Desde hace tiempo la familia merovingia no demostraba ninguna virtud. El príncipe se había contentado con llevar el nombre de rey, tener los cabellos y la barba muy larga, sentarse en el trono e interpretar el papel de rey. Recibía a los embajadores y les daba las respuestas que le dictaban. Con excepción de una insegura pensión alimenticia, que le pasaba el mayordomo de palacio, no poseía más propiedades que un pequeño dominio que le producía una renta limitada; en esta propiedad vivía con muy pocos servidores. Si tenía que viajar, lo hacía en una carreta tirada por bueyes, al estilo de los campesinos…; en cuanto a la administración y al gobierno, únicamente los mayordomos de palacio se ocupaban de ello”. 

A Pipino no le resultó indiferente Berta, así que comunicó a Cariberto su decisión: deseaba llevarse a su hija. El conde seguramente nunca hubiera esperado que se presentara tan buen partido, de modo que no se opuso, y Berta se convertía en la favorita del mayordomo. 

El 2 de abril del año 742, según un manuscrito de la abadía de Lorsch, nacía un bebé tan grande y robusto que casi parecía increíble que hubiera sido engendrado por Pipino. El niño, al que llamaron Carlos, llegaría un día a ser conocido como Carlomagno. 

Berta consiguió casarse con Pipino, lo cual era necesario para que su hijo fuera considerado legítimo. El matrimonio se celebró en Choisy-au-Bac en el año 749, según los Anales de San Bertín, aunque también se proponen fechas anteriores. 


La flamante esposa se esforzaba por convencer a su marido de que expulsara del trono a Childerico. Las ambiciones de la pareja comenzaron a desatarse: puesto que Childerico III no era más que una sombra y que el trono estaba ahí para quien tuviera la osadía de tomarlo, ¿por qué no podía ser Pipino quien lo hiciera? Pipino dudaba, temía las reacciones de los grandes, pero ella le sugirió que probara a obtener el apoyo del Papa. 

La respuesta de Roma fue favorable: el rey debía ser la persona que realmente ostentaba los poderes. De modo que en noviembre del 751 Pipino reunió a los grandes en Soissons y les comunicó esta respuesta. En cuanto hubo acabado su discurso, fue proclamado rey. Al día siguiente Childerico era tonsurado y encerrado en un convento. 

Al cabo de un año, Pipino y Bertrada eran consagrados por San Bonifacio. A principios 754 el Papa, que tenía dificultades con los lombardos, había venido a Neustrasia para pedir apoyo al rey de los francos. Aprovechando su estancia, los consagró por segunda vez en la basílica de Saint-Denis. 


La reina, que tuvo varias hijas y un segundo hijo llamado Carloman, participaba activamente en los asuntos de Estado y acompañaba a su esposo en todas sus expediciones militares. 

Pipino falleció en el 768, y el reino se dividió entre sus dos herederos. Carlos se instaló en Noyon y Carloman en Soissons. Pero ambos hermanos comenzaron a pelearse, hasta el punto de que Bertrada tuvo que mediar entre ambos para evitar una guerra. 

Hacía tiempo que Carloman tenía celos de Carlos. Consideraba que era un bastardo sin derecho a la sucesión, y que él era el único heredero legítimo de Pipino el Breve. Por tanto, el reparto le había defraudado y, animado por el duque de Baviera y Didier, rey de los lombardos, seguía protestando. 

Para hacer cesar la pugna, Bertrada tuvo la idea de retirar a Carloman su mejor apoyo, haciendo casar a Carlos con la hija del rey de los lombardos. La reina salió hacia Pavía para negociar dicha unión, pero el proyecto asustó al Papa. Este mandó decir a Bertrada que se oponía al matrimonio, porque Carlos ya estaba casado con Himiltrudis. No está claro, sin embargo, que Carlos la hubiera desposado, si bien había mantenido con ella unas relaciones de las que nació un hijo. En cualquier caso, Berta ignoró por completo las protestas del Papa y trajo consigo a la princesa lombarda. 


A Carlos no le gustó la novia, pero obedeció a su madre. El matrimonio se celebró el día de Navidad del año 770. De ese modo reinó por fin la paz en el reino. Sin embargo, esa unión no duró mucho, porque el rey repudiaba a su esposa apenas un año después. El conflicto hubiera vuelto a estallar de no haber muerto entonces Carloman. 

En cuanto a Berta, vivía en la corte de su hijo Carlos, con el que mantenía excelentes relaciones. Allí residió hasta su muerte el 12 de julio del 783. Bertrada de Laon fue enterrada con grandes honores en la basílica de Saint-Denis.

64 comentarios:

  1. Hola Madame:
    Pocas veces tengo el gusto de ser el primero..... ;D

    Conocía sobre pepino el breve, pero no sobre la madre de CarloMagno.
    Dama como las que siempre trae Ud por aquí.

    Tenía los pies muy grandes?? Cosa curiosa, pies grande, hombre pequeño....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  2. Muy curioso. De pequeña leí un cuento en el que una princesa con un pie diminuto estaba muy triste, hasta que un príncipe, al verlo, derramó una lágrima sobre él y este alcanzó el tamaño de su gemelo. Quizá sea una de esas historias "basadas en hechos reales", nunca mejor dicho.
    Sería estupendo, si me lo permite, que algunads veces nos facilitara el título de los cuadros que incluye, o las ilustraciones.
    Bonito e interesante blog, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Sí, monsieur, ella al parecer era alta. De ahí que Carlomagno saliera tan grandote y corpulento. No salió a su padre, que debía de llegarle por la cintura a su esposa.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Gracias, madame.
    Solo incluyo información sobre las ilustraciones cuando aportan algún dato a la historia que estoy narrando. De otro modo no. Mi blog no es de arte.

    De todos modos, la imagen que representa obviamente a Childerico siendo tonsurado es de Evariste Vital Luminais y se titula el ultimo merovingio, y en la que aparece Carlomagno está hablando con Alcuino, es de Victor Schnetz y se encuentra en el Louvre.

    Feliz tarde, madame, y muchisimas gracias por la visita

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. qué cosas, ella con el pie grande, él con poco cuerpo, y dos hijos como dos castillos atizándose por media europa.
    ahora los merovingios, con el rollo del codigo davinci, parece que eran los buenos de la película. un descendiente de la magdalena, dejándose ir.
    no deja uno de aprender cosas cada vez que asoma el morro por aquí.

    saludos madame!

    ResponderEliminar
  6. Una historia muy interesante, no me había planteado quién fue la madre de Carlomagno, sobre Pepino el breve ya sabía algo...
    Y es que detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer (en éste caso doblemente debido al tamaño de su pie)

    Que tenga un buen día.

    PD: Por cierto, los nombrecitos de la época no tienen desperdicio.

    ResponderEliminar
  7. Yo soy mas merovingia que carolingia, qué quiere que le diga. Me inspiran mas. Ahora, que fueran los buenos ya no sé qué decirle.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Menuda parejita debían de hacer, madame. En cuanto a los nombres, la mayoría son impronunciables, y el resto muy divertidos :)

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Ambos padres, con sus defectos físicos, lograron engendrar a uno de los mayores monarcas de las historia, Carlos el Magno, llamaso Carlomagno...me ha gustado mucho la entrada, el pobre Childerico habría que ver como acabó...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Allá murió el pobre Childerico, encerrado en el monasterio de Saint-Omer, monsieur.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Vaya, vaya. Así que la madre del gran Carlomagno era Berta la del gran pie. Por eso su hijo entró con buen idem en la historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Madame me ha encantado la entrada, no sabía nada de la madre de Carlomagno.
    Siento mucho si no me ha visto por aquí pero los examenes me tenían muy ocupada, por suerte ya se han acabado :)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Sí, pero la predicción era arriesgada, porque con un pie así también se podía pensar que iba a recibir una buena patada en el trasero.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Madame, enhorabuena por el fin del calvario, que estoy segura que habra superado usted de sobra.

    Ahora a disfrutar de las vacaciones.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Medir 1'37 ya lo considero una desgracia. Pero llamarse "Pipino" es una crueldad de primer grado, pobre hombre...

    :-D

    Es broma, Madame, he disfrutado muchísimo como siempre de las intrigas y demás desmanes palaciegos que tenéis a bien ofrecernos siempre. Además la idea de que Carlomagno naciera de una mujer "deforme" me parece fantástica. Pensaré en ello a menudo. Y lo citaré a menudo también.

    Beso vuestros bellísimos piesses (que espero sean los dos del mismo tamaño).

    ResponderEliminar
  16. jiji, pobre hombre. Bueno, hay que tener en cuenta que en su siglo la gente no medía lo mismo que ahora, por lo que el equivalente actual sería más alto. De todos modos, incluso para su tiempo era muy bajito, lo suficiente como para originar ese apodo, que no se refería a su duración, sino a su tamaño.

    Lo de Berta no está demostrado que su pie sea pura leyenda. Quien sabe.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Por lo que nos cuenta, Bertrada fue una mujer que no se arredraba por minucias física -pie deforme- ni sociales -marido escuchimizado que daría pie a la famosa copla merovingia: me casé con un enano salerillo ..etc-.
    Muy buenas tardes, Dame Masquée.

    ResponderEliminar
  18. Madame, la veo a usted muy puesta en coplas merovingias. Fijese, no hacía yo tan alegres a aquellos adustos caballeros :)

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Y yo pensando toda la vida que lo de "el breve" era porque había reinado poco...Lo que aprende una visitándola a usted, Madame. Feliz tarde. Bisous

    ResponderEliminar
  20. Madame, hoy nos cuenta toda una historia de los albores franceses.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  21. Curiosa historia, Madame: me sorprende que no sea más citada en libros de estos de "superación" o "autoayuda". Y tiene usted razón: los nombres -pronunciables- son muy divertidos. Una mezcla entre comedia italiana y Hobbiton :)
    Feliz tarde, madame

    ResponderEliminar
  22. a las patudas suele irles muy bien. besos.

    ResponderEliminar
  23. Conocía la historia de Pipino el Breve, pero no la de la madre del gran Carlomagno.
    Movido por la curiosidad que me ha suscitado su entrada he buscado en la red y encontré que aunque tenía un pie enorme poseía una gran belleza. Posteriormente he leido una curiosa leyenda que quisiera compartir con usted, una leyenda que dice de Berta que cuando llega a Francia cansada por el largo viaje manda a una de sus damas ante el rey mientras ella descansa. Pero cuando Berta quiso presentarse como princesa, la acusaron de impostora y la condenan a muerte. Sus verdugos conmovidos por su gran belleza le perdonan la vida; gracias a la ayuda del anciano simón se emplea como doncella en sus cabañas. Un día el rey se va de caza y reposa en la posada donde estaba Berta, queda prendado de su belleza y descubre la verdad, manda dar muerte a la impostora y se casa con Berta.
    Es una simple leyenda, pero parece interesante ¿verdad?
    Gracias por su entrada Madame.

    ResponderEliminar
  24. Ay, madame, qué tiempos más agitados. Y parece cosa de ficción que de una madre de pies grandes y un padre tan chiquitín naciera el gran Carlomagno. Y es que la fuerza reside en el interior, está claro, y no en las apariencias. Una vez más se demuestra que una de las mayores causas de conflicto es la envidia/deseo de poder. Y así seguimos...
    Me ha encantado esta historia, digna de haber sido relatada por mi admirado Alvaro Cunqueiro. Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Felices Fiestas
    Tengo el ordenador estropeado y me he pasado a casa de una amiga para poder darle las gracias por su felicitación en mi blog. Pasadas las fiestas me pondré al día.
    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Pues habría que ver la pareja que formaban Pipino, el medio metro, y Bertya, la del gran pinrel... Creo que mayestáticos y reales no eran, a pesar de llevar sobre sus cabezas tan alta corona. Daría lo que fuera por una foto suya, jijij

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Querida madame,

    No he podido evitar reírme nada más ver el título de su entrada de hoy. Una con un pie tan grande, y el otro con una estatura tan pequeña...
    mala sombra tuvieron los que apodaron a Pipino "el breve" (jaja), pero su nombre real es aún más gracioso.
    Ya ve, una nunca se acuesta sin aprender algo nuevo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. ¡Menuda pareja! Ellas los pies grandes y él más pequeño que su espada. Y el nombrecito tampoco está mal. Me encantó su entrada, madame.
    Reciba mis respetos.

    ResponderEliminar
  29. Recuerdo haber leído algo sobre la madre de Carlomagno y su pie. Algo sobre la leyenda de la reina pedauca, pie de oca. Parece que se le atribuía un pie palmípedo, y que un día se introdujo en un lago y al salir su pie habia recuperado la normalidad. Todo, curación y pie palmípedo tan falso y fabuloso que fue suficiente para que fuera creido. Un saludo, señora.

    ResponderEliminar
  30. Hola Madame

    Nuevamente es un placer pasar a leeros en vuestro blog. Siempre aprendo historias nuevas. Desconocía la vida de la madre de Carlomagno, la de su padre si la conocía.

    Nuevamente nos mostráis la vida de mujeres que habían pasado de puntillas por los libros de historia.

    Debería ser bastante chocante verles a juntos, el tan pequeñito y ella tan grande. Va a ser cierto, que los polos opuestos se atraen ;).

    Feliz viernes y fin de semana, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  31. Por lo visto , era corriente llevarse la novia , tenerla como concubina y casarse luego si venía al caso .
    Entonces es verdad que Carlomagno era un bastardo.

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  32. Al final el pie de Bertrada era mas grande que su marido, jajaja.

    Pero el Childerico ese era un estúpido, menos mal que Pipino le quitó el cetro, aunque no sabemos como éste lo pudo agarrar ya que... el cetro era mas grande que el, jajaja.

    Que Dios me perdone por burlarme así de un rey, aunque son "pequeñeces" las que digo, jajaja.

    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Yo tampoco conocía a Berta la que dormía de pie.

    Entre merovingios y carolingios me quedo con... ¡ningunos!

    A veces me pregunto cómo hace para conocer a tantos personajes de la Historia, Madame. Mis felicitaciones por ser tan interesada e interesante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Aparte de aprender mucho con esta entrada me he divertido bastante, conocía superficialmente algunas cosas sobre Pipino “el Breve” y, por supuesto, con más profundidad el personaje de Carlomagno, pero no tenía ni idea de quién era su madre y mucho menos que tuviese el pie grande.
    Desde luego era una familia singular, ella con el pie grande, el padre pequeño y los hijos casi gigantes, y qué decir de los nombres, tan extraños como sus físicos, más que reyes parecían la atracción de un circo freak.
    Un beso, madame, que pase un buen día y gracias por aportarnos pasajes de la historia con tanto entretenimiento.

    ResponderEliminar
  35. Madame Alma:

    Es lo que parece a primera vista, en efecto: suena a poca duracion. Sin embargo el mote tenía mas mala idea.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Monsieur Jose Eduardo:

    Una epoca fascinante, en efecto, la de la gestación del reino de Francia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Monsieur Xibeliuss:

    Yo creo que el citado debería ser él y no ella. Porque con un pie mas grande que otro no ha de ser tan dificil vivir, pero midiendo lo que medía Pipino, le aseguro que se las traía el hecho de levantar una de aquellas espadas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Ah, pues no sabía, monsieur Gonzalo.
    A ver si estoy a tiempo de ponerme la bota malaya.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Monsieur Pedro:

    Conocía la leyenda, que me inspiró un relato hace años. Solo que el mío transcurría entre vikingos.
    Veo que también a usted le fascinan las leyendas medievales :)

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Madame Isabel,

    muchas gracias por su amable opinion.

    Efectivamente, al final no es la fuerza fisica lo que cuenta, sino la fuerza mental, como Pipino demostró una vez más.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Madame Katy,

    espero que su ordenador se recupere pronto.

    Muchísimas gracias por visitarme a pesar de los contratiempos, es usted muy amable, madame, se lo agradezco.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Madame Carmen:

    Realmente debían de tener muy dificil que la gente no sonriera al verlos, de tan desparejos como se verían.
    Pero se ve que consiguieron hacerse respetar.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Madame Eleanor:

    Supongo que poco imaginaría Pipino la gracia que nos iba a hacer hoy, con lo serio que debía de ser el hombre.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Monsieur Antorelo:

    No me diga que no parecen extraidos de un cuento infantil, uno de aquellos cuentos de Perrault, o de Andersen. Y sin embargo fueron nada menos que los padres de Carlomagno.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Monsieur dlt:

    Vaya, ese lago debía de estar en tierras de Lourdes, o algo así. Menudo efecto milagroso.
    Son curiosas las leyendas, y fascinante tratar de averiguar su origen.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Madame Mandalas:

    Sí, yo creo que es cierto eso de que los polos opuestos se atraen. De hecho, parece frecuente que los hombres bajitos se sientan atraidos por mujeres altas. No así Alejandro Magno, a quien mortificaba mucho que la hija de Darío fuera más alta que él. Claro que a Alejandro tampoco le entusiasmaban especialmente las mujeres bajitas.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Madame Annick:

    Sí, es verdad, los caballeros no se mataban por casarse a menos que fuera una alianza ventajosa. De otro modo no veían la necesidad. En este caso la necesidad surgió al plantearse alcanzar el trono, para inaugurar así una dinastía. Era conveniente legitimar a los hijos.

    Tecnicamente el matrimonio posterior legitimaba a Carlomagno.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Monsieur don Matu:

    Supongo que el cetro lo llevaría Berta. A lo mejor lo usaba de bastón.

    Bueno, monsieur, así que se va usted de vacaciones. Disfrute mucho y vuelva recargado de inspiración.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Monsieur David:

    No le gusta a usted ninguno? Bueno, veremos qué otro modelo en dinastías tenemos por aquí. Algo encontraremos para usted.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Madame Fatima:

    Es verdad, resulta curioso cómo fueron las cosas entonces, y de dónde salió Carlomagno. El mismo tenía cosas muy graciosas, como revelé en un par de entradas allá por los comienzos de este blog.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Muy interesante, ameno e instructivo tu blog.
    Curioso lo de la madre de Carlomagno, siempre se habla de este famoso personaje pero no de su madre.
    Curioso la pareja que formaban Pipino, el medio metro, y Bertya, la que podía dormir de pie.
    Ameno e instructivo el magnifico relato.
    Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  52. Muchas gracias, monsieur.

    Bienvenido al tablero de la historia.
    Espero que se quede mucho tiempo con nosotros.

    Felices fiestas también para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. De tal palo tal astilla: origen adecuado al gran Carlomagno, hijo de Pipino y de esta mujer. Me divierto mucho leyendo estas menuencias de la historia, tan bien narradas y documentadas por usted. Feliz fin de semana y las navidades ya se acercan, deseándole lo mejor.

    ResponderEliminar
  54. Muchas gracias, monsieur.

    Se nota lo de las navidades, porque el ajetreo es tremendo. Una apenas llega a todo lo que se propone.

    Felices fiestas, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  55. Pues no sabía que Pipino era realmente tan bajito, y de Berta no había leído nada. Muy interesante, como siempre.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  56. Sí, ya ve de dónde le viene lo de Breve. Y todos pensando que había durado poco.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  57. ¡Qué humor tan ácido poseían ya en aquellos tiempos y qué facilidad a la hora de designar motes! Sin duda llamarse Pipino era una crueldad añadida a su corta estatua, pero la vileza de quien le impuso el apode de "el Breve" también es de juzgado de guardia. Lo mismo que a ella "la del pie grande". Aaaay.

    Ignoraba que fueran los padres de Carlomagno.

    Saludos Madame, he sobrevivido (de momento) a esta semana.

    ResponderEliminar
  58. Madame, lo menos el nombre de Pipino estaba de moda. Ya sabe usted que cambian las modas en nombres con una facilidad increible. Los nombres merovingios eran el colmo, pero seguro que a ellos les sonaban a gloria, jiji.

    Me alegra que pueda tomarse al fin un respiro despues de tanto ajetreo por partida doble o triple.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  59. Madame,
    se casa el día de Navidad y es coronado emperador en la Nochebuena del 800... A este hombre le gustaban las Navidades, parece.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  60. Madame, seguro que a él sí! No hacía falta que le trajeran más regalos, no.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  61. Precioso e ilustrativo texto.
    No conocía nada sobre la madre de Carlo Magno. Gracias por estas clases magistrales, Madame. Un placer venir a leerla.
    Felices días y mil gracias por sus visitas a mi balcón.
    Abrazos y hasta pronto.
    Carmendy

    ResponderEliminar
  62. Qué personaje tan interesante, y qué poco se habla de ella.
    Es un placer pasear por aquí. Cuántas cosas estoy aprendiendo.

    ResponderEliminar
  63. Muchas gracias, madame.
    la verdad que la fama de su hijo la eclipsó por completo,pero tuvo que ser todo un caracter.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)