jueves, 4 de noviembre de 2010

Un héroe Celta


Breno era el jefe que mandaba los ejércitos celtas que en el año 279 a. C. invadieron Grecia y cabalgaron en busca de los tesoros guardados en el santuario de Delfos. 

Estos celtas se habían establecido en Panonia cuando al aumentar la población de la Galia les fue preciso hacer nuevas conquistas. Los guerreros impresionaban a la gente por su gran estatura, la blancura de su piel y su forma de luchar. Pausanias los describe del modo siguiente: 

“Combaten con la desesperación del jabalí herido, que aun teniendo el cuerpo cubierto de saetas sigue buscando a su enemigo. Pero llegan a más, pues si se les ha clavado una lanza, que a otros les hubiera forzado a permanecer en el suelo aullando de dolor, ellos la arrancan de su cuerpo, y con la misma arremeten contra sus rivales. La ciega cólera jamás les abandona si todavía les quedan fuerzas. Les he visto incorporarse en la agonía, intentar seguir peleando y luego morir de pie… 

“¿Y qué podría contar de la caballería celta? Mientras uno de ellos lucha furiosamente, lleva a su lado dos jinetes que no lo hacen, pues su misión es la de esquivar las armas enemigas, con la única intención de reponer el caballo del principal, en el caso de que fuese muerto, o de reemplazar al guerrero, de ser éste abatido. Pero es que el tercero, o el segundo de los ayudantes, se cuida de llevarse al herido. Este tipo de hermanamiento consigue que la caballería celta sea la mejor del mundo. Cuando el ejército enemigo ha quedado diezmado, ellos siguen manteniendo casi los mismos efectivos…” 


Breno se encontró con infinidad de encerronas, pero todas las supo eludir con su excelente equipo de exploradores y espías. Acostumbrado a todo tipo de combates, nunca elegía un emplazamiento ni ordenaba el avance de sus ejércitos sin antes haber estudiado a fondo el terreno. 

Cuando los griegos destruyeron los puentes del río Spercheios, él consiguió pasar a sus hombres a nado y empleando sus escudos como pequeñas balsas. Sitió entonces la ciudad de Heraclea y marchó sobre las Termópilas, donde derrotó a un ejército reunido por la confederación de ciudades griegas, al mando del ateniense Calipo. 

Los celtas avanzaron a través de Grecia hacia el templo de Apolo, objetivo final de su expedición. Pero la fatalidad se opuso a su avance triunfal. Hubo un terremoto en la zona que acababan de ocupar los guerreros. Al cataclismo se unieron noches de nieves y días de hielos que imposibilitaban el avance. Las rocas no dejaban de caer sobre los invasores, algunas desprendidas por la Naturaleza y otras lanzadas por los griegos. Por eso los celtas pensaron que el destino estaba contra ellos. Los supervivientes comenzaron a tener pesadillas, tan horribles que por la noche se despertaban enloquecidos y se mataban entre sí pensando que eran enemigos disfrazados. Y habían cometido el error de no hacerse acompañar por ningún druida que pudiera poner remedio a tanta calamidad. 


En medio de estos contratiempos, Breno y sus hombres fueron atacados cerca de las montañas Parnaso. Los celtas sufrieron una contundente derrota y su líder resultó herido de muerte. Agonizante, ordenó matar a los heridos y quemar el botín, puesto que sabía que el ejército nunca lograría regresar a casa si tenían que ocuparse de transportar a los heridos y el producto de la rapiña. Después de eso bebió vino puro y se suicidó. Nunca llegaría a averiguar si en Delfos había un tesoro. Los celtas consideraban el fracaso en el campo de batalla como la mayor de las humillaciones, no sólo por su propia derrota, sino por lo que significaba para todo su pueblo. 

Los guerreros que lo acompañaban se dirigieron a Macedonia. Continuaron avanzando por los Dardanelos, siguiendo una ruta que los condujo a las proximidades de Ankara. Se habían unido a otras tribus de guerreros celtas, lo que les permitió crear el reino de Galacia. Pero ninguno de ellos imitó el comportamiento de sus hermanos de España y de otros países, prefiriendo vivir del saqueo y del pillaje. Una mala ocupación que les llevó a ser aniquilados tras la derrota en la batalla de Pérgamo en el año 230 a. C. 

Sin embargo, según la leyenda, Breno logró entrar en el santuario de Delfos, donde no encontró ningún tesoro debido a que 70 años antes lo habían vaciado los focios en un saqueo. Además recurre a Apolo, ya que fue éste quien le causó las heridas. 

El nombre Breno significa “dios cuervo”, o puede traducirse por “rey cuervo”. Algunos suponen que, más que tratarse propiamente de un nombre, es en realidad un título honorífico, algo así como “señor de la batalla”, puesto que los dioses cuervo eran líderes en tiempos de guerra. 



Bibliografía: 
El enigma de los celtas – Manuel Yáñez Solana 
en.wikipedia.org/wiki/Brennus_(3rd_century_BC) 
www.celtnet.org.uk/gods_b/Breno.html

32 comentarios:

  1. Interesantísimo. Hubo un Brenno galo que hizo de las suyas en Roma... Desde luego, eran bravísimos combatiendo. Un abrazo, querida dame.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, madame. Hubo otro muy famoso, con el que hubieron de verselas los romanos, por lo que es más que probable que sea cierta esa teoría según la cual se trataba de un titulo de lider guerrero.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. No será que mi "Vae nosotris" fue el que inspiró esta entrada? jajaja

    Y si, los de la caballeria celta eran muy bravos combatiendo, y muy inteligentes, los griegos ni caballos tenían, jajaja. Lo suyo eran los barcos, creo.

    Un beso del Bonvivant

    ResponderEliminar
  4. Debía de dar miedo tener enfrente a semejante guerrero, aunque al final fuese derrotado. Buenas noches, señora.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los celtas. Aunque debían dar mucho miedo.

    Buenas noches madame.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena publicación señora! Los celtas nunca dejan de sorprenderme. Lamento el final de las tropas de Breno, los griegos no me parecen tan admirables como los celtas, pero es una opinión personal nada mas, muy subjetiva. Sin embargo, parece que los dioses favorecieron al final a los griegos, no hay otra explicación… ¿Habrá sido Apolo, o la misma Gea por orden de Zeus?…

    Mis saludos!

    ResponderEliminar
  7. La impresión que causaban las tropas celtas debía ser formidable: todos los clásicos que las han descrito coinciden bastante.
    Esta expedición no les salió muy bien, sin embargo.
    Feliz viernes, Madame

    ResponderEliminar
  8. Dama... en esa debacle de terremotos y tormentas yo veo claramente la mano de Zeus y su hermano Poseidón...

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante entrada, Madame, siempre me ha encantado todo lo referente a este pueblo bravucón y a su cultura, aunque en muchos aspectos fueran considerados auténticos bárbaros.

    Fascinantes imágenes.

    Felicitaciones por su labor, pues soy consciente del trabajo que requiere la creación de este tipo de entradas.

    Besos de esta "condesita".

    ResponderEliminar
  10. Ah, ciertamente eso pertenece a otro Breno, monsieur, se ha fijado usted. Gran cultura la suya, no cabe duda.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. A mí me daría, monsieur, desde luego. Acostumbrada a la rapiere y a procedimientos mas barrocos, monsieur Breno me iba a resultar un tanto tosco.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  12. A mi tambien me gustan, madame. Tienen algo fascinante y misterioso.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. A mi me gustan los dos pueblos. Ambos estan entre mis favoritos sin ninguna duda, por diferentes que fueran entre sí.

    Muchas gracias y feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  14. Vencer a los griegos en su propio terreno y con esos desfiladeros no era nada facil, pero el intento no estuvo nada mal.

    Feliz fin de semana, monsieur Xibeliuss

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Sin duda, monsieur. Resultó todo de lo mas descarado, y se veían perfectamente las armas de los dioses.

    Feliz fin de semana,

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Si, tienen un lado muy salvaje quizas, pero resultan fascinantes aun hoy en día. Es una de las civilizaciones antiguas en las que mas comoda me siento.

    Feliz fin de semana, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Una historia curiosa y poco conocida. Si los celtas se hubiesen asentado felizmente en Grecia, la historia habría sido posiblemente muy distinta. Hoy bailarían el sirtaki al son de la gaita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Interesante entrada en interesante blog, milady. Un goce visual, de preciosa estética.

    Me quedo a su lado para acompañarle junto a su comitiva por el camino de entradas que su blog nos depare.

    Mis respetos.

    ResponderEliminar
  19. Hubiera sido una curiosa mezcla, jiji. Casi lamento no haberla conocido.

    Feliz tarde, monsieur Cayetano

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, monsieur. Bienvenido al tablero de la Historia. Espero que los recorridos le resulten gratos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame: Mi Mitad gallega se emociona con estos relatos Celtas.

    Si he escuchado algunos estudiosos de los celtas que refieren que Breno era un título. Parece ser que se lo daban al más valiente o más estratégico y que no se repetía para no confundirlos (algo así como los nombres de los peores Huracanes). Este Breno siguió la tradición celta hasta el final.

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  22. Cualquiera se enfrentaba a estos guerreros de pelo en pecho...

    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Gran estratega este Breno. Sin duda, Madame, mejor tenerlo como amigo. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  24. Entonces tendremos que numerarlos, monsieur, porque vaya lio. Imaginese.
    Con este debian de ir por Breno 500, lo menos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Me alegro de no tenerlos enfrente armados para la batalla, madame. Menudo mal trago.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Mucho mejor, madame. Había que emplear la diplomacia con él, no fuera a ser.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Qué interesante, madame.

    ¿Lo relacionarían ese título de alguna manera con el de cierta película, al pensar en rodarla?

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  28. Interesante historia madame ,la forma de entablar batalla de su caballeria
    me hizo recordar a la falange macedonica o espartana (salvando las diferencias )
    Las inclemencias del tiempo una ves mas salvando a los helenos
    Que Zeus nos proteja !
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  29. Pues no se a que pelicula se refiere,madame. Ando algo despistada, me temo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Claro, monsieur, es que los griegos tenían enchufe con los dioses del Olimpo, jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. No salgas sin tu Druida, ainss no leyeron astérix. Fabulosa entrada Madame, bien elegís las gestas de nuestros héroes.
    Buen ritmo de publicación lleváis últimamente y sin decaer en la calidad.

    ResponderEliminar
  32. Es que estos celtas desde que habian abandonado la galia estaban algo descafeinados, y por eso no cayeron en lo de los druidas.

    Feliz sabado, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)