domingo, 28 de noviembre de 2010

Isabel Petrovna, Emperatriz de Rusia

Isabel I Petrovna

La emperatriz Isabel, segunda hija de Pedro el Grande, nació en 1709. Su padre siempre había querido casarla con Francia, y cuando la primera prometida de Luis XV, una infanta española de cinco años, fue devuelta a su país tras la ruptura de un compromiso que había dejado de ser conveniente, otras diecisiete princesas europeas entraron en liza como candidatas al trono francés. Una de ellas era Isabel. No resultó elegida, a pesar de que su madre, la emperatriz Catalina I, una vez viuda decidió proseguir la lucha por la consecución de las ambiciones de su difunto esposo. Todo en vano, pues Luis XV contraía matrimonio con María Leczinska, hija del destronado rey de Polonia. 

Al morir su madre y su sobrino, el zar Pedro II, Isabel pudo haber ocupado el trono de Rusia, pero los ambiciosos aristócratas la apartaron para situar en él a otra persona más fácil de dominar: su prima Ana Ivanovna, duquesa de Curlandia. A fin de cuentas Pedro el Grande había abolido la ley de sucesión tras los problemas que tuvo con su hijo Alexis. La nueva ley dejaba al zar libertad para elegir a su sucesor, pero la arbitrariedad del criterio y la ausencia de regulación del tema abría el camino a las conspiraciones y golpes de Estado, traduciéndose a la postre en un aumento del poder del Consejo Supremo para designar al heredero. 

Pedro el Grande

La nueva emperatriz tampoco tendría en cuenta los derechos de Isabel a la hora de nombrar un sucesor. La hija de Pedro fue relegada en favor de otro pariente, Iván de Brunswick; pero Isabel lograría triunfar sobre la odiada familia Brunswick y sus partidarios germanos con ayuda del embajador francés en la corte de San Petersburgo. Era éste Jacques-Joachim Trotti, marqués de La Chétardie, descrito como “figura byroniana rápida de ingenio pero superficial de talento”. 

El día de su llegada a San Petersburgo, el embajador recorrió las calles de la ciudad en la carroza real, acompañado de un impresionante cortejo de jinetes, hombres de a pie, lacayos, pajes y correos. La emperatriz Ana le recibió solemnemente sentada en el trono, luciendo la corona. No sabía que ese día comenzaba una gran aventura en la que Isabel, entonces de 28 años, iba a desempeñar el papel de heroína. 

Isabel era una mujer hermosa y vivaz, poseedora del raro don de establecer buenas relaciones con hombres de toda clase y condición. Su figura era espléndida, tenía ojos azules, hablaba francés correctamente y bailaba el minueto con maestría. Mujer apasionada, excelente amazona, elegante, ella imponía la moda; el encanto y la agudeza que emanaban de su persona cautivaron desde el primer momento al embajador, que pronto se convirtió en su amigo y parece que, con el tiempo, en uno de sus amantes, por otra parte bastante numerosos. El francés nunca dejó de ser un ardiente partidario suyo. 


La Chétardie

El embajador frecuentaba el palacio real en su compañía y la entretenía con anécdotas de Luis XV, hablándole de sus muchas prendas y del interés que sentía por ella. Isabel lo escuchaba con pasión y aprendía a apreciar las costumbres y la etiqueta occidental tanto como la de su amada Rusia. 

Mientras tanto, los proyectos matrimoniales hechos para ella habían ido fracasando. Unas veces renunciaban por otro partido que consideraban mejor y en otras ocasiones, incluso, fallecían. Su último prometido había muerto de viruela.

La emperatriz Ana la detestaba. Aún así, pudo contar con una pequeña corte a su alrededor. Estos eran amantes o confidentes. Isabel se sentía sola y necesitaba compañía y afecto. Algunos de sus romances y tórridos amoríos fueron con los Chouvalov (Alejandro y Pedro), con Miguel Vorontsov y con Lestocq y Schwartz. Su gran amor de juventud fue el Conde Simon Narishkin, del cual fue separada violentamente. Era adorada por los oficiales y soldados de la guardia, entre otras cosas porque aceptaba ser madrina de sus hijos. A veces se alojaba en una casa de campo en la que recibía a los soldados. Entre sus amantes se encontraba Alexis Razoumovski, con quien acabara casándose en secreto en 1742. A pesar de todo, era una religiosa devota, aunque tal vez no muy fiel seguidora en cuanto al cumplimiento de las normas morales. El clero apreciaba su devoción y le perdonaba su vida disoluta, viendo en ella a la sola heredera de Pedro I. 

Vorontsov

En 1740, al cabo de un año de la llegada de la Chétardie a Rusia, moría la emperatriz Ana. Mientras yacía en su lecho de muerte, la gente esperaba que Isabel heredaría esta vez el trono, pero no fue así. Finalmente el nuevo zar fue el protegido de Ana, su sobrino nieto Iván VI, un niño de apenas un año de edad. Su madre sería la regente. De ese modo la aborrecida familia de los Brunswick empuñó las riendas del país. 

La revolución estaba por empezar. Las intrigas y conspiraciones estaban servidas; correos secretos iban y venían de San Petersburgo a Moscú, e Isabel era vigilada día y noche por la regente, consciente de que la hija de Pedro era la favorita tanto del pueblo como del ejército.


Continuará

46 comentarios:

  1. Si el pueblo y el ejército eran partidarios de Isabel, estaba claro que tarde o temprano iba a estallar algo.
    Por otro lado destacar qué parecidos eran los miembros de la realeza en todas partes de Europa, los lazos consanguíneos entre ellos obraban en aquellos tiempos el milagro de la similitud.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Usted cree? No sé, los padres de Isabel no eran ni medio parientes. La madre de Isabel, la emperatriz Catalina, fue una sirvienta.

    En realidad a Isabel la encuentro mas guapa que a sus familiares, y tal vez sea por eso.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Debe ser entonces la moda, lo que se llevaba entre la gente digamos de postín. Francia hacía furor.

    ResponderEliminar
  4. Eso sí, y ademas el estilo al pintar los retratos era muy repetitivo: las mismas modas, las mismas posturas... al final quedaba poca personalidad, por bien ejecutada que estuviera la obra.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  5. Una mujer de gran talento, sin duda, si se hizo querer por el pueblo, el ejército y hasta por el clero aunque no les hiciera caso. Esperamos la continuación, Madame.

    Feliz domingo. Bisous

    ResponderEliminar
  6. La suya fue una vida de pelicula, madame. Me fascina esta mujer.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hoy nos trae usted a una mujer del frío, pero con la cabeza bien amueblada y nos deja esas intrigas de una corte tan misteriosa y atractiva como la rusa, posteriormente soviética. Un cordial saludo, madame.

    ResponderEliminar
  8. Así es, monsieur, para mí esta mujer fue tan fascinante como el de la famosa Catalina II, aunque mucho menos conocida.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pero, ¿todos esos amantes frecuentaba la cama de la dama todos a la vez? Veo que los dos hermanos de nombre ruso impronunciable, sí. Isabel, qué mujer más insaciable.

    Seguro que sus ansias de poder no le iban a la zaga que los amorosos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Madame:
    Una dama interesante como siempre.
    De ella tenía algunos datos.
    Era inteligente. Ganarse el apoyo de los militares y de la corte en general, le sirvió a fin de cuentas.

    Una historia apropiada para la época Madame. En mi pueblo estamos a 0ºC..... ;D

    Espero la continuación

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Una mujer admirable al parecer que despertaría muchas envidias en la corte, madame.
    Ese final me ha dejado intrigada. Todos sabemos de sobra que es el pueblo el que tiene siempre el poder, y el día que decide tomarlo, hasta la casa real tiembla. Un as en la manga para Isabel el tenerlo de su parte juntamente con el ejército. Veremos cómo termina la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No necesariamente todos a la vez, madame Carmen. Tuvo una vida larga. Por otra parte, esos dos hombres eran hermanos... pero no siameses! jiji, donde se metía uno no tenía por qué ir acompañado del otro. El hecho de que fueran hermanos no significa que fueran sus amantes al mismo tiempo.
    Y, efectivamente, no se iba a dejar despojar, no.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Sí, era inteligente y tenía valor, no cabe duda. Supo manejar muy bien la situación.

    Pues si, jiji, el tiempo inspira historias rusas!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. A punto estuvo de terminar en un convento por el peligro que representaba para los gobernantes, madame. Se vio en serios apuros.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Oiga, pues como La Chetardie, yo también me pongo de parte de Isabel. Me ha gustado. Inteligente, elegante…buena amazona y hermosa según se aprecia en el cuadro. Veré en la continuación si la historia complace mis deseos. Creo que igual tengo suerte. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  16. Madame tiene un regalito en mi blog de Pasitos Cortos, puede recogerlo si le apetece con toda libertad y subirlo al otro blog. Como desee.
    http://katy-pasitoscortos.blogspot.com/2010/11/dos-regalitos-y-uno-repe.html
    Bisous y feliz semana

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que la historia continuará a medida de sus deseos, monsieur. A Isabel no podia escaparsele el trono, con tantos ases en su manga.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Muchisimas gracias, madame Katy, ahora mismo paso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Una mujer muy emancipada para su época, veremos como acaba las disputa por el trono de los zares...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Seguramente Isabel haya sido la reina que su pueblo merecia ,pero las intrigas y dislates de una realeza como la rusa se lo impidieron ,una lastima madame .Pero mientras tanto se divirtio lo mas que pudo jeje
    Esperaremos la continuacion de esta historia .
    Un abrazo y buena semana

    PD : Gracias por el apoyo y la buena onda para con mi persona madame

    ResponderEliminar
  21. Bueno, en realidad no ostenta ningun record, si piensa usted en Catalina II, jiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. No se lo iban a impedir siempre, como veremos. Supo obtener lo que quería.

    Gracias a usted, monsieur, por ser tan amable siempre.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Hola Madame

    La historia de Isabel se presenta muy interesante. Parece una pieza fundamental en un tablero de la época un poco convulso. Tuvo que tener un carácter muy especial.

    Seguiré atentamente la continuación del relato, en el que intuyo que habrá grandes sorpresas.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  24. Su toma del poder resulta absolutamente fascinante y novelesca. Una escena de pelicula :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. apasionante relato, quedo a la espera de la conclusión.

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, monsieur, buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. ME ENCANTA LA HISTORIA RUSA.
    ESPERO ANSIOSA LA HISTORIA, QUERIDA MADAME.

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué de estragos provoca la envidia!
    Queda claro que Isabel era un mujer fuerte, inteligente, bien parecida, talentosa y perspicaz, sino no hubiese podido soportar los desprecios de la corte y las trabas que le ponían para subir al trono incluso siendo la preferida del pueblo y del ejército. Respecto a su ajetreada vida amorosa parece un culebrón de los de ahora.
    Un beso, madame, esperaré su próxima entrada con anhelo para saciar mi intriga.

    ResponderEliminar
  29. qué mejor que una buena historia de intrigas en San Petersburgo y Moscú para inaugurar del todo la temporada invernal.
    madame, qué frío. rusos y alemanes, alemanes rusificados, rusos afrancesados. qué complicado.
    buen día y buena semana, madame!

    bisous!

    ResponderEliminar
  30. Pues menos mal que no acabó en el convento... Se desmonta esa idea de que el frío gélido ruso sólo puede combatirse con Vodka.

    Interesante historia, esperamos ansiosos el desenlace.

    Un beso Dame.

    ResponderEliminar
  31. Pues imaginese usted, madame Fatima, lo buena alumna que resultó Catalina la Grande, que se propuso batir su record y parecería que lo consiguió.

    Feliz comienzo de semana,madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Monsieur, nos consta que usted siempre se siente a gusto entre las nieves de Rusia, así que no creo que le asuste usted el frío.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Ya ve, monsieur David, que Isabel era mujer de recursos y no confiaba exclusivamente en el vodka para combatir el frío. Había metodos menos lesivos para el higado.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Los custudios del alma rusa debían de destestar a los La Chétardie y similares. Al parecer en la Corte de los Zares se hablaba, sobre todo, francés. No sé si es una exageración pero no sería del todo extraño.

    Reciba un cordial saludo señora.

    ResponderEliminar
  35. Sí, es cierto, se consideraba al francés el idioma culto, y solía hablarse. En realidad la corte estaba dividida en facciones: pronto llegaría el turno de los germanófilos, y también había una facción anglófila, aunque menos importante. A esta ultima pertenecía el gran canciller Bestuchev, por ejemplo.

    Feliz comienzo de semana,monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Una Romanov en toda regla, siempre he leido de esta mujer que tuvo un carácter excéntrico y que le perdía la lujuria, sin embargo tuvo algunas ideas interesantes y modernas para la época... que no desvelaré puesto que prefiero leerlo en su blog Madame.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  37. Buenas tardes, Madame: llego a tiempo de engancharme a esta historia apasionante de Isabel. El tablero dispuesto, nubes de esperanza en el horizonte... ¡esperamos la continuación!
    Feliz tarde.
    Pd. No, Madame, mi ausencia no ha sido por gripe ni nada parecido, afortunadamente. Una retirada momentanea para coger fuerzas, animos... e ideas.

    ResponderEliminar
  38. Sí, así es. No creo que la lujuria la perdiera en realidad. Supo encontrarse bastante bien en medio de ella :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Ah, mejor, monsieur Xibeliuss. Me alegra que no se debiera a motivos desagradables. Esos aislamientos son gratos cuando son voluntarios y sirven para recargar energías.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Si que tenía amantes esta mujer, no perdia el tiempo madame.

    Muchos Besos :)

    ResponderEliminar
  41. Nos deja con la miel en los labios, madame. Espero con impaciencia el siguiente capítulo... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Bueno, madame Gema, tenga en cuenta que pocas cosas mas le permitian hacer, y que en Rusia hace mucho frío, jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias, madame Isabel.
    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. hay que ver lo disolutas que eran estas princesas rusas....

    ResponderEliminar
  45. Pues igual de disolutas que los principes rusos, monsieur, que yo sepa, jiji.

    Feliz martes

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)