martes, 30 de noviembre de 2010

Isabel Petrovna, Emperatriz de Rusia (II)

Isabel Petrovna

Durante los años del reinado de Ana Ivanovna, Isabel había tenido que sufrir las continuas amenazas de la emperatriz, que hubiera deseado encerrarla en un convento y conjurar así el peligro que representaba tenerla en la corte, donde se podría formar un poderoso partido en torno a su figura. Esas amenazas estuvieron a punto de materializarse ahora, cuando uno de los propios aliados y amantes de Isabel, Lestocq, quiso imponerle ese destino. Por fortuna para ella, poco después se arrepentía. 

Así, entre tantos peligros, un año después de la muerte de Ana, durante una fría tarde de finales de noviembre, la carroza que conducía a la gran duquesa Isabel se detenía ante la embajada francesa. La escoltaban su confidente, el conde Vorontsov, y siete granaderos. Comenzaba para ella la parte más peligrosa de aquella aventura. 

Al aparecer La Chétardie, Isabel le dijo que estaba a punto de “subir a la gloria”. La última descendiente de los Romanov por línea directa masculina marchaba en dirección al cuartel de los granaderos de Preobraienski, donde reunió a los soldados y seguidores, alzó un crucifijo, se postró de rodillas y, entre lágrimas, les dijo que era su madre, la madre del pueblo ruso.

—¡Juro morir por vosotros, jurad vosotros morid por mí!

Carruaje de Isabel Petrovna

Desde el cuartel había que dirigirse al Palacio de Invierno, para lo cual era preciso atravesar la avenida Nevski. El camino estaba cubierto de nieve endurecida. La gran duquesa, sentada en la carroza y acompañada por doscientos soldados que juraron guardar absoluto silencio durante la marcha, abrigaba cierto temor a causa del ruido que hacían las ruedas sobre la nieve helada. Se apeó y manifestó su deseo de caminar, pero los hombres, considerando que su paso era demasiado lento, la izaron sobre sus hombros para aligerar la marcha.

La resistencia que ofreció el Palacio resultó más bien débil. La regente, junto con su marido y su hijo, fueron apresados y enviados a una fortaleza. Desde allí, poco después los destinarían a Siberia, adonde el matrimonio llegaría sin lengua. Los más firmes y poderosos partidarios de los Brunswick se vieron sorprendidos en sus lechos mientras dormían y fueron fácilmente dominados. 

A las dos de la tarde del día siguiente, un gran número de nobles y prelados se reunía en el Palacio para saludar a Isabel como emperatriz de todas las Rusias, mientras que en el exterior el pueblo la aclamaba con tremenda algarabía. Ella se puso al cuello la cruz de San Andrés y salió a corresponder a las aclamaciones de la multitud. Después recorrió solemnemente las filas de los soldados. Prometió que durante su reinado no rodarían cabezas, y es cierto que se atuvo a la palabra empeñada: abolió la pena de muerte; pero se arrancaron miles de lenguas y muchos pares de orejas, por no mencionar el número de personas cegadas o con la nariz aplastada. Isabel se mostró cruel con sus enemigos. No los mató, pero los torturó. 

Isabel Petrovna

Su reinado de casi 20 años comenzó oficialmente con la ceremonia de su coronación el 25 de abril de 1742. La emperatriz Isabel pronto se sintió irritada por las pretensiones del embajador francés, que esperaba recibir un trato especial. El porte soberbio de La Chetardie y lo fastuoso de su atuendo disgustaban, además, a los nobles rusos, sobre todo a Alexis Bestuchev, político astuto e implacable que llegó a ocupar el cargo de gran canciller. Bestuchev era un anglófilo convencido. Se decía de él que estaba al servicio del embajador británico y que era enemigo acérrimo de Francia. 

La Chétardie, en un arranque de cólera, envió cartas desdeñosas sobre la mujer a la que ayudara a subir al trono, criticando su frivolidad y vanidad: “Se cambia de vestido cuatro o cinco veces al día, y le horroriza el trabajo”. Las cartas, por supuesto, estaban escritas en clave, pero la policía rusa la descubrió, las leyó y se las entregó a Bestuchev para que éste las utilizara a su conveniencia. El incidente puso fin al influjo de La Chétardie sobre Isabel. En 1744 el embajador francés fue conducido a la frontera, advirtiéndosele que jamás se le ocurriera volver por allí.

Isabel Petrovna

Isabel gobernó con habilidad, devolviendo a Rusia el orgullo nacional perdido. Siguió la política de su padre al colocar a ciudadanos rusos en puestos clave dentro del gobierno, evitando así influencias extranjeras. Terminó con la larga disputa entre Rusia y Suecia y mantuvo su alianza con Austria y Francia contra Prusia durante la guerra de los Siete Años. 

Su reinado estuvo igualmente marcado por avances culturales. El 25 de enero de 1755 establecía mediante un decreto la fundación de la Universidad de Moscú. Creó un teatro, trajo músicos y cantantes italianos y además se ocupó de cambiar la arquitectura de San Petersburgo para reflejar los estilos dominantes en la Europa de la época. 

En 1717 Catalina I encarga a su arquitecto personal, el alemán Johann-Friedrich Braunstein, la construcción de una casa de verano. Años después, en 1733, la emperatriz Ana emprende la expansión del palacio, pero para Isabel se había quedado anticuado y encargó una remodelación total, tomando como base las características del estilo rococó. 



Isabel Petrovna fallecía sin dejar descendencia el 25 de diciembre de 1761, según el calendario ruso, que aún no era el gregoriano. El trono era ahora para su sobrino, Pedro III.

52 comentarios:

  1. Pues menuda pájara la emperatriz Isabel, muy culta y muy refinada pero tenía unos métodos de tortura la mar de crueles...abolió la pena de muerte pero estos castigos eran más que terribles.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. veinte años reinando en Rusia no son moco de pavo. había que ser muy hábil y severo a la vez, se fuera hombre o mujer. no creo que sea oportuno calificar de pájara a la dama, porque en todo caso, cualquiera que ostente sobre sí una corona, pájaro es.
    el próximo relato, madame, si puede ser, a ver si cae cerca del trópico o así. no vea que frío.

    saludos, madame!

    ResponderEliminar
  3. La tortura es peor que la muerte, sobre todo si va acompañada de mutilaciones como parece ser en este caso.
    Vaya con Isabel, con esos coloretes que parece una "muñeca pepona".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Mantener el poder durante tiempo requiere combinar castigo y recompensa; lo primero para quienes obstaculizan el paso y lo segundo para premiar a quienes facilitan el trabajo. En fin, la señora aplicó una vieja doctrina para resistir en un país cuya historia es generosa en atrocidades y grandiosa en artistas. Hay que tener mucho cuajo, cinismo y ambición para gobernar, por eso es conveniente alejarse de esa clase de personajes, si pretendemos vivir con cierta tranquilidad espiritual e integridad física.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, pero debe usted comprender que en aquella epoca y lugar fue un gran avance. Tenga en cuenta que hoy en día aun hay muchos lugares en los que no solo existe la tortura, sino tambien la pena de muerte. Ella al menos abolió una de las dos cosas hace ya 250 años.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Monsieur Karpov, qué poco sentido de la armonía tiene usted. No ve que el tiempo pide a gritos Rusia? No pegaría nada una playa hawaiana, por dios!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. jiji, el maquillaje de la epoca se las traía, desde luego. Puede que sea el colorido de la imagen, pero sí que se ven unos coloretes muy audaces.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Los de su generación ya no existen, pero siempre hay otros que les suceden. Y, si lo pensamos, las cosas cambian bien poco en realidad.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Cuando vi en su entrada que se trataba de una segunda parte me extrañé Madame, pues no sé cómo me pasó desapercibida la primera, y fíjese que procuro estar al tanto...
    He leído la anterior para ponerme al día y me he quedado asombrada del fuerte carácter y la destreza de esta mujer para gobernar durante 20 años un país como era Rusia.

    Sin duda temida entre sus enemigos, pues pese a abolir la pena de muerte impuso unos métodos de tortura terribles (sus enemigos serían fácilmente reconocibles por su ausencia de lengua y orejas). Quizás fuera frívola y un tanto excéntrica en sus maneras, pero la mayoría de estas grandes personalidades lo son en una forma u otra.

    Desde luego la visión del Palacio resulta imponente...

    Besos Madame, un placer leerla

    ResponderEliminar
  10. jijim, madame, es que no da usted a basto, entre su saloncito victoriano, los deliciosos bailes en la corte y sus viajes de fin de semana, es comprensible.

    Isabel fue digna hija de su padre, una mujer con un caracter muy entero. Pero aunque nos puedan parecer salvajes sus metodos (que no es que fueran los suyos, sino que siempre habían estado ahi), hay que tener en cuenta que para su epoca supuso un gran avance abolir al menos la pena de muerte. Muy poca gente hubiera votado entonces a favor de eso.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Escogió un momento idóneo para hacerse con el trono, pues como indica usted, madame, no ofrecieron mucha resistencia.
    Veinte años al poder es mucho tiempo, hay que saber manejar bien los hilos y reconocer que tiene su mérito por permanecer inamovible durante dos décadas.
    Respecto a lo de abolir la pena de muerte no sé yo si sería eso peor que la tortura, sólo de leer que mutilaban a sus enemigos ya me horroriza.

    Por cierto, la imagen que ha colocado de la carroza es una maravilla, es como de cuento de hadas, aunque sea muy ostentosa para mi gusto y me agraden las cosas más sencillas es muy digna de admirar.
    Un beso, madame, feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Yo si estuviera en esa tesitura, preferiría que me cortaran la lengua a que me mataran, así no diría más chorradas. Porque estimo propio ese lema "Prefiero vivir arrodillado que morir de pie" ¿o no era así?

    Yo también padezco los males que se achacan a la Reina Isabel, o alguno de ellos...

    Un abrazo para combatir el frío de S-Iberia.

    Enhorabuena por otra estupenda historia, Dame.

    ResponderEliminar
  13. Es inconcebible que la acusaran de ser holgazana. Es un personaje increíble, ¡tan lista!. No tenía ni idea, Madame. Muchas gracias por acercarnos a esta mujer.

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Cierto: coincido en que la abolición de la pena de muerte fue un gran avance, por mucho que nos horrorice la tortura. Nunca se debe intentar juzgar los hechos de la historia con la moralidad actual. Entre otras cosas, porque seguro que a ellos les horrorizarían muchos aspectos de nuestra cultura.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  15. Si quieren yo puedo hablar de Hawaii, aquíel clima estira para eso, jejeje.

    Lo que sí, Madame, es que yo hubiera preferido mil veces la pena de muerte, teniendo en cuenta las otras alternativas.

    Amo los Golpes de Estado, y la manera en que ésta lo hizo, hay que aceptartlo, está espectacular.

    Hablando de política, apenas la dama vuelva a aparecer, le presento mi renuncia. Usted sabe.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. La carroza era muy al gusto rococó de la epoca, desde luego. El rococó no es exactamente lo mio, pero me fascina esa pequeña obra de arte sobre ruedas.

    Sí, el momento era el idoneo: con un zar que era un niño de tan corta edad, y teniendo al ejercito de su parte, dificilmente hubiera podido fallar o encontrar mucha resistencia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. jiji, monsieur David, no esta mal su adaptacion. Bueno, la señora era drastica, pero no mas que cualquiera de su entorno y su tiempo. Otros torturaban primero y mataban despues.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Pues quien sabe si tenía tendencia a apoltronarse y dejar muchos asuntos en manos de los ministros, pero no, lo de holgazana, dadas las circunstancias, me parece excesivo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Seguro que sí, monsieur. No hay que mirar desde siglos más adelante, sino desde siglos más atras, y decidir si en comparación con ellos hubo un avance y fue mas civilizada o si se produjo un retroceso.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Don Matu, hablenos, hablenos usted de Hawai, no se corte.

    Pero vera, monsieur, la alternativa no era pena de muerte o tortura, no. La alternativa era pena de muerte Y tortura previa o bien tortura solamente.

    Monsieur, no me asuste con lo de los golpes de Estado. Yo pensaba que eso era cosa del marqués de la Gabachade. Cielos, espero que no sea contagioso!

    Con respecto a la dama, creo que ha tomado usted la decision correcta, aunque duela un poquito. Me siento orgullosa de usted :)

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  21. Cómo se las gastaba esta mujer. Muerte no, tortura sí. No sé qué será peor. Y lo del francés y los mensajes cifrados no tiene nombre. Mira que ser descubiertos sus códigos secretos... hay que currárselo más, hombre.

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. jijiji, al final siempre se descubrían. Debian de tener poca imaginacion para el asunto, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ay voy, voy a ver.
    Mire que es rapido usted!
    Tambien para besar a las chicas, jiji.
    Uy, perdon, se me ha escapado.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Hola Madame

    ¡Caray con Isabel! Una mujer de armas tomar. Está claro que consiguió grandes avances para Rusia pero por otra parte, parece ser que era mejor ser amiga suya que enemiga.

    Buenas noches, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  25. Eso sí, jiji. No convenía ser rival politico, porque les iba bastante mal allá en Siberia. Y con el frio que hace ahora!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Para mantenerse tantos años de mandato tenia que ser una mujer de armas tomar y con mucho poder. No era muy agraciada la señora jaja.
    Un besote de la maga curiosa.

    ResponderEliminar
  27. fue toda una mujer de carácter, esta reina, creo era la forma de mantenerse en el poder tanto tiempo.
    saludos estimada Madame

    ResponderEliminar
  28. Hola Madame:

    He tenido problemas técnicos para venir. Ya estoy aquí.

    Mujer culta e inteligente, que por lo visto no dudaba en hacer cumplir sus ideas costara lo que costara....Podría llamarse despotismo ilustrado?.

    Madame le deje mi comentario en mi blog. Sin animo de polémica, si hay una corriente contraria al tabaco, porque el alcohol es socialmente más aceptado, amen de que hay muchos intereses de por medio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Interesantísimo. Lástima la crueldad de la que hablas... No sé si sería tan frívola como parece haberla calificado su antiguo amante francés, pero si fue una buena gobernante, la frivolidad se puede perdonar. Un brazo muy fuerte, madame.

    ResponderEliminar
  30. Una de cal y otra de arena, si bien se emplearon a veces métodos cuasi medievales, también es cierto que la abolición de la pena de muerte es un avance que, como usted muy bien comenta, todavía no se ha dado en muchos paises en nuestro siglo.

    Es un curioso personaje y gracias a usted estamos conociendo un poco más sobre ella.

    Gracias y un saludo Madame.

    ResponderEliminar
  31. Ay, pues se supone que era hermosa, jiji. Bueno, al menos de joven, aunque con los años se ve en los retratos que se fue deteriorando.

    Buenas noches, madame Maga

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Efectivamente, solo de ese modo podias mantener las riendas sin que llegara otro mas fuerte que te desalojara del poder.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Monsieur Manuel, los problemas tecnicos le persiguen allá donde va por la blogosfera. Esto parece una especie de maldición, jiji.

    Muchas gracias, monsieur, ahora mismo paso a ver.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Posiblemente tuviera su lado frivolo, pero en todo caso parece que le dio tiempo a hacer muchas y buenas cosas. La crueldad era la propia de su tiempo, ni mas ni menos. O incluso puede que menos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Sí, así es, monsieur Pedro, la verdad que pensar en abolir la pena de muerte en la Rusia del siglo XVIII es algo insolito, si se piensa bien. La mujer tenía un pensamiento avanzado para su epoca, lo que se tradujo en importantes impulsos intelectuales y artisticos tambien.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Si La Chétardie era excesivo en su atuendo, la emperatriz no se quedaba atrás; no ha más que ver su carroza y la remodelación de su chaletito; y eso de cortar apéndices no estuvo nada bien. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  37. Monsieur, confieso ruborizada que a mi me gustaría tener un cochecito como ese, a pesar de no ser yo nada rococó. Incluso a mí me resulta excesivo. Sin embargo, estoy enamorada de la carroza de madame Isabel Petrovna.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Madame, cuando baje del Pride of Hawaii ¿damos un paseo en la carroza de Isabel Petrovna? Aplanaremos todas las calles de San Petersburgo, incluso esa que se va haciendo mas angosta llegando al palacio, jajaja.

    Le presenté mi renuncia, pero le sigo chateando... Diablos, la cosa esta dificil.

    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Ay monsieur, intuyo que su voluntad se tambalea. No se deje usted enredar! Tiene derecho a una para usted solo. Qué digo! Tiene derecho a dos o tres para usted solo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Uff, Madame, coincido con muchos de los comentarios anteriores, no sé que hubiera preferido, si que me cortasen la lengua o que me matasen... con lo habladora que soy yo, dejarme sin lengua sería como matarme. Fuerte abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  41. jijiji, madame, siempre le quedaría el recurso de seguir escribiendo, al menos! Pero ciertamente ha de ser desagradable verse sin lengua.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Llego hasta aquí rebotado de la página de nuestra común amiga Katy y me ha encantado; me haré asiduo y de paso me ilustraré un poco.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias, monsieur, y bienvenido.
    Siendo amigo de Katy seguro que es buena gente.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Vaya lección de historia y estilo narrativo, madame. Hacéis la delicia de mis horas nocturnas.

    ResponderEliminar
  45. Al fin se le dio a Isabel lo que tanto ansiaba ,busco el momento justo Solo los grandes de la historia buscan sus momentos aunque despues se haya ido por las ramas un poco con las vejaciones .
    Un abrazo madame

    ResponderEliminar
  46. Vaya métodos de tortura, como se las gastaba Isabel. Todas las cortes se las gastaban iguales. En fin, nos queda este maravilloso siglo XXI. Bisous.

    ResponderEliminar
  47. Perdone mi ausencia estos días, Madame.
    He tenido un inicio de semana bastante ajetreado.
    Menuda mujer, esta Isabel Petrovna.
    A personas así, es mejor tenerlas como amigas.
    Cuando he leído que descubrieron las cartas en clave de La Chétardie, he temido por su lengua, su nariz y sus orejas. Demasiado bien escapó, que sólo fue castigado con el destierro.

    Como siempre, nos ha dado una magistral lección de historia.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  48. Gracias, monsieur Mannelig, aunque hay historias que se cuentan solas, como este golpe de Estado. Nada que ver con el de Tejero, verdad?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Supo esperar pacientemente y conjurar los peligros hasta que llegó su momento, en efecto. Y vaya si obtuvo sus frutos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Uf, si al menos consiguieramos erradicar la tortura en este siglo XXI, monsieur, pero me parece a mí que "cuán largo me lo fiais".

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. No fue destierro en realidad, sino expulsión de Rusia.
    No pudo hacerle más porque no era uno de sus subditos. El embajador era súbdito del rey de Francia, con quien tenía una buena alianza que no convenía hacer peligrar, y además estaba allí en misión diplomatica.
    Su puesto y su nacionalidad lo libraron de peores castigos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)