domingo, 21 de noviembre de 2010

El Puente de Londres va a caer


London Bridge is falling down,
Falling down, falling down.
London Bridge is falling down,
My fair lady!

Cuando los romanos fundaron Londinium, el río Támesis no era tan caudaloso. En realidad, debido a que era cinco veces más ancho que ahora, tenía tan poco calado que cuando la marea estaba baja se formaban pequeñas isletas a lo largo de su cauce. Desde un primer momento se hizo evidente la necesidad de construir un puente para cruzarlo y para una mejor defensa de la ciudad, si bien las primeras estructuras no fueron más que pontones de madera. 

En tiempos medievales había un transbordador que surcaba las aguas del Támesis. Cuando falleció el último barquero, su hija donó toda su herencia para que se erigiera un convento. El edificio fue posteriormente un colegio para sacerdotes, y éstos construyeron un nuevo puente de madera que ellos mismos se encargaban de mantener. La iglesia que se levantaba allí se llamó después St Saviors, y en 1905 se convirtió en la catedral de Southwark. 


La primera referencia que tenemos de este puente data del año 984, cuando se cumplió desde allí la sentencia que condenaba a ser ahogada a una mujer culpable de practicar la brujería. Años después, en 1014, el rey Ethelred, con la ayuda del rey Olaf de Noruega, se enfrentaba a los daneses que se habían apoderado de Londres. Como parte de la estrategia para recuperar la ciudad, el puente fue entonces derribado por los sajones y sus aliados. El acontecimiento dio origen a la vieja canción “El Puente de Londres va a caer”. La versión original, compuesta en aquellos tiempos por un poeta noruego para celebrar la victoria de los suyos, decía así: 

London Bridge is broken down
Gold is won and bright renown
Shields resounding
War horns sounding
Hildur shouting in the din
Arrows singing
Mailcoats ringing
Odin makes our Olaf win 

La que hoy conocemos, y que la convierte en una canción infantil, data del siglo XVII. 


En tiempos medievales el puente de madera fue reconstruido varias veces, hasta que en 1176 un sacerdote y arquitecto, Peter Colechurch, construyó uno de piedra. Se tardó más de 30 años en completar la obra. Cuando se inauguró en 1209, durante el reinado de Juan sin Tierra, probablemente nadie imaginaba que habrían de pasar seis siglos antes de ser reemplazado por otro más nuevo. 

La estructura se sostenía sobre 19 arcos, todos de diferentes tamaños; había numerosos edificios sobre el puente, y en el centro una iglesia llamada de St. Thomas en honor a Thomas Becket, asesinado años antes. 

La noche del 10 de julio de 1212 se declaró un incendio en Southwark. La gente corrió a través del puente para tratar de sofocarlo, pero entonces se produjo la verdadera tragedia: el viento empujaba las llamas hacia los edificios del puente. Comenzaron a arder, y el fuego atrapó a las personas que se encontraban allí. Intentaron huir en las barcas que se acercaban a socorrerlos, pero eran tantos que sobrecargaron las embarcaciones y hundieron muchas de ellas. El recuento de las víctimas fue demoledor: se recogieron 3000 cadáveres, sin contar a los desaparecidos, todos los que murieron incinerados. 


Setenta años después del incendio Londres se enfrentó a un invierno tan crudo que las fuertes nevadas, el hielo y la fuerza desatada de los elementos dañaron la estructura y derribaron cinco de los arcos. En los años siguientes se hizo peligroso el uso del puente, hasta que en 1381 se reparó gracias al dinero recaudado al efecto por las iglesias. 

Aparte de un ensanchamiento de la calzada durante el siglo XVIII, apenas sufrió otros cambios hasta que se comenzó la construcción de uno nuevo en 1825. Para este proyecto se aceptó la propuesta de John Rennie, aunque fue su hijo quien hubo de completar la obra, tras fallecer Rennie sin lograr verla terminada. El nuevo puente fue inaugurado el 1 de agosto de 1831 por el rey Guillermo IV. 

El Puente de Londres en el siglo XIX

En 1967 se decidió volver a cambiarlo, debido a informes sobre su decaimiento y sobre la aparición de grietas. Esto suscitó muchas protestas, y algunos sugirieron que volviera a construirse como el primitivo puente medieval, incluyendo los edificios que habían sido erigidos sobre él en su día. 

Finalmente un americano, representante de la compañía McCulloch Properties, hizo una oferta de más de un millón de libras y logró hacerse con él. El puente fue desmantelado y dividido en secciones numeradas para poder montarlo posteriormente. Los pedazos se embarcaron y cruzaron el océano rumbo a California el 5 de julio de 1968. London Bridge fue levantado de nuevo en un lugar llamado Lake Hatsu City, a medio camino entre Phoenix y Las Vegas. 

Puente de Londres en Lake Hatsu City

Así que el verdadero Puente de Londres está hoy en América.


Fuente:
barryoneoff.co.uk/html/london_bridge.html


52 comentarios:

  1. Un post útil, informativo, histórico, y bellamente redactado. Muchas felicitaciones por él mi estimada Madame.

    Besos.

    Querida Madame, le informo que estaré ausente por un mes, regresaré en enero si Dios así lo quiere. Muy posible estaré atenta a vuestras publicaciones y entraré cuando tenga un tiempo a comentarlos. Le dejo un fuerte abrazo un gran beso.

    Hasta pronto mi querida Madame.

    ResponderEliminar
  2. Madame, se la echará muchisimo de menos. Espero que disfrute usted de este mes de vacaciones. La esperamos de regreso por navidad!

    Muchas gracias, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esta entrada, es muy completa y ante todo didáctica, y como trata en su mayoría de arte sería un delito para mí perdérmela; sabía que el puente original de Londres se encuentra actualmente en EE.UU. y que antes de construir tal maravilla en piedra hubo anteriores estructuras de madera, pero no conocía mucho al respecto de las tragedias y funestos sucesos que se cernieron sobre él.
    Espero que algún día os animéis a escribir sobre la leyenda que gira entorno a la torre de Londres, esa en la cual cuentan que si los cuervos desaparecieran del lugar se caería la torre y con ella la monarquía; por ello los londinenses, algo supersticiosos por tal predicción, les recortan las alas a los córvidos como medida de precaución.

    Un beso y pasad un buen día.

    ResponderEliminar
  4. Hablar de la torre de londres sí que sería amplio, madame, con todos los usos que tuvo desde los tiempos del Conquistador, y todos los prisioneros que recibió entre sus muros. Algunas historias hemos ido contando, como la de los principes de la torre. otras mas iran surgiendo poco a poco.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame, muy ilustrativa e interesante la entrada sobre el puente de Londres. Ha sido un placer leerla.
    Que tenga un buen domingo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. He oído esa canción varias veces y jamás me imaginé que su historia fuese tan increíble. Y ahora, sé que el puente de Londres está en Estados Unidos.

    ¡Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  7. ME MARAVILLA SU SABER, ESTIMADA MADAME. Y YO QUE CREÍ QUE LOS YANQUIS NO TENÍAN NADA DE SEGUNDA MANO...
    SALUDOS QUERIDA AMIGA

    ResponderEliminar
  8. Qué curioso, no sabía que el London Bridge estuviera en USA, cómo les gusta a estos americanos desmontar monumentos del viejo continente y montarlos de nuevo allí. De España se han llevado algún que otro monasterio y han arrancado (con permiso del indolente gobierno español de turno) algunos frescos románicos como los de San Baudelio en Soria.
    Muy interesante como siempre Madame, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que este señor americano no sabia era que en realidad estaba comprando "Tower Bridge" el puente de la torre que esta ubicado al lado del castillo del mismo nombre "London Tower".menuda sorpresita se llevo cuando se dio cuenta del pequeño erros que cometio. ay los americanos

      Eliminar
  9. Muchas gracias, monsieur Antorelo.

    Feliz domingo tambien para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Así es, monsieur Enrique: creo que tiene usted el puente de Londres mucho mas cerca que yo!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Madame, cuando los yankis desean esa clase de antigüedades, se ven obligados a comprarlas de segunda mano. Han trasplantado por ese procedimiento castillos, monasterios medievales, y todo cuanto se les ocurrió.

    Muchas gracias, madame

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Sí, es verdad, aunque si la alternativa es que los monumentos se pierdan para siempre, como hubiera sucedido con este puente decimononico, entonces prefiero que se los lleven a otro lugar donde puedan conservarse, aunque sea en un entorno incongruente.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente Madame, estoy completamente de acuerdo con su opinión.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
  14. Madame:
    Una historia más de mi ciudad favorita....

    La canción se la canto a mis hijos desde pequeñitos (en casa les acostumbramos a que mi esposa le habla en castellano y yo en inglés, así dominan ambos idiomas)

    La parte que no sabía es que el puente esta en América....

    Interesante historia

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  15. Pues no tenía ni idea, pero si vuelvo a los Los Angeles ,y haré todo lo posible por volver,obligaré a mi hermano a llevarme a verlo :)

    Bisous, Madame

    ResponderEliminar
  16. Monsieur Manuel, cada vez que hago una entrada sobre Londres, me acuerdo de usted, porque sé lo mucho que ama a esa ciudad.
    Y yo tambien. De ahi que haya dedicado ya varias entradas a hablar de ella, más que a cualquier personaje de carne y hueso. Y no será la ultima vez!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Ya ve, madame, cuanto más sencillo hubiera sido para verlo que el puente de Londres siguiera en Londres. Pero todo está patas arriba!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Un buen reciclaje y una bonita historia, milady.
    Me hubiera encantado vivir en una de las edificaciones del de madera.

    Muchas gracias por su buen hacer.

    ResponderEliminar
  19. A mí tambien me hubiera gustado, monsieur, excepto aquel dia del incendio. Aunque vivir ahi no debía de ser bueno para el reuma, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Muy interesante. Y qué vida más ajetreada ha tenido este puente.

    ResponderEliminar
  21. Ya ve usted. Un monton de puentes de Londres y al final hasta cruzó el oceano. Un puente viajero!

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Me gustó muchissimo su blog. Parabéns, voy a seguir lo.
    Andreia Sieczko

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, madame, bienvenida.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Una historia curiosísima, madame. O sea que el punte lo dividieron en piececitas y lo empaquetaron rumbo a América. La verdad es que los americanos, bueno preferentemente el dinero y no de dónde proceda, hacen maravillas. Sin ir más lejos recuerdo el caso de Ciudad Rodrigo. El retablo de su catedral fue desmantelado y vendido a un americano a mediados del siglo XIX. Ahora su presbiterio está pelado. En fin, una lástima.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Pues sí. Al final las cosas acaban en los lugares mas peregrinos y donde menos pegan, pero bueno. Ya se sabe que poderoso caballero es don dinero.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. ¡En América! Jamás lo habría imaginado.
    Me llaman la atención las edificaciones longevas.
    Son testigos mudos del devenir de la historia, que, a veces, sufren sus consecuencias.

    Hay que ver lo bien que lo pasa uno aprendiendo con este blog, Madame.

    Muchas gracias y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  27. Un hermoso post. Sabía lo del incendio pero no que elk verdadero puente estuviera en América.

    Bisuos Madame y una feliz semana

    ResponderEliminar
  28. Curiosa esta historia tan completa y didáctica sobre el puente, con sus desastres, ampliaciones, reparaciones y sustituciones. Lo de los americanos llevándolselo trocito a trocito no me sorprende. No es la primera vez que hacen algo así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Muchas gracias, monsieur Perikiyo. Ya ve qué lejos nos queda hoy el puente!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Fíjese, madame Katy, no encontraron un lugar mas cerca. Ahora hay otro, pero claro, no es lo mismo, porque no tiene el valor de la antigüedad. Es de 1973.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Ni tampoco será la ultima vez que hagan algo así, me temo. Tienen de todo, trasladado piedra a piedra. Se mueren por las piedras antiguas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Pues sí que debía ser grande el barrio alojado sobre el puente para producir 3.000 víctimas; y por otro lado ya hablando de los tiempos actuales: “un dólar es un dólar en cualquier lugar del mundo” dijo Glenn Ford en Gilda, y gracias al dólar no es este puente el único monumento comprado, desmontado y llevado piedra a piedra a los Estados Unidos piedra a piedra. Se puede llegar a la paradoja de ver en aquel continente algún monumento construido antes de que el “hombre pálido” llegara a aquellas tierras. Muy buen y curioso artículo este de hoy. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  33. No, pero las victimas no eran todas de la gente que vivía en el puente. El problema es que todo el mundo acudió desde diversas partes de Londres, para tratar de apagar el incendio al otro lado.

    Es verdad, resulta curioso ver monumentos tan antiguos a veces en un lugar en el que nunca pudieron ser construidos. El poder del dolar, en efecto. Y veo que le gusta a usted el cine clasico :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Hola Madame

    Curiosa historia la de este puente tan ligado a la ciudad de Londres. Quién iba a suponer que acabarían en tierras de ultramar en una de las antiguas colonias del reino inglés.

    Me ha gustado mucho el relato.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  35. La verdad es que fue el puente mas viajero. Curioso destino el suyo. Seguro que nadie hubiera podido adivinarlo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Me ha encantado esta entrada, porque este verano he vuelto a ir a Londres y he pisado varias veces el puente de Londres, no el auténtico que está en el desierto americano, pero si el puente actual, además de visitar la Catedral de Southwark, que me pareció muy interesenta. Y qué vicisitudes pasó este puente, con la tragedia del incendió que causó tantas muertes. Un cordial saludo, madame.

    ResponderEliminar
  37. Ya ve lo que son las cosas: en Londres tienen el nuevo mientras en USA tienen el antiguo. Una locura.
    Cada rincón de Londres sería digno de una entrada para él, así que supongo que alguna mas irá viniendo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. madame, como echaba de menos la dosis habitual de sus relatos, he decidido instalarme también aquí. y para empezar me encuentro con este pedazo de texto sobre el puente de Londres. qué curioso destino el de ese puente.
    las historias por aquí son por lo que veo, igual de interesantes y enriquecedoras que las de sus otros chateaus.
    por aquí me tendrá siempre.

    saludos madame!
    bisous!

    ResponderEliminar
  39. Hombre, monsieur, usted por este chateau! Bienvenido. Esto viene a ser mi chateau de invierno, para pasar las navidades y tal.

    Muchas gracias, monsieur. Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  40. Madame que entrada mas curiosa, que gracioso que al final el puente terminara tan lejos de su lugar habitual.

    Muchos Besos :)

    ResponderEliminar
  41. ¡Ay Madame, cómo me ha gustado esta entrada!
    Cierto que conocía la historia del Puente de Londres, que data de épocas romanas, pero ha sido un gusto leerla de su mano y con als bellas imágenes que nos regala.

    Una curiosidad: mis padres me cantaban de niña esta canción muchas veces, ya lo he mencionado, y lo curioso es que mis padres no tienen idea de Inglés ajjajajajaja ¿donde irían a por ella?

    Besos Madame, me despido entre saltitos de comba canturreando esta canción

    ResponderEliminar
  42. Si los viejeros no vienen al puente, el puente irá a los viajeros. Y fue. Se subió a bordo del barco y cruzó el oceano. Un puente insólito realmente, madame Gema.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Madame, la de veces que habrá cruzado usted la versión victoriana del puente, que es la que ahora está en América! Me pregunto si alla donde esta aun conservará el sabor de su epoca decimononica.

    Ya ve que el puente se empeñó en ser famoso y lo consiguió también a traves de la canción, que se cantaba mucho más allá de las fronteras británicas.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Mientras el incendio se extendía por Londres, el 10 de julio de 1212, casi velaban armas los que estuvieron en las Navas de Tolosa.

    Reciba usted mis saludos.

    ResponderEliminar
  45. Es cierto. Eran tiempos moviditos incluso para las piedras de los puentes, verdad?

    Muchas gracias por la visita.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. No conocía la historia sobre el puente de Londres y la has hecho muy amena y entretenida.

    Gracias, saludos y bisous, madame.

    ResponderEliminar
  47. Muchas gracias, monsieur.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  48. Pues hace muchos años que conozco esta canción, y no tenía ni idea de su trasfondo histórico.
    Lo de la anécdota del americano la conocía, me la contó un amigo inglés, y también me dijo que el magnate compró el puente equivocado, porque el que en realidad quería era el "tower bridge". Menudo chasco se llevó cuando abrió el paquetito. Pero mucha gente confunde los dos puentes. Él no iba a ser menos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Pues tenia que ser bobo de caersele la baba, porque estar viendo el puente y no darse cuenta de que la Torre no estaba allí...

    Yo tenía entendido que los que pensaban eso eran muchos americanos que nunca habian estado en Londres, pero vamos, si me dice que encima lo pensaba el comprador, para morirse.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. interesante historia, gracias por compartir

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)