martes, 23 de noviembre de 2010

De Beefeaters y Cuervos


Beefeater es el apodo que reciben los guardias de la Torre de Londres, cuyo nombre oficial es Vigilantes Alabarderos del Palacio Real Fortaleza de la Torre de Londres. Se remontan al reinado de Enrique VII, cuando en 1485 el rey decidió dejar en la Torre para su protección a sus doce guardias más ancianos y enfermos. 

El origen de la curiosa palabra, que podría traducirse por comedor de carne de vacuno, es desconocido. Una teoría hace proceder el término del vocablo francés buffetier. Los buffetiers eran unos guardias en los palacios de los reyes de Francia cuyo cometido era proteger la comida del soberano. Pero parece más probable que el término beefeater derive del hecho de que en aquellos tiempos se les pagaba parte del salario en carne, una tradición que se mantuvo hasta el siglo XIX. 

Los uniformes de gala que visten en ceremonias oficiales, de color escarlata y oro, datan de 1552. Fue la reina Isabel quien añadió la golilla blanca alrededor del cuello. Pero las iniciales E R que llevan hoy bordadas, y que significan Elizabetha Regina, no se refieren a ella, sino a Isabel II, la actual reina. Los Beefeaters que se ven en la Torre de Londres en la actualidad llevan habitualmente el uniforme azul que les concedió la reina Victoria en 1858, también con las iniciales de su soberana. 

Uniforme de gala

No es tan fácil ser candidato a guardia de la Torre, porque para ello es necesario, entre otros requisitos, haber pasado previamente largos años en el ejército. Una vez admitido, el guardia ha de pronunciar un juramento de lealtad que se remonta a 1337. 

En el año 2007 ingresó en el cuerpo la primera mujer, la escocesa Moira Cameron, tras derrotar a 5 aspirantes varones. No todos los Beefeaters dieron la bienvenida a su colega femenina: hace un año la Torre informó que tres de los guardianes estaban siendo investigados por acoso, y que dos de ellos habían sido suspendidos de su cargo. Hubo acusaciones de intimidación, notas desagradables en el casillero de Moira y daños en su uniforme de gala. 

Los Beefeaters realizan 21 tareas diariamente, entre ellas la ceremonia de las llaves. Pero las principales, ahora que ya no hay prisioneros de los que ocuparse, son proteger las joyas de la Corona y atender a los miles de turistas que visitan el lugar cada día. También se requieren sus servicios cuando se corona a un monarca. 

Moira Cameron con dos de sus compañeros

Algunos de los guardias son especialmente adiestrados para cuidar de los cuervos que viven en la Torre. Reciben entonces el nombre de Ravenmasters. Su función es muy importante, porque cuenta la leyenda que el día en que los cuervos abandonen el lugar, la torre Blanca se desplomará y el Reino Unido desaparecerá. De ahí que, según la creencia popular, para impedir la tragedia Carlos II publicara un real decreto que obliga a mantener seis cuervos. 

El rey Carlos II habría tomado esta decisión en contra de la opinión de su astrónomo John Flamsteed, quien se quejaba de que las aves entorpecían su labor en el observatorio de la Torre Blanca. Para solucionar el problema, en vez de desalojar de allí a los cuervos, el rey decidió trasladar el observatorio a Greenwich. Sin embargo, es de señalar que no contamos con suficientes evidencias acerca de la presencia de cuervos en la Torre antes del siglo XIX, por lo que la historia bien podría ser un mito victoriano

El origen de la leyenda se remonta a 1136, cuando Geoffrey de Monmouth escribió Historia Regnum Britanniae. En su obra, que recoge muchos mitos celtas, se refiere a un antiguo rey del siglo V llamado Bran Hen de Bryneich, siendo Bran la palabra galesa que designa al cuervo. Este rey cayó en batalla y su cabeza fue enterrada como talismán contra cualquier posible invasión. Y resulta que en ese lugar donde se enterró la cabeza del rey cuervo se erigió posteriormente la Torre de Londres


A fin de retener a las aves y evitar que huyan, los cuidadores les recortan las plumas del ala derecha cada tres semanas. De ese modo su vuelo se desequilibra, aunque se asegura que el procedimiento no les lastima. A pesar de las drásticas medidas, algunos de ellos consiguen escapar, mientras que otros, simplemente, son “despedidos”. Raven George fue “desterrado” a un zoo en 1986 por comerse antenas de televisión, y Raven Grog fue visto por última vez fuera de un pub del East End llamado The Rose and Punchbowl, después de haber vivido 21 años en la Torre. Por eso, en previsión de estos inconvenientes, a los seis cuervos de rigor se suma siempre uno extra. Cuando durante la Segunda Guerra Mundial, y debido a los bombardeos, sólo Raven Grip sobrevivió, fue el propio Winston Churchill quien ordenó que los desaparecidos fueran reemplazados. 

Los guardias dicen que los cuervos son los auténticos Beefeaters, puesto que reciben diariamente su ración de carne de vacuno. Se les alimenta bien. Cada día comen 6 onzas de carne y galletas para ave empapadas en sangre. Una vez a la semana se les da un huevo, y de vez en cuando un conejo con su piel, además de las sobras de la cocina. 

Desde 1986 se lleva a cabo un programa de reproducción de estas aves. Raven Charlie y Raven Rhys se han apareado, y de su unión han salido 17 nuevos ejemplares. 

Los cuervos pueden alcanzar una edad avanzada. El más anciano fue Jim Crow, que vivió 44 años. Pero nunca se los olvida: junto a la entrada sur de la Torre se levanta un monumento en memoria de los cuervos fallecidos.

Cementerio de los cuervos en la Torre de Londres


55 comentarios:

  1. Pues allí están como los monos en Gibraltar, bien alimentaditos para que las posesiones de su graciosa majestad sigan bajo su soberanía; aunque ya se ve que siempre hay algún travieso como Raven Grog, dispuesto a echar una canita al aire. Beso su mano. Buenas noches, señora.

    ResponderEliminar
  2. jiji, sí, monsieur, se ve que tienen diferentes caracteres. Algunos salen muy alegres :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonita entrada, estimada Dama. Y la dedicatoria final... ¡qué generosidad la suya!

    Cría cuervos y se dedicarán entradas...

    Rozando la excelencia, milady.

    Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. jiji, monsieur, muchas gracias, pero no se cómo interpretar lo de los cuervos!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Menuda supersticion la de los cuervos, se parecen a los habitantes de San Petersburgo que ponen su pellejo bajo la protección de una estatua de Pedro el Grande...

    Pero que malos fueron con Raven Grog, sólo quería divertirse un poco, xD

    Un beso Madame.

    ResponderEliminar
  6. Yo alucino!! :) si me permitís tan indecorosa expresión, Madame. Ni idea tenía ésta vuestra servidora de tan extrañas costumbres pajariles en la terrorífica Torre. Lo q sí sé es q ningún paisano andaluz será nunca candidato a beefeater. Y no sólo por no se oriundo de England. Aquí esos animalitos son considerados de muy mal agüero, y ni siquuera los nuevos y ecológicos tiempos que reclaman hermandades supremas con todas las criaturas del Señor han aliviado en modo alguno nuestro resquemor ante la presencia de estos enlutados plumíferos.... Lagarto, lagarto :-)Ni en pintura los queremos, así q yo me marcho ya a toda pastilla, no sin antes reiteraros mi agradecimiento por compartir con nos sus amplios conocimientos.

    Je vous embrasse, Madame.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué curiosa historia! me hace mucha gracia cuando los soberanos se obsesionan por algún animal, tipo Calígula con su caballo senador. Deben se estar muy bien cuidados, 44 años para un pájaro ya son años.

    Gracias Madame, muy interesante.

    ResponderEliminar
  8. Y llamándose grog el animalito, ¿dónde iba a tener la querencia, sino en el pub? ¡Hips!

    El beefeater que me gizo la explicación guiada de la torre era un actorazo. ¡Qué pedazo de voz y de gestos! Decapitaciones por aquí, espectros por allá, ladies y lores en cada esquina... Cuando terminó, pasó el sombrero. Se tenía ganado el sobresueldo.

    ResponderEliminar
  9. Se admiten cuervos hembra? o los tratan como a Moira?. Me ha encantado la historia de Raven Grog, ese cuervo debía ser irlandés, jeje. Madame, le quedo muy agradecida por esta entrada porque he aprendido un montón de cosas como con todas las demás, por eso no me extraña que la copien a usted, me parece muy feo, sí, pero sigo considerando que es una forma(torpe) de reconocimiento.

    Que tenga un feliz día, Madame. Bisous.

    (Ah, perdón, pero por si le interesa, Carolina ha colgado la siguiente parte del relato en escritores en la sombra.)

    ResponderEliminar
  10. tiene bemoles que tanto royal army, tanta navy y tanta juerga, y resulta que todo depende de los seis cuervos. y además cuervos, no han elegido otro animal con más mala sombra, no. cuervos.
    el beefeater también tiene otro significado, del cual prefiero no acordarme, por lo menos hasta llegado el viernes.

    vaya púa eso de las copias de los contenidos. supongo que eso es violar derechos de reproducción y todo eso. complicado tema.

    saludos madame, que tenga un buen martes!

    ResponderEliminar
  11. Don Matu, no sé si lo de la estatua de Pedro el Grande servirá de mucho. Si es así pondré una en mi casa.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias, madame, ni en uno ni en mil comentarios podría expresar la ilusión que me hace tener dedicada esta entrada que le sugerí en una de sus anteriores publicaciones, ni me imaginaba que una de mis historias favoritas me iba a ser brindada por su parte y con tal dedicatoria; ahora mismo estoy que doy saltos de felicidad frente a la pantalla del ordenador y menos mal que soy bastante estricta con el uso del lenguaje y la ortografía, que sino me quedaba con el dedo pegado a la tecla de la exclamación y a saber cuando la soltaría.
    Estoy maravillada con su increíble trabajo y redacción, la información que aporta es mucho más completa de lo que abarcaban mis conocimientos respecto a la historia de la torre de Londres.
    Yo, al contrario de lo que muchos piensan sobre los cuervos, ya que se los considera pájaros de mal agüero, les tengo cariño y especial respeto, son en ocasiones protagonistas en muchas leyendas y mitos, y gracias al ya fallecido Félix Rodríguez de la Fuente aprendí que todo animal es imprescindible.

    Un placer leer su blog, tan educativo, elegante y loable como siempre. Un beso, madame, y un millón de gracias de nuevo por el gran detalle que ha tenido conmigo.

    ResponderEliminar
  13. Madame Ana, a mi tampoco me gustaría tener cuervos cerca de mi casa, jiji, pero mire, los de la Torre son simpaticos. No inquieta su presencia en absoluto.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Están perfectamente atendidos, monsieur Pedro, lo que no impide alguna que otra fuga hasta un pub de buena cerveza, jiji.

    Feliz dia, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  15. Pobres, es que el sueldo no es muy alto. Aunque bueno, tampoco me parece para pasar el sombrero, jiji.
    Se ha perdido la dignidad, monsieur Mannelig.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Madame Fatima:

    Me alegra ver que finalmente ha resultado de su agrado. Para mí ha resultado un placer, porque soy una enamorada de Londres, de sus tradiciones y de la historia inglesa.

    Feliz dia, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Uy, perdón, que me quedaban dos. A ver:

    Madame Alma:

    Sí, admiten cuervas. Lo unico que es mal recibido son las mujeres, aunque hay que decir que no por la generalidad, sino por una minoría. Quedan cavernicolas por todas partes.

    Gracias, madame, ire a ver el relato.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Monsieur Karpov:

    Intuyo que del otro significado entiende usted bastante de viernes a domingo, jijiji. Controlese, monsieur.

    Sí, el asunto de las copias es una violación de la ley, claramente. Ahí en mi licencia de creative commons, bajo la foto de perfil, se especifican claramente las condiciones en las que los textos que se encuentren aquí pueden ser reproducidos. Esto resulta ya indignante.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Todas sus entradas me fascinan Madame, pero muy especialmente aquellas en las que se nos muestra alguna cara (desconocida o no) de mi querida Gran Bretaña.
    Personalmente me gusta más el uniforme habitual de los beefeaters, dadas por supuesto mis preferencias de color; y es que el escarlata y oro me parece demasiado... pintoresco, auqnue ya se sabe que a los ingleses les encanta hacer las cosas a lo grande.

    El asunto de los cuervos sí me ha llamado la atención. Había oído lo de la profecía y el modo en que Carlos II pretende eludirla, pero desconocía los avatares que desde entonces vienen llevándose a cabo para intentar que la torre no se quede sin estas aves. ¡Hasta les cortan las plumas jajajjajaja!
    ¡Y menuda vida se pegan, si tiene razón cuando dice que ellos son los auténticos beefeaters de la Torre de Londres jajajajajaj!

    Si de esa manera no se explica que desaparezcan, salvo en el caso del que fue visto en el exterior de un pub (¿demasiado estricto protocolo para necesitar una evasión jejejejje?)

    Pues a mí sí que me encantan los cuervos, cualquier día aparezco en la sala con uno al hombro. Raven Bowmanito le llamaré jejejejje

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  20. A mi en cambio me encanta el rojo, madame, jiji, aunque tiene razon en que el uniforme de gala resulta excesivo. Un pelín recargado, no cree?

    Ya ve, madame, que al final el mito de los cuervos va a resultar un mito victoriano, muy de su epoca.

    Los cuervos se dan buena vida, pero no les reprocho que echen de menos una buena cerveza de vez en cuando!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame:

    Ya sabe lo que me gustan estas historias de las islas británicas.

    No sabía bien el porque de los cuervos. No es una ave simpática para tener como ave de compañía. Pero uno nunca sabe.....

    Saludos Madame

    Gracias por las felicitaciones en mi blog.

    ResponderEliminar
  22. De nada, monsieur, usted las merece todas.

    En cuanto a los cuervos, los unicos que me gustan son los de la Torre. No me pregunte por qué, pero me resultan simpaticos. Su presencia por allí ha llegado a ser tan natural que no concibo la Torre sin ellos. Supongo que añaden un toque de romanticismo y leyenda.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Pues vaya vida que se pegan los cuervos. Me refiero sólo a los de la Torre, claro. No a los demás. Ya sabe el dicho: cría cuervos... y tendrás un seminario. Jejeje. Es broma.
    Así que la palabreja esa no era una marca de ginebra de la que hacía uso la reina madre. ¡Qué desilusión!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Tambien, tambien, jiji. Bien guapo que sale el de la ginebra, con su uniforme de gala.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Yo que pensaba que los cuervos eran considerados portadores de mala suerte para todo el mundo, veo que no es así. Incluso algunos de ellos son un poco juerguistas.

    P.D. A mí no me ha respondido. Normal, si se ha confundido con los mensajes.

    Saludos madame.

    ResponderEliminar
  26. Sí, ya le he aclarado que soy otra persona. Supongo que ahora se pondra en contacto tambien con usted.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Coincido con vos en que Inglaterra tiene multitud de historias que contarnos, a cuál más interesante y sorprendente.
    Pensando en el tema de los uniformes no sabría decidir cuál de todos me gusta más, pese a que el escarlata (muy cercano al rojo bermellón) es uno de mis colores favoritos, creo que al combinarlo con el oro me resulta demasiado excesivo; el uniforme azul marino me parece mucho más discreto y solemne.

    Feliz día, madame.

    ResponderEliminar
  28. Y se ha fijado usted en los zapatitos de gala, madame? Cuanto exceso, jiji. Y es carisimo ese uniforme: esta valorado en unos 15.000 euros.

    ResponderEliminar
  29. ¡Santo Cielo! Con 15.000 euros se pueden alimentar a muchos cuervos... je, je, je! Y luego dicen que los verdaderos guardianes de la torre son los córvidos, no dudo de ello pues todo apunta a que llevan una buena vida, pero los Beefeaters (admirando ahora sus zapatos) tampoco están descalzos.

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué amigos son estos ingleses de la leyendas! Cuando no son cuervos son monos como los de Gibraltar, jejej

    Y sí, por cierto, que los verdaderos omedores de carne son los pájaros. Espero que el programa de reporducción no les lleve a provocar una palga de estos bichso como pasa por aquí con la palomas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  31. Tiene su gracia lo de los cuervos, madame, pero no entiendo como a las cuatro de la tarde de un día torrido de agosto en Londres, pueda haber tal multitud de japoneses fotografiando a los pobres cuervos. Recuerdo viendo las fotos mi viaje y, lástima, que un beefeeter malhumorado a las 15, 58 horas me echara de la cola de la cámar de las torturas, lo único que me quedaba que ver. Un cordial saludo y bisous.

    ResponderEliminar
  32. Imaginese usted, madame Fatima, la gracia que le debió hacer a Moira ver estropeado su uniforme!

    ResponderEliminar
  33. Sí, madame Carmen, afortunadamente los ingleses son un pueblo muy imaginativo y amigo de deliciosas leyendas que alimentan nuestra fantasía. Es una de las razones por las que me gustan tanto :)

    No creo que tengan problemas con la superpoblación de cuervos. Lo hacen controladamente, no como las palomas, que van por libre, jiji.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Monsieur Paco, eso le pasa por visitar la Torre en agosto. Le aconsejo ir en mayo, por ejemplo. De ese modo tendrá mucho más espacio para usted, y los guardias estaran de mejor humor.
    Ya se, ya se, el trabajo y tal. Es una pena, sí.

    Feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  35. A más de uno le recomendaría yo leer este blog, Madame. Hay quien piensa que Beefeater es, solamente, una marca de cerveza, je,je.

    Me resulta curioso que, hoy en día, aún se utilice tanta pompa y adorno. No es que me parezca mal, al contrario, -veo muy bien que se conserven tradiciones tan antiguas-, pero me haría mucha gracia ver a un Beefeater en su día de descanso, llevando un chándal y unas pantuflas.

    Espero que se le vaya pasando el justificado enfado provocado por los plagiadores.

    Buenas noches, mi querida Madame.

    ResponderEliminar
  36. Jiji, monsieur, imagino que no se reconoceran cuando se miran al espejo sin esos vistosos uniformes.
    Y sí, creo que para muchos es mas conocido el tema como marca de ginebra.

    Me he puesto en contacto con la persona que ha copiado mis entradas. Me asegura que no volverá a suceder, pero eso no es suficiente. No quedará nada reparado hasta haberme puesto como fuente en las entradas ya publicadas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Interesante información la que nos brinda el día de hoy apreciada Madame, verdaderamente increible este relato y al mismo tiempo fascinante.

    Besos Madame.

    ResponderEliminar
  38. Madame y yo que pensaba que nos iba a hablar de ginebra jajajaj, es broma :)...sin duda, una de las tradiciones más bonita de la Gran Bretaña, es una alegría verles en la torre de Londres rodeaos de todos esos cuervos, todo un escenario "british"

    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. Hola Madame

    Aunque conocía la historia de los guardianes de la Torre, es muy grato volverla a leer, tal y como la escribís. Siempre es un placer pasear por este lugar.

    Acabo de ver la entrada anterior y creo recordar que existe la posibilidad de denunciar a quién roba y se apropia de contenidos de los demás con semejante descaro.

    Hacéis una gran labor en vuestros blogs. La pena es que unos oportunistas se aprovechen de ello sin citaros, ni poner enlaces.

    Mucho ánimo y a seguir adelante con vuestro gran trabajo.

    Feliz noche, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  40. Madame y yo que pensaba que nos iba a hablar de ginebra jajajaj, es broma :)...sin duda, una de las tradiciones más bonita de la Gran Bretaña, es una alegría verles en la torre de Londres rodeaos de todos esos cuervos, todo un escenario "british"

    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias,madame Aida. A mi me encanta todo lo que tenga sabor al viejo Londres.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. jiji, tuvieron buen gusto los de la ginebra, monsieur. Sale muy guapo el Beefeater en la botella.

    Uy, le ha salido duplicado el comentario, me temo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias, madame.

    La verdad es que preferiría que las cosas se solucionaran pacificamente, mediante la adecuada rectificación, antes de llegar a ese extremo. Estoy en contacto con la persona responsable y espero que lo haga. De lo contrario, no tendré otra alternativa que hacer la denuncia.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Y además les debemos lo de que el meridiano se llame ahora de Greenwich, son inteligentes estos bichos al igual que las urracas debe de ser porque son carroñeros yo crié dos pollos de urraca de chico y me seguían volando a todas partes hasta detrás del coche de mi tío.

    Saludo y bisous, madame

    ResponderEliminar
  45. Madame: Bonita y muy bien contada historia. Usted es un libro abierto en el que se puede gozar de su sabiduría.
    Un beso

    ResponderEliminar
  46. A mí no me gustaría nada criar cuervos: ya se sabe lo que dicen de eso. Espero que las crias de urraca fueran mas pacificas! De todos modos los cuervos de la torre lo suelen ser. Apenas dan problemas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. Muchas gracias, madame Candi, es usted muy amable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. AHORA TAMBIÉN PODEMOS DECIR"QUE VIDA DE CUERVO"
    SIGO APRENDIENDO QUERIDA MADAME, DEJO MI SALUDO PARA UD.

    ResponderEliminar
  49. Ah, pues nunca había oido eso de vida de cuervo, madame, jiji. Pero no debe de ser muy bueno.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  50. Cría cuervos y tendrás más... bromas a parte...nadie como los ingleses para mantener tradiciones... y uniformes pintorescos..

    ResponderEliminar
  51. Eso sí, pocos uniformes pueden superar esos, en especial los de gala. No sé, yo no me vería dentro de uno de ellos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Querida madame, esta ha sido una de las entradas mejores que he leído en la blogosfera en las últimas semanas. Además de educativa me ha parecido curiosa y divertida.

    Un placer leeral, como siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  53. Muchas gracias, monsieur, muy amable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  54. "El hombre que tiene la suerte a su favor es más raro que un cuervo blanco" (Juvenal, "Sátiras").
    Como la cosa va de cuervos te dejo esta antigua sentencia, por curiosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  55. Y tan raros que deben de ser los cuervos blancos! :)

    Gracias, monsieur, buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)