miércoles, 10 de noviembre de 2010

Cosme de Médicis (II)


Pocos días después de haber sido encarcelado, Cosme de Médicis se disponía a tomar la sopa que le trajo el carcelero, pero éste lo detuvo diciéndole: 

—No tome esa sopa, señor, está envenenada. 

Nada más cierto. Torpemente, Albizzi había organizado el envenenamiento sin pagar antes a quienes debían llevarlo a cabo. El carcelero, un hombre honesto, no quiso asistir a la muerte de un burgués que se había mostrado generoso con él. Al impedirle tomar la sopa, salvó la vida de Cosme y desencadenó el movimiento que dejaría durante años la financiación de los negocios de Europa en manos de los Médicis. 

Albizzi no entendió por qué Cosme escapó al veneno. Imaginó, simplemente, que la dosis había sido demasiado pequeña para un hombre sano. Curiosamente no vuelve a intentarlo. Sólo logrará, después de que Cosme pase 4 años en prisión, que lo destierren a Padua. El 29 de septiembre de 1433 firmaba el acta del exilio, pero enseguida se dio cuenta de que había cometido un error. Ordenó detener al mensajero que llevaba el acta al preso, aunque era demasiado tarde: Cosme ya había franqueado las murallas y no sentía el menor deseo de regresar. 


Los Albizzi gobiernan mal. El pueblo pasa delante de la torre de la Señoría y siempre levanta la cabeza y mira la pequeña ventana del alberghettino. No pueden olvidar a Cosme. 

Su partida había tenido las características de un triunfo. En el camino de Pistoia los pobladores lo aclamaban y le regalaban miel como si se tratara de un embajador o de un huésped de gran importancia. Cosme aceptaba los regalos y no decía nada. Prefería el exilio a la prisión. Durante ese tiempo, sus adeptos le enviaban cómodos subsidios que le permitían vivir el exilio como un gran señor. Se llevó a Michellozzo, su arquitecto personal, y a todo un cortejo de amigos. En Padua se rodea de una verdadera corte. 

Inmediatamente va a Venecia, donde los Médicis habían establecido tiempo atrás una sucursal de su banco. Se instala en el monasterio de San Gregorio y allí subvenciona la decoración de la biblioteca. Nunca hablaba de los Albizzi, sus enemigos. Sabía que en Florencia sus partidarios no estaban inactivos. El Papa Eugenio IV, como buen veneciano, apoyaba abiertamente a este exiliado que daba pruebas de gran generosidad para con su ciudad natal. 


Albizzi no ignoraba el apoyo del pontífice al exiliado. Para reconciliarse con los favores del papado, invitó a Eugenio a visitar Florencia. Éste aceptó y se alojó en el monasterio de Santa María Novella. Desde Venecia Cosme percibe la señal e inmediatamente se pone en camino. 

El 5 de octubre de 1434, un año después de su partida al exilio, se presentaba a las puertas de Florencia. Vuelve el entusiasmo popular, preparado por el Papa. Desde las puertas de la ciudad hasta la Señoría, Eugenio cabalgaba a su lado. Cosme decidió pasar la primera noche en la habitación más suntuosa del mismo palacio donde un año antes había dormido en el más miserable de los calabozos. 

Albizzi y sus tropas tratan de resistir, ayudados por los hombres del ciudadano más rico de Florencia, Strozzi. El 8 de octubre Strozzi, uno de cuyos hijos se casó con una Médicis, se da cuenta de que la suerte está echada y se une a Cosme. El mismo día, Cosme abandona el palacio y se traslada a un modesto albergue de la ciudad. Es un gesto de estrategia política: quiere el palacio de la Señoría, pero quiere que se lo entreguen. A partir de ese momento, no dejará de asombrarnos. Nadie esperaba nada de ese hijo austero y discreto de Juan de Médicis, pero muy pronto se podrá comprobar que va a abrir un camino que sus sucesores no tendrán más que asegurar. 


Instalado, entre aclamaciones, en la Señoría, muy pronto la oveja se convertirá en lobo. Las condenas a la horca y los exilios se multiplican; castiga incluso a su aliado del último momento, Strozzi. En la horca, una vez terminada la ejecución, se cuelga a los martirizados por los pies, y un pintor escribe en el cuerpo desnudo el nombre y el apellido del muerto. 

Cosme gobierna cada día más solo. La represión es muy dura. Cuando alguien se atreve a aludir a ese asunto, responde: 

—Más vale una ciudad devastada que una ciudad perdida. 

Emplea así la tiranía en su gobierno al tiempo que se preocupa de engrandecer su casa. Hombre de gran cultura, es un importante mecenas, y su nombre está unido al de la Academia Neoplatónica. Amigo de Donatello, sabe rodearse de grandes artistas e intelectuales, auténtico protector de la ciencia y la filosofía. Y a tales actividades culturales termina por dedicarse en exclusiva en los últimos años de su vida, cuando, cumplidos los 70, abandona el poder.



Bibliografía:
Los Médicis: el dinero magnífico - Claude Mossé

33 comentarios:

  1. Como decíamos no hace mucho: poco hemos cambiado. La lucha por el poder y la riqueza forma parte de la historia de la humanidad. Muchos prosperaron en aquellos tiempos, y sin duda fueron los artistas quienes más se beneficiaron de estos poderosos señores gracias a la "moda" del mecenazgo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Fue un alivio que no todo el dinero fuera a parar a conspiraciones, y que tambien lo encontraran en abundancia para las grandes obras de arte y el mecenazgo de artistas.

    Feliz dia,monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Ya la tengo localizada por acá, estaré pendiente a sus publicaciones para venir. Regreso a leer, voy de salida y no me da tiempo. Regreso.

    Besos Madame, gusto conocer este su otro espacio. Interesante, me encanta la historia.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, madame, será un placer recibirla tambien por aquí.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. He leído atentamente estas dos muy buenas entradas sobre el gran Cosme de Médices, el hombre que fue capaz de construir una de las repúblicas más ricas, cultas y florecientes del final de la Edad Media, donde sus sucesores, Lorenzo y Giuliano pusieron los cimientos del Renacimiento y el Humanismo, el Cuatroccento florentino, rodeado de grandes pensadores y artistas, como Picco della Mirandola, Ficino, Donaltello, Brunelleschi, Botticelli... ¿Habrá más sobre la corte florentina?. Un cordial saludo, madame.

    ResponderEliminar
  6. Seguramente habra mas, monsieur. De todos modos llevamos ya 13 entradas sobre Florencia, diseminadas en el tiempo, y 10 de las cuales son sobre los Medicis. Me resulta una ciudad y una dinastia fascinantes.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Coincido con Cayetano:
    El poder y la mabición pierde a muchos (quizás este entre esos ;D). A pesar de todo, los Medicis fuera de cualquier critica incomoda, pusieron también empeño en hacer florecer su país.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Así es. Fueron algo tan extraordinario que aun el dia de hoy Florencia lleva su sello.
    Una suerte que les gustara el arte ademas del dinero!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Es curiosa la transformación de Cosme. De víctima a verdugo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente, madame. El cambio fue brutal, e inesperado para muchos. No se si tambien para el.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Tal vez no sea tan extraña esa transformación de víctima a verdugo... si se tiene la oportunidad. El rencor suele ayudar a estas cosas.
    feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  12. Y al mismo tiempo era una forma de asegurarse de que eso no le volveria a suceder. Fue contundente en eso.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Se le ve un poco resentido al de Médicis, pero bueno, la familia ganó mucho después de su gobierno.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  14. Mucho, monsieur, y Florencia tambien. Aunque alguno pagó un alto precio, desde luego.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Hay que ver cómo eran estos Medici, por algo uno de sus lemas era "Primo avulso, non deficit alter" (Al faltar uno, otro lo sustituye) o también (Le rameau, détaché, est soudain remplacé par un autre)
    En definitiva que eran tal para cual.

    Gracias por la interesante entrada Madame.

    ResponderEliminar
  16. La verdad, monsieur, es que parecia que los fabricaban en serie, sí. Aunque no todos nacian con el mismo talento, sí nacian con las mismas inclinaciones.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Nunca los traidores suelen ser bien tratados por lo beneficiarios de la traición, que los desprecian al tiempo que son odiados por los traicionados. Eso le pasó a Strozzi, que ya vemos como acabó. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. el despertar de los corderos, no siempre suele ser pacifico...
    y este ademas es inteligente, la furia del despojo aparece, valoro de esos tiempos, justamente, el mecenazgo, la esperanza está latente en la cultura.
    saludos querida madame

    ResponderEliminar
  19. No paso en vano sus años de exilio Cosme ,los utilizo para idear su venganza tal ves madame .
    Hay que pasar esas peripecias y despues dejar todo como estaba .
    Una rareza en un Medici
    Un abrazo y buenas noches

    ResponderEliminar
  20. Florencia a la fecha muestra el esplendor de aquella época. Es un museo para el mundo. Me encantó su entrada Madame, seguro continuaré con su lectura.

    Buenas noches, lo prometido es deuda y ya ve, regresé.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Madame abuela, yo tambien lo valoro enormemente. El legado Medicis que nos queda en Florencia es impresionante.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Seguramente los empleó en pensar mucho, monsieur, en efecto. Tuvo la oportunidad y tuvo el tiempo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Madame Aida, no podría haber definido mejor a Florencia: en efecto, es un museo para el mundo.

    Muchisimas gracias, madame, es usted muy amable.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Aunque imperdonablemente tarde aquí estoy, atenta a esta nueva entrada que no remonta a la Florencia de los Médicis. ¿Sabe Madame? Es una asignatura que tengo pendiente, el viajar a esa hermosa ciudad cuya simple visión debe ser un auténtico legado cultural.

    Creo que no me hubiera importado pertenecer a aquella época del Quatroccento Italiano, en caso de no haber nacido ya en la Inglaterra del XIX jejeje

    Besos afectuosos

    ResponderEliminar
  25. Madame, le recomiendo Florencia, desde luego. Una dama victoriana como usted, con su sensibilidad para el arte, habrá de disfrutarla plenamente.
    Pero no la imagino como dama del renacimiento. Había demasiado veneno por alli, jiji. Al final resultaba cosa poco apacible, aunque envuelta en exquisito arte.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Italia tiene una historia que muy pocos conocen, gracias por contarnos un trocito de ella, madame.
    Tengo pensado viajar a Florencia y Venecia, y conocer ciertos detalles sobre los personajes célebres que vivieron siglos atrás y contribuyeron a que su país fuera lo que hoy es me será de gran ayuda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Espero que haga ese viaje, madame. Son dos ciudades que nadie debería perderse.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Fue capaz de reunir el tacto diplomático, la visión política y los conocimientos de erudito. Sentó las bases del gobierno de la época, el "Señorío", dejando el poder de una manera ficticia en Consejos y Magistraturas, mientras que en la práctica estaba depositado en una única persona. Y es que "sus opiniones fueron durante 30 años las leyes de la República", como apuntó Voltaire.

    La atmósfera que se respira en Florencia es especial, sin duda. En Venecia cuesta más, por eso de los nauseabundos olores de sus canales.

    Interesante entrada, algo común en su blog, milady. Siga así.

    ResponderEliminar
  29. Monsieur, curiosamente, ninguna de las veces que he estado en Venecia, y creame que han sido unas cuantas, me han olido mal los canales. Y tampoco será por falta de olfato! Supongo que he tenido suerte.
    Cosme llegó relativamente tarde al poder, pero nadie se imaginaba entonces que aun habria de ejercerlo durante 30 años.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. ¡Quién ibva a decir que un acto tan simple como dejar de comer una sopa podría significar tanto para la historia de los Medicis! Y es que, aparte de ser un político y un economista consumado, Cosme se rodeó de una gran pléyade de artistas y literatos que lo que hicieron fue una gran campaña de propaganda en favor de su gobierno y de su familia.

    Besitos

    ResponderEliminar
  31. Ya ve, madame, es curioso pensar cómo a veces el mas simple y trivial de los actos puede cambiar el rumbo de la Historia. Si hubiera tomado aquella sopa, Florencia nunca hubiera sido igual.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  32. Desconocía datos de la biografía de Cosme de Médici y me asombra un poco. No tenía idea de que hubiera mantenido una conducta tiránica. Esos eran tiempos donde la violencia era moneda corriente y las luchas por el poder también. Me ha encantado leerlo. Besos, querida dame.

    ResponderEliminar
  33. Sumamente tiranica, madame. Pero ciertamente nada que asombre en aquellos tiempos.

    Muchas gracias, madame, y buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)