jueves, 7 de octubre de 2010

María Cristina de Austria

María Cristina de Habsburgo-Lorena

María Cristina Enriqueta de Habsburgo Lorena nació el 21 de julio de 1858 en la vieja mansión que sus padres, los archiduques Carlos Fernando e Isabel de Austria, poseían en Gros Sedowitz (Moravia), entonces parte del Imperio Austrohúngaro. En la ceremonia de su bautismo recibió también los nombres de Felicidad y Deseada, pero familiarmente la llamaron, simplemente, Crista. 

Desde su nacimiento fue Archiduquesa de Austria, princesa real y princesa imperial húngara. Con tan sólo 12 años hablaba a la perfección italiano, inglés y francés, además de su lengua alemana, y tenía conocimientos de español. Cursó además estudios de Filosofía, Economía y Ciencias Políticas en la Universidad. 

En 1876 el emperador Francisco José la invistió con la dignidad de Abadesa del Capítulo de las Canónicas del convento teresiano de Damas del Alcázar, establecido en el castillo de Kradschin (Praga). El título, sin votos solemnes, conllevaba ciertos privilegios: disponía de dos carrozas de lujo y de dos palcos en el Teatro Imperial, pero comportaba casi la soltería a perpetuidad. Allí dirigía la vida de 30 damas que debían tener por lo menos 16 antepasados nobles, pero cuyas familias estaban arruinadas. 

María Cristina

El 26 de junio de 1878 fallecía la primera esposa de Alfonso XII, María de las Mercedes de Orleáns. No teniendo herederos, el rey de España se veía obligado a contraer un segundo matrimonio, y la elección de sus ministros recayó en María Cristina. Los novios ya se conocían desde hacía tiempo, puesto que Alfonso había estado en Viena, estudiando tres años en el Colegio Theresianum. 

Completamente apático y casi obligado, el rey se desplazó a Arcachon (Francia) para recibir a su prometida, celebrándose posteriormente la boda en la Basílica de Nuestra Señora de Atocha en Madrid, el 29 de noviembre de 1879. La madre del novio, Isabel II, que se había negado a asistir a la boda de Alfonso con María de las Mercedes, asiste ahora complacida a este segundo enlace de su hijo. 

En la entrevista que tuvo lugar entre Alfonso y María Cristina en Ville Bellegarde antes de la ceremonia, la novia, que estaba acompañada por su bellísima madre, puso un retrato de María de las Mercedes sobre el piano, y prometió a Alfonso respetar siempre la memoria de la difunta reina. 

—Señor, mi mayor deseo es parecerme a María de las Mercedes —le dijo—, pero no me atrevo a asegurar que pueda nunca reemplazarla. 

María Cristina y Alfonso XII

Al rey le agradó mucho el detalle, pero no le entusiasmó la novia. Cuando el duque de Sesto se deshizo ante él en elogios hacia la belleza de María Cristina, Alfonso replicó: 

—No te esfuerces, Pepe. A mí tampoco me ha gustado. En cambio la que está bomba es mi suegra. 

De ese matrimonio nació el 11 de septiembre de 1880 la Infanta María de las Mercedes, así llamada a propuesta de la propia María Cristina. La infanta casaría con Carlos de Borbón Sicilia antes de fallecer de peritonitis en 1904. A finales de 1882 nacía María Teresa, destinada a contraer matrimonio con Fernando María de Baviera. 

Desde el primer día María Cristina comprendió que sería tratada como una extranjera, a pesar de que a su llegada de Viena, había dicho sinceramente emocionada al ser recibida por las Cortes: 

"Pido a la Cámara de los Señores Diputados que me consideren desde hoy como española, porque mi único deber es ser española y hacer la felicidad del rey en la modesta esfera de mi familia. Seré muy dichosa si los españoles me quieren como yo amo a España". 

María Cristina

El matrimonio no fue feliz. La propia reina, en palabras de uno de sus biógrafos, el conde de Romanotes, “no se ilusionó acerca de los sentimientos que había despertado en su futuro esposo”. Alfonso le era infiel con la hermosísima contralto Elena Sanz, su amante desde antes del matrimonio y con la que tuvo dos hijos gemelos, llamados Alfonso y Fernando. También tuvo por amante a la soprano italiana Adelina Borghi, la Biondina, a la que el Ministro de la Gobernación puso en la frontera por indicación del Presidente del Gobierno, Cánovas del Castillo. “Estas infidelidades estuvieron a punto de originar lo que pudo haber sido una fuga de la reina”, lo que se evitó gracias a la intervención del embajador de Italia. 

La reina detestaba al duque de Sesto, al que culpaba por la vida libertina que llevaba Alfonso. En una ocasión llegó a abofetear al duque en público, cuando le presentó al rey a una de esas cantantes de moda. 

Pese a todo ello, María Cristina mantuvo su absoluta devoción hacia el esposo infiel en la vida y en la muerte. Alfonso sufrió dos atentados de los que salió ileso, uno el 25 de octubre de 1878 y otro el 30 de diciembre de 1879. En esta segunda ocasión la prensa se hizo eco de que, al primer disparo, la reina se abrazó a su esposo con el ánimo de servirle de escudo. 

Alfonso XII

Alfonso enferma de tuberculosis y se decide que debe habitar en el palacio de El Pardo, puesto que el aire de la sierra será beneficioso para su salud. María Cristina se queda con las niñas en el Palacio de Oriente y comienza a asumir funciones de Estado. El 24 de noviembre de 1885, cuando asistía a la ópera en el Teatro Real, recibe la noticia de que el rey agoniza. 

Fallecido Alfonso XII en plena juventud, el 26 de noviembre de 1885 la viuda firmaba en El Pardo su primer decreto como Regente de España durante la menor edad del príncipe o princesa que habría de ser el sucesor en el trono y cuya identidad aún estaba por determinar, puesto que María Cristina esperaba un nuevo hijo, y si se tratara de un varón tendría precedencia sobre sus hermanas. 

Rodeada de reliquias —minuciosamente registradas puesto que se afirmaba que habían puesto una bomba en una de ellas— dia a luz a un niño al que bautizaron con el nombre de su padre. Nació a las 12.30 del lunes 17 de mayo de 1886 en el Palacio de Oriente, en Madrid. Sagasta exclamó: 

—¡Ya tenemos rey! ¡La más mínima cantidad de rey! 

El parto no había sido fácil, hasta el punto de que el niño fue bautizado in utero, ante el temor de que naciera muerto. Nació con ayuda de fórceps.

Continuará

34 comentarios:

  1. Madame, Alfonso XII no estaba enamorado paar naad de su esposa, aùn recordaba a su verdadero amor Marìa de lar Mercedes en cuyo honor mandò contruir la catedral de la Almudena...pero la reina fue, sin duda, una gran reina y una siempre fiel esposa a pesar de los galanteos tan propios de los borbones de su esposo...la pobre mujer era una una digna herdera de la Casa de Austria, religiosa y que sabìa cual era su papel a pesar de que tuviese que tragar tantas cosas...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Así es monsieur. La pobre mujer tuvo esa desgracia y era consciente de ello desde antes de la boda.
    Pero estuvo a puntito de no seguir tragando.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Lo de los Borbones es de traca, que manía de mariposear, cuando dicen que los Kennedy son la familia real estadounidense supongo que será porque los comparan con ellos.

    Un perfil triste el de Maria Cristina, debe ser duro que la madre de una le guste mucho más que tú a tu novio.

    Que tenga feliz día, Madame.

    ResponderEliminar
  4. Madame, no se crea usted que los Austria mariposeaban menos, jiji. Ya comenzó la dinastía con Felipe el Hermoso, y el numero de bastardos de Felipe IV fue realmente asombroso. En realidad no se puede hacer un calculo exacto.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Pobrecilla lo debió de pasar muy mal y sentirse muy sola, en un pais extraño y con un marido que la despreciaba.

    Muchisimos Besos Madame

    ResponderEliminar
  6. María Cristina supo ser una consorte a la altura de las circunstancias. Abnegada esposa,sabía perfectamente que su esposo de quien estuvo perdidamente enamorado era de su prima María de las Mercedes, pero se la llevaron las fiebres tan pronto...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Curiosa señora esta.

    Seguramente la inmensa mayoría ignorará que se pasó su juventud bordando estandartes para el Ejército Real de Carlos VII. Afición que abandono al contraer nupción con "el niño terso, es decir con Alfonso conocido como el XII.

    Posteriormente, su hermano Francisco José, paso a perseguir al rey Carlos VII en el destierro prohibiéndo al hijo de éste, Príncipe de Asturias, don Jaime servir en el ejército austriaco y casarse con una princesa de la casa imperial austriaca, todo ello ante las presiones diplomáticas de los gobiernos de la restauración.

    Finalmente ya sabemos la historia: Su regencia y su "Piérdanse las colonias, pero salvese la corona de mi hijo".

    En fin, lo dicho todo un personaje, igualito que la Reina doña Margarita.

    Salud y Amistad

    ResponderEliminar
  8. Desconocía la vida de esta mujer antes de casarse con Alfonso XII, mira que salir de casta para terminar engañada, su época de regente es más conocida...época a la q supongo se dedicará la siguiente entrada ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Sí, madame, no le envidio la situación. Tuvieron que hacerselo pasar muy mal entre todos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Tuvo suerte Alfonso con la segunda esposa, aunque no supo apreciarla. Que le vamos a hacer.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Sí, yo por ejemplo ignoraba lo del bordado, monsieur le comte. Claro, despues de contraer matrimonio hubiera estado feo seguir bordando para otro caballero.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Pobre mujer. Por lo visto Alfonso disimulaba muy poco. Pronto se libró de los cuernos María Cristina, aunque no de los problemas.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Estos borbones.... mejor no sigo, se me vaya a ver el plumero republicano :-D

    He disfrutado como siempre, Madame, y he recordado con sorna las edulcoradas versiones que de reyes y reinas nos ha ofrecido siempre el cine, ya vos sabéis a qué me refiero.

    Beso sus afrancesados piesesss.

    ResponderEliminar
  14. Sí, madame, las versiones de Hollywood son especialmente sabrosas, desde luego.

    Muchas gracias, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Un amor no correspondido. Una pena, porque ella debió ser una gran mujer. Fuerte abrazo ;-)

    Condesa de la Remanguillé

    ResponderEliminar
  16. Datos interesantes de la vida de esta gran Dama Madame.
    No se porque a veces asocio a estas damas con tristeza. Tengo la impresión que no pueden dar rienda suelta a sus sentimientos por estar obligadas a la Corte, o al Rey o a simplemente al que diran.

    Saludos Madame. Trabajo en los estatutos.....

    ResponderEliminar
  17. Sí, yo creo que lo fue, madame. Hasta sus enemigos la llamaban Doña Virtudes.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que para esta mujer la parte mas facil era cumplir con su deber. La mas dificil tuvo que ser la de no sentirse correspondida, ni siquiera comprendida.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Tuvo suerte España con la reina María Cristina de Habsburgo, que cumplió, como había sido educada, como buena esposa y buena reina. El pueblo así lo comprendió y por ello se le conocía con el sobrenombre de doña Virtudes.
    Muy interesante, señora, su artículo de hoy a la espera de su continuación.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  20. El proximo dia justamente iremos con la regencia de doña Virtudes. La verdad es que fue una suerte, porque menuda se pudo haber formado con un rey recien nacido y tantos problemas fuera. Complicado lo tuvo la reina.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Pobrecilla, mal lo debió pasar pero estuvo a la altura.

    ResponderEliminar
  22. Sin dudas era una mujer muy inteligente y capacitada. una lastima que tuviera que sufrir tanto.
    Un Saludo y Hasta pronto.
    Espero la segunda parte!
    Uriel

    ResponderEliminar
  23. Qué tiempos... que lío de calle me has hecho. Es broma, conociía la historia y espero la segunda parte...

    ResponderEliminar
  24. Una gran mujer, oscurecida por la figura de su esposo. Gracias Madame.

    ResponderEliminar
  25. Otra pobre y desdichada reina de las Españas, según me parece.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  26. Incluso ella estuvo mas alta, madame.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Ojala hubiera sido ella la reina, y no simplemente consorte.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Pronto tendra la segunda parte, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. No sé yo si no sería él el oscurecido por la figura de ella :)

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Monsieur Dissortat, se da cuenta de lo dificil que parecía ser feliz en España? Todas eran desgraciadas, tuvieran el caracter que tuviesen. Las alegres y las serias, ninguna era dichosa, ni con austrias ni con borbones. Como mucho, eran resignadas, pero no eran felices.

    Feliz fin de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Muy difícil encomienda la de esta mujer Madame: afrontar un matrimonio aún a sabiendas de que su esposo no la amaba y aún recordaba a su difunta esposa, posteriormente soportar con estoicidad las infidelidades de este y, por último, ejercer sus labores de estado y Reina regente.

    Sin duda no era hermosa ni poseía el gracejo de Mercedes, pero hay que admitir que era elegante, regia y con una educación dublime. Es de admirar el detalle del portafotos sobre el piano, yo misma no tendría ese aplomo en absoluto...

    Mis saludos

    ResponderEliminar
  32. No le tocó una misión facil, no, pobre mujer. Pero supo estar más que a la altura.

    Yo tampoco creo que pudiera tener nunca ese aplomo, madame. Y encima despues aun propone poner a su primera hija el nombre de Mª de las Mercedes. Qué valor.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Sin duda alguna, una gran dama, una gran reina (con un concepto muy claro de su deber) y que supo adaptarse a las costumbres españolas, aún siendo alemana.
    Por otro lado, quisiera preguntarle de que artista es el lienzo que encabeza este blog, pues me encanta y no lo conozco.
    Que tenga un gran fin de semana, madame.

    ResponderEliminar
  34. Monsieur, se trata de "Partida de ajedrez entre López de Segura y Da Cutri en la corte española", por Luigi Mussini (1886).

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)