viernes, 15 de octubre de 2010

Los Reyes Persas


Los aqueménidas nunca recibieron culto, excepto en Egipto, donde aceptaron las tradiciones locales y se asimilaron a los faraones con su carácter divino aún en vida. 

El Rey de Reyes recibe el Imperio soberano del gran dios Ahura-Mazda. Todos los hombres que están bajo su dominio son sus esclavos. Él tiene poder sobre la vida y la muerte, y todas las propiedades le pertenecen. 

La propiedad privada del rey aqueménida está constituida por lo que ha recibido en herencia, lo que pertenecía a los reyes que había conquistado y lo que él mismo había confiscado. 

La justicia también le pertenecía. El rey era infalible. Este absolutismo llevaba consigo la soledad y el distanciamiento. El rey vivía recluido, obligado a comer y a cenar en un comedor aparte, separado por una cortina de la mesa de sus acompañantes. No podía hablar libremente con sus súbditos; nadie podía rivalizar con él en fuerza física ni en destreza; nunca podía cambiar de opinión ni revocar una sentencia. Darío I fue, en buena medida, el organizador y creador de este protocolo. 


El rey de Persia era impar. Nadie en el mundo se le podía comparar o igualar. Por tanto, sólo se podía casar dentro de su propio círculo. Podía tener varias esposas. De las seis mujeres de Darío, Artistona fue la preferida. Heródoto dice que Darío tenía una estatua suya de oro en su palacio, y las tabletas de Persépolis registran que poseía un palacio en Kuganaka, una factoría de tapices y tierras diversas, además de una serie de tropas a su servicio. 

La esposa que más poder ejerció sobre un rey aqueménida fue, sin duda, Atosa, la mujer de Jerjes. Era la madre del sucesor, y por ello podía recibir el título de Reina de las Reinas e, incluso, era la única persona que podía contradecir el deseo o la opinión del Rey de Reyes. 

Después de Jerjes, sin embargo, los reyes se fueron haciendo más monógamos, aunque sin renunciar a mantener un harén. Estaba integrado por las muchachas que enviaban las diversas provincias del Imperio. Se exigía una cierta belleza, aunque no hasta el extremo que se exigía en la corte sasánida. Su número parece que no superaba las 400, una cifra ridícula también si se compara con el harén del sasánida Corroes II. Estaban rodeadas de eunucos, y cuando viajaban con el rey no podían ser vistas. 


El derecho de primogenitura era esencial, aunque no siempre respetado. Las luchas palaciegas que conllevaba conforman muchos de los reinados de los aqueménidas. Los otros descendientes constituían el séquito real o pasaban a integrar la jefatura del ejército o el gobierno de las provincias. 

Aromas, joyas, trajes, entronización mayestática, comportamiento riguroso, son rasgos característicos del rey de Persia. Parece ser que todo este teatro en torno a su figura lo habían tomado los persas de los medos. Cientos de servidores y guardias de corps rodeaban al supremo rey inclinándose ante su presencia —la proskynesis—, el acto más reprobable para un heleno. La presencia real está rodeada de botellas de perfumes para evitar los malos olores y contra el calor agobiante del clima y de las ceremonias. Abanicos y espantamoscas, sombrillas y palios para protegerlo del sol, concurren igualmente en la iconografía de una corte extraña a los ojos occidentales. 

Música, danza y caza eran, junto a la guerra, los entretenimientos favoritos del rey, que interpretaba la danza del escudo todos los años en el festival del dios Mitra. Y en la inscripción de la tumba de Darío I leemos: “Estoy entrenado en el uso de las manos y de los pies; como jinete yo soy un buen jinete; como arquero soy un buen arquero, tanto a caballo como a pie; como lanzador de jabalina yo soy un buen lanzador de jabalina, tanto a pie como a caballo”. 


La corte se movía con cierta frecuencia y se desplazaba a los palacios de verano. Pero Susa era la capital principal donde residía, al menos la mitad del año. Ecbatana era la favorita para el verano



Bibliografía: 
Bajo el palio del Gran Rey – Javier Arce

34 comentarios:

  1. Esta semanita llevo, Madame, un buen cargamento de mundo persa, ya que en la revista Historia y Vida también le dedican un amplio dossier, con lo expuesto estoy más que servido. Muy completito y útil ;-) Miiaus!!

    ResponderEliminar
  2. Supongo que tendra usted hasta alfombra persa voladora, monsieur. Por casualidad no le sobrara una?

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Este relato suyo viene a desbancar la falsa idea que muchos alimentan acerca de la posición de ciertos reyes, y es que en este caso concreto resulta bien solitaria y tediosa. Sin poder conversar libremente con los súbditos, siempre manteniendo las distancias con todos los que lo rodean y ejerciendo su majestad en soledad... ¡y viva el rey! :(

    Me ha sorprendido lo del harén, y es que siempre me olvido de las costumbres de oriente (¡400 mujeres y resulta una cifra ridícula!) Pobre hombre, ¿cómo haría para saberse el nombre de cada una? jejejejej supongo que los nombres no eran muy necesarios...

    Besos Madame, por cierto que me gusta su nuevo look - el amarillo le sienta bien :)

    ResponderEliminar
  4. Madame, esta rígida etiqueta me recuerda a la de la Casa de Austria. El rey aislado, casi encarcelado, en su Palacio...un rey distante y lejano para el pueblo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy oriental viene hoy por estos lares.
    O sea que el rey persa concentraba en sus manos todo tipo de poderes y practicaba cierto tipo de "autismo" como comer solo. En cambio, en su relación con la mujeres, ese distanciamiento desaparecía y disfrutaba de su harén. No sé qué pensarían de esto las "persianas". Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. jiji, madame, tal vez en lugar de nombre las numeraban y listo. Y las pedian así: la 21, la 45...

    Muchas gracias por su amable apreciacion, aunque en realidad no estoy de acuerdo con lo del amarillo. Me sienta mucho mejor el rojo. Tambien tengo un vestido barroco rojo, pero ya lo expuse un tiempo en la corte :)

    Feliz tarde, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sí, algo parecido. Es curioso como se van transmitiendo las etiquetas, que acaban siendo semejantes en lugares y epocas diversas, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Pues estarian acostumbradas. Supongo que no imaginaban que las cosas podrian ser de otro modo, las pobres.
    Pero con haren o sin el, no me parece un puesto envidiable el de rey persa. Que aburrido!

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Debe ser terrible no poder cambiar de opinión nunca y comer y cenar a solas siempre...terrible y aburrídisimo.

    Bisous, Madame, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. A veces ser plebeyo es lo mejor, aunque se tenga cierta escasez en algunas cosas. Conozco bien la cultura persa, fueron uno de los reinos más poderosos de la historia, y sus hazañas se cuentan en varios libros.
    Hay una historia que me gusta mucho, y es la de la reina Ester (perteneciente al pueblo de Israel, por entonces parte del imperio), esposa del rey Asuero.
    Unas leyes tan rígidas que hasta el propio soberano se veía atrapado en ellas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Este verano me empecé a leer "Creación " de Gore Vidal sobre los persas y no pude acabarlo. ¿Lo conoce? ¿Qué opina?

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Madame:

    Me ha recordado mis años de historia universal en secundaria......y en la Universidad. Tenía que pasar créditos fuera de estudios científicos (en la Universidad), así que tomé dos materias que me atraen mucho. La historia y el cine. Hice un trabajo sobre los Persa que mereció la publicación en la revista universitaria.

    Ya le envié el e-mail prometido Madame. Ojala le sea útil.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Una vida llena de lujos y soledad. La verdad que no le envidio nada a estos reyes. También existen muchas incertidumbres acerca de la vida de estos reyes, sumadas a una numerosa cantidad de supuestas extravagancias que giraban en torno a ellos, de las cuales quizás nunca sepamos la verdad.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  14. Y tanto, madame. Ademas no creo que diera muy buen resultado eso de no poder cambiar de opinion, ni aun dandote cuenta de que te habias equivocado.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que ser plebeyo siempre es mejor,madame. El de rey es un destino que nunca hubiera elegido, y menos aun el de rey persa.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Bueno, no es mi obra favorita de Gore Vidal, asi que no se lo reprocho, jiji. De él me gusta la que tiene sobre Juliano el Apostata.

    Buenas noches, madame Carmen

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Monsieur Manuel, ya tenia que estar bien su trabajo! No publicará un poquito en su blog?

    Muchas gracias por el envio, monsieur, muy amable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Claro, extravagancias para nosotros, aunque para ellos seguramente sería de lo mas natural. Cuando las cosas son vistas por ojos de otras civilizaciones, a menudo se distorsionan y malinterpretan.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Es increible como esta raza sucumbio ante un joven macedonio despues de haber dominado al mundo (o casi todo)
    Tal ves sea por la figura excluyente que tenia el rey de ser dios
    y juez le haya jugado en contra .
    Con tales tareas como se las ingeniaba para visitar el haren jejeje.
    Bueno ,madame un feliz fin de semana y el cariño de siempre .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Una excelente entrada, Madame.Eso de comer solo lo solucionó la emperatriz Ci Xi, puso un espejo al otro lado de la mesa xD.

    Ah, leí que a usted le sienta mejor el rojo, me manda la foto?

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Que desgraciados, pese a todo lo demás, aquellos reyes persas, que ni siquiera podían comer en compañía. Yo, sin embargo acabo de llegar hace un rato después de una agradable cena fuera de casa. Me recuerda el detalle de los harenes la historia del rey persa, oyente de los mil y un cuentos que le contó Sherezade. Si le apetece, puede leer su historia en el artículo que publiqué con el nombre de El cuento de los cuentos, en Historia de la ficción, que espero sea de su agrado. Buenas noches, señora, como siempre beso su mano.

    ResponderEliminar
  22. Tiene mucha razón dame, usted misma ha podido comprobarlo al pasar por mi blog con la entrada de Diodoro de Megara.
    Un Saludo y Hasta pronto.
    Uriel

    ResponderEliminar
  23. Llegaron a abarcar mas de lo que podian manejar, monsieur. No habrian de ser los unicos en cometer ese error.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Mire que era narcisista la mujer. Yo preferiría un retrato de Gabriel Byrne, ya puestos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, monsieur.

    Desde luego, no apetece cambiar nuestro destino por el de un rey persa. Que cenas tan aburridas!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Gracias, monsieur Uriel.
    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. QUE TRISTEZA MADAME, COMER Y BEBER EN SOLEDAD. NO HAY COMO LA PLEBE, QUE SABE DIVERTIRSE EN MULTITUD.
    ABRAZOS MADAME

    ResponderEliminar
  28. http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTGjbxt55o7cU63WcU0ft4LXll_gk-bJvfMxLW21crn2yn56KE&t=1&usg=__u07iJKI9eGIUI1Bs_gZtFuEZ0rw=

    Ahí tiene su retrato, xD

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Madame:

    Tendré que buscar la publicación de la Universidad, solo que esta en Venezuela (creo yo que en casa de mis padres).....

    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Algunos reyes tambien sabian, tambien. Pero no precisamente los persas!

    Feliz sabado, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, monsieur. Aunque no creo que pueda ofrecerme nada suyo que yo no tenga!
    Mire, con ese hombre igual hasta me casaba. Bueno, no creo, pero casi.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Monsieur, mire que la ha dejado usted lejos! Espero que pueda recuperarla, porque en cualquier caso seguramente le hara ilusion conservarla.

    Feliz sabado, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)