martes, 5 de octubre de 2010

Fenicia


Había una vez un pueblo bañado por el Oriente del mar Mediterráneo, descendiente de aquel que la Biblia llama cananeo. Eran los fenicios. Temibles en el mar y con una gran experiencia en la navegación, se adentraban en lo desconocido aún con más audacia que los griegos. Sus naves de guerra eran ligeras, de proa estilizada y un espolón puntiagudo cuya finalidad era embestir a los barcos enemigos. Llevaban tres filas de remeros, por lo cual se les llamaba trirremes. Las naves que utilizaban para el comercio, en cambio, eran redondas, pequeñas y con sólo dos hileras de remeros. 

Su ciudad principal se llamaba Sur, palabra que en su lengua significaba roca, porque había sido construida en el año 1450 a. C. sobre una isla rocosa próxima a la costa. Nosotros conoceríamos la ciudad por su nombre griego: Tiro

Fueron tan buenos comerciantes como navegantes. La principal fuente de riqueza de Tiro eran sus tinturas. Obtenían una de color rojo púrpura a partir de un marisco, un caracol marino llamado múrice, mediante un procedimiento cuyo secreto supieron preservar. En aquellos tiempos las buenas tinturas eran escasas; generalmente se desteñían, por lo que esta llamada púrpura tiria era muy apreciada. Otro de los secretos de su prosperidad era la madera de los cedros de las montañas del Líbano


Cuando los griegos se encontraron por primera vez con los mercaderes fenicios, quedaron impresionados por las ropas tan coloridas que vestían. Fue por eso precisamente que les dieron el nombre de fenicios, palabra derivada de otra que significaba rojo sangre. Y a la tierra de los tirios la llamaron Fenicia. 

Estaban divididos en numerosas ciudades-estado independientes, cada una con su propio rey, cuyo poder no era absoluto, sino compartido con instituciones como el Consejo de Ancianos. Los cien miembros que componían este consejo eran mercaderes ricos que debían asesorar al rey en cuestiones políticas y económicas. 

Los fenicios se establecieron en la isla de Chipre durante el periodo que siguió a las invasiones dorias. Los griegos ya se habían establecido allí en la época micénica, por lo que coexistieron en la isla las ciudades fundadas por ambos, a menudo en conflicto. 

Antes de que comenzara la gran oleada de colonización griega, los fenicios habían fundado dos ciudades: la que los romanos conocerían como Útica y otra fundada en el 814 a. C., llamada Cartago


Cartago prosperó y llegó a ser más poderosa que Tiro. Durante mucho tiempo fue la ciudad más grande y floreciente del Mediterráneo occidental, y ningún barco podía entrar en esa parte del mar sin permiso de Cartago. 

Cuando los griegos ocuparon el este de Sicilia, los cartagineses ocuparon el oeste. Ambos pueblos se combatieron sin que ninguno fuera nunca capaz de expulsar totalmente al otro. Fueron también fenicios los que hacia el año 1100 a. C. fundaron Cádiz en el sur de España. 

Eran grandes amantes de los perfumes. No tenemos demasiados datos acerca de cuáles eran los aromas que más apreciaban, pero nos consta que fabricaban una gran cantidad de frascos para perfumes, que llevaron por todo el Mediterráneo. 

Para el comercio utilizaban el trueque, ya que la mayoría de los pueblos con los que negociaban desconocían la moneda. Cuando desembarcaban en un puerto, dejaban sus mercancías expuestas en la playa y regresaban a sus barcos. Allí esperaban a que las personas interesadas en adquirirlas depositaran junto al producto de su elección el equivalente que consideraban justo. Una vez realizada la operación, los fenicios volvían a la playa, y si aceptaban el precio, lo recogían y dejaban la mercancía. En caso contrario, se dirigían de nuevo a sus barcos en espera de una oferta mejor. 


Las civilizaciones anteriores, por ejemplo la egipcia, habían inventado la escritura, pero usaban cientos, o incluso miles de símbolos, uno para cada palabra, o al menos para cada sílaba. Los fenicios fueron los primeros en darse cuenta de que era posible hacer que cada símbolo representase simplemente a una consonante, y que bastaban dos docenas de letras. Cada palabra sería una combinación de varias letras. 

Todos los demás pueblos que después escribieron de esta manera parecen haber tomado las letras fenicias, aunque a veces de modo muy indirecto. Así sucedió con los griegos, como ellos mismos admiten en sus leyendas: fue Cadmo, el príncipe fenicio fundador de Tebas, quien habría enseñado el sistema a los griegos, con la variante de haber introducido algunas letras para representar vocales. 

55 comentarios:

  1. Madame me trae a mi niñez con esta entrada, quiién no ha estudiado en el cole las colonizaciones fenicias y griegas de la Penìnsula al comienzo de la asignatura de Historia? o la fundaciòn de Gadir (Càdiz)?...todos hemos estudiado a los fenicios pero en realidad siguen siendo unos grandes desconocidos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Completito Madame. Micho I de Gato desconocía datos sobre el tema y se ha ilustrado mucho con la entrada. Un gran maullido de su parte!!

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, monsieur Carolus, al lado de otras grandes civilizaciones nos damos cuenta de lo poco que sabemos en realidad sobre ellos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Messieurs Duncan y Micho, muchas gracias por su visita. Un placer que el menu haya resultado de su agrado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Hola madame,
    Con una excelente entrada nos deleita usted hoy. Particularmente a mí me interesa mucho la historia de las ciudades antiguas ya desaparecidas. Conocía la existencia de Tiro, que se menciona mucho en la Biblia junto con otra ciudad, Sidón (¿la conoce usted?), y es interesante conocer su trasfondo histórico.
    Se me ha removido algo en mi corazoncito cuando ha mencionado a Cartago, me recordó al magnífico Aníbal y sus guerras contra los romanos.

    Por cierto, yo también la había invitado a jugar al juego del cuatro (desde su otro blog), pero se me pasó dejarle un comentario. De todas formas, como ya ha sido invitada por más personas, me quedo tranquila.

    Bisous (está bien dicho así, ¿verdad?)

    ResponderEliminar
  6. Que prazer ler suas entradas! Sempre aprendo mais alguma coisa. Saudações!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, madame Eleanor. He tenido mi PC reparando, por lo que andaba un poco desconectada de sus blogs y me he perdido muchas cosas. Estoy poniendo al dia mis asuntos, y espero ocuparme del juego a la mayor brevedad.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, monsieur Jorge.
    Bienvenido al tablero de la Historia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Bien descrita esta civilización Madame, los fenicios se han considerado el pueblo mas equilibrado en cuestión de política,religión y cultura, normal que algo tan favorable a seguir, fuera borrado del mapa.

    ResponderEliminar
  10. Tal vez les faltó un poco de cohesion. Se fueron diluyendo en el tiempo, hasta casi borrar su rastro.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Madame, debo confesarle que aunque nunca haya comentado (más que nada por no sentirme a la altura de las circunstancias), este blog suyo fue el primero que atrajo mi atención; y también el primero de los de su autoría que tuvo su lugar en mi pequeño terroir.

    Pero yendo a esta entrada en concreto, quedé reflexionando acerca de un párrafo

    Estaban divididos en numerosas ciudades-estado independientes, cada una con su propio rey, cuyo poder no era absoluto, sino compartido con instituciones como el Consejo de Ancianos. Los cien miembros que componían este consejo eran mercaderes ricos que debían asesorar al rey en cuestiones políticas y económicas.

    y creo que hay varios que en ciertos aspectos no se han tomado muy en serio la consigna de M. Wilde que Usted cita: "El único deber que tenemos con la Historia es reescribirla."

    Que tenga un espléndida tarde, Madame

    ResponderEliminar
  12. Antes de Davil, Jerusalem fue una ciudad fenicia.

    Ded la fusión de ambas culturas, más la caldea y la griega proviene el judaísmo y el critisanismo.

    ResponderEliminar
  13. Gran pueblo este de los fenicios. Nuestra cultura les debe muchísimas cosas, además de las citadas en esta estupenda entrada. Me viene a la memoria la salazón del pescado. ¿Qué sería de nosotros, pobres iberos, sin la mojama y el bacalao?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. y también estaba Biblos, de cuyo nombre nos viene el libro, la biblioteca y la Biblia.... a veces pienso que si Cartago hubiera vencido a Roma ahora consideraríamos a Tiro, Sidón y Biblos como la cuna de la civilización occidental y no a Grecia...

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado que haya iniciado usted este post con el prometedor "Había una vez", pues casi sin darme cuenta me encontré frente a la pantalla con los ojos abiertos como platos y una sonrisa de oreja a oreja. Como ya he leído por ahí arriba me ha remontado usted a esas clases de Historia, en la que los fenicios eran sin duda un pueblo lleno de curiosidades y misterios. Recuerdo que, como bien dice usted, eran representados con atuendos muy coloridos y controvertidos sombreros. Sabía que eran amantes del perfume, que incluso ellos mismos lo creaban y exportaban a diferentes regiones, pero sin duda algo que admiro de su forma de mercadear era el trueque. A mi modo de ver es un intercambio que no debería haberse extinguido.

    Como siempre, un placer aprender leyéndola

    Mil besos

    ResponderEliminar
  16. Monsieur de Bondiola, muchas gracias.
    Tampoco es que esté ciegamente con los revisionistas, cuyas teorías llegan a ser muy extravagantes, pero sí que conviene desempolvar de vez en cuando viejos mitos. Se llega a conclusiones interesantes.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Así es, monsieur. La zona resultó movidita y tuvo enorme importancia en civilizaciones posteriores.

    Feliz tarde, monsieur Gonzalo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Ah, pues mire, monsieur Cayetano, no sabía yo que la mojama y el bacalao tambien fueran cosa fenicia, jiji. Veo que tambien debian de cocinar bien.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Qué diferente pudo haber sido todo, monsieur Jose Luis. Hubiera bastado con eso para que nuestra civilizacion fuera hoy muy diferente.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Imaginese que tiempos, madame Akasha, que los mercaderes podian dejar sus productos en la playa y marcharse a sus barcos sin que nadie se las robara. Vamos, igualito que ahora, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Muy buena entrada, y muy completa. Sin dudas los fenicios fueron uno de los pueblos más importantes de la historia. No por nada causaban temor a los más valerosos romanos!
    Un Saludo, y espero que esta vez la vuelta pueda ser definitiva.
    Uriel.
    Pd) Si pasa por mi blog se encontrara con una entrada que sin dudas encontrara de gran agrado. Hasta pronto

    ResponderEliminar
  22. Yo tambien espero que mi regreso pueda ser definitivo.
    Muchas gracias, monsieur, ahora mismo pasaré.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado su forma de negociación en el comercio: pulcra y limpia. No sé si los cartaginenses siguieron manteniéndola.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  24. Como para aplicarla ahora, eh monsieur? Dejas las cosas en la playa y cuando vuelvas del barco no encuentras nada.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Me ha transportado a ese pupitre junto a mis compañeras de colegio donde tanto aprendimos y tan buenos momentos compartimos.
    Me admira y asombra la cantidad de cosas que estos pueblos hicieron sin apenas médios.
    Por cierto ese pc parece ir viento en popa a toda vela ;)
    Besos Madame.

    ResponderEliminar
  26. Esperemos que no vuelva a apagarse, madame, porque significaría algo desastroso, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame:

    Como siempre una entrada interesante sobre una civilización interesante.
    Influyente pueblo en la ribera mediterránea. Por ahí todavía existen huellas de su esplendor.

    Los perfumes gran invento. En un tiempo en que no había desodorantes.... ;D

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  28. Preciosa entrada, querida amiga. He estado un poco perdido, pero el reencuentro con tu blog es siempre una experiencia gozosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Sabemos mucho más de su descendientes cartagineses que de los propios fenicios.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante esta entrada. Una gran civilización a la que debemos mucho.

    ResponderEliminar
  31. Ha vuelto usted con fuerzas renovadas, madame.

    Me alegro de su regreso. Feliz noche.

    ResponderEliminar
  32. Aún hoy cuando se quiere alabar el carácter comercial de un pueblo con una economía exportadora, se habla de su carácter fenicio. Ellos, como nadie en la antigüedad, salieron de su tierra fundando colonias y trayectos marítimos para canalizar ese comercio. Luego, Roma sería otra historia. Próximamente publicaré un antiguo artículo que escribí sobre la fundación de Cartago, fenicios tirios huidos de su tierra, y futura pesadilla de Roma.
    Muchas gracias, señora, por sus palabras en mi blog. Son un estímulo. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  33. Monsieur Manuel, a veces debía de ser un grave problema eso de los desodorantes. Claro que hoy dia parece haber mucha gente fenicia,jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, monsieur Juan Antonio. A decir verdad, yo tambien andaba un tanto perdida a causa de mis problemas tecnicos. Bueno, mas bien los de mi PC, porque yo tengo problemas de muchas clases, pero no tecnicos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Así es, monsieur Dissortat: los cartagineses fueron los mas famosos entre todos los fenicios.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Madame Kassiopea, ciertamente no solo fueron los romanos los que contribuyeron a nuestra civilizacion. Parte se la debemos a los fenicios, en efecto.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame Negrevernis, a ver si puede ser definitiva y sin mas interrupciones, aunque eso esta por ver.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Monsieur, será un placer leer ese articulo del que nos habla. La calidad literaria de sus textos es enorme, y se añade al aliciente de una lectura historica.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Como se suele decir, nunca se escribió nada de quien no hizo nada. Si tan célebres son los fenicios es porque les debemos mucho... porque hicieron mucho.

    Gracias, Madame, por esta nueva lección de historia :-) Bisous.

    ResponderEliminar
  40. enhorabuena por el blog... muy didactico


    saludos!

    ResponderEliminar
  41. Así es, madame. Tal vez no influyeran tan notoriamente como los romanos, pero sí de un modo sutil.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Muchas gracias, madame, bienvenida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Madame, de nuevo luciendose con esas investigaciones, ésa es la mujer a la que extrañaba! jajaja

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Bueno, monsieur, no se cuanto tiempo podre quedarme esta vez. Cruzo los dedos. Aunque por otra parte, no creo que eso sirva.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. QUERIDA MADAME, HE ASISTIDO A MI CLASE DE HISTORIA, UD. ME AYUDA A RECUPERAR CONOCIMIENTOS, GRACIAS AMIGA MIA, UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  46. Madame una entrada fascinante, un gusto leerla como siempre.

    Muchisimos Besos

    ResponderEliminar
  47. Muchas gracias a usted, madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Gracias, madame Gema, buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Dame Mosquée, debo decir que leer sus publicaciones me recuerdan a mis estudios en la secundaria, pero leo con gran placer en sus textos lo que antes me parecía engorroso y hasta tortuoso. Claro que yo he cambiado mucho, pero no puedo no concederle un talento o carisma particular que hace del estudio de la historia una narrativa atrapante.

    Con respecto al trueque que realizaban los fenicios, no sé, me parece poco práctico, pero parece que a ellos les resultaba bastante bien. Calculo que debe ser para que el comercio sea mas objetivo y para evitar disputas…

    Le dejo mis cordiales saludos!

    ResponderEliminar
  50. Muchas gracias, un placer recibir su visita. A mi tambien me parece un tanto incomodo lo del trueque, pero lo cierto es que les daba unos resultados magnificos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  51. Buen día, quisiera saber la bibliografía de la cual has obtenido tan interesantes detalles y también si me podrías recomendar algunos textos sobre la civilización Fenicia con más profundización en cuanto modus vivendi y modus operandi de estos grandes navegantes, ¿Cómo era la cotidianidad en una colonia fenicia? Muchas gracias! Exitos!

    ResponderEliminar
  52. No conservo mis notas. Puedo decirle que recurrí a varias fuentes, una de las cuales fue "los Griegos" de Asimov, y también "Los fenicios, señores del mar", de Ramón Corzo. Hubo más, pero no recuerdo.

    Muchas gracias, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. Gracias a usted. He investigado en las bibliotecas de mí ciudad y he encontrado a una especialista en colonización fenicia, la antigua Hispania y sus nativos los tartesios, por si te interesa su nombre es María Eugenia Aubet Semmler. Yo consulte estos dos textos de ella: "Tartessos" y "Tiro y las ciudades fenicias de occidente". Merci beaucoup! et bonjour pour vous madame!

    ResponderEliminar
  54. Una pequeña pregunta madame, cómo se llaman los sombreros que usan los fenicios? es una gran duda que nunca he podido responder. Merci

    ResponderEliminar
  55. Monsieur, el sombrero cónico propio de los fenicias recibe el nombre de "lebbade". Aún se utiliza, por cierto. En el Líbano podrá encontrarlo usted si busca bien.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)