jueves, 23 de septiembre de 2010

Viriato

 
Estatua de Viriato en Zamora

En el siglo II a. C. la Lusitania era una de las regiones de Hispania, prácticamente conquistada por los romanos. Comprendía el territorio entre los ríos Duero y Guadiana.

Servio Sulpicio Galba había hostigado a los lusitanos hasta obligarlos a rendirse en el año 151 a. C. Se firmó la paz, pero cuando los rebeldes depusieron las armas, en lugar de ser trasladados a tierras más fértiles, tal como se les había prometido, Galba ordenó a sus legiones que los mataran, fueran hombres, mujeres o niños. El número de víctimas durante aquella jornada se estima en 5000, a las que hay que sumar otras 9000 que pasaron a ser esclavos de Roma.

Viriato era un caudillo lusitano que ya había logrado derrotar varias veces a los romanos, pero, viendo la necesidad de poner fin a la guerra, en esta ocasión se había mostrado partidario de entregar las armas, confiando en la palabra del general, que tan buenas condiciones ofrecía. Pensó, seguramente, que a la larga Roma acabaría por hacerse con todo, y que ya nunca iban a lograr negociar un acuerdo más ventajoso.

Cuando tuvo noticias de la masacre, su dolor fue inmenso. No podía perdonarse por haber tomado una decisión equivocada, empujando a los suyos a una rendición con tan dramáticas consecuencias. Desesperado, laceró su propio cuerpo y huyó a las montañas en busca de soledad.

Detalle de la Muerte de Viriato, por Madrazo

El caudillo lusitano meditó largamente allá en las montañas. Buscaba el modo de reparar el tremendo golpe recibido y vengar a su gente. Una vez madurado su plan regresó al poblado y ordenó que se amontonaran los restos incinerados de las víctimas de aquella jornada. A la luz de la luna llena, se hundió hasta la cintura en las cenizas y juró combatir a muerte contra Roma.

La guerra de Viriato se prolongó durante 10 años, y siempre resultaba vencedor. Era una auténtica pesadilla para los romanos: veloz y resistente en el combate, se conformaba con cualquier cosa que pudiera comer, por poco que fuera; dormía al raso, no era vulnerable al frío ni al calor. Su físico era magnífico, pero su mente era aún superior. Sus soldados iban perfectamente equipados con un escudo corto y una espada curva llamada falcata. A la espalda portaban una lanza, el saunion, que se demostró sumamente eficaz y capaz de atravesar cualquier coraza a larga distancia. En cuanto a la estrategia lusitana, era la de entablar escaramuzas, fingir retirarse en desbandada para que los romanos los persiguieran, y conducirlos así hasta desfiladeros donde les tendían una emboscada fatal.

Esto era muy humillante para Roma. No podían tolerar que un simple pastor lusitano, para ellos un salvaje, los derrotara una y otra vez con tal facilidad. Decididos a terminar con la situación, se envió un nuevo ejército al mando del cónsul Serviliano.

El cónsul fue astuto. Evitó enfrentarse directamente con Viriato y prefirió atacar a las poblaciones que le prestaban apoyo. Primero fue el turno de Porcuna, donde hizo ejecutar a 500 prisioneros y esclavizó a 9500. Luego, en la Bética, hizo cortar la mano derecha a 900 hombres para que no pudieran empuñar una espada a las órdenes de Viriato.

Falcata

El lusitano no iba a quedarse atrás, y demostró que podía pagar al cónsul con su misma moneda: entró en Segovia, entonces ciudad romana, y ordenó matar a todo aquel que no le jurase lealtad.

Una nueva victoria de Viriato iba a decidir la contienda en Erisone. La ciudadela estaba siendo asediada por los romanos, pero Viriato y sus hombres encontraron un resquicio por el que entrar. Pasaron la noche allí y al amanecer salieron a caballo sorprendiendo a los romanos, que emprendieron la huida.

Serviliano, al enterarse, presentó su rendición incondicional. Viriato le comunicó que también él deseaba un acuerdo con Roma. Sus condiciones eran el reconocimiento de la independencia lusitana y que él mismo fuera proclamado amigo y aliado de Roma.

El senado aprobó ese nombramiento, pero al mismo tiempo enviaba a un nuevo cónsul, Servilio Cepio, con órdenes secretas de dominar de una vez la Lusitania.

Según Dion Casio, Cepio “era una fuente de dolor para sus propios hombres, y éstos, a su vez, estuvieron a punto de darle muerte. Era severo y cruel con todos ellos, especialmente con la caballería”. En vista de esto, no podía ser precisamente mejor con el enemigo. Su estrategia fue la de provocar a las tribus para que éstas acabaran por rebelarse y dar así el pretexto a Roma para declarar nuevamente la guerra.



El plan resultaba demasiado obvio para Viriato. Por todos los medios procuraba evitar que los suyos cayeran en las continuas provocaciones, que a veces causaban víctimas inocentes. Pero un sector acabó por estallar, y la guerra se reanudó en el 140 a. C.

Viriato, empeñado aún en mantener la paz con Roma, envío a tres de sus generales —Audax, Ditalco y Minuro— a parlamentar con Cepio. El romano los convenció de que el único modo de alcanzar la paz era matar a Viriato, a cambio de lo cual se los recompensaría generosamente.

Los tres traidores lo asesinaron mientras dormía. Clavaron las espadas en su garganta, por ser el único lugar que dejaba al descubierto la armadura que no se quitaba ni para dormir. Antes de que se descubriera el crimen, regresaron al campamento romano para recibir su recompensa, pero lo único que obtuvieron fue la famosa frase de Cepio:

—Roma no paga a los traidores.

La muerte de Viriato por Madrazo

Viriato fue llorado por todos los pueblos libres de Hispania, e incluso el senado romano reconoció su valentía. Durante varios días hubo celebraciones alrededor de su pira funeraria, y bailes en las noches de luna llena.

Fue Táutalo quien le sucedió como líder. Lejos del talento militar de Viriato, perdió la guerra y Lusitania pasó a manos de Roma.



Bibliografía: 
Numancia, la huella de Viriato – Nuria Díaz (Historia de Iberia Vieja, nº 61)

36 comentarios:

  1. Madame, regreso después de ciertos problemillas que me habían mantenido lejos del ordenador y me encuentro nada menos que con esta entrada sobre Viriato, el personaje que mi provincia ha adaptado como héroe!
    Un gran personaje cuyo final, lamentablemente, estaba escrito.
    ¿Sabía ud. que durante el S.XIX no pocos historiadores fijaban la localización de Numancia en... Zamora?
    Saludos y Feliz tarde

    ResponderEliminar
  2. Monsieur, imaginaba que la historia de hoy sería de su agrado. La de veces que habrá contemplado usted la estatua de la foto!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Y dicen por tierras extremeñas que Viriato nació en el Guijo de Santa Bárbara, provincia de Cáceres, no en Portugal como podría pensarse, dado que la Lusitania ocupaba también tierras de las actuales Cáceres y Badajoz, con capital en Mérida (Emérita Augusta). Presisamente ahora, aprovechando el tirón de este personaje, se está rodando la serie que lleva el nombre del glorioso y legendario personaje. En un hotel de Cuacos de Yuste (Cáceres) yo he visto este verano a gente del reparto, camiones con vestuario y demás atrezzo, etc. El actor principal, no recuerdo su nombre pero era el que hacía el papel de marqués malo en La Señora, se ha dejado coletilla para el personaje.
    Espero impaciente la serie. Espero que no me defraude.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Ah, pues no sabia que se estuviera rodando una serie sobre él, no. En cuanto a lo de su lugar de nacimiento, sí, algo habia oido, pero creo que sigue siendo un tema discutido. Siempre sucede lo mismo con los personajes celebres: que todo el mundo los reclama como suyos, y al final es muy dificil aclararse.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Oh madame, Viriato el gran héroe de Hispania en su lucha contra el imperio romano, su muerte produjo una de las más famosas frases como usted ya citó:

    “ROMA NO PAGA A TRIDORES”

    Espero madame que pueda usted pronto escribir también sobre el primer gran líder de las Galias, el gran Versingetorix

    Le envió un fuerte abrazo madame espero poder platicar pronto con usted de nuevo madame asimismo la espero en la corte y quedo a sus pies

    ResponderEliminar
  6. Un hombre extraordinario. Indigna que para deshacerse de los grandes hombres haya que recurrir a la traición. Eso retrata a los traidores y a los sacrificados de manera tan vil. ¿Sabes que Valencia (Valentia) fue fundada por los romanos vinculados a la guerra con Viriano? No está claro si fueron soldados del lusitano o tropas romanas que habían participado en la campaña contra él. En cualquier caso, no deja de ser un honor. Un abrazo muy fuerte, dama.

    ResponderEliminar
  7. No hay nada mejor que la sed de venganza para convertir a un hombre en una "bestia" para el combate.

    Esto me recuerda a los grandes gladiadores que decían a su rey: "Ave César, los que van a morir te saludan".

    Una persona que no le importa morir es una auténtica bomba de relojería, mucho más que un gran ejército.

    Sublime esta entrada, madame.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que Roma no pagaba traidores. No mucho tiempo después, otro traidor, asesino de Sertorio, lo comprobaría también. Muy interesante este artículo. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, monsieur Luis Napoleon. Le advierto que mi PC vuelve a fallar. Pensaron que lo habian reparado, pero no es así. Tiene el mismo problema que antes, y solo puedo estar conectada a ratos. Intentare seguir como pueda, no obstante.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Vaya, mire por donde, si Viriato no hubiera dado tanto la lata, tal vez Valencia no hubiera sido fundada. A veces las cosas tienen mas consecuencias que las que pensamos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Ya lo creo que sí. Y en especial si sabe dirigir un ejército, como era este caso. Trajeron locos a los romanos con la guerra de guerrillas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Roma sabía ahorrarse sus denarios, sí. Pero bien que compraba, aunque luego no pagara.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Viriato fue un monarca anglosajón
    hijo del gran Cicerón
    y de la hermosa Friné

    A la muerte de Tiberio
    en el sitio de Crimea
    Viriato entró en Zalamea
    y se encargó del imperio


    En cuánto vi el título de su espléndida entrada me acordé del romance que cantaba mi profesor de matemáticas cada vez que decíamos alguna burrada...Supongo que usted ya conoce el romance pero por si no fuera así le dejo el link, no tiene desperdicio: Quien fue Viriato?

    (el comentario me dio un error y después se duplicó, por eso he borrado el de antes, le pido disculpas, Madame, feliz noche)

    ResponderEliminar
  14. Ay, madame, no tenía ni idea de ese romance! Que cosa tan curiosa, muchas gracias.

    Hoy me estan dando problemas a mi tambien los comentarios. A veces ni me abre la ventanita.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Desconocia por completa la historia del heroe lusitano madame ,gracias por compartirla .Me ha llamado la atencion la crueldad que ejercieron los romanos con los pueblos hispanos
    Un abrazo y el cariño de siempre

    ResponderEliminar
  16. Terrible, monsieur. En algunos lugares exterminaron a la poblacion.
    Pero no les guardamos rencor, tambien trajeron alguna cosa buena :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Los romanos y su crueldad... y su cobardia.

    ROMA NO PAGA A TRAIDORES

    Menuda frasecita la del comandante, la adaptaré cuando tenga que pagar algo, hasta ahora mi excusa era que no tenía, jajaja.

    Escuche: MATU NO PAGA A ALTANEROS

    Suena bien?
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Sonar suena perfecto, monsieur, pero mire que luego lo van a llamar el Rey Moroso! No prefiere ser el Rey Amoroso? Aunque usted solo ama a su esposa, naturalmente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Hay fragmentos que uno aprende en el colegio en la niñez de carrerilla y uno de ellos es el famoso, VIRIATO PASTOR LUSITANO QUE LUCHO CONTRA LOS ROMANOS....
    Muy extenso y bien redactado Madame, me ha encantado volver y encontrarme con esta entrada, mas el día de mi cumpleaños.

    Recomiendo hacerse con la trilogía de Joao Aguiar, Viriato,Sertorio y el Rio sagrado, este ultimo muy bueno.

    Gracias a Cayetano por el aviso de la serie, yo también lo desconocía y ahora buscando ya hay vídeos del rodaje y no tiene mala pinta.

    Curioso que viendo los pilares de la tierra,la Serie,recordaba a vos y vuestros esplendidos artículos sobre los entresijos de ese periodo, en los cuales mas de una vez acostumbraba a perderme entre consortes, primos, bastardos, etc.

    Un abrazo madame.

    ResponderEliminar
  20. Un gran guerrero y un gran hombre...la frase de que roma no paga a traidores siempre me ha gustado...

    Un beso madame.

    ResponderEliminar
  21. Monsieur Calistor, qué exagerado es usted tomandose vacaciones! Parece que han dado mucho de sí. Bienvenido de regreso, monsieur.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Heroe iberico por excelencia, monsieur, junto con el Cid. No podia faltar Viriato en este blog.

    Feliz viernes

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. En Cuenca existe una leyenda por la cual el cuerpo de Viriato fue incinerado sobre el Tormo Alto de la Ciudad Encantada, cosa que no creo que sea verdad.

    ResponderEliminar
  24. Me alegra verla nuevamente, aunque me deberá perdonar la demora en presentarme nuevamente por aquí.
    Ha elegido un grandioso personaje hoy, sin dudas es uno de los que más se merece el titulo de héroe en toda la historia.
    Por cierto se puede decir que fue una extraña forma de actuar la de Cepión: Creas traidores para que actúen en tu propósito y, una vez que hacen su trabajo, los detestas, hasta la muerte, por traidores, y es más ¡Los asesinas por llevar a cabo el trabajo que les encargaste!. Mi pregunta es. ¿Es similar el caso de los traidores al de los ladrones? ¿También podemos afirmar que el que traiciona a un traidor tiene mil años de perdón?. Ha Cepion no le fue tan bien, su forma de actuar no gusto al Senado y le impidieron entrar en Roma como vencedor de Viriato. Algo muy importante si hablamos en términos romanos..
    Hasta Pronto Dame.
    Uriel

    ResponderEliminar
  25. Es curioso que la resistencia de Iberia a la Romanización esté tan identificada con Viriato, cuando hay otros ejemplos de tenacidad individual semejantes y me estoy refiriendo al cántabro Corocota cuya cabeza fue puesta a precio por Roma, ante lo cual, el propio Corocota se presentó ante los romanos, exigió el pago de la recompensa y posteriormente se fugo.

    En fin, la cuestión es ir poco a poco descubriendo estas cosillas de la historia.

    Salud y Amistad

    ResponderEliminar
  26. Hacía tiempo que Micho y yo no nos pasabamos por aquí, a minha senhora, y nos encontramos con un gran post que sentimos cercanos, tanto por geografía como por historia. En Lisboa, en las tabernas que hay en el barrio alto, en San Jorge o en el Rossio, le dirán altivos y orgullosos, que Viriato era portugués y brindaran jocosos por ello... Pero, Ay de los ignorantes!!, porque sem dúvida nenhuma, Viriato fora Etremenho!!. Besotes y un Miau lastimero de parte de Micho.

    ResponderEliminar
  27. Bueno, no importa, monsieur, si no fue verdad: las leyendas tambien son bonitas, y tienen mas encanto que la realidad.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. En realidad la forma de actuar de Roma no fue mas honesta que la de los tres capitanes de Viriato, así que no tienen nada de que presumir.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Sí, es verdad: Viriato ha ganado a Corocota el pulso de la fama, que a veces es un poco caprichosa y olvidadiza.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Monsieur Duncan, quel plaisir! Ciertamente hacía mucho tiempo que no tenía el placer de recibir su visita. Me alegra que en esta ocasion haya estado tambien Viriato por aqui para recibirle.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Pues en Béjar (que pertenecía por cierto a Lusitania) se cuenta la historia de que Viriato acampó por aquí en sus incursiones contra los romanos, en un paraje idílico que llaman el Regajo de los Moros (ya ve que el nombre no tiene nada que ver con el mítico caudillo lusitano).

    He leído el comentario de Cayetano. A ver si es verdad que hacen una serie sobre este personaje (pero una serie decente, no las porquerías que hacen últimamente).

    Besitos

    ResponderEliminar
  32. Parece que cada vez les cuesta mas hacer una serie decente, sí. Esperemos que esta vez sea la definitiva, y traten bien a Viriato.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Un personaje fascinante este caballero Viriato.

    Digno de ser llamado héroe de la resistencia.

    Lo de la serie no es mala idea. Malo sera si no se hace con el debido respeto y apego a la historia. No una versión "libre"

    Saludos Madame. Espero que definitivamente haya solucionado el problema del ordenador

    ResponderEliminar
  34. Gran caudillo Viriato, sus armas la valentía, la inteligencia en sus estratégias, la lucha noble, el honor y demás virtudes que adornan a un gran guerrero.
    Y que triste que su final fuese el resultado de la cobardía, asesinarle mientras dormía.
    Bravo Viriato.
    Madame, no ha caido en saco roto lo que hablamos anoche, le estoy dando vueltas ;)
    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  35. Madame, no me ha llegado ningun mensaje suyo. Lo he comprobado. No se cual pudo ser el problema.

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Yo si lo se, envíe el mail desde el pc del trabajo y se envió a través de Outlook, nunca uso ese programa y tuve serias dudas de que llegase, pero bueno lo importante es que la idea se esté convirtiendo en un hecho, espero novedades, me entusiasma la idea.
    Besos.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)