domingo, 22 de agosto de 2010

Las diversiones de Leonor de Aquitania


La corte francesa era un lugar demasiado rudo para una jovencita que había estudiado latín y griego, literatura, música, astronomía, estrategia e historia, así que, cuando Leonor de Aquitania se casó con el rey de Francia, hizo llamar a los caballeros y trovadores de sus tierras e impuso un nuevo modo de vida, aires inspirados en Occitania, en particular por lo referente a modas y diversiones.

Durante los 12 años que permaneció allí, impulsó el lujo y la sensualidad. Le gustaban las joyas, y, en cuanto a los vestidos, éstos comenzaron a llevar escotes muy audaces; los corpiños se ciñeron más al cuerpo femenino, trazando sus curvas; las espaldas quedaban al descubierto, los velos transparentaban el color de los cabellos y las damas se volvían más exigentes a la hora de elegir una tela para sus vestidos, deseando una amplia gama de colorido: carmesí, damasco, verde, amarillo… La corte era un remolino multicolor de sedas, terciopelos y brocados, a veces traídos de Oriente.

También para los hombres hubo novedades, la principal de las cuales fue la desaparición de las barbas. Esta moda al principio no resultó del agrado del rey, pero, viendo que se imponía, Luis hubo de resignarse a seguirla. Mejor hubiera hecho en seguir defendiendo su barba con gallardía y ardor guerrero, porque cuentan que, al verlo rasurado, Leonor se rió mucho.


La reina gustaba de organizar juegos nuevos. Uno de ellos era el llamado “la confesión”, durante el transcurso del cual se imponían curiosas y alegres penitencias a los participantes. Otro se llamaba “el rey que no miente”, y consistía en hacer preguntas indiscretas y equívocas. Otro de los más populares era “el juego del peregrino”, en el que se hacían ofrendas cómicas a San Cosme. El santo era representado por algún cortesano al que los demás tenían la misión de hacer reír con sus muecas. Pero el juego era menos inocente de lo que pudiera parecer, porque, en el empeño por hacer reír, los cortesanos llegaban a utilizar las manos, y éstas a veces perdían la honestidad y aprovechaban bastante la ocasión que se les brindaba. Esto, naturalmente, escandalizaba a la Iglesia, de modo que el juego acabó siendo prohibido por el sínodo de Worcester en 1240.

En la corte todos los sentidos eran halagados, y no podía ser menos el del gusto, que recibía frecuentemente su tributo: a Leonor también le divertía organizar comidas extravagantes a base de barquillos, tartas, frutos secos que traían de las orillas del Garona, confituras y carísimas pastas con jengibre compradas a los comerciantes venecianos.


Y para los placeres del espíritu tenía a sus trovadores, para refinamiento de aquellos rudos y turbulentos caballeros curtidos en la guerra. Nada mejor para limar las ásperas aristas del norte que enseñar a las gentes el fino amor, llamado también amor cortés, “lenta iniciación o culminación de los deseos contenidos”. En los castillos comienza a oírse cantar las hazañas de los héroes de la antigüedad, los relatos de la tradición bretona. Aparece el rey Arturo en historias que hacen soñar a la audiencia, pero también cuentos jocosos, como las aventuras de Renard y de su enemigo Ysengrin. Inevitablemente, en la parte menos seria figuraban algunas trovas en las que se burlaban de las mujeres y de los curas. Porque en realidad siempre hubo algún que otro trazo de anticlericalismo en torno a Leonor, tradicional en la familia de los duques de Aquitania.

Además la reina no tenía ningún reparo a la hora de participar en fiestas populares. Frecuentaba las ferias y aprovechaba para mezclarse de buena gana con el gentío. Y, por supuesto, no podemos olvidar los torneos por ella presididos y que tanto placer le causaban. En estos torneos todos los jóvenes se disputaban el honor de combatir por ella. Cuentan que un día Leonor proclamó:

—Sólo será mi caballero quien consienta en combatir completamente desnudo bajo una de mis camisas, contra un adversario con armadura de hierro.

Un tal Saldebreuil aceptó el reto.

—Si me llega la muerte, estaré contento de morir bajo vuestra ropa —dijo el fetichista caballero.


Según esta leyenda, Saldebreuil resultó herido, y ella lo hizo llevar a sus propias habitaciones, donde lo cuidó con esmero. Esa noche llegó tarde a cenar y se presentó vestida con la camisa desgarrada y ensangrentada sobre su vestido de noche.

Aunque existe una variante de esta historia: Saldebreuil era aquí portavoz de los estudiantes de París y, tras un discurso de bienvenida a la reina, que visitaba la Universidad, Leonor le entregó una bolsa bien repleta. Durante la comida que siguió, fue herido por sus compañeros, celosos de su éxito, y entonces ella lo cuidó con una atención que podría calificarse de excesiva.

Es evidente que la actitud de Leonor chocaba abiertamente con las costumbres del norte de Francia. Había una enorme diferencia entre ambas civilizaciones, pero nadie pudo impedir el triunfo de la reina. Sus huéspedes se rendían a las nuevas modas, y poco a poco las iban difundiendo por todas partes. Bastó esta mujer para hacer cambiar la faz de un reino y aportar un poco de luz a una Era que había comenzado siendo muy oscura.



Bibliografía:
Leonor de Aquitania – J. Markale


El texto de hoy está dedicado a Madame Negrevernis, por ser quien lo ha sugerido. Madame, espero que lo disfrute.

36 comentarios:

  1. unra reina alegre y luminosa como el mediterráneo.

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo ella no era mediterranea. Su mar era el Cantabrico, y su oceano el Atlantico, y allá donde fue llevó la alegría de su tierra aquitana.

    Feliz domingo, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame parece que Leonor fue la responsable de introducir en Francia el refinamiento por el que luego sería conocida la Corte de los Luises y que luego pasaría al Ducado de Borgoña.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, así es. Dejó una huella importantisima e indeleble en Francia. Una mujer que marcó su siglo.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. No se puede decir que no fuese una reina divertida por lo menos.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, madame, uno nunca debía de aburrirse cuando ella andaba cerca.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame,
    le agradezco el detalle. Madame Leonor es uno de mis personajes preferidos, por su fuerza y valentía, un modelo de gobierno para la Europa de entonces. Precioso acercamiento a la cotidianeidad de su corte.

    Tal vez por eso me guste también este nombre...

    Feliz tarde marinera.

    ResponderEliminar
  8. Podriamos hacer un club de admiradores de Leonor. Sería numerosisimo, madame, y no sin motivos, porque fue realmente una mujer insólita y uno de los personajes mas llamativos de la historia.

    Feliz tarde tambien para usted

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Qué mujer más divertida! jajaja. Parece que sólo fue el preludio de tantas aventuras que nos cuentas día a día en tu otro blog, Madame.

    Que mal suena el hecho de que las cosas que haces para evitar el ocio sean prohibidas por el Papa, me hace recordar a cuando la hermanita que era mi maestra -la antecesora de Mussolini- me dijo que las novelas eran pecado. Bien hice en mi nueva biografía al decir que soy católico a mi modo.

    Buenas tardes?
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Monsieur, ella sería la primera a la que invitaría a mis fiestas, no cabe duda. Esta mujer sabía disfrutar de la vida.

    Qué me dice, monsieur? Que en este siglo aun se dice eso de que las novelas son pecado! Asombroso. Igual es que la unica que habia caido en manos de la pobre mujer fue una del marques de Sade, y se asustó un poco.

    Feliz tarde, sí, monsieur, y espero que tambien para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Madame.
    Algunas de las reinas de Fráncia, estoy pensando en Maria Antonieta, Josefína y ahora Leonor eran mujeres divertidas, caprichosas e innovadoras. Está claro que tenían mucho poder.
    Leonor era una mujer muy guapa y además debía de ser muy lista no olvido que consiguió llegar hasta La Bella Rosamunda aunque su final fué tríste.
    Parece que el hecho de ser mujer implicaba un alto précio en la Corte.

    ResponderEliminar
  12. Por un lado, se podría hablar de un soplo de aire fresco, atrevido, divertido y osado, que entró en la aburrida corte francesa; por otro lado, se podría hablar de una joven caprichosa que no dudaba en reírse de los demás para su solaz y entretenimiento. El ocio es el padre de todos los males.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, ella nunca llegó hasta Rosamunda. Eso fue una leyenda, pero en aquel tiempo Leonor estaba encerrada en una fortaleza.

    Lastima que algunas reinas posteriores no fueran lo bastante inteligentes para darse cuenta de que los tiempos medievales habian pasado, y que debían acomodar su conducta a las nuevas filosofias.

    Feliz tarde, madame Wendy

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Jiji, monsieur, eso casi sonó al ora et labora.
    Pobre de Europa si no hubieran entrado los aires occitanos. Tal vez hoy dia seríamos todos monjes o guerreros.

    feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Madame, ha hecho que me vuelva a reencontrar con mi vieja amiga Leonor de Aquitania. Reina de la que me considero una seguidora, asi que apúnteme a su club de fans a mi también jejeje.

    Los reyes Luis y Leonor eran una pareja muy dispar, como la noche y el día o incompatibles como el agua y el aceite. La aquitana era energía en estado puro, independiente, indomable, llena de vida, de una deslumbrante belleza, culta e inteligente, ambiciosa, luchadora, disfrutaba de los placeres, amante de las artes y las letras, musa de poetas y escritores etc ... una mujer legendaria.

    Abrazos, madame. Feliz noche

    ResponderEliminar
  16. Así es, madame. No hubieran podido emparejarlos peor.
    No es que su segundo matrimonio fuera el mayor de sus exitos, pero por lo menos Enrique fue un digno contrincante :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Preciosos temas. Un placer encontrar sus blog...
    Saludos y gracias por su didactica emocionante. Carmendy

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, madame. El placer es mio al recibir su visita.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Me fascinó el aura de Leonor. También me uniría al club de fans, ya que me embelesó su atractiva manera de ser y libertad.

    Saludos, queridísima.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, madame.
    Creo que las damas tal vez la comprendemos mejor que los caballeros.

    Bienvenida y buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. La fabulosa Leonor es mi heroína favorita y tu blog me gusta igual.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  22. Hola, madame!!!
    Entrada fabulosa! Parece como que la hubiera pedido yo misma =). Agradezcamos a madame Negrevernis por ello!

    Entiendo totalmente la conducta de Leonor. Era joven, aunque inteligente, seguía siendo una adolescente. Y si tenemos en cuenta, además, lo poco atendida (o nada) que estaba por su maridito: mucha más comprensión.
    A su vez, y principalmente, deberíamos agradecerle por haber fomentado las artes, sobre todo a los trovadores en contar todas quellas historias maravillosas que conocemos hoy. Se dice que hasta era mecenas de Thomas, uno de los autores de una de las versiones de Tristán e Isolda. Cuánta cultura y conocimiento le debemos! Grandiosa mujer, la adoro! (Se nota poco, no? xD)

    Besotes enormes, madame! (suena poco serio decir "besotes" seguido de "madame")

    ResponderEliminar
  23. Se lo montaba bien la chica... eso no podemos negarlo...

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, monsieur Edu, bienvenido.

    Feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Sí, era muy joven, entonces, pero es de agradecer que ya en aquellos años amara la cultura, trajera a sus trovadores e impulsara la creacion literaria, ademas de hacer de su corte un lugar bastante mas divertido de lo que habia sido hasta entonces.

    Jiji, madame, mejor si suena poco serio lo de besotes puesto detras de madame: me encantan las cosas que suenan poco serias.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Ya lo creo que sí, monsieur, vaya si se lo montaba bien. Se comió la vida a bocados, una vida larga e intensa hasta el final.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Interesante Dama Madame.
    Mire Ud por donde a veces se necesita personas como ella para cambiar hábitos y costumbres.
    No sera que de aquí surgieron las intrigas de la Corte del Rey Sol?.... ;D

    Saludos Madame.
    Dice que la heredera lleva su nombre en honor de esta Dama.....Que opina Ud de esto???

    ResponderEliminar
  28. jijiii, bueno bueno, su primera piedrecita puso.

    Eso dicen, sí, que la princesa admira mucho a Leonor de Aquitania, y que por eso quiso ponerle el nombre a su hija. Francamente, monsieur, a mí me parece un poco de "chorlito" la cosa. Hubiera sido mas adecuado ponerselo a alguna gatita :)

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Me ha resultado muy interesante saber algo más sobre la corte de la maravillosa Leonor de Aquitania, al margen de casamientos, enredos políticos y militares, que de esos hubo y muchos, jejej.

    Una historia muy romántica la del caballero herido, aunque se pueden rastrear tantas leyendas relacionadas con esta mujer, reina por encima de cualquier otra cosa... Debía de ser muy aburrido pasar las veladas con aquellos rudos caballeros hechos solamente para la guerra. Sus conversaciones no saldrían de los caballos, la caza y los asedios. Algo así a los caballeros de ahora: fútbol, mujeres y coches.

    Besitos

    ResponderEliminar
  30. Madame, imaginese la de cosas que le inventaron, sobre todo en Francia, a raiz de que se largó con su Aquitania a Inglaterra. Si ya no les caían bien antes sus modales occitanos a aquellos rudos guerreos, imaginese despues. Fue victima de las leyendas, pero sin darse cuenta con las mismas invenciones con las que pensaban atacarla le dieron una magia poderosa ante la posteridad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Vaya una señora, Madame.
    Eso de quitar las barbas a los caballeros, me ha hecho pensar. ¿Sería ese el germen de la metrosexualidad? :)

    Por cierto, me gusta mucho su nuevo avatar, repleto de misterio.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  32. Vaya, vaya, la reina además de conspirar, que se le daba muy bien, también sabí divertirse y también muy bien por lo que nos cuenta, madame.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  33. Gracias, monsieur. No me encuentro favorecida así tan blanca, pero bueno, todo sea por la causa. Es que es absurdo ser la dame masquee e ir a cara descubierta.

    Pues sí, fijese que eso mismo me planteaba yo al pensar en el asunto de la barba. Yo creo que a ella le gustaban ya metrosexuales, cosa muy chocante en la edad media. Una mujer adelantada a su epoca, sin duda.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Hombre, por supuesto. Era la alegria de la huerta. En realidad ella solo conspiraba cuando no tenia cosas mas divertidas que hacer o le amargaban las fiestas, cosa que su segundo marido sabia hacer muy bien.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Leonor de Aquitania ya madura, pero aún muy hermosa, tras separarse de Luis, casó con Enrique II de Inglaterra. Pensó éste que los dominios de su esposa, que alcanzaban hasta la frontera española serían gobernados por él, varón. Nada más lejos del pensamiento de Leonor que consentirlo. Ha sido muy interesante tu artículo, también el siguiente sobre Victoria de Inglaterra.
    Es la primera vez que acudo a tu blog, pero creo que pronto seré asiduo. Me gusta tanto escribir como leer y me ha gustado mucho como haces esto último. Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Una más en la lista de mujeres de armas tomar. Parece mentira que en una época como aquella pudiera ejercer tal poder que hasta modificara la moda en ¡Los hombres!
    A ver si la princesa española que lleva su nombre nos sale así.
    Entradas como esta me hacen sentirme orgullosa de ser mujer.
    Besos.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)