miércoles, 25 de agosto de 2010

La moneda medieval francesa



Los merovingios heredaron el sistema monetario de los romanos, pero a finales del siglo VIII Carlomagno introdujo un nuevo sistema basado en las libras de plata, cuartos y denarios.

Algunas de las monedas que circularon por suelo francés durante la Edad Media fueron:

La libra.

Había dos clases de libras: la libra parisis (de París), utilizada en la parte de Francia bajo control directo de los reyes, y la libra tornesa (acuñada en la abadía de San Martín, en Turena). La parisis era la moneda oficial de la dinastía Capeto. La tornesa se usaba en Anjou hasta que el condado pasó a manos de Felipe Augusto. A partir de ese momento ambas monedas coexistieron en el territorio durante algún tiempo.

La libra tenía 20 cuartos (20 sous) y 240 denarios, y fue el principal sistema dinerario en Francia desde Carlomagno hasta la Revolución.

Escudo de oro de San Luis

Los escudos

Se llamaban así porque en la cara o en la cruz llevaban grabado un escudo de armas, símbolo de la unificación del reino. Eran de plata o de oro. El escudo de plata fue una moneda muy usada en Francia durante mucho tiempo, tanto que la frase avoir des écus todavía se aplica a quienes poseen una fortuna. El tema de su valor es complicado, puesto que había unos escudos de plata que valían 3 libras, y otros 6. Fue acuñado por primera vez durante el reinado de San Luis, en 1263.

El escudo de oro nació el 11 de marzo de 1385, y desapareció en 1654. En 1389 se puso en práctica un sistema de control mediante el cual en cada taller se debían firmar las monedas que de allí salían mediante un punto secreto bajo una de las letras de las leyendas, sistema que no fue modificado hasta 1540.

Franc à cheval
El franco

El franco de oro, que había sido puesto en circulación en tiempos del rey Juan el Bueno el 5 de diciembre de 1360, era una moneda del mismo valor que la libra tornesa. Se acuñaron por primera vez en Compiègne para pagar el rescate del rey, que había sido capturado por los ingleses en la batalla de Poitiers cuatro años antes. Su nombre procede de la inscripción Johannes Dei Gratia Francorum Rex (“Juan, Rey de los Francos por la gracia de Dios”).

Los primeros francos se llamaron franc à cheval (franco a caballo, puesto que representa al rey montado), y posteriormente los de Carlos V, hijo del rey Juan, franc à pied (franco a pie, porque en vez de a caballo Carlos aparece coronado y con la espada de justicia en la mano).

Franc à pied

El salut de oro

Esta moneda fue puesta en circulación por Carlos VI en 1421, y debió su nombre al hecho de que en una de sus caras figuraba grabado el Ángel de la Anunciación. La que es posiblemente la única referencia a su valor figura en un documento de la Chambre des Comptes de Blois, donde se afirma que en agosto de 1433 el salut valía 30 cuartos, es decir, aproximadamente libra y media.

Durante la Guerra de los Cien Años eran diversos los poderes que emitían moneda simultáneamente en suelo francés. Entre 1417 y 1422 la moneda real es acuñada por Carlos VI, por Enrique V, por el duque de Borgoña y por el Delfín. Entre 1422 y 1449 lo es por Carlos VII y Enrique VII.



Bibliografía: 
Charles of Orleans, Prince and Poet 
Art et societé en France au XVe siècle – Christiane Pigent

31 comentarios:

  1. Muy interesante entrada madame, como cada vez que escribe usted de mi patria me siento especialmente emocionado, jajá, como usted dice soy algo rápido, lo que sucede es que consulto muy frecuentemente mi pagina de favoritos para ver sus actualizaciones, es muy interesante poder leer sobre las diferentes monedas galas, se lo agradezco mucho madame.

    Quedo a sus pies madame y le envió un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ay Madame que siendo de letras me he hecho un lío tremendo con tanta moneda con decirte que aún no tengo muy claro el tema Euro jijijijii, fuera de bromas recordaba algunos datos de las clases de historia, muy curioso lo de distinguir entre franc a cheval y franc a pied.
    Muy interesante.
    Bsitos.

    ResponderEliminar
  3. me gustaría tener de esas monedas con firma secreta.

    ResponderEliminar
  4. Bon soir, Madame

    Sin duda el sistema que tenían los franceses, al igual que en toda Europa era, como dice la Ceausescu, "un chorizo de resultados" seguro los aprendices de contador se gastaban un año entero en aprender eso, jajaja.

    Coincido con el amigo Gonzalo, es muy interesante eso de la firma secreta, aunque casi siempre se salían con la suya, o no? Ya que ahora lo falsifican bien, como hubiera sido en el Medioevo? ésa es la cuestión.

    Bisous, belle amie.

    ResponderEliminar
  5. No me quiero imaginar lo que tenía que ser trabajar en una casa de cambio en aquella época...

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, monsieur. Es un placer contar siempre con su atenta presencia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. La verdad, madame, que este asunto de las monedas es un buen embrollo, con tanto cambio y tanto modelo diferente. Caotico!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. No estaría nada mal encontar un par de ellas enterradas en el jardín, eh monsieur?

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Bueno, la cosa debia de ser mas o menos igual, porque si las monedas eran mas primitivas, tambien lo eran los medios para poder falsificarlas, alejados de las sofisticaciones tecnicas de hoy dia.

    Monsieur, espero que sus relaciones con la Ceaucescu vayan mejorando!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Para volverse loco, me imagino. Tal vez inventaron el estres!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. I dinari francesi sono molto interessanti. Anche io ho scritto nel mio blog una storia dei dinari francesi, ma nel 1700... Forse e interessante per te.

    http://suleke.blogspot.com/2008/07/inglid-kuulsatel-kuldmntidel-2.html

    Mi scusi per scrivere nel italiano, mi espanol non e buono, posso leggere ma e un po difficile scrivere.

    Tuo blog e molto interessante e bello.

    ResponderEliminar
  12. Me apunto a los comentarios anteriores: malos tiempos para los (aprendices de) cambistas!
    Por cierto, Madame: grande, su nueva imagen. Retrata a la perfección ese sutil aire de misterio que siempre la envuelve.
    Feliz día

    ResponderEliminar
  13. PARA LOS JUBILADOS DE HOY, SERÍA UN PROBLEMA EL CAMBIO...
    QUERIDA MADAME EN ESTE PAIS ES TAN MÍSERO LO QUE COBRAMOS¡¡¡
    ABRAZOS MADAME.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, madame Iltaka (creo que es usted Madame y no Monsieur, pero disculpeme si me equivoco)

    He estado leyendo su artículo antes de responderle, y me ha parecido encantador. Desconocía esas leyendas sobre el angel que salvó al prisionero, ni tampoco sabía que Napoleón llevara siempre una moneda en el bolsillo hasta Waterloo.

    En realidad he utilizado la traducción al inglés, porque antes había intentado traducir algunas cosas de su blog al español varias veces y la traducción no funciona muy bien. Hay cosas que no se entienden, y muchas palabras que no traduce. En francés no es mucho mejor. En inglés tampoco es muy perfecto, pero creo que está algo mejor.
    Es una lastima, porque seguro que me pierdo algunas cosas de los textos.

    Gracias por su amable opinión y por su visita, madame.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Sí, así bien tapada resulta todo mas adecuado al nombre.
    Mire por donde ya tengo algo sutil!

    Feliz dia, monsieur Xibeliuss

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Ay, madame, los jubilados son siempre los grandes perjudicados. No crea que nadan en la abundancia por aquí. Parece que las pensiones siempre tienen que ir asociadas a "de miseria".

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante el tema de las monedas que por aquí nos trae hoy. En aquellos tiempos, la moneda tenía un valor real, en peso de plata u oro, del que hoy carece. Era una manera de facilitar los intercambios mercantiles sin tener que acudir al incómodo método del trueque o sin tener que acarrear con el oro o la plata requerida.
    Lo de "Juan, Rey de los francos por la gracia de Dios" me recuerda a una moneda que tuvimos por aquí hace apenas 40 años y que ponía algo parecido. Jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Aunque ultimamente la falta de tiempo me limita a ser casi siempre la última a la hora de comentar espero que sepa que permanezco atenta a sus entradas.(Tengo las ruedas de la calesa al rojo, de tanto correr de arriba para abajo jejejejjejeje)

    Me encanta la numismática, hace tiempo empecé una pequeñísima colección, aunque esta empezaba en el siglo XIX jajajajaja.

    Como siempre digo, me encanta aprender de usted, se le ve esa vena didáctica en cada párrafo.

    Besos amiga mía.

    ResponderEliminar
  19. Al leer el post, ¿sabe en qué estaba pensando? Que quien tuviera alguna de estas piezas en casa. Por lo menos yo las vendería o las cedería a un museo (más bien lo segundo que lo primero, aunque con esta crisis...).

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Imaginese, monsieur, tener que andar con todo el oro y la plata encima. Un invento necesario el de la moneda, y luego el del puro papel.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame, no vaya a salirsele alguna de las ruedas y tener un accidente con su carruaje! Tomeselo con calma, que las prisas no son buenas consejeras, y ya se sabe que no se puede llegar siempre a todas partes. No se preocupe, yo conozco su interés.

    No ha logrado usted sorprenderme con el hecho de que sus monedas comenzaran en el XIX! jiji, imaginaba que serían sus preferidas.

    Muchas gracias, madame Akasha.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Bueno, a decir verdad, madame Carmen, yo las legaría a un museo, pero en mi testamento. Lo cierto es que soy muy posesiva con los objetos, y seguro que no iba a querer desprenderme de algo asi.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno el tema de hoy, Dame. La verdad es que siempre le encontrado una rara fascinación a las monedas de cualquier tipo, así que le agradezco por haber hablado de ellas.
    No conocía que Francia tuviera tantos tipos de monedas en su historia. Es en verdad fascinante!
    Por cierto, también coincido en que resultaría dificultoso para los cambistas, pobre de ellos.
    Un Saludo y hasta pronto Dame.
    Uriel

    ResponderEliminar
  24. Apreciada madame, me atrevo a hacerle una sugerencia: creo que debería habilitar en los comentarios las imágenes del perfil de los que los hacemos, de la misma manera que lo tiene habilitado en su otro blog, así se facilita la lectura de ellos.

    A sus pies

    ResponderEliminar
  25. Soy numismático Madame, así que esta entrada me ha venido de perla :D.

    Tengo francos a caballo pero de la libra parisina hay pocas piezas disponibles. Son excesivamente caras (pueden valer hasta 50000€....)

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Un verdadero lio. Menos mal que ahora el euro simplifica un poco las cosas, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Tenía habilitada la imagen tambien en este blog al principio, pero no sé qué pasó que ya no aparecían. Solo se veia un recuadro en blanco. Cambié el sistema de comentarios por esta ventanita flotante, pero daba igual, seguía sin aparecer la imagen.
    Como ha pasado mucho tiempo, probaré nuevamente, a ver si ahora se puede visualizar.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Monsieur, no me diga que tiene un franco a caballo! Lo emocionante que ha de ser poder tocar una de esas piezas. Ya me contará si encuentra alguna vez una libra parisina algo mas baratita! Esa se sale un poco del presupuesto :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Madame,
    me trae usted recuerdos de mis años de estudiante universitaria, cuando a punto de acabar, mi profesor de Numismática me propuso repetir el último examen para subir la nota.

    No lo hice, claro: tenía demasiada prisa por marcharme de la Universidad y poco aprecio a sus clases (que no a la asignatura).

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  30. Madame, un recuerdo agridulce entonces, puesto que no tiene mucha gracia eso de repetir examenes para subir nota. Pero bueno, espero que por lo menos lo lograra.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. tengo la primera moneda que aparece. pueden ofrecer a mi correo carlo-stres@hotmail.com

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)