viernes, 6 de agosto de 2010

La Doncella de Noruega


La princesa Margarita era hija del rey Erik Magnusson. Al año siguiente de su coronación en 1280, el rey se había casado con Margarita de Escocia, y en abril de 1283 nacía la niña, que perdía a su madre poco después.

Cuando la princesa tenía dos años falleció su abuelo el rey de Escocia, Alejandro III. Ella, su única nieta, fue reconocida como heredera de la Corona escocesa, de acuerdo con el tratado firmado entre ambos reinos al casarse sus padres, que estipulaba lo siguiente:

“Si el rey de Escocia falleciera sin hijo legítimo, y si ninguno de sus hijos varones dejara descendencia legítima y Margaret la tuviera con el rey de Noruega, ella y sus hijos sucederían al rey de Escocia… o ella, aunque no tuviera hijos, de acuerdo con las leyes y usos escoceses”. 


El reconocimiento no tuvo lugar de modo inmediato, puesto que el difunto rey podía dejar descendencia póstuma. Esta circunstancia, sin embargo, no llegó a producirse, sin que se sepa a ciencia cierta el motivo. Se dijo que la viuda tuvo un aborto, pero también que la criatura nació muerta el 25 de noviembre de 1286, e incluso que la reina había fingido su embarazo.

Robert Bruce, abuelo del futuro rey Roberto I de Escocia, junto con su hijo encabezó una rebelión a las pocas semanas de la muerte de Alejandro, pero pronto fue sofocada y el camino de Margarita parecía finalmente despejado.

Cuando contaba seis años de edad, la princesa fue enviada por su padre a aquellas tierras para casarse con el príncipe Eduardo, futuro Eduardo II de Inglaterra. De ese modo las coronas de Escocia e Inglaterra quedarían unidas mediante el matrimonio entre ambos. Los escoceses accedieron a esta unión mediante el Tratado de Birgham, que estipulaba que Escocia conservaría su independencia.


El rey inglés envió un barco para que trajera a la princesa hasta las costas británicas. Pero Margarita nunca llegó a casarse, porque la desdichada enfermó y murió en las Orcadas en 1290. Su cuerpecillo fue devuelto a Bergen para ser enterrado junto a su madre, y de ese modo la anhelada alianza entre ambos países no pudo producirse.

Margarita era la última de la Casa de Dunkeld, y su muerte dejaba abierta una lucha por la sucesión al trono escocés, una contienda en la que había 13 pretendientes y que condujo directamente a la primera Guerra Escocesa de Independencia y a la proclamación de Juan Baliol como rey.

El rey Erik II moría en 1299 y era sucedido por su hermano Haakon IV de Noruega. Un año más tarde llegaba un barco desde Lübeck con una misteriosa mujer a bordo, acompañada de su marido. Sorprendentemente, afirmaba ser la princesa. Contaba a las gentes la siguiente historia:


Se había dirigido a Escocia con el obispo, su nodriza Ingeborg y el esposo de ésta, Tore. Una vez en las Orcadas, donde se pretendía que había fallecido, en realidad había sido vendida por su nodriza. Fue a parar a Alemania, y finalmente se había casado. Ahora, a su regreso, reclamaba sus derechos como hija del difunto rey.

Mucha gente del pueblo y parte del clero la creyó, y ello a pesar de que el rey Erik había identificado en su día el cuerpo de su hija y de que la mujer en cuestión representaba 40 años en lugar de los 17 que debería tener Margarita. Su cabello era gris, y no parecía bien informada de las fechas, en especial la de su nacimiento. Su capacidad de persuasión debía de ser grande, pero no tanto para convencer también al obispo ni las autoridades, por lo que ella y su esposo fueron condenados como impostores. El esposo fue decapitado, y la falsa Margarita fue quemada en Nordness en 1301.


Sin embargo, ése no fue el final de la historia. Era mucha la gente que la había creído, y comenzaron a rendirle culto en el lugar de ejecución. El obispo no lo aprobaba, e hizo un intento por terminar con estas prácticas en 1320. Todo en vano. Sesenta años después de su muerte en la hoguera, se erigió una iglesia en ese lugar, Margaretaskirk. Posiblemente era una pequeña iglesia de madera, pero recibía ofrendas y resultaba beneficiada a través de muchos testamentos, el último de los cuales data probablemente de 1515. Se celebraron oficios religiosos en ella hasta la época de la Reforma.

La historia de la princesa traicionada y vendida fue el tema de una balada popular que la hizo perdurar en el recuerdo.

36 comentarios:

  1. Madame, qué historia! apasionante, pero sinceramente creo que la "cuarentona" era una impostora pues su padre reconociò el cuerpo sin vida de su hija...la historia se parece mucho a la desapariciòn del rey don Sebastiàn de Portugal en la batalla de Alazarquivir de 1578 y todos los sucesivos impostores que hicieron pasarse por él, en especial el famoso Pastelero de Madrigal y que trajeron de cabez apor algùn tiempo s nuestro Felipe II "el Prudente".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, casi se podria hacer un blog sobre impostores en la Historia. Ha habido muchisimos, como los que frecuentemente se hacian pasar por los desdichados principes de la Torre de Londres. Y siempre encontraban gente dispuesta a creerlos.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Toda una estrategia política para unir reinos.

    En cuanto a la misteriosa aparición de la impostora Margarita, no ha sido la única que pretendió ser quien no era. Me pasan por la cabeza, además del ya citado Sebastián de Portugal, "el rei Encobert" que se hizo pasar por nieto de los Reyes Católicos durante las Germanies en la València del s. XVI; y el falso Eduardo V de Inglaterra.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  4. Los hay que tienen morro y son capaces de cualquier cosa con tal de llegar al poder. Me uno también a la opinión de que se trataba de una impostora.
    Por cierto, unas ilustraciones al tema muy bonitas, con ese tono delicado de los "prerrafaelitas".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada, querida amiga. Enhorabuena y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Interesante historia Madame de Alianzas y de impostores (o eso parece). Me recuerda a Anastasia.

    Que hubiese sido del mapa de Europa si La doncella se casaba con Eduardo?

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Madame que historia tan interesante nos trae usted hoy, en la historia a habido tantos impostores, la mayoria descubiertos.

    Muchos Besos

    ResponderEliminar
  8. Al final, la impostora fue descubierta. Aunque, teniendo unos cuarenta años, en lugar de los diecisiete que debería tener, no sé qué esperaba. Demasiado éxito obtuvo, que convenció a una buena parte de la población.

    Nos ha traido usted una historia apasionante. Digna de una gran novela.

    Feliz fin de semana, Madame.

    ResponderEliminar
  9. Es verdad, monsieur, a lo largo de los siglos han proliferado los impostores, en general con escasa fortuna.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Parece que es uno de esos casos en los que no puede caber la menor duda, pero a veces las baladas y los poemas se hacen tan populares que eclipsan a la propia realidad.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Dame Masquée!! Una historia apasionante madame. Me encantó el post. Había que tener valor para semejante mentira. Aún así cuando la gente tiene necesidad de creer no cuesta mucho montar una mentira.
    Feliz fin de semana madame!!
    Bisousssssssss

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, monsieur Juan Antonio.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Cierto, ha mencionado usted a otra impostora. Hasta la epoca actual llegan los personajes que han tratado de aprovechar situaciones así. Anastasia es un buen ejemplo, aunque cabe preguntarse si tal vez en el fondo fue inocente y estaba convencida realmente de ser Anastasia.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Así es, madame Gema. Esta historia me gusta mucho, porque junto con la importancia que tuvo la desdichada niña se suma el interés de la leyenda creada por la impostora que intentó aprovechar su identidad.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Diría que los sufrimientos la habian envejecido prematuramente, jiji. Si es que hay gente con mucha osadía.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Madame Gabriela, pienso como usted: juegan con la ilusión de la gente. Ellos desean que sea cierto, y entonces creen cualquier cosa. Por eso ha habido tantos casos parecidos en la historia.

    Feliz fin de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  17. Ha sido una historia apasionante Madame, sin duda con todos los ingredientes necesarios para llamar la atención y sentirse con ganas de indagar más y más.

    Resulta terrible que existan personas que usurpen una identidad para jugar así con las esperanzas de la gente, si bien la pareja de impostores había preparado un argumento bien creíble. De no ser por las evidencias y algunas contradicciones bien podría ser cierta la historia de la niña vendida y traicionada por su nodriza...

    me ha fascinado el tema.

    Besos desde mi pequeño cottage

    ResponderEliminar
  18. Madame,
    muy interesante su historia. Me ha llamado la atención, además, que el nombre de Haakon es por tanto tradicional en la Corona Noruega hasta el día de hoy.
    Preciosas ilustraciones, mme.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  19. bueno el robo de identidad, parece que no es solo producto, de la modernidad informativa de datos, me encantó esta triste historia
    dejo mi afecto estimada Dama

    ResponderEliminar
  20. Que desdichada princesa que a los seis años tuvo que viajar a un pais desconocido y tener fatidico final
    Y encima en los años posteriores una impostora ensucio su nombre .
    Le hubiese ido mejor en la contienda escocesa madame ?
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  21. Interesantísima historia Madame. Vaya con la impostora hasta un balada y todo!!! Ahí es nada. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  22. La historia está plagada de impostores, cada cosa, no? xD

    Interesantísima entrada, Madame.
    Un abrazo y que descanse en el fin de semana.

    ResponderEliminar
  23. Parece ser que se le vio el plumero desde el primer momento jejeje. Ellos probaron a ver si colaba.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. En una epoca en la que no habia television e internet, la gente estaba peor informada, por lo que era mas facil hacer colar las historias mas peregrinas. Hoy dia sería mas dificil, aunque la falsa Anastasia llegó bastante lejos tambien, y consiguió que muchos la creyeran.

    Feliz fin de semana, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Así es, madame, sigue habiendo Haakons en la familia real noruega, como manda la tradición.

    Las ilustraciones son de Frederic Blair Leighton, para dar ese toque romantico y legendario a la historia.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Eran muy aficionados a las imposturas durante aquellos siglos, madame. Son innumerables los casos en los que se hacian pasar por grandes personajes fallecidos, y en otros por hijos bastardos de grandes personajes.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Tal vez la contienda no se hubiera producido si ella hubiera tenido un hijo heredero a la corona escocesa y descendiente de Alejandro III. El caos vino al terminarse la sucesión y haber 13 pretendientes diferentes al trono.

    En cualquier caso, digamos que ella hubiera ocupado el lugar que despues tuvo la Loba de Francia como esposa de Eduardo II (recuerde Braveheart, jiji).

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Y a traves de la balada, que era una de las pocas fuentes de informacion del pueblo, hizo que su historia fuera ampliamente creida.
    Lo mismo pasó con tantos personajes a medias legendarios.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Gracias, monsieur Mathias.

    No deje que le suplanten nunca.
    Claro que nadie podría, porque es usted inimitable e inigualable.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Así es, madame: si colaba viviría a cuerpo de reina durante el resto de su vida. Pero el riesgo era enorme, y las posibilidades muy escasas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Si hubieses colocado un enlace para tener el sonido de la antigua balada...Bueno, hubiese sido un broche de oro para tan fascinante historia

    ResponderEliminar
  32. que buen invento el del ADN, por lo menos hubierá evitado varias tragedias.
    la ambición lleva a cosas muy desagradables, muy interesante su blog, empezaré a seguirlo.

    ResponderEliminar
  33. No se yo si en youtube tendran tanto como eso. Sería cuestion de hacer una investigacion.

    Feliz domingo, monsieur Ali

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. En efecto, de ese modo no hubiera habido engaño posible.
    Aunque cuando la gente quiere creer en algo, seguramente pensarían en teorias de conspiracion contra la pobre princesa, y continuaría teniendo partidarios. Al menos la justicia podia estar segura de no equivocarse tras la prueba de ADN.

    Muchas gracias por su presencia en el tablero de la Historia.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Hola!!!
    Acabo de descubrirte y ya adoro tu blog!
    Amo ÉSTE tipo de historias!
    Luego leo la historia (son las 7:21 de la mañana, y aún no dormí). Seguramente encuentre algo de Leonor de Aquitania, a quien amo! Y si no es así, estoy segura que pronto subirás algo de ella =)
    Hermosas imágenes!

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, madame.
    Hay una entrada sobre Leonor de Aquitania, en efecto, y tambien sobre su abuelo, sobre su hijo Juan y Arturo de Bretaña, sobre los Plantagenet y otros temas relacionados. Espero que lo disfrute.

    Bienvenida y feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)