martes, 17 de agosto de 2010

Isabel de Austria, Reina de Francia

-->
Isabel de Austria

Nacida el 5 de julio de 1554, Isabel (Elisabeth) era hija del emperador Maximiliano II y de María de Austria. La archiduquesa, considerada como una de las mujeres más hermosas de su tiempo, pasó su infancia en Viena, recibiendo una educación católica, mientras las negociaciones para casarla con el rey de Francia, Carlos IX, se prolongaban durante 9 años. Durante ese tiempo Felipe II intentó muchas veces impedir la alianza de Francia con el Imperio, pero la política de Catalina de Médicis y del arzobispo de Rheims fue finalmente capaz de superar todos los obstáculos.

Albert de Gondi, mariscal de Retz, representó al novio durante la ceremonia en 1570, tras de lo cual la nueva reina fue conducida a Francia. A pesar de las calamidades que afligían por entonces al reino, se le preparó un brillante recibimiento. El rey y su madre le salieron al encuentro en Mezières. Isabel llegó en un carruaje tirado por 4 caballos blancos, y fue saludada con salvas de artillería y música militar. De ese mismo modo triunfal atravesó toda Francia, recibiendo homenajes en cada ciudad por la que pasaba. En 1571 fue coronada e hizo su entrada solemne en París.

Carlos IX

Cuando se casó tenía 16 años, y su esposo 20. Isabel unía a sus atractivos físicos un gran corazón, pero, educada en una estricta moralidad, pronto se encontró aislada en la licenciosa corte de su esposo. Su suegra la consideraba demasiado virtuosa y mojigata para comunicarle sus intrigas, y Carlos, que admiraba las virtudes de su esposa, le ocultó tan cuidadosamente todo lo relativo a la matanza de la noche de San Bartolomé que la joven reina lo ignoró todo hasta la mañana siguiente. Al conocer la espantosa causa de tanto tumulto, rápidamente preguntó si el rey tenía conocimiento de lo que estaba ocurriendo, y cuando le informaron que no sólo lo sabía, sino que él mismo había ordenado la masacre y participado en ella, Isabel estalló en lágrimas y se arrodilló implorando la protección divina y el perdón para el autor de ese crimen.

La reina no tomaba parte en el gobierno, pero lamentaba las calamidades por las que atravesaba el reino, dirigido por un joven rey al que deseaba ansiosamente agradar. Él le agradaba tanto a ella que, a pesar del rigor con el que había sido educada, no lograba refrenar sus impulsos de besarlo y abrazarlo en público, para gran diversión de la corte. Hablaba poco, y siempre en español. Ocupaba su tiempo escribiendo memorias sobre la historia de la época, así como poesía religiosa, aunque sus obras no se conservan.


Lamentaba mucho el comportamiento ligero de las mujeres que la rodeaban, en especial el de su cuñada, Margarita de Valois, pero nunca se la escuchó hacer un reproche a su esposo por su conducta infiel, pensando, seguramente, que hacerlo no contribuiría a remediar el daño.

Antes de su matrimonio el rey había mantenido una relación con Helena Bon de Mesguillon, hija del gobernador de Marsella y casada con Charles de Gondi de la Tour, el cual, celoso, había planeado envenenar a Carlos, pero la esposa evitó el crimen poniendo al rey sobre aviso. Se dijo que Madame de Gondi se vengó después envenenando a su marido, y con más éxito.

Por las fechas de la boda Carlos había iniciado otra relación con Marie Touchet, hija de un juez de Orleáns, una mujer muy inteligente y de agradable conversación. Nada la describe mejor que el anagrama que él hizo con su nombre: Je charme tout.

Cuando Marie vio el retrato de Isabel que enviaban a Carlos antes de la boda, exclamó:

—La alemana no me da miedo.

Isabel de Austria

Y no tenía motivos para temerla, puesto que el rey, durante su breve vida, nunca dejó de amar a Marie Touchet.

Isabel evitaba relacionarse con la favorita, pero también con la corte en general. Respondía con dulzura y gentileza al carácter violento de su esposo, cuya salud mental era frágil y de vez en cuando sufría brotes de locura que le obligaban a permanecer retirado. Carlos confesaba que no era digno de una esposa tan virtuosa.

El rey enfermó de tuberculosis poco después de aquella matanza, y además le enloquecía el remordimiento. No vivió mucho tiempo: falleció sin haber cumplido aún 24 años, y al morir encomendó a su esposa que protegiera a Enrique de Navarra, esposo de Margarita y rehén en manos de su familia desde la fatídica noche de San Bartolomé.

Al enviudar, Isabel abandonó la corte para dirigirse a Amboise, donde estaba siendo educada su hija María Isabel, la desdichada princesa destinada a vivir tan sólo 5 años. Tras una breve visita abandonó Francia en 1575 y regresó a Viena, a la corte de su hermano el emperador Rodolfo. Allí fundó el monasterio de Santa Clara, donde pasó a residir después.

Château d'Amboise

Poseía las provincias de Berri, Borbón, Forez y La Marche, que gobernaba prudentemente. No toleraba que fueran vendidos los cargos, sino que hacía que fueran elegidas las personas más adecuadas para los mismos. Con sus ingresos hacía muchas obras de caridad, y cada año dotaba a una serie de jóvenes humildes que de otro modo no hubieran podido casarse. Su cuñada Margarita, reducida a pasar necesidad en la época de peor entendimiento con su esposo, debía mucho a la generosidad de Isabel.

Al quedar viuda tan joven, no fue sorprendente que volvieran a hacerse algunos planes matrimoniales para ella. El propio Felipe II la pidió en matrimonio tras enviudar por cuarta vez de Ana de Austria, hermana de Isabel, pero ella lo rechazó.

—Decidle al rey que una reina de Francia no vuelve a casarse —respondió.

Falleció con sólo 38 años en el convento por ella fundado, y allí fue enterrada en 1592.


Bibliografía:  
Memoirs of the Queens of France – Annie Forbes Bush


34 comentarios:

  1. Madame, espectacular entrada.

    No sabía eso de que el rey Carlos estaba loco, lo de la tuberculosis tampoco, con la que tengo yo ya es suficiente... jajaja.

    Bien por Napoleón II, muy interesante idea la de él.

    Buen inicio de semana.
    Gros Bisous

    ResponderEliminar
  2. Para ser exactos, y segun la autopsia, murió de una pleuresía que siguió a una neumonía tuberculosa.

    Muchas gracias, monsieur, y buenas noches. Hoy se me ha hecho muy tarde por aquí, pero quería dejarlo terminado antes de acostarme.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame, es la una y media, para este caballero, no es nada...jajaja

    Buen descanso

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias madame, le agradezco profundamente este articulo y esta dedicatoria, como ya le había comentado, siempre, desde que tuve el placer de conocer su historia, he sentido un gran aprecio por Elisabeth, la hermosa, dulce y adorable reina de Francia, desconocía por completo madame que Elisabeth quisiera tanto a su esposo, es una gran lástima que al parecer el rey no sintiera lo mismo por ella, sin embargo trato de protegerla como podía de una corte extremadamente licenciosa y hasta escandalosa para los propios estándares de la época, al mismo tiempo madame desconocía que la reina se había marchado de Francia y que había residido en el precioso castillo de Amboise, es precisamente esa dulzura que ella tenía lo que me ha cautivado desde siempre, si bien Elisabeth era una dulce y tierna joven bien pudo haber cedido a participar o hacer intrigas políticas y sin embargo siempre se negó a participar en esos asuntos, tan tristes como la masacre de San Bartolomé, tengo entendido madame y espero que usted me corrija si me equivoco que ella era en extremo sencilla con todos los cortesanos y los miembros de la servidumbre de palacio, piadosa, que tenia la voz dulce, que bailaba bien, que tenía el temperamento compasivo, que rezaba e iba a misa dos veces al día y que si bien era algo tímida y retraída tenía un temperamento extremadamente alegre cuando se lo proponía, el gesto de besar y abrazar a su esposo en público nos habla de que podía ser muy expresiva y dulce jajá.

    Por último madame desconocía la prudencia con la que ella había gobernado sus feudos y eso nos habla no solo de su bondad innata o de su evidente belleza física y espiritual sino de una habilidad para gobernar tan propia de las mujeres de la casa de Austria en ese periodo.

    Sin embargo también me agrada Marie, creo que ella si quería sinceramente a su amante real, no solo por ser un rey sino por sí mismo y eso siempre lo he valorado, sin embargo y a título personal encuentro mucho más hermoso en el plano físico a Elisabeth que ha Marie, sin embargo como usted me ha dicho de forma muy acertada, el amor no entiende de ninguna lógica, es un gusto que al parecer el rey protegió y resguardo a su esposa, si bien madame tengo entendido que jamás la amo

    Le agradezco de nuevo madame este articulo muy especial para mí, porque considero que Elisabeth fue la reina más hermosa de la historia de Francia no solo en el plano físico que es irrelevante al final de cuantas, sino en todo el conjunto de cualidades que la adornaron.

    Quedo madame a sus pies y le envió un saludo afectuoso y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que vida más breve... si se casó a los 16 y duraron 9 años las negociaciones de la boda, estas empezaron con la niña con 7 años... que barbaridad...

    ResponderEliminar
  6. Una princesa en el estilo puro de la Casa de Austria. Católica, serena y orgullosa. Un personaje digno de una entrada tan buena como la vuestra.

    Buenos días, madame

    ResponderEliminar
  7. Es verdad que monsieur siempre nos lleva unas horas de ventaja para disfrutar del dia. Espero que las haya pasado usted estudiando, por cierto! Que luego ya sabe lo que pasa con la de matematicas.

    Feliz tarde, monsieur Mathias

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Uy, monsieur Mathias, perdón, le había contestado desde la corte sin darme cuenta de que estaba allí.

    ResponderEliminar
  9. Es correcto, monsieur Napoleón. Carlos trataba de protegerla, y además se controlaba bastante en su presencia. Nunca fue violento con ella, y su Elisabeth lograba apaciguarlo en momentos clave, como aquel día, algun tiempo despues de la noche de san bartolomé, en que se impacientó porque pasaba el tiempo y Navarra y su primo Condé no acababan de abjurar de su fé, por lo que quería hacerlos matar. Hubo una escena muy conmovedora en la que ella lo calmó hasta que pasó el peligro. No la amaba, porque lamentablemente ya se habia enamorado de otra cuando ella llegó, pero se llevaban bien.
    En cuanto a Marie, tambien soy de la opinion de que amaba a Carlos sinceramente.
    En Amboise estuvo de paso en realidad, porque era donde se educaba su hija y quería verla antes de partir.
    Y sí, era una persona sencilla, muy piadosa y devota, además de compasiva y generosa.

    Me alegra que haya podido disfrutar usted de esta entrada, monsieur.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Se vivía deprisa y se moría pronto. Cuando aun estaban en la cuna ya las miraban como posible moneda de cambio para establecer alianzas. Asi solian ser las cosas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Sí, una Austria educada como tal, y que llevaba el sello, no cabe duda.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Está todo dicho ya, muy amena la entrada. La de Felipe II también, muy bien enlazadas.

    ResponderEliminar
  13. Madame,
    otra mujer sufriente de la Historia. Al menos, desde su posición ayudó a muchos. Y qué triste destino como madre, muriendo su hija tan pequeña.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por su respuesta madame, en verdad me resulta conmovedor ese momento tras la masacre del día de San Bartolomé, en verdad ella era casi un ángel, es bastante interesante ver el contraste entre ella y Margot y que a pesar de sus obvias diferencias, tengo entendido que lograron ser amigas, quizás Elisabeth fue la única amiga entre la realeza de Margot que fue condenada al ostracismo por su propia familia, por otro lado madame también me ha llamado la atención la diferencia entre Elisabeth y su predecesora inmediata, la reina María, que tengo entendido era una joven glamurosa pero al mismo tiempo algo pagada de sí misma a diferencia de Elisabeth.

    Por último madame me ha quedado una duda ¿ cuál era la residencia principal de los Valois en ese tiempo?, tengo entendido que eran el Louvre pero probablemente me equivoque madame.

    Le envió un fuerte abrazo madame, espero que se esté recuperando de forma excelente madame, quedo a sus pies

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, monsieur. Encantada de su visita.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. No fue una vida larga, pero el balance, desde luego, es muy positivo desde todos los puntos de vista. Uno de esos personajes que puede figurar en los libros de historia con la frente bien alta.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Sí, nuevamente está usted en lo cierto: la residencia principal era el Louvre, y de hecho allí se encontraban la noche de San Bartolomé. Para mí el Louvre estará siempre asociado al reinado de Carlos y de su hermano Enrique.
    El caracter de Isabel era completamente diferente al de María de Médicis, por supuesto. No tenían nada en común. Y también diferente al de Margarita, aunque sí que fueron amigas y continuaron manteniendo correspondencia después. Isabel le envió algunas de las obras que había escrito, incluso.

    Gracias, monsieur, lo llevamos bastante bien de momento.

    ResponderEliminar
  18. Una de las más bellas reinas que han ido surgiendo. Me admira la templanza y la tibieza de su rostro, que emana una calma y un sosiego que sin duda actuarían como bálsamo en cantidad de ocasiones a la hora de moderar los ánimos exaltados de su esposo.

    Nuevamente nos topamos con el amor - o la ausencia de este- y con una mujer enviada a una Corte donde su esposo no podía amarla (puesto que ya había entregado su corazón a otra dama) al menos me alegra que la respetara en cierta medida y que fueran un matrimonio bastante bien avenido.

    Jajjajajaj curioso el enamoramiento de una muchachita incapaz de resistirse a mostrar su amor en público, sobretodo con una educación tan estricta como la suya.

    No sabía que había sido la fundadora del Monasterio de Santa Clara...

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  19. Hola Madame:
    Agradable entrada sobre esta Dama de la que tenía conocimientos superficiales.
    Digna representante de la Casa de Austria, supo mantener el tipo a pesar de que "la favorita" andaba por esos rumbos.
    Muy difícil tuvo que tenerlo mientras estuvo el La Corte de Francia. Ya sabemos lo que sucede por esos caminos de París.....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  20. Lástima que duró bien poco. Era demasiado joven cuando quedó viuda, y nunca rehizo su vida sentimentalmente. Debio de llevar una existencia un tanto solitaria, incluso cuando estaba en la corte de Francia, donde tan mal encajaba con las licenciosas costumbres.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Muy dificil, sí. Ni siquiera tuvo tiempo suficiente de adaptarse, puesto que el matrimonio duró menos de 4 años. Pero no creo que lo hubiera conseguido ni con 20. Todo era radicalmente opuesto a ella.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Muy buena historia, Dame. Sin dudas fue una gran mujer: Bella, inteligente, descente, moral y educada. Creo que Carlos no podría haber obtenido un partido mejor, y sin embargo no la deseaba lo suficiente.
    Demostro tener madera de reina, una lastima que muriera tan joven.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  23. Bueno... muchas gracias a Napoleón II por esta bella idea! Y a ti, madame, por hacerla realidad tan bellamente explicada como siempre lo haces con el resto de las historias.
    Esta mujer me ha gustado mucho, lástima que no le fue tan bien en la vida.
    Estaba pensando en proponerte, por si aún no lo haz hecho, subir algo sobre Rosamund Le Fair, la amante de Henry II de Inglaterra. Seguramente sabes mucho más de ella que yo.
    Un abrazo enorme!!!
    (pronto voy a mudarme a un lugar donde no hay internet, y voy a lamentar no poder pasar por aquí, además de otros sitios; pero este en particular, y no es por alagarte, va a ser una gran pérdida para mí. No solo los temas que tocas son de gran interés para mí, sino que además me agrada la manera de explicar y de contar que tienes. Y tu gran simpatía; sos realmente una personita muy agradable y gentil.)

    ResponderEliminar
  24. Jiji me ha hecho mucha gracia lo de "la alemana no me da miedo", muchas veces las favoritas eran mas reinas que las propias reinas.

    Muchos Besos madame

    ResponderEliminar
  25. Que lastima, lo tenía todo y no le sirvió para ser amada. No fue afortunada en ese aspecto, aunque sí en muchos otros.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, madame.
    No, aun no he puesto nada sobre ella, así que tal vez lo haga proximamente.
    Espero que para entonces no se haya ido usted ya! Ojala tarde aun en marcharse. Aunque su incorporacion es reciente, es ya una luminosa presencia siempre en este espacio.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Es verdad, madame.
    En este caso por lo menos Marie era una mujer prudente, sin afan de ostentacion. Pudo haber sido mucho peor.

    Buenas noches, madame Gema

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Hola Dame Masquèe!! Què vida triste. tan bella persona y ni siquiera pudo tener el amor de su marido. Qué jóvenes morían.
    Feliz tarde madame!!
    Bisousssssssss

    ResponderEliminar
  29. Vidas cortas en las que comenzaban a ser adultos muy pronto, y casi nunca podian aspirar a un amor correspondido dentro del matrimonio.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. hola Madame,
    tienes ahora un blog muy bonito y elegante! Da gusto ver el cambio!

    Pero esta vez vengo a compartir el Premio a la Dedicación contigo, el cual encontrarás en el blog Recuerdos de amor--> premiosregalossonrisas

    Ojalá te guste. Está lindísimo!
    un saludo carinoso^^

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, madame. Solo he puesto unos retratos, pero en realidad el que he cambiado mas es el otro.

    Ahora mismo paso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Bendita ingenuidad!!! Qué joven murió, no sabía tampoco de su afición a las letras. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  33. uys, perdón, enhorabuena por el nuevo premio Madame, que no le he dicho nada... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  34. Gracias, madame.
    Después de los penosos incidentes de días atrás, es como un suave balsamo recibir otro premio.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)