domingo, 15 de agosto de 2010

Felipe II y Ana de Austria

-->
 Felipe II

Felipe II tenía 43 años cuando se casó por cuarta vez en 1570. Se encontraba en su apogeo, puesto que al año siguiente la victoria de Lepanto lo situaría en el primer puesto entre los soberanos de Europa.

Las desgracias, sin embargo, así como las graves complicaciones políticas, le hacían tomar decisiones implacables y habían influido en su aspecto físico y moral, acentuando su severidad. Don Juan Sarasin, Abad de Saint-Valais, enviado de Alejandro Farnesio, lo retrataba de este modo un par de años después de este cuarto matrimonio:

“Sentaba mal la corta estatura con lo ancho de su espalda y pecho; su rostro largo y pálido, la nariz más chata que aquilina, la boca bermeja, los labios prominentes, sobre todo el inferior, marca de su origen austriaco; los ojos rojos, como de hombre que lee y trabaja mucho, hasta de noche; la frente ancha y en cierto modo acarnerada; la barba más ancha y larga que la usada por italianos y españoles, aproximada a la manera que se usaba en los Países Bajos antes de la entrada de las costumbres extranjeras, la cual, acrecida por el color gris, de tal modo mezclado con lo que queda de su primitivo color muy rubio, le daba un aspecto enteramente blanco, semejante a un muchacho prematuro”.

 El Escorial

Añade que no solía entristecerse mucho por las derrotas ni alegrarse demasiado por las victorias, y que nunca se le vio reír, aunque sí sonreír a sus hijas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, a las que adoraba y llamaba la luz de sus ojos. Era parco en palabras, de espíritu analítico que le llevaba a desconfiar de todo y de todos. Trabajador infatigable, constituyó el tipo del rey burócrata por excelencia. Leía cuanto sus ministros escribían y se informaba al respecto, y luego acotaba de su mano lo que le parecía importante.

No le gustaba el ejercicio físico, y era esclavo del deber. Su única diversión parecía la de seguir los adelantos de las obras de El Escorial, donde se trabajaba desde hacía 10 años. Allí pasaba las horas y los días, discutiendo con Juan de Herrera los detalles, instalado en un aposento provisional y acompañado de un reducido número de servidores.

El sentimiento de respeto que su persona inspiraba en la corte era universal, porque todos estaban convencidos de que lo sabía todo y que no perdonaba nunca a los que llegaban a ofenderle.

Juan de Herrera

La nueva esposa, Ana de Austria, tenía 20 años cuando se casó con Felipe II. Era de cabellos rubios y tez extremadamente blanca. Sin poseer las brillantes cualidades ni la simpatía natural de la anterior esposa, Isabel de Valois, sus costumbres eran ejemplares. Tiépolo cuenta lo siguiente tras su primera entrevista con ella:

“Cuando la encontré estaba vestida de terciopelo negro, con mucha elegancia. Su peinado, adornado con piedras preciosas de extraordinario valor, le iba a maravilla, y llevaba al cuello, a guisa de cadena, una banda de pedrería de valor inestimable; cerca de la reina estaban seis damas de la más alta nobleza, las cuales tres servían la mesa con mucho respeto, mientras las otras, apoyadas contra las paredes de la habitación, hablaban con sus galanes de cosas placenteras. Estos galanes tienen la libertad de cubrirse delante del rey y la reina, con tal que sean fieles a la dama que sirven, y son príncipes o señores distinguidos por su riqueza o nacimiento, que se dedican a agasajar a las damas para pasar el tiempo de una manera agradable, para ver a menudo a Su Majestad y con la intención también de tomarlas por esposas, pues si tuvieran otras intenciones, se verían chasqueados, ya que las ordenanzas de palacio son muy severas en este punto”.

Ana de Austria

El rey se encontraba satisfecho por la tranquilidad en que vivía tras los disgustos pasados, así como por las muestras de fecundidad dadas por la reina. De hecho, una de las razones por las que resultó elegida fue precisamente la fertilidad de su madre, que se esperaba fuera heredada por la joven. Según afirma Diego de Córdoba en una carta al duque de Alba, Felipe II mostraba amor por su esposa, y en la alcoba había “dos camas bajas, separadas dos palmos una de otra y cubiertas por una cortina, de tal manera que parecían una sola”. Cuenta que la reina “es muy buena y no sabe menos que las culebras… y aunque calla, piedras apaña”. Se levantaba siempre a las seis, lo que molestaba a don Diego: “Yo quisiera en esta su costumbre que la perdiera y se hiciera a la de acá, pero quieren que guarde la que allá tenía.” Se vestía y permanecía encerrada en su oratorio hasta la hora de la misa. Después comía y volvía a retirarse, esperando la visita que el rey le hacía entre las dos y las tres de la tarde. El resto del tiempo lo pasaba con sus damas.

No sabemos si la reina sentía amor por su marido. En cualquier caso no parece haber manifestado celos ante las relaciones de su esposo con la princesa de Éboli, que se remontan a esas fechas.


Bibliografía:
Felipe II y el Rey Don Sebastián de Portugal - Alfonso Danvila

Imágenes:
Están todas en dominio público

44 comentarios:

  1. La eterna pregunta sobre si había o no amor entre los esposos. Podría haber respeto, simpatía, complicidad, admiración, tal vez afecto...sentimientos nobles hacia la persona destinada a compartir toda una vida; pero amor, cuando era el matrimonio un contrato, una conveniencia para el mantenimiento de la corona...eso ya era harina de otro costal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Además para una chica joven, ser la cuarta esposa de un hombre maduro que no se conservaba precisamente bien ni era la alegría de la huerta, no tenía que resultar el colmo de la dicha.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. En 5 minutos termino de descubrir dos blogs increíbles!!! Uno trata sobre la magnifica Francia de la época de Versalles y el tuya es una joya de la cultura.
    Soy un gran admirador de Felipe II, siempre me ha fascinado su figura e intentado que la leyenda blanca fuese superior a la negra. Para mí fue Rey de Reyes, un hombre culto y erudito capaz de desempeñar su labor con exquisitez perfecta. Las cartas que le escribió a sus hijas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela denotan la gran sensibilidad que tenia, contrarrestando un poco esos fatídicos autos de Fe que tampoco tienen perdón.

    Ha sido un verdadero leerte, quiero darte las gracias por todo esto. Gracias a todo vuestro trabajo ponéis la cultura en manos de todo aquel que quiera aprender. Vuestra labor no tiene suficiente reconocimiento
    Muchas gracias y un abrazo muy fuerte
    ۞۞۞۞۞۞۞

    ResponderEliminar
  4. Madame, veo que trata hoy de mis magnos abuelos. Felipe II es el ejemplo de Rey burócrata y absoluto por excelencia, era temido y respetado a partes iguales. Todos sabían cuanto era fiero pero también cuanto trabajaba por el Reino.

    Ana de Austria era la típica señora religiosa de la Casa de Austria, fiel a sus obligaciones y de saber estar.

    Cuán diferente habría sido nuestra historia de haber contado con más Felipes II.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Creo madame que en realidad Felipe solo etubo enamorado de Isabel, aunque puede que sinitiese un cariño especial por Ana.
    ¿Vos creeis que realmente llegó a tener algo con la princesa de Éboli?

    ResponderEliminar
  6. Y...¿Qué hubiese pasado de haber tenido un hijo con María tudor?... Cuantas veces me he formulado esta pregunta :)

    ResponderEliminar
  7. Monsieur Chevalier, muchisimas gracias por su presencia, que enriquecerá a partir de ahora nuestras cortes.
    Mi gratitud es para ustedes, que aprecian nuestra labor y la enriquecen con sus comentarios, y por eso merece la pena seguir adelante a pesar de todo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Ya lo creo, Majestad. Lastima que la dinastía terminara tan pronto y ya no volviera a producir un Felipe II. La historia pudo haber sido muy diferente de haber logrado prolongarse siquiera un par de generaciones más en el tiempo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Yo también lo percibo como usted, madame. Detecto especial debilidad por Isabel, lo cual tambien me parece logico.
    Sobre lo de la princesa, supongo que no podemos estar seguros, pero yo diría que sí.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Uy, qué cambio hubiera sido eso!
    Imaginese. Teniendo tambien Inglaterra, se hubiera aplastado a francia por completo, y entonces sí que los Austria hubieran sido los dueños de Europa. Del mundo!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. He visto el problema que tienes con esta "gente" que se dedica a copiar y pegar.
    Entra en tu plantilla HTML y expande plantilla de artilugios, allí copias y pegas el código HTML que muy detalladamente te explicaran en esta dirección:
    http://www.tecnologiadiaria.com/2009/08/evitar-copien-contenido-blog.html
    Si tienes alguna duda me preguntas ¨:)
    Sé que quien quiere copiar lo puede hacer igual... pero tendrá que mecanografiarlo todo y es más forzoso
    Un saludo!!!
    ۞۞۞۞۞۞۞

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por el consejo, monsieur. Lo tendremos en cuenta. Lo malo es que así también lo impide a otras personas que sí te mencionan como fuente y te ayudan a divulgar el texto al ponerlo en sus espacios. Pero habra que optar por ello si no queda otra alternativa.

    ResponderEliminar
  13. SI LA HISTORIA JUZGARA A TODOS LOS SERES, COMO LO HACE CON LOS NOTABLES, VERÍAMOS QUE SOLO LOS DIFERENCIA EL TÍTULO. SIEMPRE ME PREGUNTO, COMO SE VIVIRÁ UNA VIDA, SINTIENDO QUE ERES CASI UN DIOS, SUPERIOR A TODO LO TERRENAL, SIENDO ACLAMADO, POR AMOR, O POR TEMOR, QUE PUEDE ESPERAR DEL MUNDO, UNA PERSONA QUE SE SIENTE DUEÑO DE ÉL?.
    SALUDOS QUERIDA DAME

    ResponderEliminar
  14. Madame acabo de contestar a la tal andaya en la anterior entrada. Échele un vistazo, pero menuda cara dura que es esa mujer!

    Saludos y ahora me paso también por Imaginariums.

    ResponderEliminar
  15. Y a la inversa, qué puede esperar el mundo de una persona que se cree dueña de él, verdad madame? Pero en realidad nadie es dueño de nada, y todo escapa a nuestro control. Al final los grandes planes se quedan en nada, y la existencia se torna bien miserable.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Acabo de verlo, monsieur.
    Bueno, si es su amiga es logico que trate de defenderlo, aunque no lleve razon. Lo que me parece injusto es que se meta con la gente que me ha dejado comentarios, porque no creo que haya nada tan fuera de tono. El unico anonimo no es ofensivo, solo expresa apoyo hacia mí, y de forma desinteresada puesto que no sé ni a quién debo dar las gracias.
    Y por lo visto a partir de ahora tendré que especificar en cada entrada que estan en dominio publico las imagenes, o que la pagina no tenia licencia de creative commons, simbolo de derechos de autor ni ninguna otra restricción. Pues bueno, así lo haré.

    ResponderEliminar
  17. Pues según la descripción que hace de ella Tiépolo, su precensia debía de ser muy agradable, aunque a juzgar por la pintura no era extramadamente bella.
    Magnífica también la descripción que de Felipe II hace Don Juan Serasín, totalmente fiel al retrato que de él nos muestras en la cabecera.

    Debían ser duras en ocasiones las relaciones matrimoniales entre los reyes, sobre todo cuando había tanta diferencia de edad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ella tenía un aire muy serio, y en eso armonizaba con el rey. Aunque precisamente por eso yo creo que se hubiera necesitado una reina mas alegre.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Hola, madame!!!
    Antes que nada: gracias por pasar, pero me malinterpretaste: no te estaba exigiendo nada, ni tampoco me sentí molesta contigo por no pasar; pero como noté que sos una persona amable y servicial, te pedí ese pequeño favorcillo de fijarte qué ocurría con mi blog, por si acaso fuera algún problemita técnico.

    Este Felipe me resulta un hombre muy correcto, con la salvedad de esa princesa. Odio la infidelidad. Habría que ver si la reina también tenía un amante; era muy común en esa época, cuando la razón era obvia: casamientos consertados. Seguramente no se amaban, pero al menos se llevaban bien y se respetaban (si obviamos el tema de la princesa), o al menos eso parecía.
    Seguramente vos podrías instruirme más sobre este tema: durante el medioevo se desconocía lo que era el amor, y se lo confundía con el sexo, no? Hasta que surgió el amor cortés...
    Habría algo de eso por estas épocas , en las que nos hablas de este rey?
    Y... qué gracioso pensar que se heredaba la fertilidad!

    Linda semana, madame!
    Siempre un placer pasar por aquí!

    ResponderEliminar
  20. Me olvidaba...
    Qué importancia le daban a las narices! Particularmente prefiero una naríz pequeña, cuando por aquéllas épocas se prefería lo contrario; como que se consideraban a las narices grandes algo aristócratas, verdad?

    ResponderEliminar
  21. Madame, no se preocupe, ya la habia entendido, pero es que de todos modos yo aun no habia pasado a saludarla, y no suelo tardar tanto, así que considero que le debía una disculpa.

    En cuanto a lo que me consulta sobre el amor, en mi opinión en todas las epocas ha habido conmovedoras historias de amor, que obviamente contienen mas que sexo. Lo que pasa es que tal vez no se ha entendido siempre del mismo modo. Es evidente, por ejemplo, que las cortes del amor no entendian el amor igual que el movimiento romantico durante el siglo XIX. Con las cortes del amor se puso de moda el tema en lo literario, como otras veces esta de moda lo esoterico, o las novelas historicas. La moda era reunirse y contar historias de amor, problemas amorosos y demas, y se fue perfilando un ideal caballeresco conectado con el tema. Pero el amor es eterno, tan antiguo como el mundo aunque adopte diversas formas de manifestarse.

    Y las narices tambien son un poco cuestion de moda. Antes resultaba mas impresionante una nariz grande. Ahora en cambio se las operan. Los gustos van cambiando.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Madame,
    supongo que amor, poco, primando la política. Pero al menos este Austria no era tan poco agraciado como su bisnieto Carlos II... y sí más amante y respetuoso de sus obligaciones.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  23. Carlos II hizo mas de lo que pudo. Sus limitaciones no le permitieron mas. Una verdadera lastima, y el fin de una dinastia que quien sabe cuanto mas hubiera dado de sí.
    Realmente amor supongo que poco, y que sería mas bien conformidad y buen entendimiento. Y, por supuesto, necesidad de un heredero varón.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Hola Dame Masquée!! Creo que amor no era los que lo unía, si cariño. Los dos tenían claro que era lo que se esperaba de ellos.
    Feliz semana madame!!
    Bisoussssssss

    ResponderEliminar
  25. Lo que es la vida de la realeza, me parece que la reina era muy buena en los menesteres privados XD ¡Ja Ja Ja!
    Aunque lo describio de forma elegante, eso queria decir, o yo y mi mente perversa, lo mal interpreto XD
    Como sea, la describia con bastante galanteo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Tanto acaparaba Felipe II que olvidó algo muy importante... el ir delegando parcelas de gobierno a su heredero, no se si Felipe III hubiera sido mejor rey de otra forma, pero es que cuando llegó al trono casi no tenía ni pajolera idea de lo que era aquello y el siguió a lo que había hecho siempre, cazar y vivir bien

    ResponderEliminar
  27. Así es, madame Gabriela, yo opino igual. Era una suerte cuando al menos se podia llegar a ese buen entendimiento. No siempre era así.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. No sé si sería muy buena, pero lo cierto es que el rey tenía obsesion por dejar un heredero varón, y se aplicaba diariamente a la consecución de su objetivo.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Yo creo que Felipe III no daba mas de sí. La cosa tenía mal arreglo, y su padre debía de darse cuenta. Tal vez pensara que cuanto mas apartado estuviera de tareas de gobierno, tanto mejor para españa.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Madame, me es imposible creer que Felipe no riese nunca, es algo natural e innato al ser humano. Desde luego, si no lo hizo jamás, debió ser un hombre triste!!! Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  31. Este Felipe era conocido como "El Prudente" ¿cierto Madame?, todavía recuerdo mis clases de historia jejeje

    Por cierto que tras leer la descripción del Abad acerca de le persona del rey me alegro de no haber coexistido con él en esa misma época ni de gozar de su conocimiento, pues con semejante descripción deja a cualquiera en paños menores...

    Ana de Austria refleja en los cuadros en que aparece una templanza y un buen carácter dignos de una reina, no sé si realmente era así como persona. Tengo entendido que era sobrina carnal del rey, su esposo, ya se sabe que en aquella época la cosanguineidad no era tenida demasiado en cuenta.

    Hay un detalle que me llama la atención; tanto en esta imagen de ella que usted nos obsequia como en otras que he visto ya se la representa con un guante en una mano y la otra descubierta. ¿Tiene idea de por qué es así? Seguramente sea una obviedad, pero ahora mismo me pilla desubicada...

    Besos de una amiga bloggera

    ResponderEliminar
  32. Llegó a ser un hombre triste, madame, en efecto, a base de tanta desdicha personal. En un principio era simplemente serio.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Así es, madame Akasha, el rey era llamado el Prudente, recuerda usted bien. Y ella era sobrina suya, en efecto, hija de su hermana María.
    En cuanto a los guantes, no soy experta en arte ni mucho menos, pero creo que los guantes significaban distinción. Podría estar relacionado con el hecho de que durante la edad media nadie podía permanecer enguantado en presencia de una persona de rango superior, por lo cual aparecer con un guante podría indicar que esa persona puede llevarlo porque no hay nadie superior en rango. Es frecuente en los retratos de miembros de la realeza, pero tambien lo he visto en otros personajes.

    Feliz tarde de lunes, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, una gran entrada, la vida del rey de España, Felipe II es de los más interesante, sin duda fue un muy buen rey, es indudable que cometió errores estratégicos de gran envergadura, pero tuvo durante su reinado toda la dignidad propia de un rey, por otro lado madame en lo personal no creo que Ana de Austria lo haya “amado”, sin embargo, creo que ambos pudieron lograr una convivencia muy sana y muy gratificante en el aspecto de una familia, discreta y unida.

    Espero madame que pronto pueda hacer un artículo sobre la hermana menor de doña Ana, Elisabeth, la esposa de Carlos IX, mi princesa favorita de la historia de Francia.

    Le envió un saludo madame y quedo a sus pies como siempre

    ResponderEliminar
  35. Hola Madame:
    Dos personajes que marcaron no solo su época de vida sino después su linaje lo que dejo en el mundo.

    Interesante descripción que deja de Felipe II. Si supiera que mi primer contacto con el nombre fue el que tenía una publicidad que decía: Felipe II, el mejor brandy del mundo....

    Ana de Austria siempre me ha parecido muy estrictas en sus asuntos religiosos y de la corona. No debía ser menos en sociedades donde la mujer era prácticamente un objeto decorativo.

    Saludos Madame.
    Voy a la corte

    ResponderEliminar
  36. CAROLVS II, REX HISPANIARVM; si me tacha de caradura por opinar con respeto, usted mismo se califica. Eso tiene un nombre.
    Dame Masquée; en absoluto he faltado el respeto a ninguno de sus comentaristas. Solo he expresado mi opinión, en la cual me reitero.
    Y como entiendo que este es su espacio, y que todo este asunto está más que pasado de vuelta, le pido disculpas por la intromisión y me despido.
    Un placer haberle leído durante todo este tiempo-y ha sido mucho-, a usted y la inmensa mayoría de sus comentaristas.

    ResponderEliminar
  37. Monsieur Napoleon, estoy totalmente de acuerdo en su apreciacion sobre el matrimonio.

    En cuanto a su petición, es usted siempre tan encantador conmigo que no podría negarle ese texto. Pronto lo tendrá usted listo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Acaso le he dicho yo a usted que haya faltado al respeto a alguien, madame? Creo que lo unico que he dicho es que no es justo que descalifique usted y llame extremistas y aduladores a la gente que me deja comentarios, simplemente por expresar unos elogios que en realidad, si lo piensa, tambien me ha hecho usted misma. Aparte de lo cual no tengo nada contra usted, que no tiene culpa de lo sucedido.

    Siento mucho todo este lamentable incidente, que espero al menos sirva para que cosa así no vuelvan a ocurrir.

    Y tiene mucha razon: todo esto esta muy pasado de vuelta, si bien me permito hacerle observar que no soy yo precisamente quien lo esta estirando.

    Muchas gracias por la atención que me ha dedicado durante este tiempo, madame.

    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  39. Uy, monsieur Manuel, disculpeme usted, que me habia saltado su comentario con todo este asunto. Lo siento muchisimo.

    Yo creo que ambos hacian buena pareja, Y tambien que si Felipe II levanta la cabeza y ve que lo han convertido en una marca de brandy, vuelve derechito a la tumba, jiji. Vaya ocurrencia, si al menos le hubieran puesto Pepe Botella o algo asi!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Nunca sabremos si los esposos llegaron a amarse, porque creo que en el lenguaje de las casas reales tal palabra era obviada en cuanto a casamientos se refería. La principal función era obtener herederos para legar los inmensos señoríos de los que una corona se componía, el amor era secundario.

    Sin embargo, creo que Felipe II no se hubiese casado nunca con su sobrina si hubiese tenido herederos varones de su querida Isabel de Valois. El nuevo matrimonio era asunto de estado, como bien diría él, y por ello enlazaba su sangre con su sangre, práctica que acarreaba no pocos problemas consanguíneos como sabemos. Creo que Ana de Austria admiraba a su tio, era el adalid de la familia, su cabeza y ella se sentiría muy feliz ante la noticia de su boda con él. Además parte de su educación se había centrado en la misión de ser buena esposa y madre. Amor no creo que hubiese; cariño, sí.

    Por otro lado, creo que la figura severa de Felipe II era sólo una máscara que él imponía hacia el exterior, para la posteridad. Otras noticias nos hablan de padre y esposo tierno, de ocurrencias divertidas y humor magnífico. Por cierto, dice que no le gustaba el ejercicio, pero todos los días cazaba, pescaba o salía a pasear por el campo. Era uno de los pocos entretenimientos que tenía para olvidarse d elos kilos de papeles que le rodeaban.

    Un besito.

    P.D. He visto el jaleo de las copias. Pero, ¿la gente cómo puede ser tan caradura?

    ResponderEliminar
  41. Estoy de acuerdo con usted sobre el asunto del amor en el matrimonio. Para mí claramente era mero interes dinastico. En realidad lo de la carta de don Diego sobre el amor que muestra el rey es un comentario un poco picaro, que hace mas bien referencia a que la visitaba cada noche.

    En cuanto a lo de no casarse de haber tenido un varon, no estoy tan segura, porque al enviudar por cuarta vez volvió a tantear la posibilidad de un nuevo matrimonio, y eso que el pobre dónde iba ya.

    Sí, madame, ha habido marejada por aquí. Ha sido muy desagradable, así que espero que esté todo defintivamente concluido.

    Y para que vea la mala voluntad que hay, nadie ha entrado a ofrecer precisamente una disculpa a pesar de que hay quien se declara descaradamente responsable del desaguisado. Resulta hasta increible.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Creo que por mera educación tenían que haberse disculpado. Si que la gente no tiene vergüenza. En fin...

    En cuanto a lo del quinto matrimonio del rey, creo que su plan se basaba en una obligación dinástica. Debía de ser horrible ver cómo iba muriendo hijo tras hijo, y en su vejez sólo le quedaba el pequeño Felipe. Una vida obsesionada con el peso de la descendencia, ¡qué horror!

    Besitos y buenas noches también para usted

    ResponderEliminar
  43. Madame:
    No tiene porque pedir disculpas al respecto de saltarse mi comentario.
    Yo creo que cuando se deja un comentario de elogios hacia su persona o hacia el post es porque realmente lo vale.
    No se si seré adulador, pero en cuanto a mi le seguiré dejando este tipo de comentario
    Saludos Madame y a sus pies.....

    ResponderEliminar
  44. Muchas gracias, monsieur, es usted muy amable. Le agradezco mucho sus atenciones.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)