miércoles, 18 de agosto de 2010

El Laberinto de Rosamunda



Enrique II de Inglaterra
no fue precisamente un esposo modelo. Se había casado con Leonor de Aquitania, a la que era infiel, y ella se vengó del abandono de su esposo incitando a sus tres hijos mayores a rebelarse contra su padre. Ante el peligro que representaba esta mujer, Enrique decidió encerrarla. Entonces, en palabras de Giraud de Cambrie, “una vez que hubo encerrado a su esposa Leonor, él, que hasta el momento había practicado el adulterio en secreto, no se preocupó más y actuó a ojos de todo el mundo, abiertamente y sin recato, con Rosa del Mundo, que, valga el juego de palabras, era más bien una Rosa Inmunda”. Se trata, naturalmente, de Rosamunda Clifford.

El abad de Jervaulx nos lo cuenta así: “El rey Enrique, aunque ornado de muchas virtudes, tenía también vicios que lo llevaron a deshonrar la dignidad real. Poseído por la lujuria, rompió el lazo matrimonial. Encarceló a la reina Leonor, su esposa, y su adulterio fue manifiesto, pues tenía a su lado, abierta e impúdicamente, a una muchacha llamada Rosamunda. Para esta estimable muchacha el rey hizo construir en Woodstock una sala de admirable arquitectura, parecida a la obra de Dédalo, con el fin de evitar que la reina pudiera llegar a ella fácilmente”.

Según el cronista Higden, Enrique adoró a Rosamunda, y da parecida versión: como era tan celoso, quiso alejarla del mundo para que, por una parte, sus posibles rivales no pudieran acercarse a ella, y por otra para ponerla a salvo de la venganza de Leonor. A tal fin hizo construir en Woodstock, no lejos de Oxford, un palacio en forma de laberinto en el que era muy difícil entrar. Cuando alguien lo lograba, se encontraba ante una red de corredores que no conducían a ninguna parte, con muros recubiertos de espejos que ampliaban el efecto desconcertante de aquella gran tela de araña. Allí tenía Rosamunda varios aposentos, y, a excepción de varias doncellas que la servían, él era el único que tenía acceso.

La historia, como bien apunta Jean Markale, tiene las características de los cuentos del siglo XII de Marie de France, cuyo tema suele ser el de viejos maridos que aprisionan a sus jóvenes esposas. Es el argumento del famoso lai de Guigemer, en el que el héroe llega por mar hasta la torre donde reside su amada, un lugar aislado del mundo. Es evidente, pues, que el laberinto de Rosamunda es una invención, aunque sí es cierto que el palacio de Woodstock fue acondicionado para servir de residencia real.


Continuando con la leyenda, Leonor, advertida de que su esposo ocultaba allí a su amante, se habría trasladado a Inglaterra. La reina consiguió sobornar a uno de los albañiles que había trabajado en la construcción del edificio para que le proporcionara un plano del laberinto. Aprovechando una ocasión en que el rey estaba ausente, Leonor reunió 20 hombres armados y se dirigió hacia allá. Dejó a sus acompañantes ocultos en un pequeño bosque y se presentó sola. Al centinela no se le ocurrió desconfiar de una mujer sin escolta, de modo que bajó el puente levadizo. En ese momento los soldados salieron del bosque, asesinaron al centinela y a los otros guardias encargados de la vigilancia del castillo y después acompañaron a Leonor a través de los corredores.

"En el primero de ellos la reina contó ocho puertas y abrió la novena. Se encontró en una nueva galería con diversos accesos. En el tercer cruce giró a la derecha y contó 25 pasos. En ese lugar había una trampilla, poco visible. La levantó y descendió seis escalones. Llegó entonces a una oscura bodega; siguió la pared derecha, tres veces el largo del brazo, subió otros 6 escalones y llegó a un largo corredor. Entonces, sin vacilar, se dirigió hacia la última puerta a la izquierda".


Leonor entró en la estancia y vio a la bella Rosamunda acostada en un lecho cubierto con ricos tapices. Según una versión, la agarró por los cabellos y la traspasó con su espada. Otra, recogida en las Crónicas de Londres, del siglo XIV, dice que se abalanza sobre ella, le arranca los vestidos, la mete desnuda en una bañera llena de agua y hace venir a una anciana que le corta las venas. Mientras la joven se desangra, llega otra mujer que le coloca sapos en los senos. Una tercera versión muestra a Leonor dando a elegir a su rival entre el puñal o el veneno, y a Rosamunda resignada a beber la copa que le tienden. Autores posteriores ofrecen versiones según las cuales Leonor se habría contentado con apoderarse de su rival y encerrarla en un convento.

Todo es falso en esta historia. Rosamunda murió en 1177 en el convento al que ella misma se había retirado mientras Leonor estaba encerrada y sometida a fuerte vigilancia, sin posibilidad de hacer nada contra la amante del rey. Así lo recoge la versión del abad de Jervaulx, que concluye: “…murió poco después, y fue enterrada en una tumba decorosa, en el cabildo de las monjas de Godstowe, encima de Oxford, con esta inscripción: “En esta tumba yace la rosa del mundo, rosa no mondada / No exhala ya perfume, sino fetidez, ella que siempre olía bien”.


Pero la leyenda se extendió, gracias a baladas medievales como Fair Rosamund. Y al ser disuelto el convento en tiempos de Enrique VIII, Leland, anticuario del rey, refiere que se abrió el sepulcro de Rosamunda y se hallaron los huesos, que emanaban un perfume suavísimo, dentro de una bolsa de cuero reforzada con cintas de plomo. O sea, que poco faltó para que incluso fuera elevada a los altares.

Rosamunda se convirtió en heroína romántica, celebrada por numerosos escritores no sólo en Inglaterra, sino en toda Europa y durante siglos. La leyenda inspiró a Tennyson y Schubert utilizó el argumento para un ballet.



Bibliografía:

La vida, la leyenda, la influencia de Leonor de Aquitania, dama de los trovadores y de los bardos bretones – Jean Markale
El libro de los laberintos – Paolo Santarcangeli y Umberto Eco


39 comentarios:

  1. Curioso lo del laberinto. Siempre me he preguntado si la reina Leonor no tuvo ningún amante, aunque sólo fuese por despecho. Aunque creo que le gustaba más fastidiar a Enrique de forma más dura, buscándole enemigos dentro y fuera de casa.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  2. Madame,
    la gran Leonor de Aquitania... ¿Nos brindará algún detalle cotidiano sobre este personaje?

    Feliz noche marinera.

    ResponderEliminar
  3. Madame menos mal que no es verdad porque que barbaridad, menuda brutalidad tiene el cuento jeje.

    Muchos Besos

    ResponderEliminar
  4. Y diran lo que quieran del rey y la amante y la reina, pero que romantica es la leyenda =)

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Ha dado usted en el clavo, monsieur. Ella iba directa adonde mas dolía. No se andaba con chiquitas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Puede ser. Algo se me ocurrirá, aunque sea un tema que en realidad creo que ya han tocado varias personas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sí, pobre Leonor, vaya como la dejan. No es que ella sea una monjita de la caridad, pero vaya, con esto se pasaron un poco.

    Buans noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Eso sí, una de esas leyendas medievales tan evocadoras y sugerentes, fuente de inspiracion para muchos artistas despues.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hermosa y triste leyenda, Madame.

    Por cierto, el que escribió el epitafio de Rosamunda, gastaba un poco de mala leche.

    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  10. jijiji, se ve que no era poeta, monsieur. La verdad que escuchado hoy dia, suena poco halagador.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Dame Masquèe!! Me encantò madame. Como toda leyenda es fascinante amiga.
    Coincido con el amigo Perikiyo.
    Feliz noche madame!!
    Bisousssssss

    ResponderEliminar
  12. Sí, la verdad que es un epitafio poco glamouroso, y, como se ve, la realidad casa mal con la leyenda.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Uy, perdón, madame Gabriela: le respondí desde el otro, lo siento.

    ResponderEliminar
  14. Qué epitafio, madame!

    Ah,ya que todos sugieren... que le parecería escribir sobre Malmaison?, si me preguntan, quisiera tener un retiro como el de Josefina, rodeado de plantas exóticas y con toda clase de lujos, incluso ese auto del que hable ayer... se me hace agua la boca, jajaja.

    Gros bisous

    ResponderEliminar
  15. Triste final el de Rosamundo y el de la Reina leonor y tan solo por el capricho de un hombre. Madame hace unos días escribí sobre Laberintos y hacía una breve cíta al de Woodstock y a la leyenda de Rosamunda pero no conocía la historia real.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Qué honrada me haces sentir al dedicarme una entrada, además de que respondiste tan pronto a mi propuesta!
    Muchas gracias, madame! Me encantó esta entrada! Me hacía falta conocer un poco más acerca de esta rival de mi tan querida Leonor... Y pobre. sobre todo, qué mal la dejaron las crónicas de la época con esta leyenda que, aunque interesantísima, es muy cruel!, sobre todo para Leonor que tanto hizo por el arte trovadoresco; mientras que estos qué mal le pagaron!
    Por suerte existe la historia que demuestra que ella es totalmente inocente, al menos en este caso, porque sí que hizo de las suyas; pero no se las merecería este esposo infiel? Yo creo que sí, y por fin una mujer, sobre todo pos aquéllas épocas, le dio su merecido, o al menos lo intentó. Aunque, bueno... muy bien no le fue al final: confió demasiado en sus hijos, quienes no hicieron gran cosa, sobre todo Juan sin Tierra; le salieron debiluchos, (a ella no salieron, eso es seguro, jaja!).

    Estoy desesperada por conseguir una buena biografía sobre esta mujer, Leonor, no Rosamund. Solo leí un libro que me regalaron, y la verdad que me resultó medio -por no decir bastante- fantasioso. Pero en fin, qué se puede pedir de una novela histórica, cuando siempre será mucho mejor la opción de biografía. Pero no quiero menospreciar a las novelas históricas, cuando hay muchas muy buenas, pero no era el caso de esta. Sin embargo rescato algo: al menos conocí algo más de Leonor, aunque la mayoría de los datos sean ficción.

    Podrías decirme, madame, cuál es la obra de Tennyson inspirada en Rosamund?
    Respecto a la bibliografía que utilizaste: El libro de los laberintos, pertenece a esos dos autores que nombras? Nunca me imaginé que Umberto Eco compartiera "cartel", por así decirlo, con alguien más.

    Un abrazo, y siempre un placer, como acostumbro decir con gran veracidad =)

    ResponderEliminar
  17. POR QUE EN UN POEMA, CREO SE LLAMA LEONOR DE AQUITANIA, DICE"QUE TRISTE ES AMAR, Y NO PODERLO DECIR".
    QUE HISTORIA TRISTE, AL FIN LAS DOS MUJERES ERAN PRISIONERAS.
    SALUDOS MADAME

    ResponderEliminar
  18. Bueno, monsieur, a mí Malmaison no es que me inspire mucho, pero veremos lo que podemos hacer. No le prometo nada espectacular, pero sí buena voluntad. Deme algo de tiempo.

    Feliz dia, monsieur Mathias

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Es verdad, madame, recuerdo su interesante entrada sobre los laberintos, en la que tambien mencionaba mi favorito: el de Teseo y el Minotauro.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Hay varias buenas biografias sobre Leonor. Afortunadamente hay mucho material sobre ella en realidad. Personalmente me agrada la de Alison Weir, puesto que tengo debilidad por dicha historiadora.

    Sí, el libro de los laberintos es de esos autores. Unberco Eco escribe solo sus novelas, pero esto es una investigacion de otro tipo.

    En cuanto a la obra de Tennyson, se trata de teatro: Becket. Rosamunda es uno de los personajes. Y por cierto que puede encontrarla online si lo desea. Le he buscado el link:

    http://www.readbookonline.net/title/4305/

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Pero no fue así en realidad. Rosamunda nunca estuvo prisionera, y cuando se retiró al convento, un año antes de morir, fue por su propia voluntad.
    Las leyendas tienen extraños caprichos!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Y qué sería de los poetas y de los músicos sin leyendas como ésta con más parte de ficción que de realidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Leyenda y realidad en muchas ocasiones difieren, y casi siempre es más bella la leyenda

    ResponderEliminar
  24. Hola Madame:
    Esta Leyenda sirvió hace algunos años ya (muchos diría yo) en mis años escolares de secundaria a una representación de obra de teatro escolar.
    Desde entonces tome el gusto por las Islas Británicas y sus leyendas Madame. Esta en particular, tengo que casi todas las versiones posibles.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  25. Muy buena historia, como simpre. La verdad es que la historia esta llena de lleyendas que, con el paso del tiempo terminan convirtiendose una especie de realidad para aquellos que la cuentan.
    Incluso, quizás alguna de las historia que hoy damos como verdaderas, no halla sucedido jamás y nunca nos enteraremos ;).
    Un Saludo. Hasta Pronto.
    Uriel

    ResponderEliminar
  26. Curioso nombre, Rosamunda e interesantes leyendas... lo de los sapos en los senos, si no recuerdo mal, era el simbolo de la lujuría, al menos en la Edad Media. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  27. La edad media no tendria ese encanto de no ser por leyendas como esta, que animan nuestra fantasia.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Bueno, segun para quien, jiji, porque a Leonor no debio de parecerle nada bonita. Pero sí, como relato la verdad es que es extraordinario, hasta en la minuciosidad con que se describe el laberinto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Mire por dónde, monsieur, he ido a dar con una de las mas emblematicas para usted! Espero seguir encontrando temas de su agrado.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Es verdad, como la llegada del hombre a la luna, no?, que dicen que tambien es leyenda :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. No me diga, madame! No tenía ni idea del significado de lo de los sapos, pero vamos, vaya un concepto tenían de la lujuria, entonces!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. la verdad es heredera de la poesía.

    ResponderEliminar
  33. Mil gracias por la info del link!
    Y en cuanto a las biografías: Aquí en Argentina solo pude saber de una, actualmente, al menos, que se consigue en el mercado; el resto son ediciones que no volvieron a salir, y ni en librerías de usados he podido dar con ellas =(
    La que sí consigo me costaría: $185, lo que en dólares o euros sería algo de entre 35/40 según la moneda. Tendré que ahorrar, porque el que quiere celeste, que le cueste =P
    Más besitos por aquí para ti!

    ResponderEliminar
  34. Excelente muestra literaria de una añeja leyenda que evoca los verdaderos laberintos del alma. Yo no soy celoso, pero tengo a mis ideas vigiladísimas en un castillo que al ser interior, en cierta forma evoca el de nuestra Santa Teresa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. A Leonor seguramente le hubiera gustado encontrar a esa heredera, monsieur Gonzalo. Imaginase para cuantas generaciones fue culpable de un crimen atroz.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Le aconsejo entonces que siga buscando el librerias de segunda mano, porque seguramente algo acabará encontrando. El personaje es ciertamente popular.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Me pregunto por qué vigila usted tanto a sus ideas. Teme algo de ellas, monsieur? En cualquier caso, cuando las libera usted en su blog se ven hermosas.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Los monarcas ingleses es que la sacan a una de quicio. Qué descaro se gastaban.
    Yo es que trino con el Enriquito VIII, por poner un ejemplo. Y ahora me entero de esta otra prenda de la Gran.

    ¿En qué círculo infernal arderán estos tipos? Porque el de los lujuriosos se les queda chico...

    ResponderEliminar
  39. En el de la ley del embudo, madame: lo ancho para ellos y lo estrecho para sus reinas, siempre.
    Claro que, por otra parte, Leonor le hizo más o menos lo mismo al rey de Francia antes.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)