jueves, 12 de agosto de 2010

El falso zar Pedro III


-->Pedro III

Stefan Mali (Esteban el Pequeño) fue un impostor que se hizo pasar por el zar Pedro III de Rusia, asesinado en 1762. Cinco años después de la muerte de Pedro, apareció este personaje en Bocche di Cataro, Montenegro.

Como todos los aventureros, Stefan contaba con buenos recursos personales. Había ejercido la medicina, pero era un oportunista que sabía moverse en todas las direcciones. Cesare Augusto Levi afirma que “era de buena presencia, bien proporcionado y de nobles ademanes. Era tan elocuente que con simples palabras ejercía un enorme poder no sólo sobre el populacho, sino también sobre las clases más altas… Desde luego debe de haber conocido al verdadero Pedro III, pues imitaba su voz y sus gestos”.

En aquel tiempo Montenegro estaba gobernado por el vladika Sava, quien, tras haber pasado 20 años dedicado a la vida monástica, resultaba incapaz de gobernar una nación turbulenta siempre hostigada por los turcos. La gente quería un gobernante fuerte, y como estaban descontentos con el que tenían, el reconocimiento de Stefan resultaba de una gran importancia. Él les contó una historia maravillosa sobre sus aventuras desde el momento en que se suponía que lo habían matado, y, como manifestó su intención de no regresar nunca a Rusia, los montenegrinos estaban encantados de contar con él como nuevo aliado en su lucha por el mantenimiento de la independencia. Tan fuerte era su capacidad de convicción que el patriarca serbio le envió un espléndido caballo como regalo.

 Montenegro

El vladika accedió a regresar a su retiro espiritual y permitió a Stefan que gobernara en su lugar.

El falso zar gobernaba bien. Se dedicó infatigablemente al castigo de los malhechores, y pronto en su reino se hizo ejecutar a los acusados de robo. Estableció tribunales de justicia y trató de mejorar la comunicación en su pequeño reino.

Mientras tanto las potencias extranjeras, creyeran o no en su autenticidad, habían cerrado los ojos a su existencia, y así pensaban continuar mientras bajo el dominio de Stefan Montenegro no se convirtiera en un peligro para cualquiera de ellas. Rusia había sido la primera potencia en reconocer la existencia del pequeño Estado de Montenegro. A comienzos del siglo XVIII Pedro el Grande, al percatarse de que los montenegrinos podrían serle útiles contra los turcos, les ofreció su protección.

Pero resulta que el impostor realizaba su labor con tal éxito que comenzaron a temer que tratara de extender su dominio hacia las zonas fronterizas. Venecia, entonces en posesión de Dalmacia, se alarmó, y Turquía comenzaba a considerar al nuevo gobernante como un agente de Rusia. En vista de todo esto decidieron declararle la guerra.

Pedro el Grande

En ese momento Stefan dio muestras de debilidad, no atreviéndose a enfrentarse al ejército turco que atacó Montenegro. El gobierno ruso comenzó a darse cuenta de la importancia de la situación, y la emperatriz Catalina envió una carta denunciándolo como impostor. Él admitió la acusación y fue encarcelado. Pero la situación bélica requería un hombre fuerte al frente de los asuntos, y la solución estuvo finalmente en manos del príncipe Dolgourouki, representante de Catalina, que, considerando que las situaciones excepcionales requerían remedios excepcionales, no vio otra salida que reconocer al falso zar como regente.

Así pues, Stefan Mali fue restaurado en el poder y gobernó Montenegro hasta 1774. Se había quedado ciego y se retiró a un monasterio. Allí fue asesinado por su sirviente griego Casamugna, se dijo que por orden del pachá de Scutari, Kara Mahmound. De ese modo murió igual que el hombre cuya identidad había usurpado.

36 comentarios:

  1. Vaya con el impostor. Menudo elemento. Un pícaro en Montenegro. Aunque bien pensado, muchos de los auténticos zares no han sido mejores gobernantes. La legitimidad no exime de torpezas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Madame, este impostor si que se las supo arreglar bien, llegò a gobernar un paìs fingiendo ser quien no era por mucho tiempo. En fin...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Curiosa historia de usurpación... el tipo farsante y todo no era mal gobernante aunque mal guerrero para luego pasar por la vista gorda de todo el mundo y ser asesinado cuando ya no tenía influencia... que triste fin

    ResponderEliminar
  4. Apasionante historia. De todas maneras, todos los reyes, zares y emperadores son farsantes. Los que se hacen pasar por otros y los que no...

    ResponderEliminar
  5. Madame, otra de impostores. Muy hábil este falso zar, que a falta del trono de todas las Rusias, se conformo con gobernar el minúsculo estado de Montenegro. Un poco de coraje y se hubiera convertido en un héroe.

    Tórridos saludos

    ResponderEliminar
  6. Como se ve, la historia está llena de impostores, gente sin escrúpulos que no duda en suplantar la identidad de grandes personajes para obtener sin duda lo que ansían: popularidad y buena vida.

    En este caso concreto al menos el impostor no fue un lastre para su país, sino que encima gobernó bien y con acierto.

    Una ironía, ¿no cree? que muriera de igual modo que el verdadero zar.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. La Dame Masquée...

    La Historia está plagada de grandes impostores pero el caso que nos trae a colación es a la vez que curioso, un hecho excepcional en si mismo por el extraordinario "doblaje" que hizo del Zar. Además, paradójicamente no fue un mal gobernante, sino todo lo contrario, hasta que empezó a ser un personaje muy tenido en cuenta por las naciones de la región. Su encarcelamiento y excarcelamiento es otro episodio más en esta singular vida que ¡oh¡, paradojas del destino, le llevó a la misma muerte que Pedro III.
    ¿Quedarán casitas libres en esa pequeña península de Montenegro?

    A sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Hola Dame Masquèe!! Creo que todos, aunque no como el impostor se beneficiaron de alguna manera. Pero la vida en algún momento cobra lo que se le debe y su muerte lo demuestra.
    Feliz tarde madame!!
    Bisousssssssss

    ResponderEliminar
  9. Así es, monsieur. Llegó al poder por metodos poco ortodoxos, pero lo hizo mejor que muchos otros, excepto en batalla.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sí, Majestad, uno de los pocos ejemplos en los que el ardid de la impostura sale bien. Aunque eso sí, al final fue asesinado, pero logró su objetivo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Todo un vividor, monsieur. Debía de ser un tipo bastante notable, aunque se arrugara un poco en las batallas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Gracias, monsieur Damian por el aporte de su curiosa teoría. Bienvenido.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Fijese usted, un zar bastante venido a menos. La diferencia de tamaño entre Rusia y Montenegro era descomunal, pero para un impostor tampoco estaba mal conformarse con Montenegro.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Sí, a veces la Historia nos ofrece curiosos finales, madame Akasha. Este es uno de esos casos, haciendo coincidir el modo de morir de ambos.
    Hasta en eso fue novelesca su vida!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Monsieur Felix, si sabe usted de alguna de esas casitas a buen precio, no deje de avisar.
    No estaría mal alquilar una para las proximas vacaciones!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. La rueda de la fortuna giró varias veces para este aventurero. El ultimo giro resultó fatal, pero consiguió dejar su huella en la historia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame:

    Dentro de todo el hombre se intereso por su país y su gente.
    Algunos que no son impostores poco hacen por su gente....o más bien nada....

    Saludos Madame. Ha estado difícil la conexión por mi ciudad. Parece que aumentan la capacidad del ADSL

    ResponderEliminar
  18. Y bueno que se le va a decir al hombre este sino "vaya suerte" y que "ingenio" miren hasta donde llego a fuerza de su propia inteligencia XD

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Madame,
    ¿y si estamos ante un hábil gobernante? En el fondo, en su época los había mucho peores, por muy legítimos que fueran...

    Aprovecho para felicitarle por su último y bien merecido premio. Mme., deberá usted habilitar una sala de palacio para todos sus parabienes y honores.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  20. Por lo menos llego al poder con una mentira bien elavorada sin derramar una gota de sangre como algunos de sus colegas jeje ,lastima que duro poco .Con respecto al príncipe Dolgourouki se la ingenio bien para solucionar el tema ,Catalina quedo chocha de contenta me imagino
    Un abrazo y el cariño de siempre madame

    PD :Felicitaciones por el merecido premio,enhorabuena

    ResponderEliminar
  21. Sí, monsieur Manuel, el hecho de ser o no un impostor poco importa en caso de apuro, como era el de Montenegro frente a los turcos. Lastima que justo en eso les falló.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Tuvo una enorme suerte y tambien una enorme desgracia. La balanza oscilaba continuamente para él, del poder a la carcel, de la carcel nuevamente al poder, y luego la ceguera y la muerte tan tragica.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, madame, ya he visto que usted también esta de celebración.
    Muchas felicidades nuevamente.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. linda historia, merecedora de una película con monjes y deslumbrantes muchachas seducidas por el aventurero.

    ResponderEliminar
  25. Gracias, monsieur. Ya ve qué cosa curiosa que hasta Rusia tuvo que acabar por doblegarse y aceptarlo. La Historia tiene momentos así de desconcertantes.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Ciertamente el tema daría para una pelicula. Lo de las muchachas no sé. Ignoro si tenía dotes de Casanova, o si prefería los muchachos o qué cosa.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Buenas noches Madame, vaya con el impostor, desconocía la historia, pero parece que no lo hizo tan mal ni como impostor, ni como gobernante... es lo que tiene. Por cierto, enhorabuena por su nuevo premio!!! Si es que todos los que den son pocos. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  28. LAS CRISIS ECONÓMICAS DE LOS ESTADOS, HICIERON DESAPARECER A ESTOS PERSONAJES DE LEYENDA, ERAN UNOS LOCOS LINDOS QUE PODÍAN DAR VUELTA LA HISTORIA.
    TRISTE FINAL PARA EL PERSONAJE. SALUDOS ESTIMADA MADAME.

    ResponderEliminar
  29. Buenas noches a todos y buenas noches Madame.

    Debo decir que llegué de causalidad por aquí y me alegro, una historia apasionante la de este impostor, que mente tan particular debía poseer este carismático señor...

    Y por otro lado ya que comentan lo novelesco del asunto, y lo cercano al cine, podría ser un recuero Suprerealista de una cinta de Fellini.

    Me ha encantado esta "pizquita" enorme de la historia. Gracias.

    ResponderEliminar
  30. A pesar de como murió, este hombrecillo tuvo una gran vida. Fuera o no impostor, lo importante, me parece a mí, que resultó ser un buen hombre.
    Saludos, Madame =)

    [quiero pedirte un favorcito: podrías fijarte si mi blog tiene algún problema para recibir comentarios? Quizas es simplemente que a nadie le apetece comentar mi sitio, pero por si las dudas de que llegara a ser otra cosa muy distinta, como algún problema de configuración u otro, podrías ayudarme? Muchas gracias =)]

    ResponderEliminar
  31. Sea como fuere, él logró llevar a cabo su objetivo. Y lo de morir igual que la persona a la que suplantaba, es posible que fuera el castigo a su pecado.
    Feliz día, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias, madame Carzum, ya ve qué sabroso me ha tocado el premio esta vez!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Qué tiempos romanticos en los que estas locuras eran posibles, madame!
    La vida era entonces como una novela de aventuras.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Monsieur, muchisimas gracias por su incorporación a este espacio.
    Me alegra que la historia haya resultado de su agrado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Madame Anne, dentro de un ratito pasaré. Le pido mis disculpas de antemano, porque justamente en los ultimos dias, desde que usted se ha incorporado, no he podido pasar habitualmente por sus hogares, pero este fin de semana comenzaré a ponerme al dia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Sí, es curioso, madame, que fuera a morir precisamente de ese modo. Claro que el personaje tenía muchas papeletas para no morir tranquilamente en su cama!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)