lunes, 2 de agosto de 2010

El Conde Fernán González


«Quiso Dios al buen Conde esta gracia facer,
Que moros nin cristianos non le podían vencer»

(Poema de Fernán González)



La leyenda ha convertido a Fernán González en el fundador virtual de Castilla, y en el máximo exponente, junto con el Cid, de sus virtudes más características.

El padre de Fernán González era uno de los muchos jefes locales que se habían arrogado el título de conde mediante la fundación de una ciudad fronteriza, en este caso la de Lara. Murió en el año 916, y la madre de Fernán consiguió conservar la posesión del castillo y sus pretensiones legales hasta que su hijo fue mayor de edad.

En el 929 Fernán se convertía en el legítimo conde de Lara. Más o menos por entonces contrajo un matrimonio muy ventajoso con Sancha, una de las hijas de la reina Toda de Navarra. Sancha era ya viuda del rey de León, Ordoño II.


Durante los años siguientes Fernán fue uno de los principales jefes militares al servicio de Ramiro II de León. En el 939 tuvo un papel destacado en la batalla de Simancas, en la que fueron derrotadas las tropas del califa Abderramán III, y obtuvo el título de conde de Castilla en compensación por sus servicios. Hacia el 940 se enfrentó con Ramiro, al parecer por su pretensión de ser nombrado conde de Monzón, aunque no pudo impedir que el título pasara a la familia rival de los Ansúrez. Durante la rebelión fue capturado y encerrado en prisión. Dos años más tarde obtuvo la libertad a cambio de un juramento de fidelidad y de su renuncia a las tenencias regias.

Pero Fernán González pronto recuperó su popularidad, y con ella sus antiguos títulos. Casó entonces a su hija Urraca con el heredero de Ramiro, convirtiéndose de ese modo en suegro del futuro rey Ordoño III. Las relaciones entre Ordoño, su esposa y su suegro no fueron muy cordiales, y ni Fernán González ni su hija pasaron mucho tiempo en León, de modo que cuando Ordoño murió inesperadamente en el 956 no dejaba ninguna descendencia.


Condado de Castilla (click para ampliar)

Esta muerte dio a Toda de Navarra la oportunidad de restablecer su influencia en León, que antaño fuera grande debido a que otra de sus hijas había sido esposa del rey Ramiro. Ahora, al morir Ordoño sin descendencia, el heredero lógico era su hermano Sancho, el cual era el nieto de Toda. Pero Fernán González intentó oponerse: casó rápidamente a su hija, la viuda de Ordoño, con un primo del rey fallecido, intentando que la nobleza gallega y leonesa le reconociera como Ordoño IV. La reina Toda formó una coalición contra él, formada por Navarra, Córdoba, la familia Ansúrez y un sector importante de la nobleza leonesa. Fernán González fue atacado y hecho prisionero en Pamplona, aunque liberado tras firmar otro pacto con la temible reina, un acuerdo en virtud del cual se comprometía a ayudar a Sancho a conquistar el trono de León, abandonando así a su suerte a su nuevo yerno Ordoño IV.

Mientras tanto su esposa había muerto, por lo que rápidamente se casó con otra heredera Navarra, Urraca, hija del rey García Sánchez. En el 962 moría su yerno en Córdoba, donde había sido recibido amablemente por el califa. Fernán González casó entonces a su hija por tercera vez con el príncipe Sancho Abarca, heredero del trono de Navarra.

Sepulcro de Fernán González
es.wikipedia.org/wiki/Fernán_González

En el momento de su muerte dejaba tras de sí una vida muy aventurera en la que se había enemistado y reconciliado sucesivamente con los monarcas reinantes, había hecho dos ventajosos matrimonios y había conseguido casar a su hija con tres herederos al trono de León y Navarra.

Los restos de Fernán González fueron enterrados en el Monasterio de San Pedro de Arlanza y posteriormente trasladados en 1841 a la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias junto con los de su esposa Sancha..



Bibliografía:  
Introducción a la España medieval – Gabriel Jackson

38 comentarios:

  1. Fernán González, un personaje decisivo en la Reconquista. Los castellanos le debemos mucho a este hombre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Curioso personaje, D. Fernán. Por cierto, que siempre me pregunté, ¿cómo pudo llamar a su hija Urraca??? y peor aún, ¡qué manera de utilizarla como moneda de cambio!!! Ains, qué tiempos!! Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  3. Madame me ha encantado esta entrada, me apasionan los temas mediavales castellanos...y aquì tenemos al fundador del futuro Reino de Castilla que tanta importancia habrà de tener en Espana, Europa y el Mundo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, así es. Digamos que el fue la base de todo. Un personaje clave.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Ya ve, madame, lo que son las modas con los nombres. En la epoca era bastante común, por lo cual supongo que era considerado un nombre bonito.
    Lo de ser moneda de cambio, el matrimonio fue así hasta el otro dia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Estaba segura de que el personaje resultaría de su agrado, monsieur. Por supuesto, la importancia como fundador de Castilla es enorme, aunque el nunca llevara corona.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Que gordo me cae...Perdone Madame, pero los cazurros tendemos a ser rencorosos con según que gente...el Cid tampoco nos gusta (jeje)

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Personaje controvertido, el amigo Fernán. Vale que el Cid tuviese claros y oscuros, pero éste parece que lo tiene todo oscuro. En fin, he visto comentarios más favorables más arriba...
    Feliz lunes, Madame

    ResponderEliminar
  9. Interesante entrada, y que mire por donde no sabía yo que era el padre de Doña Urraca...

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  10. Ah pues no conocía yo el odio "cazurro" por Fernán Gonzalez, aunque claro, en realidad es logico.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Claro, los castellanos tenderan a hacer comentarios favorables, y los leoneses desfavorables. Es natural. Cada uno habla de la feria segun le va en ella. Creo que el proverbio es algo asi, no?

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Madame Akasha, es que fijese que en la epoca el nombre era bastante popular, de modo que hubo varias Urracas. Las mas famosas fueron doña Urraca la de Zamora, hermana de Alfonso VI, y tambien la hija de Alfonso VI.
    Menos mal que el nombre ha caido en desuso y no pudo tocarnos en suerte!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Hola Dame Masquée!! Un personaje importante madame. Inteligente para las alianzas matrimoniales. Muy buen post madame.
    Feliz semana!!
    Bisousssss

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué obstinado, este Fernán González!
    No es fácil casar a una hija con el heredero a un trono, en tres ocasiones.
    Por otro lado, debió de tener mucho poderío, para poder negociar su libertad tantas veces.

    Sin duda, un personaje importantísimo, Madame.

    Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  15. Hola Madame:
    Un hombre interesante, que mucho dio por su patria y por su familia.
    Le tenía rabia a la hija para ponerle Urraca?.... a lo mejor quería un hijo. Aunque quien sabe si le hubiese puesto Urraco....


    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  16. Ha ahondado, madame, en las entrañas del origen castellano. Dicho así suena categórico, pero no lo ponga en duda en absoluto pues para los burgaleses es el origen de sus raíces. Bueno, Fernán González y el mítico Cid.

    Un besito y buenas noches

    ResponderEliminar
  17. Madame,
    personaje fundamental para la historia de nuestro país. Interesante su ilustración genealógica.

    Feliz y fresca noche.

    ResponderEliminar
  18. Ya lo creo, madame Gabriela: siempre se salió con la suya, aunque atravesó momentos dificiles y por dos veces estuvo prisionero.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Me sonaba la idea, pero no estaba segura de la literalidad :)

    Buenas noches, monsieur Xibeliuss

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, monsieur Perikiyo, al parecer el conde era inasequible al desaliento. Su hija enviudaba una y otra vez, pero él venga a casarla con testas coronadas. Mientras quedara un rey, todo iba bien.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. jiji, pues ya ve cuánto les gustaba el nombre en esos siglos, que después fue muy repetido entre los miembros femeninos de la familia real.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Así es, madame Carmen. Podemos considerar a este hombre el origen de Castilla. Casi nada!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Sí, me pareció interesante incluirla, porque creo que resulta bastante desconocida. Qué dificil es seguir el rastro genealogico durante esos siglos!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Bellisima entrada madame con lo que me apasiona la España medieval ,la reconquista y las luchas internas de los reinos ,el tal Fernan Gonzales todo un personaje a la hora de elegir pretendientes para su hija y por lo que se ve mucho no le importaba caer prisionero porque siempre habria algun pacto que realizar jeje
    Un abrazo y buenas noches

    ResponderEliminar
  25. Qué personaje el que nos trae hoy, Madame!

    Me parece que a usted le gustan los personajes de sangre fría; primero Luis XIV y ahora este...Por lo visto hice bien al redactar mi autobiografia solo, jajaja.

    Au revoir!

    ResponderEliminar
  26. Hay que ver, madame, que facilidad tenían algunas para encontrar esposo!! Bueno, más bien, para que les encontraran esposo :)

    Buen martes, señora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Monsieur, picaba muy alto el conde, pero al final le salian bien las jugadas. Dicen que el mundo es de los audaces.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Así es, monsieur. Tengo una enorme debilidad por los personajes de sangre fría. Cuanto mas maquiavelicos, mejor.
    Sin embargo, le advierto que no siempre escribo sobre personajes que me gustan. En realidad el conde Fernán González me interesa muy poco, aunque soy consciente de su importancia. Y a otros incluso los detesto.
    En otras ocasiones lo que mas me gusta son las intrigas y acontecimientos, el ambientillo por la corte por encima de determinados personajes en concreto.

    Monsieur, espero que haya comenzado el curso con buen pie.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Sí, madame, una enorme facilidad que tal vez ellas no hubieran deseado. Pero no solian preguntarles!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. sembró y bien la semilla del mayor reino penínsular... sin duda su ego quedó pagado...

    ResponderEliminar
  31. al buen hombre, tesón, y ambición no le faltaban.
    coincido con el comentario anterior, que nombre para una dama...
    abrazos querida madame

    ResponderEliminar
  32. Ya lo creo. Supongo que es suficiente para las ambiciones de cualquiera, por grandes que sean.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Ya ve usted, madame. Ahora nadie le pondria ese nombre a una pobre niña, y sin embargo entonces era un nombre regio, e incluso un apelativo cariñoso. Lo que son las modas! Cómo cambian los gustos!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. ¡Viva Castilla!
    Un saludo desde Covarrubias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena tierra, monsieur. Yo no soy castellana, pero parte de mi sangre sí lo es.

      Un saludo

      Bisous

      Eliminar
  35. Buen artículo. Para saber más os recomiendo esta página www.condadodecastilla.es

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)