domingo, 6 de junio de 2010

Londres en el siglo XV


La capital y principal sede del gobierno inglés durante el siglo XV era, naturalmente, Londres, cuya extensión aproximada era de 2’5 kilómetros cuadrados hacia el norte del río Támesis. La ciudad estaba rodeada por una muralla con 7 puertas, todas las cuales permanecían cerradas durante la noche. Las principales defensas se situaban en la Torre de Londres, que era al mismo tiempo fortaleza, palacio y prisión. El edificio, sin embargo, aún no había adquirido su siniestra reputación.

Londres tenía un único puente, construido en piedra blanca. Constaba de 19 arcos y sobre él se alineaban casas, tiendas y una capilla. Desplazarse por la ciudad era más rápido por el río, porque las calles, estrechas y malolientes, frecuentemente se hallaban atestadas de carros, multitudes y ganado. En el Támesis había muchos atracaderos, y cientos de barqueros ofrecían su oficio en las aguas ya llenas de barcos mercantes y barcazas particulares. A lo largo del río se sucedían muelles y almacenes, y más allá, junto al Strand, los jardines se extendían desde las mansiones de la nobleza hasta el Támesis, cada una con su embarcadero privado.


Los visitantes admiraban el esplendor de la catedral de San Pablo, el Guildhall, el palacio de Westminster, la cercana abadía, y no menos las 80 iglesias de la ciudad. Ya crecían los suburbios fuera de las murallas, pero eran pequeños. De hecho en 1483 el italiano Dominic Mancini se sorprendió de encontrar tal tranquilidad rural y tan fértiles prados verdes como rodeaban a la capital.

Londres estaba gobernado por su alcalde, los concejales y el consejo municipal, todos ellos pertenecientes a la clase de los artesanos y de los mercaderes más acaudalados, hombres que ejercían una considerable influencia política.

La capital inglesa fue descrita por un visitante extranjero en esa época como la más ajetreada de las ciudades, mientras que un enviado milanés imaginó que era “la ciudad más rica de la cristiandad”. Por lo menos puede afirmarse que el siglo XV fue un periodo en el que el nivel de vida aumentó considerablemente. Las iglesias supervivientes, los castillos y las casas señoriales, además de los inventarios de muebles y otras propiedades, dan fe de ello.

Guildhall, edificio del ayuntamiento

Durante ese siglo se construyeron en el país pocos castillos fortificados, y los ya existentes se modernizaron añadiendo salas, ventanas grandes, lujos y comodidades. No se construían con propósito defensivo, si bien muchos tenían fosos y almenas como motivo de decoración. Los ricos se construían mansiones que satisfacían tanto su gusto estético como sus necesidades de confort. Esto demuestra la confianza en una estabilidad a largo plazo, y así continuó siendo durante la Guerra de las Dos Rosas, demostrando que el conflicto tuvo poco impacto sobre la vida social y cultural de la nación; menos del que se hubiera podido imaginar leyendo las crónicas de la época.

Muchas casas, además de tener un gran salón, se construían con otras cámaras más pequeñas para uso de la familia, reflejando un nuevo gusto por la privacidad. La chimenea reemplazó al hogar abierto en el centro de la habitación, las ventanas se hicieron más grandes, dejando entrar más luz, y con frecuencia tenían marcos tallados de madera o de piedra. Las familias que podían permitírselo ponían vidrieras en las ventanas, a menudo exhibiendo sus blasones.

Abadía de Westminster

Fue también la gran era de la construcción de edificios religiosos. Los artesanos ingleses eran particularmente hábiles tallando madera y alabastro. También resultó una buena época para la música. La corte de los York era famosa por sus músicos y por el mecenazgo hacia los compositores. El villancico, surgido como una pieza compuesta con motivo de cualquier gran ocasión, podía cantarse y bailarse, y estaba muy de moda. Muchos de los más populares villancicos de Navidad datan de ese periodo.

El inglés era por entonces el idioma de todas las clases sociales, pero la mayor parte de la nobleza hablaba francés, que había sido la lengua de la corte y de los tribunales hasta finales del siglo XIV. A los más cultivados se les enseñaba latín, que seguía siendo el idioma internacional. Los libros, aunque artículos de lujo aún al ser fabricados a mano, comenzaban a estar disponibles con mayor facilidad, en lugar de quedar exclusivamente en manos de universidades o de la Iglesia.



Bibliografía:  
Lancaster and York – Alison Weir

37 comentarios:

  1. Madame, era ya Londres una gran urbe en aquella época, aunque sin poder imaginar aún lo que llegaría a ser el siglo XIX, la capital del mundo.

    Un saludo.

    PD: ya tengo redactado la reclamación para la Junta de Andalucía, en breve la publicaré.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo, monsieur.

    Se van a enterar esos Jack Sparrow de pacotilla!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Fabulosa entrada sobre una de las ciudades mas celebres en aquel entonces ,me llamo la atencion sobre el idioma frances empleado en la alta nobleza y la maravillosa Abadía de Westminster con su estilo gotico .
    Un agradable paseo madame nos has dado esta tarde y sin niebla jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias, monsieur.
    El francés era el idioma de la nobleza normanda, desde que Guillermo el Conquistador se apoderó de Inglaterra, y despues con los Plantagenet. Hablar frances les recordaba que ellos eran los conquistadores y los otros los vencidos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. El gótico inglés, amante de las grandes vidrieras como ningún otro, era la expresión fehaciente del esplendor de la burguesía urbana y mercantil. Es curioso que ya en la Baja Edad Media fuera Londres una ciudad populosa y ajetreada. Algo que se repetirá con creces, como comenta el amigo Carolvs, cuando tenga lugar la Revolución Industrial.
    Parece que han eliminado el blog de nuestras pesadillas o lo están remodelando, porque no aparece nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Ah, no me diga que lo han eliminado.
    Hoy no habia mirado, voy a echar un vistazo. Claro, ya se debieron de enterar de que hay marejada de fondo. Si hasta copiaron la protesta de Carolus! Tienen que estar perfectamente enterados.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. ¡El Tamesis debía ser casi un pueblo en si mismo! Con tanto barco y barquero, quizás tampoco fuese excesivamente fácil el desplazamiento.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  8. Ya, jiji, debía de haber atascos tambien en el rio, choques de barcas, barqueros que se insultaban al pasar... Vamos, como ahora en las carreteras.

    Buenas noches, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  9. Como me ha gustado conocer el Londres del siglo XV Madame, que apuntaba a ser la gran ciudad que es.

    Aún se ven alguna que otra piedra de la antigua muralla, que diferencia a la city.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  10. Siempre es un placer poder viajar en el tiempo ademas de en el espacio, desde luego.

    Si, por ejemplo por Tower Hill hay incluso una estatua de Trajano que queda muy propia :)

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Le agradezco el paseo, Madame...Me he pasado el día subiendo y bajando por los riscos del Palabrario y ha sido agradable este paseo por Londres aún con todas las puertas de la ciudad cerradas a esta hora.

    Feliz Noche. Bisous

    ResponderEliminar
  12. Fabulosa entrada mi querida Madame, me ha agradado mucho conocer un poquito de esa gran ciudad que es Londres ( ya sabe, mi amada Gran Bretaña es mi debilidad...), ver cómo ha ido creciendo hasta convertirse en lo que ya en el XIX podría catalogarse como el centro neurálgico del país.
    Me encanta el estilo gótico de la gran Abadía.
    Gracias por este bello recorrido, me ha alegrado la tarde-noche de domingo remontándome a tan amados lugares.
    Saludos noble dama

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué agradable paseo, Madame!
    Me ha llamado mucho la atención el polivalente uso que daban a la Torre de Londres. Fortaleza, palacio y prisión.
    ¡Cuánto contraste en tan poco espacio!.

    Feliz comienzo de semana, Madame.

    ResponderEliminar
  14. Muy bela época y muy linda ciudad, me hubiese gustado vivir en ese momento en aquel lugar; sin embargo, tu descripción a sido tan bella que me he conformado con ella y ya no deseo viajar en tiempo y espacio a aquel sitio.
    Un Saludo Dame.
    Uriel

    ResponderEliminar
  15. sin duda contribuyó como apuntas la paz que reinaba en Inglaterra, el no tener que preocuparse por la defensa da pie a muchas cosas, pero menudo caos tendría que ser el Támesis en aquella época...

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, madame. Llego ya de mañana, con las puertas abiertas de nuevo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Para mí Londres tambien es un lugar muy amado, madame. Siempre lo tengo presente.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Ya ve cómo aprovechaban el espacio. Al maximo: palacios que servían de carcel y casi de todo, ríos que eran calles... Muy apañao todo.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Pues yo me iría de buen grado ahora mismo. Pero preferentemente al Londres actual :)
    Han conseguido que huela un poco mejor, jiji.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Lo curioso, monsieur, es que hubo guerra: la de las dos rosas. Por eso me parece un poco chocante que no hubiese mas fortificaciones. El optimismo de la gente parecía grande, dadas las circunstancias.

    Y cualquiera se bañaba en el Tamesis!

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Pues fíjese lo bien que me ha venido esta entrada, pues este verano pienso estar en Londres unos quince días, ya que hace muchos años que no voy. Y claro, como mi deformación es la historia y el arte, leo todo lo que puedo histórico de la ciudad. Ya en el siglo XV era la ciudad más poblada y rica de Europa; poco ha variado hasta la actualidad. Y espero ver todos las leyendas del London Bridge.

    Una duda que tengo, madame: el edificio del Ayuntamiento, el que sale en la foto, donde está en Westminster o en la City, donde está la casa del alcalde.
    Que tenga muy buena semana.

    ResponderEliminar
  22. En la City, monsieur.

    Espero que disfrute mucho de su viaje. Tratandose de Londres, sería imposible que no fuera así. La ciudad siempre ofrece alicientes para todos los gustos.

    Feliz semana tambien para usted

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Espléndido retrato del Londres del siglo XV, Madame, casi he podido recorrer sus calles. Mil gracias y abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias a usted, madame. Encantada de pasear en su compañia por el Londres medieval.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante, madame, gracias por el recorrido por el Londres del pasado.

    ResponderEliminar
  26. Una ciudad en pleno apogeo, por lo que veo. Aunque nunca se podrá librar de su eterna niebla procedente del Támesis. Ojalá hubiéramos podido ver ese Londres anterior al siglo XIX...

    Un besito

    ResponderEliminar
  27. Hola Madame Masquèe!! Me encantó el post, recorrer londres, ya es bello pero recorrerlo en el siglo XV, maravilloso.
    Feliz semana Madame!!
    BISOUSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  28. Pensar que el ingles es la mezcla de al menos tres idiomas y al dia de hoy con lo que ha evolucionado, si se arregla con unas 7000 palabras es too much.
    Se sorprenderian tanto los habitantes de este siglo de esto como nosotros de ver su ciudad por prospera que fuera???
    quien sabe.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta el blog.
    IMPRESIONANTE.
    Ya tienes otra seguidora

    ResponderEliminar
  30. Con gusto me hubiera dado yo un paseo en barquita por ese Londres. Claro que ya sabe vd., madame, que soy una buscadora de emociones y me hubiera gustado ir a todos los lugares del mundo en cualquier época. Si pudiera elegir, me elegiría uno de esos palacios con vidrieras de colores. Besitos.

    ResponderEliminar
  31. Gracias a usted por acompañarnos, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Uy, la niebla de Londres ya no es lo que era, madame, desde que se les ocurrió limpiar la contaminacion. Le han quitado mucho ambientillo, pero ahora es mas sano, jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias, madame Gabriela. Cuando nos cansemos del paseo nos detendremos a tomar el te.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Seguramente, madame.
    Es lastima que los idiomas esten sufriendo ese retroceso, y que cada vez parezca necesario conocer menos lexico. Acabaremos hablando por señas!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias, Lady Maria

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Es buena cosa viajar en el tiempo, en busca de emociones y con la mente insaciable de conocimientos. Resulta una grata experiencia siempre.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame, me ha encantado dar un paseo por este Londres, imaginando cada palabra, aunque creo que esta vez no me trasladaría con nuestra máquina del tiempo al Londres del siglo XV, no es de mis lugares y épocas favoritos.
    La Torre de Londres lo mismo ha valido para un roto que para un descosido.

    Feliz y lluvioso día, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)