lunes, 14 de junio de 2010

Las Aldeas de Potemkin


-->Potemkin

Se dijo que cuando en 1787 Catalina la Grande emprendió un viaje por Ucrania y Crimea en compañía del emperador de Austria, el mariscal duque Gregorio Alexandrovich Potemkin preparó, a modo de decorado teatral, una serie de aldeas bien construidas a orillas del río Dniepper, rodeadas de árboles y jardines totalmente falsos, y pobladas por figurantes disfrazados de bien vestidos y mejor alimentados mujiks. Estos se desvanecían a su paso para trasladarse con los decorados a otros lugares y seguir la farsa. De ahí la expresión aldea de Potemkin (o pueblos Potemkin) para designar una pretensión falsa que es sólo fachada con la que se pretende encubrir una realidad desastrosa.

En este caso el ministro pretendería así encubrir la situación catastrófica e impresionar a la emperatriz y a sus acompañantes, realzando el valor de las conquistas de Rusia y su propia labor como gobernador. A la zarina se le mostraban las aldeas desde lo alto de una colina, para que la distancia no le permitiera apreciar el engaño, y poniendo como excusa razones de seguridad. Pero lo cierto era que nada se había hecho por aquellas gentes, que vivían en la miseria. Catalina regresó convencida de que la región era tan próspera como se le había pretendido hacer ver.

Al menos esto es lo que los adversarios de Potemkin se encargaron de propagar por toda la corte. Y es que el ministro, acusado frecuentemente de haber alcanzado el poder sin otro mérito que el de sus habilidades amatorias, tenía muchos enemigos. Se dice que el rumor partió del enviado de Sajonia, Georg von Helbig, que no hizo el viaje a Crimea, pero que en sus despachos diplomáticos reproducía buena parte del cotilleo que circulaba por San Petersburgo.

Catalina la Grande

En la actualidad los estudiosos están divididos con respecto a la credibilidad que pueda darse a esta historia. Unos la consideran una exageración con base real, y otros un mito. Panchenko afirma que es cierto que Potemkin hizo decorar de ese modo las aldeas, pero que no fue en secreto ni pretendió hacerlas pasar por reales. Por otra parte, también se ha especulado sobre lo improbable de que Catalina no estuviera enterada de que todo era falso, dada la más que estrecha relación que tenía con su ministro. De este modo la ficción habría estado destinada únicamente a engañar e impresionar a los acompañantes extranjeros.

Tramposo o no, Potemkin fue un buen gobernador, dispuesto a hacer de Crimea la joya de la corona. Fundó el puerto de Sebastopol y varias ciudades, un arsenal, construyó una formidable armada e indujo a decenas o tal vez cientos de miles de personas a colonizar las tierras del sur. Llevó a cabo tan extraordinarias empresas, una tras otra sin reposo, que, en palabras de Cecil Adams, “uno lee sobre su vida y piensa: voy a dejar de decir que no tengo tiempo para limpiar el garaje”.

27 comentarios:

  1. y además le pusieron su nombre a un acorazado ... supongo que aunque no fuera todo atrezzo, algo de decoración si que habría, eso se hacía en todos los sitios cuando había una visita real... evitar a los soberanos ojos la vista de la miseria...

    ResponderEliminar
  2. Sí, despues se copió mucho la estrategia, y de ahi la expresion "aldeas de Potemkin" para referirse a esos asuntos. Pero ninguno ha conseguido igualar aun todo lo que dicen que simuló Potemkin! Ni Disney!

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Aldeas como esas temnemos muchas en Venezuela con este régimen autoritario y populista, puras fachadas para engañar a incautos y mucho discurso pero nada de concretar una verdadera obra

    ResponderEliminar
  4. Vaaaaya, menuda estrategia de camuflaje, aunque soy de la opinión de que no creo que Catalina estuviera ignorante con respecto a estos temas; muy bueno habría de ser el decorado si no...
    De todos modos esto del "tapado" sigue estando de moda hoy día en diferentes aspectos, sobretodo políticos y laborales.
    Se ve que muchos dirigentes son conocedores también de estas estrategias de los antiguos y las llevan a cabo por si igualmente surten efecto.
    Interesante Madame, como siempre

    ResponderEliminar
  5. Impresionante, yo me inclino porque la emperatriz lo supiera incluso pienso que puede que se le ocurriese a ella ;)

    Gracias Madame, bisous

    ResponderEliminar
  6. No se si viene a cuento, pero está claro que algunos gobiernos (Corea, India, Libia, Perú...) también construyen misiles de cartón para engañar a los enemigos u observadores extranjeros en el caso de que sean paradas militares.

    Supongo que la zarina estaba al tanto de aquella "trampa" y que sólo serviría para engañar a los forasteros.

    Saludos, madame
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gran frase la de Adams! Y, sin embargo, el bueno de Potemkin es más recordado por las aldeas falsas (y el acorazado). Las cosas suelen simplificarse demasiado.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  8. jeje, sabía yo que el tema iba a sonar muy familiar por aqui. Ejemplos abundantes tenemos en la actualidad, desde luego.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con usted, madame: no creo que Potemkin se hubiera arriesgado a su reaccion si ella llegaba a descubrir que la habia intentado engañar.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. No lo descarto en absoluto, madame. Es muy posible eso tambien, para impresionar a sus invitados.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Ya lo creo que viene a cuento, monsieur: eso tambien son "aldeas de Potemkin", puesto que tienen parecida o igual finalidad.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Ya ve usted. Claro que la cosa fue llamativa, y luego encima se les ocurre hacer una pelicula sobre el acorazado y les sale bien. Estaba cantado que tenia que recordarsele por eso.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Esto me ha recordado una estratagema que idearon algunos terratenientes italianos, hace unos años.

    Resulta que la Unión Europea daba unas subvenciones para el cultivo de olivos, pero las daba por planta, no por kilogramos de aceite. El sistema para evaluar el número de olivos que había en cada parcela, consistía en unas fotografías hechas desde aviones.
    De ahí, -se dice, aunque también es un rumor- que muchos colocaran olivos de "atrezzo", intercalados con los reales, para así cobrar una subvención mayor. En fin, esto también es un rumor.

    Si es que, lo que no inventemos...

    Buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  14. Lo de las aldeas ya lo conocía Madame, pero creo que Catalina era muy inteligente para caer en esta trampa.

    Admiro a Potenkim, realmente intento mejorar en todos los aspectos a Crimea.

    Mi paisano Ali ya hablo de cierto señor innombrable en este exquisito blog ;D

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo conocía a este señor sólo por el acorazado, lo cual quiere decir que no tenía el gusto de conocerle en absoluto. Curiosa la idea de presentarle a la reina un decorado, un mundo utópico tras el que se escondía la dura realidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Ay sí, monsieur, sí que se dijo. Aquello era algo así como los olivos de Potemkin, jiji. Lo mismo de las aldeas pero con olivos, sí.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. jiji, el innombrable aparece muchas veces por aqui, monsieur. Cualquier dia deja él tambien un comentario! Imaginese el susto.

    buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Una trampa muy audaz e imitada. En nuestros tiempos hay muchas aldeas de Potemkin, me temo!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Muy ingeniosa arana la de Potemkin y como bien tu dices mas por arriba "tambien usada en nuestros dias ".
    Un adelantado el amigo duque Gregorio
    Un abrazo y el cariño de siempre

    ResponderEliminar
  20. Ya ve usted como lo copian todavía, monsieur. Pero no tan brillantemente, claro.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. No creo que la zarina fuera tan tonta y no se diera cuenta de la miseria de los rusos. Ahora bien,es más fácil creer en esa realidad virtual que le presentaba el señor Potemkin, mirar para otro lado y no perder el tiempo con imágenes desagradables.
    Ojos que no ven corazón que no siente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. El arte del trampantojo llevado a la máxima potencia en esas aldeas de decorado de tramoya.
    No conocía esa historia. En realidad pienso que a los poderosos les resulta cómodo ignorar la penuria en la que vive el pueblo llano. La razón es que se creen superiores y con todo el derecho del mundo a gozar de los lujos mientras los demás pasan necesidad, <> dijo hace poco una ilustre "parásita" en televisión. Y se quedó tan fresca.

    ResponderEliminar
  23. Desde luego, monsieur. No querria ver cosas feas que estropearan su viaje. Y, sobre tod, no querría que sus acompañantes lo vieran.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, madame, no cabe duda de que fue el caso de Catalina: se creia con todos los derechos y privilegios, que ademas procuró aumentar.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante. Prometo no decir nada de mi garaje nunca más.

    Es un placer leerla, querida amiga. Besos.

    ResponderEliminar
  26. En qué libro, o libros, puedo encontrar más información respecto a este tema. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Específicamente sobre el tema no le sabría decir, pero supongo que en las biografías de Potemkin y de Catalina la Grande podrá reunir suficiente información. Según Montefiore, en su obra "Potemkin: Catherine The Great's Imperial Partner", la leyenda es falsa.

      Un saludo

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)