jueves, 3 de junio de 2010

El mito del Preste Juan


Otto de Freising

El mito del Preste Juan fue desarrollándose y adoptando diversos aspectos a partir del siglo XII. El nombre podría muy bien ser una simple deformación fonética de la palabra con la que se designaba al rey de los mongoles, es decir wang o khan. Otras fuentes dicen que procede de un soberano mongol que hacia 1140 había vencido a los persas en varias ocasiones y ocupado la ciudad de Samarcanda.

Algunos historiadores opinan que el reino del preste Juan coincide perfectamente con el de los kara-kitay, unos nómadas de raza mongol, probablemente de religión cristiana, que vivían en las amplias llanuras entre el mar de Aral, el lago Baikal y el río Yenisey, una parte de las cuales formaba el antiguo reino del Oxus o Amu-Daria. Estos nómadas no cesaban de lanzar ataques contra los turcos seljúcidas, consiguiendo repetidos éxitos que les valieron la reputación de enemigos del Islam y campeones de la cristiandad. Los kara-kitay tuvieron por rey a Togrul, derrotado y muerto por Gengis Khan en 1203.

La historia del Preste Juan penetró en Occidente y se difundió rápidamente. El relato se iba enriqueciendo cada vez más. En 1145 el obispo Otto de Freising, consejero del emperador Federico Barbarroja, comunicó que durante su estancia en Viterbo conoció a un obispo sirio que le habló del preste Juan, asegurándole que descendía de los Reyes Magos. En 1165 circulaba por las cortes de Occidente, difundida por los obispos y sacerdotes desde el púlpito, una carta escrita por el citado Preste Juan y dirigida al emperador de Bizancio Manuel Comneno, a Federico Barbarroja y al Papa Alejandro III. En ella solicitaba ayuda para luchar contra los musulmanes y reconquistar Tierra Santa. La carta describía las maravillosas riquezas del reino del Preste Juan, y fue traducida a todos los idiomas del Occidente cristiano.


El Papa envió una carta dirigida al ‘‘Carissimo in christo filio Iohanni, illustro et magnifico indorum regi’’, es decir, ‘‘Apreciado hijo de Dios, Juan, rey ilustre y magnífico en la India’’. Y el rey Luis IX de Francia, San Luis, envió al franciscano Longjumeau a Oriente para encontrar al personaje, pero tras el fracaso de su embajada acabó por llegar a la conclusión de que en realidad no había ningún Preste Juan.

La leyenda resistió y supo adaptarse a las circunstancias, perpetuándose bajo diversas versiones. Una de ellas lo hizo emperador de Etiopía. Se apoyaba en la presencia en Jerusalén de monjes, sacerdotes y peregrinos etíopes, cristianos que despertaban la envidia de los francos con el fasto de sus ceremonias y poseían un monasterio en la ciudad santa. Tanto ellos como su país de procedencia eran objeto de todo tipo de interpretaciones fantásticas. A principios del siglo XV los portugueses aún lo buscaban en Etiopía.

En 1298, Marco Polo dictó su obra ''Libro de las cosas maravillosas'', basado en sus experiencias como comerciante por Asia y embajador de Kublai Kan.

Ruta de Marco Polo

Marco Polo no duda en dar largas explicaciones fabulosas sobre el personaje. Según él, los mongoles habitaban en un país al que llamaban Ciorcia, “una gran extensión de llanuras desprovistas de cualquier habitación, así como carente de ciudades y castillos”. Además pagaban tributo “a un gran señor al que denominan en su lengua Une Can y que significa Preste Juan”. Se trataría de un rey cristiano nestoriano al que Gengis Khan envió emisarios para pedirle en matrimonio a su hija.

—¿Cómo no se avergüenza Gengis Khan de pedir a mi hija por esposa? —se indignó Juan—. ¿No sabe que él es mi siervo y vasallo? Volved a él y decidle que antes arrojaré a mi hija al fuego que dársela por esposa. Decidle también que le condeno a muerte por traidor y desleal a su señor.

Partieron los enviados a toda prisa y no tardaron en informar a Gengis Khan. Cuando éste escuchó tales palabras, “le pareció que de rabia iba a estallarle el corazón dentro del pecho. Y habló enfurecido a los que le rodeaban, diciendo que todo lo abandonaría, su domicilio y sus tierras, si no hiciera pagar bien caro al Preste Juan la afrenta que le había hecho”.

—¡Próximamente le demostraré si soy su siervo! —exclamó.


Reunió sus hordas para presentar batalla en una gran llanura, después de haber consultado a los astrólogos. El Preste Juan murió en el enfrentamiento, lo que significó la pérdida del país para los suyos. Sus territorios y vasallos pasaron a poder de Gengis Kan, quien desposó a sus herederos con los descendientes de Preste Juan, de tal manera que son éstos los que aún en día gobiernan sobre los tártaros y un montón de pueblos más.

En lo que se refiere a la derrota y la muerte, ninguno de los textos está de acuerdo, discrepando tanto en la fecha, aun aproximada, de la batalla, como en los nombres exactos de los protagonistas e incluso en el desenlace final.

Soberano de Asia o de Etiopía y de religión cristiana, visitado por una embajada o monje evangelizador llegado de Roma y convertido luego en el Preste Juan legendario, los cristianos de Occidente creían firmemente en su existencia, en un reino amigo, próspero, que garantizaba la buena acogida y seguridad de los viajeros.

39 comentarios:

  1. http://selvadelolvido.blogspot.com/2010/03/la-leyenda-del-preste-juan.html

    A nuestra página me remito jeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, monsieur. Un buen resumen el suyo, en efecto.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. madame! atiende mi blog mañana, tengo una sorpresa para ti

    ResponderEliminar
  4. Madame, me enganché al mito del Preste Juan por Baudolino, la novela de Umberto Eco. Me encanta como lo ha contado usted.

    Feliz tarde, Madame. Bisous.

    ResponderEliminar
  5. Tener fe en un ser excepcional como éste era una manera de querer salir de los estrechos límites que imponía el mundo medieval. Más quizá una leyenda que una realidad, pero necesaria para aquellas gentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Madame:
    Interesante entrada sobre este personaje. Conocía algo de el por la novela de Eco, pero su forma de narrarlo me ha hecho buscar más al respecto.

    He ido a visitar a Uthegal. Interesante relato.


    Saludos

    ResponderEliminar
  7. gracias, monsieur Mathias, estaremos pendientes, pues.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, madame, el tema resulta fascinante, pero temo que el merito sea en gran parte de Marco Polo!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Así es, monsieur Cayetano, y de animar a los cristianos a embarcarse en cruzadas y partir a tierras lejanas a combatir al infiel. Todo muy al gusto de aquellas epocas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Gracias, monsieur Manuel. Un personaje que aun hoy en dia sigue inspirando muchos relatos, con ese irresistible poder de atraccion que tiene la leyenda.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Siempre pensé que ese reino imposible estaba en Abisinia, pero la teoría de los mongoles no la conocía.

    Siempre hemos querido tener "reinos amigos" donde ser bien recibidos como el del Preste Juan, o lugares perfectos donde vivir, como la isla "Utopía".

    El ser humano es tan vulnerable...

    ResponderEliminar
  12. Y tiene una fascinante capacidad para creerse sus propias leyendas, monsieur. Tan grande es la fuerza de nuestras creaciones.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame, un personaje legendario y apasionante este Preste Juan, tampoco olvidar las embajadas de nuestro Felipe III, ya en el siglo XVII para encontrarle y luchar conjuntamente contra el Gran Turco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. La Dame Masquée...

    ¡En una de estas la queria yo ver, madame¡ Y ha aprobado con un verdadero sobresaliente. Es vd. una caja de sorpresas. Ha conseguido sintetizar este mito en pocas líneas lo cual no es nada fácil.

    A sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Gran personaje. Tan útil como oportuno.
    Si llega a ser real...
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  16. Si, creo que en España todavía andan buscandolo, jiji.
    Hasta Cristobal Colon tenía por uno de sus objetivos contactar con el. Les gustó mucho el personaje, por lo visto.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Pues monsieur, la verdad que esta entrada tampoco es que sea para tirar cohetes, solo que usted es demasiado amable, jiji. No habia tiempo para mucho mas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Real tal vez no, pero inspirador muchisimo. Por lo menos para Marco Polo!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Leyenda o realidad, lo cierto es que tenía un punto de positivismo este Preste Juan. Gracias por el relato Madame. Abrazos, ;-(

    ResponderEliminar
  20. Me encantan estas historias medievales, Madame; la creencia en la existencia de un reino cristiano, aislado por los arabes, estuvo muy difundida y todos los viajeros cristianos ansiaban establecer contacto con él!

    Feliz Dia. Bisous.

    ResponderEliminar
  21. A usted por su presencia, madame.
    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. En efecto, fue una historia muy difundida. La gente suele elegir creer las historias bonitas, así como tambien las mas truculentas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Hola Dame Masquée!! Las leyendas teinen un atractivo especial, en este caso usted la ha contado maravillosamente.
    BISOUSSSSS

    ResponderEliminar
  24. Fantastica leyenda nos has traido hoy madame sobre este reino perdido aislado que quedo rodeado de sarracenos , paganos y no se cuantas criaturas mas jeje.
    ¿Es probable que Togrul haya sido un cristiano ?
    Un abrazo y el cariño de siempre madame
    Buenas noches

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, madame Gabriela.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Vaya usted a saber, monsieur. No creo que nunca lleguemos a averiguar demasiadas cosas sobre ese embrollo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Gran entrada madame, me gusta como bucea por los recovecos de la historia, es algo sorprendente lo que usted hace. Ya llevaba tiempo sin poder visitarla, cosas del trabajo, un saludo madame.

    ResponderEliminar
  28. Madame, otra entrada que me ha gustado mucho.
    Mito o realidad, lo que es evidente es que fue una figura que sirvió para dar un rayo de esperanza en aquella época.
    Creer en sus bondades hacía pensar que podía haber algo mejor.
    Feliz viernes madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Yo también soy de los que me enganché a este personaje grancias a la gran novela de Uberto Eco.

    Una gran entrada, Madame.

    Feliz viernes.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, Sir John, espero que este fin de semana pueda disfrutar de su merecido descanso.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, madame Nikkita. En efecto, y era necesario creer que aguardaban aliados y muchas cosas buenas cuando se pensaba enviar a la gente a luchar contra el infiel.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias, monsieur Pablo.

    Que disfrute de su fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. SAMARCANDA, ME LLEVA A LOS LIBROS DE MI QUERIDO Y ADMIRADO ANTONIO GALA.
    POR QUE SERÁ QUE LOS CRISTIANOS NOS PRENDEMOS DE CUANTO MITO ANDA SUELTO, HASTA EL PAPA, NO QUISO PERDERLO..
    ABRAZOS MADAME.

    ResponderEliminar
  34. Conocía la hipótesis etiope... pero todo lo demás es nuevo... muy enriquecedora su entrada de hoy...

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  35. Es verdad, madame. Necesitamos creer en las leyendas y en los sueños, sin los cuales la vida tal vez no valdria la pena.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, monsieur. Sí, es curioso, hoy en día lo conocemos mas bien como supuesto emperador de Etiopia, y sin embargo el origen de la leyenda lo situaba en Asia.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Este es uno de esos mitos deliciosos que aún hoy nos hacen sonreir. He visto un "retrato" del Preste Juan grabado (no recuerdo el autor) en un librio que debe ser del s. XVII-XVIII. Y es que a las historias bellas siempre les van bien las imágenes, como desmuestras a lo largo de tu post. Un abrazo, madame.

    ResponderEliminar
  38. Un asunto notable el del Preste Juan. Y en sus palabras, más que sugestivo.

    Gracias, Madame.

    ResponderEliminar
  39. En Baudolino de Umberto Eco le conocí al menos su leyenda, interesante y fabuloso personaje ah sitios como ese, La Nueva Atlantida, Agharta, Utopía... Eso demuestra la increíble capacidad creadora y la imaginación del ser humano...

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)