martes, 1 de junio de 2010

El misterio de los Príncipes de la Torre (III)


En las ordenanzas extendidas por Ricardo III para la regulación de su Casa Real, en julio de 1484, aparece la siguiente referencia: “Milord de Lincoln y milord Morley estarán en el desayuno, como asimismo los niños y cuantos se hallen presentes en el Consejo… Otrosí, no se darán más raciones de pan, vino o cerveza que las normales y convenientes, y ninguna de ellas excederá de la capacidad de un jarro, excepto las de milord y los niños”.

Pero esto no tiene por qué hacer referencia a los príncipes. Uno de estos niños que aparecen mencionados era el conde de Warwick, hijo de Clarence, el hermano de Ricardo que había sido ejecutado hacía años. Myers apunta que los demás niños, por lógica, debían de ser Margarita, hermana de Warwick, y las hijas menores del difunto rey.

Una declaración contenida en la Crónica de Croyland alude a que Catesby y Radcliffe se oponían a la boda de Ricardo con su sobrina Isabel, al temer que ésta se vengara de ellos por instigar Ricardo a tomar duras medidas contra su familia. No obstante, las medidas a que se refiere son las ejecuciones de sus familiares el conde Rivers y lord Richard Grey. Si el cronista creía en la culpabilidad de Ricardo en lo tocante a la muerte de los príncipes, ¿cómo es posible que no mencionase el motivo más palmario que lógicamente habría de tener Isabel para vengarse de él?

Bien, en primer lugar, la muerte de los niños no había podido ser demostrada, y no podía presentarse más que como un rumor. Las ejecuciones de otros miembros de la familia, en cambio, eran ciertas y evidentes, y hubiera bastado con eso. Es lógico que Ricardo se cuidara de dar a entender de algún modo a la madre y la hermana de los niños que éstos habían muerto. Por el contrario, debió de esforzarse por hacerles creer que vivían, y que sus condiciones podrían mejorar mucho si Isabel accedía a ser su esposa. Y así ese crimen, al ser ignorado, no podía constituir motivo de venganza.


Cuando Enrique Tudor entró triunfador en Londres, era de la mayor importancia para él demostrar que Ricardo había asesinado a los niños, para aparecer como el vengador a los ojos de la nación. Tenía, pues, muchos motivos para investigar esas muertes, y sin embargo no lo hizo. Simplemente, la ley de proscripción parlamentaria acusaba a Ricardo de inhumano y perverso, y de "grandes perjuicios, traiciones, homicidios y asesinatos, de derramar sangre infantil, de muchos otros entuertos, odiosas injurias y abominaciones contra Dios y los hombres…”

No hubo una acusación más clara y directa. ¿No podía encontrar pruebas, ningún testimonio condenatorio por parte del personal de la Torre? Difícil de creer. Y, sin embargo, hasta la ejecución de Tyrell sólo se insinuó la culpabilidad de Ricardo.

Pero la cuestión insoslayable es que el examen dental que sitúa la fecha de la muerte en el verano de 1483 delata a Ricardo. Existiría, desde luego, la posibilidad de que los príncipes hubieran muerto de muerte natural si no fuera porque los dos fallecieron a la vez y por el empeño que se puso en que nadie viera sus cuerpos ni pudiera encontrarlos posteriormente.

Otra posibilidad es que el responsable hubiera sido el duque de Buckingham, que también intentaría hacer valer sus derechos a la corona. Como condestable de Inglaterra tenía acceso a todas partes, y por tanto a la Torre y a los Príncipes. Por esas fechas no acompañó a Ricardo cuando éste emprendió un viaje, sino que permaneció unos días en Londres. Luego se reunió con él en Gloucester y desde allí se dirigió a Gales para maquinar su destronamiento. Pudo ser que Buckingham, impaciente por reclamar el trono o por ayudar a Enrique Tudor a reclamarlo, quiso deshacerse de ellos por considerarlos un estorbo a sus pretensiones.


Pero la culpabilidad de Buckingham resulta difícil de aceptar, porque cuando después traiciona a Ricardo y es conducido en calidad de prisionero, el rey no lo acusa del crimen. ¿Por qué iba a permitir que todo el mundo siguiera murmurando que los había asesinado él, cuando eso iba en la cuenta de uno de sus más encarnizados enemigos, del que deseaba vengarse? Ricardo, naturalmente, hubiera sido informado de lo sucedido por cualquiera de sus leales en la Torre. No podía ignorarlo. ¿Entonces por qué?

También es posible que Buckingham, para sus propios fines, persuadiese a Ricardo de la necesidad de la desaparición de los príncipes, en cuyo caso el rey sería igualmente culpable.

La actual reina de Inglaterra se niega a dar su autorización para realizar las pruebas de ADN, de modo que hasta la fecha, como escribió P. Murray Kendall, “las pruebas disponibles no permiten establecer ninguna solución decisiva. Es posible que Ricardo perpetrase el crimen o fuese el responsable de su perpetración. Cabe, asimismo, la posibilidad de que el duque de Buckingham cometiese el delito, o que persuadiese a Ricardo a permitir su ejecución. Lo que resulta impropio, desorientador y simplemente fastidioso es que… declaren categóricamente que Ricardo es culpable, o den por cierta la manoseada historia de Tomás Moro. El problema presenta más matices que los meros blancos o negros… Al igual que Hamlet, dicho enigma nos elude: no podemos llegar al corazón de su misterio.”


23 comentarios:

  1. Vaya con la reina de Inglaterra...Es increíble. Madame, muchas gracias, he leído por ahí que va a espaciar sus entradas y sus visitas. Y ya la estoy echando de menos :(

    Que sea para bien :)

    Bisous. Feliz noche

    ResponderEliminar
  2. QUERIDA MADAME ESTA HISTORIA ES MUY TRISTE...
    ME DA GUSTO SE TOME UN RESPIRO, DESPUÉS DE ESTOS CASOS TAN TERRIBLES.
    AQUÍ ESTAREMOS SUS SÚBDITOS, ESPERÁNDOLA..

    ResponderEliminar
  3. Hola Dame masquée!! La historia quedará en el misterio ya que no se pudo encontrar una prueba consistente.
    Qué disfrute el verano Madame!! la estaremos esperando siempre.
    Bisosussssss

    ResponderEliminar
  4. Que familia, mamma mia! la acusacion no pudo ser mas exacta, pero lo siguen encubriendo... en fin.
    Ya escuche de esos rumores con otro familiar.

    Bisous, madame.

    ResponderEliminar
  5. Muchos detalles sospechosos miran hacia Ricardo: examen de la dentadura, muerte simultánea, ocultación de cuerpos...
    Y lo que que faltaba: la reina se opone a las prubas de ADN. Vaya con "su graciosa mejestad".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Una historia tan misteriosa sugestiva, Madame.

    Enhorabuena por su trabajo. Siempre es placentero visitarla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, la historia se enreda cual madeja, Madame. Espero que algún día sea posible efectuar esas pruebas de ADN, que nos saquen de dudas a todos y acaben por resolver el misterio. Como le dije en su otro blog, seguiremos atentos sus relatos, aunque sea con menor frecuencia y espero que su ausencia de la corte sea para bien. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  8. Hola Madame! Siento mi prolongada ausencia. ¡Sus teorías sobre la desaparición de los príncipes me han atrapado de principio a fin! Existen muchísimas incognitas que resolver, hechos que no cuadran y diversos sospechosos...

    Tengo constancia de una hipótesis sobre la desaparición de los principes, tal vez un poco inverosímil, pero se la nombraré igualmente:

    "Cabe también la posibilidad que fueron sacados de Inglaterra gracias a la ayuda de su tía Margarita de Borgoña (esposa de Carlos el Temerario y hermana de Eduardo IV) que los transladó a vivir a los Países Bajos. Según se cuenta, el pobre Eduardo habría muerto, pero el príncipe Ricardo habría llegado a la edad adulta y con la ayuda de diversas casas reales europeas, se enfrentó en una importante rebelión contra Enrique VII. Luego hay quién afirma que ese joven no era más que un impostor llamado Perkin Warbeck."

    Siento que se ausente de este blog, le echaré de menos. Hay veces que uno no puede abarcar con todo y más aún cuando se está inmersa en diversos proyectos: Me ocurre lo mismo, intento compaginar 3 cosas: mi trabajo, mis estudios de filología inglesa y el blog. A veces uno no llega a todo. Espero verle regresar con las energías renovadas y exponiéndonos como siempre estos apasionantes relatos de la historia.

    Besos y que tengo una excelente semana,Madame.

    Lady Caroline

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Madame!

    Parece que la reina de Inglaterra quiere que siga el misterio de la desaparición de los dos hermanos.
    ¿Qué motivos oculta? ¿por qué no quiere que se haga el ADN y se aclare si en realidad son los hijos de Eduardo IV? Lo que si queda claro es que su tío los encerró en la torre arrebatando el trono a su sobrino.
    Muy buena la exposición madame, nos tuvo hasta el último momento intrigados.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Te echaremos de menos... tanta fertilidad bloguera...

    En cuanto a las últimas entradas... Jesús que culebrón... y lo triste son los niños como protagonistas,...

    ResponderEliminar
  11. Buckingham! hum. Quizás tenga yo prejuicios contra estos chicos...
    Una magnífica serie de entradas, Madame. Me ha encantado tanto el trabajo como la forma de narrarlo.

    Le echaré de menos, madame.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  12. ¡Vaya con Isabel II! ¡¡¡Qué interese ocultos puede tener en no dejar que se hagan las pruebas de ADN???

    Esperaremos su regreso mientras tanto.

    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  13. Madame, en primer lugar gracias por la recomendacion del libro pra mejorar mi entrada.

    En segundo, para mi esclaro que fue Ricardo III el instigador del asesinato, evidentemente no con sus manos, como no correspondìa a la dignidad regia, pero si por su mandato...aunque siempre quedan dudas.

    Un saludo y queda disculpada por su futura menos presencia.

    ResponderEliminar
  14. Esta historia me ha marcado mucho, por lo terrible y lo misterioso del caso.
    Nuevamente le reitero que no se preocupe, que sus lectores seguiremos esperándola fielmente y que sus visitas a nuestros respectivos blogs sean cuando a usted le resulten oportunas.
    Se le quiere Madame

    ResponderEliminar
  15. Seguirá la sombra de la duda aunque todo parece apuntar hacia Ricardo. Siempre sospeche desde que conocí esta historia Madame.

    Por aqui seguiré Madame. No se preocupe po su visita. Aunque sean pocas seran recibidas como siempre con agrado

    ResponderEliminar
  16. Madame, menudo trabajo habéis hecho con esta historia!, felicidades!!.

    Parece que el misterio se queda sin resolver... qué intereses tiene la reina para no permitir el análisis del ADN?, lo mismo hasta lo tiene ya....

    Todo apunta a Ricardo, pero esperemos que algún día se esclarezca.

    Feliz tarde, madame.
    Besos.

    P.D.: espero podáis disfrutar de más tiempo libre al espaciar las entradas. Las esperaré impaciente :).

    ResponderEliminar
  17. La muerte de esos niño lamentablemente le venia muy bien a mucha gente.

    No entiendo porque la reina de Inglaterra se niega a las pruebas de ADN.

    ResponderEliminar
  18. Uno de los mayores misterios de la historia... Yo soy pro-Ricardo desde hace bastantes años, desde que ví juntos los retratos de Enrique VII y de Ricardo III. Quizá algún día alguien desentierre un documento en un archivo que aclare el tema, o la reina se decida a dejar que se lleve a cabo una investigación con los muchísimos más medios de que disponemos hoy en día. Ya veremos.
    Mientras, que pase un feliz verano, Madame. ¡Ya la echo de menos!

    ResponderEliminar
  19. O sea que nos quedamos con la intriga de qué pasó realmente con estos niños, al margen de que murieros en la torre. Después de estas conclusiones me da la impresión de que a Ricardo le daba igual demostrar o no su culpabilidad. ¿Qué mas daba si le acusaban de inhumano y de instigador de asesinatos entre los miembors de su familia? Dos cadáveres más a su lista no iba a cambiar la opinión que tenían de él y al fin y al cabo era el rey. No tenía que justificarse.

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. Pues Ricardo es el que tiene todos los números para ser el culpable.

    Actualice cuando pueda y sin obligación. Seguiremos por aquí.

    ResponderEliminar
  21. MUCHAS GRACIAS A TODOS.

    LADY CAROLINE, UN PLACER RECIBIRLA DE NUEVO. EN EFECTO, SOBRE ESA LEYENDA DE PERKIN WARBECK HICE EN SU MOMENTO UNA ENTRADA. EL TEMA DA PARA MUCHO.

    MADAME GRANDOLINA, MADAME NIKKITA Y MADAME GEMA, A LA REINA LE PARECE UN TEMA MUY DESAGRADABLE Y POR OTRA PARTE NO VE LA NECESIDAD. DICE QUE SERÍA DIFERENTE SI NO SE SUPIERA SI LOS NIÑOS ESTABAN VIVOS O MUERTOS, ENTONCES SERÍA IMPORTANTE CONFIRMAR SI AQUELLOS ERAN SUS CUERPOS O NO, PERO QUE DE ESTE MODO ES ABSURDO.

    ResponderEliminar
  22. Después de leerme los dos anteriores posts, me quedo con la intriga de los príncipes de la torre. Vaya un enigma. Lo que está claro es que la infancia es una etapa de enorme vulnerabilidad para todos, nobles y plebeyos, ricos y pobres. Interesantísima serie, querida dama. Un abrazo y feliz verano.

    ResponderEliminar
  23. ALGO ESCONDE LA FAMILIA REAL ¿POR QUE NO QUIERE DEIR ALGO? SERA QUE SON LOS RESTOS DE OTRAS PERSONAS O ES UN SECRETO DE FAMILIA PERO ALGO SE ESCONDE

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)