sábado, 26 de junio de 2010

EL FARAÓN


El rey del antiguo Egipto llevaba numerosos títulos: Hijo de Ra, Vida, Salud y Fuerza de todo el País, Dios bueno… Simbolizaba al país, garantizaba la prosperidad, el nacimiento del sol cada día, la crecida anual del Nilo y el orden cósmico por medio del ritual. Era considerado un dios vivo, hijo del Sol, representante de los demás dioses sobre la tierra.

No moría en realidad, sino que como dios que era acudía a ocupar su lugar entre los suyos, y se le rendía culto. Su tumba era una representación del universo en miniatura, y la pirámide simbolizaba la montaña a la que el faraón subía para reunirse con los dioses. Él representaba la vida y todo cuanto existía, y así lo manifestaban sus coronas, sus cetros, su barba postiza, sus atributos y sus cinco nombres sagrados.

Era el jefe religioso, los demás sacerdotes actuaban en su nombre. Buena parte de su vida estaba dedicada a practicar el ritual que garantizaba la buena marcha de las cosas, y a alabar al resto de los dioses. Para ello erigía templos y se aseguraba de que se cumplieran las tradiciones, de modo que el orden de las cosas permaneciera tal como estaba, sin cambiar nada.


El faraón Menes unificó el Alto y Bajo Egipto y estableció su capital en Menfis, donde fue coronado. La ceremonia comenzaba elevándolo al rango de dios, entregándole las insignias del cayado (Heka) y el látigo (Nejej), atributos del poder. Luego, tocado primero con la corona blanca del Alto Egipto, después con la roja del Bajo Egipto y finalmente con la doble corona, se sentaba en el trono hecho con papiros (símbolo del norte) y lotos (símbolo del sur). Durante los siguientes 3.000 años, todos los faraones realizaron en esta ciudad una ceremonia de coronación igual que aquella, pero no como recuerdo, sino como renovación del acontecimiento. Con ello se aseguraba el orden del Universo y la continuidad de la vida. Creían que estas prácticas evitaban el caos y exterminaban los demonios que producían la enfermedad, el mal y la muerte.

Debido a su especial origen divino, sólo podía contraer matrimonio con alguien semejante, de su misma naturaleza. Por tanto, habría de ser casi siempre una de sus hermanas. Debía convivir con su Gran Esposa Real, equivalente a reina y transmisora del linaje. Aparte de la Gran Esposa Real, el faraón podía tener tantas mujeres como quisiera, e incluso ascenderlas al rango de Gran Esposa, aunque eso no era frecuente. En las primeras dinastías hubo muchas esposas secundarias y concubinas, y a partir del Imperio Nuevo, enormes harenes. Pero a diferencia de los harenes de califas y sultanes, en el Antiguo Egipto eran una institución más abierta, no una cárcel de oro guardada por eunucos. Ese concepto de harén no aparecería hasta la llegada de persas y griegos.

Tumba de Seti

El faraón era dueño de todo cuanto existía, aunque cedía temporalmente la tierra, con sus ríos, para que pudiera ser explotada. Su vida debía acomodarse a unos principios morales, pues él era el modelo de comportamiento al que debían ajustarse los hombres. Además, era su deber cuidar del pueblo en periodos de escasez y hambre.

Asistía a audiencias y a juicios, cazaba, hacía la guerra y dedicaba su tiempo libre a pasear y a disfrutar de los placeres. Pero un riguroso ceremonial presidía la existencia del faraón desde el momento en que se despertaba por la mañana. Le asistía entonces un barbero y se procedía a hacerle la manicura. Le vestían con la faldilla shenti, corta, plisada, con una pieza trapezoidal en el centro. Nunca aparecía con la cabeza descubierta, sino que era preceptivo que llevara tocado. Se ponía una peluca, y encima el nemes con la serpiente ureo, la barba postiza y se adornaba con collares, pectorales y pulseras. Calzaba sandalias, o bien caminaba descalzo. Durante la mañana una de las primeras cosas que hacía era leer el correo y bañarse, y luego ofrecía un sacrificio a los dioses.

 Tumba de Nefertari

Su título significaba “Gran Casa o Palacio Real”. En su presencia, los cortesanos alzaban los brazos y besaban el suelo en señal de respeto. Se suponía que era infalible; nunca se equivocaba en sus decisiones, acogidas siempre con exclamaciones de admiración y alegría. Durante los Imperios Antiguo y Medio se consideraba un honor inmenso besar su pie. Su propio pueblo no lo conocía, pues apenas aparecía en público, y si lo hacía era rodeado de un inmenso aparato ceremonial.

Teniendo en cuenta la consideración divina del faraón, es lógico que conquistadores griegos y romanos tuvieran tal empeño en ser coronados como reyes de Egipto: ser faraón no era simplemente ser rey, era ser Egipto.



Bibliografía:  
Dioses, templos y oráculos – Francisco José Gómez Fernández

36 comentarios:

  1. Me ha parecido muy interesante este entrada, el mundo del Antiguo Egipto, ese gran desconocido para la mayoría, y que alberga tanta sabiduría y cultura que resulta fascinante. Eran una civilización aparte, avanzadísima, y con numerosas técnicas ( tanto de cultivo como de ingeniería) que incluso llegan hasta nuestros días.
    Me ha agradado mucho conocer el día a día del Faraón, un ser divino en la tierra, y descubrir esas actividades cotidianas así como de estética e higiene.
    ¿Cierto que siempre llevaban la cabeza rapada, tanto en el caso de hombres y mujeres de rango real?
    Tengo entendido que así era, incluso Cleopatra o Nefertiti, y que recurrían a pelucas o coronas para cubrirse.

    Mis saludos querida, un placer leerla

    ResponderEliminar
  2. Sí, así es, madame, se ponian peluca.
    Con el calor que debia de hacer en Egipto, menuda incomodidad, y cuanto mas fresquitos hubieran ido sin ella!

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame, una entrada interesantísima. El faraón si que era un rey absoluto porque en realidad era un Dios para su pueblo, como bien dices, él era el alfa y el omega de todo, él era Egipto...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Así es, monsieur. Era mucho mas que un rey. En realidad era todo.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame,
    muy interesante y estupendamente resumidas las características del faraón. ¿Puedo sugerirle una entrada sobre los nombres oficiales de los faraones?
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  6. Fue interesante saber aun mas de los faraones con esta entrada madame ,los primeros reyes magnanimos que se hayan conocido ,una gran cultura para descubrir .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Esta entrada, querida amiga, me ha llenado de alegría. El antiguo Egipto es, en mi opinión, uno de los momentos más fascinantes de la historia de la humanidad.

    Gracias por este viaje delicioso al pasado.

    Un beso, Madame.

    ResponderEliminar
  8. Visto de esta forma, el faraón probablemente sólo tendría hijos de sus concubinas, porque tengo entendido que se casaban hermanos entre sí. Es decir, que la endogamia era brutal. Imagino que la lucha por el trono entre las madres de los herederos sería a muerte, por lo que no eran extraños envenenamientos, ahogamientos y demás fórmulas de asesinato.

    El faraón tenía la categoría de dios en la tierra, algo así a la divinización de los emperadores romanos. Supongo que en parte lo tomarían de Egipto.

    Besitos y feliz sábado

    ResponderEliminar
  9. Me surge una pregunta: si una mujer del haren, concebía un hijo del faraón, ¿pasaba ésta a ser una divinidad, era sólo el niño el que adquiría ese privilegio, o sólo los hijos que tuviera con su Gran Esposa Real, podían llegar a convertirse en faraones?

    Debía ser muy aburrida la vida de un faraón, a quien todo el mundo consideraba infalible. Eso de que todo el mundo aclamase cualquier decisión que tomara... en fin, una discusioncita, aunque sea de tarde en tarde, le pone salsa a la vida.

    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, madame. De momento cambiaremos de tercio, pero mas adelante ya veremos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Me pregunto cuantos misterios mas nos deparará aun Egipto, esperando a que sean desenterrados.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que sí, monsieur, por cuanto tiene de misterioso. Ejerce una gran fascinacion.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Era muy comodo eso de ser un dios, en efecto, porque claro, en esas circunstancias, cualquiera le tosía. No convenía llevar la contraria a los dioses.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Pues vera, monsieur, solo los hijos de la Gran Esposa Real eran tenidos en cuenta, porque era ella la encargada de perpetuar el linaje. Ahora bien, si no llegaba a haber descendencia por ese lado, el faraon podía elevar a alguna de sus otras mujeres a la categoria de gran esposa real.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. La Dame Masquée...

    Excelente post madame. El Faraón lo era todo, el centro, el poder divino, el hijo de Ra... Menuda civilización, no hay palabras para describirla, y germén de la nuestra...

    Siempre a sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. A mi me parece todo demasiado extraño, asi como con los romanos me encuentro reflejada en ellos. Los romanos tienen el encanto de sentirlos proximos, y los egipcios justamente el contrario.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Buen día Madame,
    Aquí me tiene, ya ansiaba que llegara el fin de semana para poder disfrutar de mis habituales paseos bloggeros. Y que mejor que con una entrada dedicada a uno de los personajes más enigmáticos de la historia. Conocer el día a día de una divinidad como lo era él, la gran responsabilidad que caía sobre sus hombros, porque no era sólo el placer de ser faraón y hacer lo que le plazca y ser adorado por eso, era mucho más, era ser modelo de virtud y de vida, responsable absoluto de las desgracias de su pueblo, y soporte principal de una de la culturas más grandes de todos los tiempos. Menudo trabajito.
    besos Mme,y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Y realmente se creian dioses me pregunto, o cuando veian llegar la hora de la partida tendrian el ancestral miedo que siente la mayoria? Por mas Egipto que se fuese, en esos momentos, quien sabe....

    ResponderEliminar
  19. Buena entrada con nuestros todopoderosos amos de Egipto. No debía ser fácil mantener esa máquina de poder tan absoluta. Hacía falta una gran cooperación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Así es, Lady Darcy, mucho trabajo, pero tambien grandes compensaciones. No debía de estar mal eso de ser el amo de todo y ademas infalible.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Supongo que siempre ha sido inevitable sentir miedo ante lo desconocido. Porque por mucho que pretendieran conocerlo, para ellos era igual de desconocido que para nosotros.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Sí, el engranaje tenía que funcionar bien, o todo se desmoronaría. Tenía que rodearse de gente muy capaz en todos los ambitos.

    Feliz domingo, monsieur


    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Hola Dame masquèe!! Un excelente post madame. Me encantó, esta civilización me fascina. será por por su historia, por su mitología. La figura del Faraòn me resulta enigmàtica y como usted cuenta muy poderosa.
    Feliz tarde!!
    Biosussssss

    ResponderEliminar
  24. La civilización egipcia es una de las más fascinantes de la antiguedad, y, desde luego, no es concebible para nosotros sin la presencia omnipresente del faraón. Una entrada muy ilustrativa que despierta viejos sueños, querida dama. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  25. Misteriosa civilización la egipcia, me pregunto que secretos guarda aún bajo las construcciones de sus pirámides y tumbas. Enigmática figura la del todopoderoso Faraón, dueño y señor de las vidas de sus súbditos. Didáctica entrad, madame.

    feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. Muy interesante, madame, una civilización fascinante. Al faraón se le consideraba infalible, pero si se equivocaba o fallaba, tampoco nadie era capaz de ponerlo en duda...
    Feliz inicio de semana madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Sí, algo tienen los egipcios que consiguen que todos quisieramos ser arqueologos y lanzarnos a la busqueda de sus misterios, verdad, madame?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Mucho mas que un rey. Un dios vivo caminando entre los hombres, simbolo de lo mas absoluto, y tan misterioso a la vez. Resulta fascinante, no cabe duda.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Yo espero que aun asistiremos a muchos descubrimientos e iremos conociendo algunos secretos mas. Esos jeroglificos cuantos guardaran aun!

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  30. Si, madame, me pregunto qué cara se les quedaría a los egipcios cada vez que se demostraba que el faraon se habia equivocado, o que explicacion se les daría. Menuda situacion comprometida para el dios viviente!

    Buenas noches, madame Nikkita. Espero que la semana que esta a punto de comenzar le sea leve, y le permita disfrutar del veranito.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Muy buena historia, Dame. La verdad creo que tenían muchas obligaciones y que para cada paso que daban debían armar toda una ceremonia.
    Sin embargo se puede decir que no debo existir mejor cosa que ser convertido en faraón, como tu muy bien dices: era todo un deseo de reyes pues era ser hijo de Dios.
    Por cierto, sin contar a los egipcios, no hubo muchos que lograran adquirir tal rango.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  32. Vaya con el faraón Madame!!! Me ha hecho mucha gracia lo de la sesión de peluquería y manicura, antes de las grandes ceremonias... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  33. Menudo protocolo... En lo referente al antiguo Egipto, se han encontrado tumbas, pirámides, templos e incluso algún poblado y ciudades pero que yo sepa no se conoce ningún palacio real ¿donde vivía el faraón?

    ResponderEliminar
  34. Ya lo creo que era un buen objetivo: nadie podia aspirar a más, así que el bocado era suculento y tentador.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Ya ve, madame, que la vanidad es tan antigua como el mundo. El faraon, por supuesto, no se libraba de ella.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Sí que es curioso, monsieur. Tal vez los hayan encontrado y no se hayan enterado de que lo eran. Es posible que no se parezcan a nada de lo que esperariamos encontrar.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)