viernes, 11 de junio de 2010

Catalina II de Rusia (II)


Con ayuda del conde Panine, Catalina se hizo con el control político. Acompañada por los soldados que la aclamaban, se dirigió a la catedral en la que se había casado 17 años antes para recibir la bendición del clero ortodoxo y prestar juramento como emperatriz. Al día siguiente Pedro III fue obligado a firmar el acta de abdicación, y se le recluyó en una casa de campo de las afueras. Se le permitió llevarse consigo un sirviente de toda confianza, su violín y su perro favorito.

Pocos días después, el 6 de julio, Pedro, de cuya custodia se encargaban los Orlov, falleció en extrañas circunstancias, al parecer estrangulado por uno de ellos, probablemente por Gregorio. Las circunstancias nunca fueron aclaradas, y tampoco se ha podido poner en evidencia si la zarina estuvo implicada o había instigado el crimen. Lo único cierto es que la muerte del zar la favorecía extraordinariamente.

Según el canciller de la embajada de Francia, el propio Orlov dio la noticia a Catalina en medio de la cena. Se produjo una cierta confusión y Panine aconsejó no comunicar la noticia al pueblo hasta el día siguiente. La versión oficial atribuía el fallecimiento a un cólico, mientras que la zarina aparecía en público con el rostro lloroso.


En algunos lugares del Imperio se levantaron protestas, y en Moscú hubo alzamientos armados, pero pronto fueron brutalmente reprimidos. Catalina se hizo coronar en Moscú. Cuando se trasladó allí desde San Petersburgo para la ceremonia, la corte la siguió en 14 grandes trineos y cerca de 200 más pequeños, uno de los cuales era un palacio en miniatura sobre patines. Contenía un salón, una biblioteca y un dormitorio. Ocho personas podían permanecer en él de pie, de lado a lado.

Desde los inicios de su reinado Catalina llevó a cabo numerosas innovaciones y reformas para mejorar las condiciones de vida de su pueblo. Fue admirada en Europa por sus ideas liberales, su amor a la cultura y su política pretendidamente humanitaria, aunque en realidad gobernó con el mayor de los despotismos y la más absoluta arbitrariedad, empleando procedimientos que nada tenían que ver con los ideales que ella decía sostener.

Su energía era sorprendente. Trabajaba sin descanso, llevaba personalmente toda la correspondencia diplomática e impuso su voluntad sobre todos los asuntos de Estado. Voltaire, que la llamaba Catalina la Grande (nombre con el que ha pasado a la Historia) y la Semíramis del Norte, mantuvo correspondencia con ella, y también D’Alembert y otros partidarios del despotismo ilustrado.


En política exterior siguió las directrices de Pedro el Grande, y por medio de los repartos de Polonia amplió sus territorios y obtuvo la anhelada salida al mar Báltico. También deseó asomarse al Mediterráneo, y para ello llevó la guerra contra Turquía. Rusia, convertida ya en una gran potencia, obtuvo Crimea, Ucrania, Bielorrusia y Lituania.

Desde el siglo XVII no se había interrumpido la expansión hacia el este. Una serie de ciudades iba limitando las regiones inhabitables de lo que hoy llamamos Siberia, nombre tomado del antiguo khanato de Sibir.

En el orden interno Catalina hubo de enfrentarse a la rebelión encabezada por el cosaco Pugachev, personaje que se hacía pasar por el difunto Pedro III. Éste supo aprovechar el descontento de los campesinos, con los que llegó a formar un numeroso ejército. Concluida la guerra con Turquía, Catalina pudo enviar contra él a lo mejor de su ejército y derrotarle en agosto de 1774. Los propios subalternos de Pugachev acabaron entregándole para conseguir el perdón y cobrar la recompensa. El cosaco fue llevado a Moscú en una jaula y decapitado en enero de 1775.


Menos complicado fue el problema suscitado por la aventurera Isabel Trakanova, que se hizo pasar por hija de la zarina Isabel y del mariscal Razumovski, pretendiendo hacerse con el trono de Polonia. Catalina ordenó su arresto, y Orlov la atrajo con engaños, la condujo a San Petersburgo y allí fue encerrada en una lóbrega mazmorra, donde pasó 12 años. Murió en 1777 en extrañas circunstancias, al parecer víctima de una inundación.

Catalina protegió las artes, y a ella se debe la gran colección del museo de l’Hermitage, uno de los más importantes del mundo. Pero tras la rebelión de Pugachev realizó una política reaccionaria, reforzando los privilegios de la nobleza frente a los siervos.

Cuando se produjo la revolución francesa, se pronunció abiertamente contra ella, afirmando que su oficio era ser aristócrata, y si la muerte no la hubiera sorprendido antes, se hubiera unido a los ejércitos que pretendían reinstaurar el antiguo régimen en Francia. Era obedecida siempre, y a veces, para obtener alguna cosa, no desdeñaba recurrir a cualquier medio, aunque fuera cruel.


Hacia 1790 su salud comenzó a declinar, pero sus apetencias sexuales no disminuyeron, y su nuevo favorito, Platón Zubov, gobernaba la vida interior de la corte “demostrando una inteligencia inversamente proporcional a su apostura”. A la emperatriz habían tenido que construirle un ascensor para evitarle subir y bajar las escaleras de palacio, y acabó dejándose gobernar por favoritos y familiares.

Murió el 16 de noviembre de 1796, según unos de una apoplejía, según otros de un aneurisma, y según los menos discretos sentada en el excusado leyendo un libro cuyo contenido le produjo un definitivo ataque de risa.

44 comentarios:

  1. Un personaje clave del Despotismo Ilustrado. Lo de "Grande" lo tiene bien merecido.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  2. Conociendo todas las innovaciones que pretendió instaurar en su país y observando la dignidad y elegancia que muestra en sus retratos, no me extraña que fuera conocida como Catalina La Grande, realmente debía de serlo, pese a ese despotismo que mostraba en su Gobierno.
    Como es habitual, lo anecdótico me llama la atención, como el detalle del ascensor o el momento excusado.
    Interesante como siempre Madame

    ResponderEliminar
  3. En todos los sentidos, monsieur. Lo fue, lo fue.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, madame, una mujer que imprimió su propio sello a su siglo. Uno de esos caracteres nacidos para destacar.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. “demostrando una inteligencia inversamente proporcional a su apostura”.

    Es un caso frecuente, si y diametralmente opuesto al de Catalina, que no se puede decir que fuera una belleza pero en los retratos queda bastante mona y parece que fue una inteligencia superior. Me ha gustado mucho conocerla mejor, Madame. Como siempre, agradecida.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda, hizo honor a su apodo esta Catalina, por cierto, que no sabía que posiblemente murió de un ataque de risa, jeje. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  7. Hola Madame Masquée!! Qué lástima que haya utlizado el despotismo para lo que hizo. No cabe duda de que el nombre Catalina la Grande estaba de acuerdo con su personalidad. Muy interesante Madame.
    Feliz fion de semana!!
    BISOUSSSSSSS

    ResponderEliminar
  8. grande, me gusto lo del trineo-palacio, la realeza sabe viajar... jajaja

    Saludos querida Madame

    ResponderEliminar
  9. ...O seu trabalho é maravilhoso...
    ...Voltarei sempre para apreciá-lo...e aprender...

    Abraços,
    Nirma Regina

    ResponderEliminar
  10. Un gran personaje, sin duda, aunque creo que no me hubiera gustado vivir bajo su reinado.
    Feliz sábado, Madame

    ResponderEliminar
  11. Lastima que todo su poder se perdiera en los intringulis del despotismo......
    Me impresiona que sus adversarios hayan dicho lo del excusado

    ResponderEliminar
  12. Se me ha olvida despedirme Madame....Es la lluvia, que me emociona.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Madame, es usted muy generosa encontrandola bastante mona en los retratos. Supongo que los pintores hacian lo que podian. Pero, desde luego, con su inteligencia ya tenia bastante.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Fijese que felicidad, madame, y quien podria desear una muerte mejor que esa :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Ya lo creo que sí. Menuda mujer. Cualquiera le tosía!
    Pero sí, fue muy despota y arbitraria, incluso cruel, y su concepto de justicia era muy peculiar.

    Feliz dia, madame

    Biosus

    ResponderEliminar
  16. Ya ve, no esta mal el caprichito, eh monsieur? Bonita forma de deslizarse por la nieve :)

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, madame.

    Muy agradecida por su visita.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Ni a mi tampoco, monsieur. Ademas en Rusia hace demasiado frio para mi gusto. A decir verdad, en su epoca no sabría dónde meterme, porque vaya como estaba Francia.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Algunos personajes no se libran de la leyenda ni en el momento de la muerte, monsieur.

    La lluvia arrecia por aqui tambien. No pinta bueno el fin de semana. Disfrutelo igualmente.

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. MAdame, después de la trayectoria de este personaje y la imagen que tiene, con ese despotismo y ambición, no deja de resultar gracioso imaginar que muriera de un ataque de risa, y en el excusado para rematarlo!.
    Feliz sábado lluvioso madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Pues sí, madame, jiji. Sería un final insólito para una mujer insólita. Desde luego nunca se sabe donde aguarda la muerte!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. LAS MUJERES APRENDIERON MUCHAS COSAS DE ESTA GRAN DAMA, QUE EL SABER NO TIENE FRONTERAS, Y QUE EL SEXO ES SALUD Y JUVENTUD.
    VIVA CATALINA.
    CREO QUE NADIE HIZO TANTO POR EL IMPERIO COMO ELLA, EN LA CULTURA, Y EN LA EXPANSIÓN TERRITORIAL.
    SALUDOS QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  23. Madame,
    una ilustrada en un siglo de hombres. Se haría espacio con un doble esfuerzo, supongo.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  24. muu interesante tu blog,me gusto encontrarme con la pequeña Figchen devenida luego en Catalina.
    si recorremos su historia más nos maravilla su personalidad.
    más alla de las criticas por su soberbia o despotismo, nos encontramos ante una mujer con una sicología increible para transitar por ese mundo masculino,para adularlos,usarlos y porque no disfrutarlos sexualmente.
    con sentido del humor, constancia para ilustrarse y una gran sagacidad,quedó en la historia.
    si leemos sus reglas para gobernar, la primera es educar al pueblo, que bueno sería si en el siglo XXI se pusiera en práctica esto y no "Pan y circo" para dominarnos mejor.
    desde ya que la sigo, un beso.

    ResponderEliminar
  25. Qué gran magnanimidad la suya al encerrar a Pedro con su sirviente, su perro y su violín... Y de muerte natural me temo que nada de nada.

    De lo que no estoy tan segura es de qué hubiera pasado con Rusia sin esta mujer al frente. Probablemente habría un zar pelele sin voz ni voto y el imperio gobernado por la nobleza. O quizás hubiera reinado un rey tan cruel como ella. Porque a pesar de lo que pensemos Catalina era ni más ni menos que sus antecesores y sucesores en cuanto a crueldad y gobierno de hierro se refería. Otra cosa es su valoración en cuanto a fomento de las artes, expansionismo imperial y demás.

    Un besito

    ResponderEliminar
  26. Muy buena segunda parte Dame. En verdad que merecía su apodo, no hay dudas de que si fue verdaderamente Grande para Rusia.
    Si es cierto que era cruel y macabra, sin embargo las cosas que hizo por su nación la cambiaron totalmente.
    Lo que me llama la atención son las concesiones que le hicieron a Pedro :).
    Pero sobre todo hay que destacar su abundante energía.
    Un Saludo
    Uriel

    ResponderEliminar
  27. Una mujer "de armas tomar", una déspota -y nunca mejor dicho dada la época- , culpable en parte del atraso de Rusia frente a la modernidad de otros países con esa moda terrible de la autocracia que luego heredarán los zares. Un lastre para el progreso de su país.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Madame abuela: no parece que tanto sexo haya conservado joven a Catalina, que en sus ultimos años era una autentica ruina humana. A lo mejor es que deberíamos tener mas en cuenta la inscripcion cincelada en el santuario de Delfos: Nada en exceso.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Y con algun que otro asesinato, madame. Asi era mas facil.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Sí, madame Juana, qué bueno. Y qué lastima que Catalina no pusiera en practica sus propias ideas. Pobres campesinos rusos.

    Muchisimas gracias por su presencia en este espacio.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Totalmente de acuerdo con su valoracion, madame Carmen. Fue un reinado floreciente en algunos aspectos, como el de la expansion y las artes, con el consiguiente prestigio en Europa. Pero era por lo menos igual que sus antecesores en cuanto a crueldad y procedimientos arbitrarios y despoticos, en efecto. Como mínimo igual, y hasta creo que con eso le hacemos un favor.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Oh, sí, monsieur Uriel, es conmovedor que se encierre a un hombre con su sirviente, su violin y su perro antes de asesinarlo. Todo un alarde de civilizacion, sin duda :)
    Así era esta mujer.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Completamente de acuerdo, monsieur Cayetano: tuvo una ocasion de oro para modernizar el pais, pero en realidad hizo todo lo contrario, en especial a partir de la rebelion de Pugachev llevó a cabo una politica tremendamente reaccionaria y que no hizo sino agravar y prolongar la situacion de unos campesinos rusos que vivian en el medievo.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. El poder absoluto corrompe absolutamente. Besos, querida madame.

    ResponderEliminar
  35. Feliz modo de morir. Puesto que morir habemos, Ciomo decían los cartujos, creo que desde ahora es aconsejable que todos entremos en el excusado provistos de un libro de chistes...por lo menos se morirá uno bien contento.

    ResponderEliminar
  36. Inteligente, ambiciosa y muy segura de sus fuerzas, esa era Catalina la grande, uno de los más claros ejemplos del despotismo ilustrado, junto con el monarca hispano Carlos III. A pesar del aperturismo intelectual e ideológico, siempre actuó con puño de hierro, como correspondía a un príncepe (como afirmaba Maquiavelo). Una gran mujer y mejor gobernante, sin duda. Muy buenos días, mademe.

    ResponderEliminar
  37. uy!!! que mala excusa lo del cólico de su pobre marido ...

    una mujer con un ansia de poder que no conoció más límite que su muerte...

    ResponderEliminar
  38. Recuerdo que viendo una pelicula sobre su vida; hacia el final ella decia;En francia ellos me dicen "Catalina "EL" grande" "el grande...porque parece que por alguna razon no le decian la grande XD

    Una mujer poderos en mente y alma...

    Al marido no le tengo lastima dicen que de buen hombre "nada de nada" XD

    Una estratega politica como pocos en el mundo.

    Lectora asidua de los grandes pensadores.

    Una entrada por demas genial...

    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Y tanto, madame Isabel. Dónde quedaron las buenas intenciones de Catalina.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Pues si, no estaría mal. Ya que hay que morir, madame, esa forma casi parece un regalo.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Y una fuerte personalidad, desde luego. Esperemos que no resucite, no vaya a ser.

    Feliz comienzo de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Llevaba consigo ese ansia desde que era casi una niña. Siempre lo tuvo muy claro. Lo quería, y a cualquier precio.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Ya ve cómo eran, madame, que como era una mujer les parecía mas halago decir "el grande", porque "la grande" al parecer era poco. Siempre igual.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Indudablemente una soberana cuyo carácter y método de gobernar se ajustaban perfectamente al tiempo y la circunstancia que le tocó vivir.Soy venezolano, compatriota de Francisco de Miranda, de quien se sabe visitó Rusia y estuvo en la corte de Catalina. En nuestra historia se ha debatido desde antiguo lo relativo a una supuesta relación íntima entre Miranda y la célebre zarina. Pienso, apelando a lo leído acerca del temperamento de ambos, que ello no es imposible que hubiese ocurrido.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)