domingo, 20 de junio de 2010

Amalasunta, Reina de los Ostrogodos


En Ravena había sucedido un desastre: el joven rey ostrogodo Atalarico acababa de morir, en octubre del año 534, con sólo 18 años de edad. Amalasunta, hija de Teodorico el Grande, tras perder a su esposo se quedaba también sin su hijo y heredero.

Eutarico, el padre de Atalarico había sido en realidad su segundo esposo, puesto que siendo muy joven había contraído un matrimonio secreto con un esclavo. La madre de Amalasunta, Audofleda, lo hizo ejecutar al enterarse.

Mujer resuelta, ahora Amalasunta se enfrentaba a la amenazadora oposición de la nobleza goda, que siempre le habían echado en cara sus simpatías por la población itálica y su predilección por los ministros romanos así como su amistad con la corte de Constantinopla. Por todo ello, al poco tiempo de quedarse viuda le habían arrebatado la educación de su hijo, Atalarico, pretextando que con su madre no aprendía más que las artes y los modales de los romanos, tan ajenos a la virilidad germánica del pueblo godo.


De todos modos Atalarico se tomó tan a pecho lo de la virilidad germánica que, en cuanto tuvo edad para ello, no dio tregua a cuantas mujeres se pusieron a su alcance. Las cortesanas de Ravena supieron explotar la magnífica disposición del joven rey. Por desgracia su constitución física no era demasiado robusta, y eso tenía preocupada a su madre.

Amalasunta, más inteligente que sus súbditos, sin saber a quién acudir inició una correspondencia secreta con el emperador Justiniano, a quien ponía al corriente de la situación en Italia y en Occidente. Justiniano, único emperador cristiano, se consideraba con ciertos derechos sobre los países que integraran el antiguo Imperio romano.

Al morir Atalarico, su madre se encontró a merced de sus enemigos. Todo su poder dimanaba de su calidad de regente del joven monarca, y ahora se había terminado. En la mentalidad germánica no cabía que una mujer llegara a ocupar el trono, y Amalasunta lo sabía. Así pues, decidió poner sus encantos femeninos al servicio de su ambición. No había cumplido 40 años, y su belleza aún era espléndida.

Teodato

Se entrevistó con su primo Teodato, pidiéndole que, como único varón de la familia amala, defendiera los derechos al trono de la dinastía, y le ofrece compartir el trono.

Se afirma que en noviembre de 534, al mes escaso de morir Atalarico, se celebró la boda. Sin embargo, algunas fuentes apuntan a que Teodato ya estaba casado y su esposa aún vivía. Sea como fuere, Teodato y Amalasunta fueron proclamados reyes en Ravena.

Pero el nuevo rey era de naturaleza inconstante, siendo el único rasgo firme de su carácter la insaciable avaricia. Todos conocían su punto flaco y lo tentaron con él. Teodato se dejó convencer.

Todavía en plena luna de miel, propuso a su esposa una excursión de placer por el lago Bolsena, donde poseían un palacete de recreo. La reina aceptó encantada, pero no tuvo tiempo de disfrutar tan dulces experiencias. La intención era la de retenerla allí prisionera, y al poco tiempo, mientras tomaba un baño, tres esbirros de Teodato entraron y la estrangularon.


Esta muerte cruel iba a cambiar el destino de su pueblo y a influir poderosamente en la historia europea. Los italorromanos se alzaron en armas contra Teodato. Justiniano, que sólo esperaba una excusa para lanzarse a la conquista de Occidente, envió a Italia un fuerte ejército al mando de Belisario. Los bizantinos veían oficialmente a vengar a Amalasunta.

Teodato, acorralado por todas partes, fue muerto por sus propios soldados, quienes proclamaron rey a Vitiges.

34 comentarios:

  1. Este Teodato tenía mucho peligro. Quien mal anda mal acaba. Tuvo un final adecuado a su maldad.
    Otra cosa es el nombre de los godos, ya sean ostrogodos o visigodos. Parece que se los busca el enemigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jiji, es verdad, monsieur, mire que suenan mal todo. Parece que en vez de llamarse, se insultan!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Vaya con el Teodato Madame.

    La historia se repite. Solo cambian los personajes.

    Feliz domingo Madame.
    Regresaré el 12 de Julio

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pobre mujer madame, que muerte mas horrorosa.

    Que peligro tenia el Teodato

    ResponderEliminar
  5. Los ostrogodos tuvieron poca suerte con sus reyes, salvo Teodorico, y su reino duró mucho menos que el de sus hermanos visigodos. De todas formas las dos ramas de los godos fuerosn víctimas de las turbulencias de sus familias reales.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  6. Sí, monsieur, no hacemos mas que asesinarnos, esto es terrible.

    Que disfrute usted de sus vacaciones!

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sí, madame, aquí no ganamos pa disgustos. Esto es una tragedia tras otra. Claro, es que como era el primo Teodato, al ser de la familia ella pensó que no la iba a asesinar, pero es que ni de los parientes se puede uno fiar.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Sí, cosas como esta estaban a la orden del dia. No sé cómo podian ambicionar tanto la corona, teniendo en cuenta el elevado riesgo que eso conllevaba para la salud!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Coincido con Cayetano en lo de los nombres de los godos. Algunos tienen bonitos nombres de gato como Egica o Witiza...

    En cuánto a Teodato recibió lo que se Merecía. Gracias, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  10. Pobre, pobre Atalarico. Morir extenuado, a su edad. Y todo por empeñarse en mantenener bien alto el pabellón de esa virilidad germánica..
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  11. Qué vida llena de desgracias la de esta mujer. Primero se muere su marido, luego su hijo, los nobles de su país que ni la querían ni respetaban, se casa con su hermano y este la mata; baja, ni quisiera estar en sus zapatos.
    Por cierto, Teodato no recibió más que lo que se tenía bien merecido.
    Un Saludo Dame.
    Uriel

    ResponderEliminar
  12. El asesinato de esta mujer le vino como anillo al dedo a Justiniano para invadir Italia y empezar la aniquilacion de a poco del pueblo ostrogodo ,convengamos que tantos visigodos y ostrogodos no ayudaron mucho para permanecer en auge debido a sus costantes inestabilidades monarquicas madame
    Un abrazo y el cariño de siempre

    ResponderEliminar
  13. Hay que ver los nombres que gastaban estos godos...y al final Justiniano casi consigue reunificar de nuevo todo el Imperio...

    ResponderEliminar
  14. Es posible, madame, que sus nombres fueran mas adecuados para un gato, sí. Sin embargo, yo no llamaría a ningun felino Teodato, pobrecillos.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Sí, él hacía una interpretación un tanto sui generis del asunto, muy limitada, al parecer.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, monsieur, el que juega con fuego sabe que puede quemarse, y así le ocurrió a Teodato.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, Justiniano estaba esperando a que le dieran la ocasion, y se la sirvieron en bandeja. Qué miras tan cortas tuvo Teodato!

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Por cierto que el nombre de Justiniano tampoco estaba nada mal, eh? Si los de los godos suenan bien para los gatitos, como apunta madame Alma, el de Justiniano no sabría yo a qué mascota ponerselo.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Qué gracia lo de la virilidad germánica... ¿ acaso temían que se afeminara demasiado con las costumbres romanas?

    Mala suerte la de Amalasunta, que buscando el propio bien de su pueblo encontró su propia muerte, a manos de un marido ambicioso y avaricioso, ambos adjetivos conjuntos. Menos mal que la justicia divina se hizo y tuvo una muerte acorde con su calidad humana.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  20. Yo con los nombres es que me lío y acabo no enterándome de la mitad. Esto es la versión goda de los culebrones modernos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustada leer esta historia de los ostrogodos, pues apenas se estudia, sólo los visigodos por su paso por Hispania. Es cierto que la "virilidad" y el carácter salvaje de los pueblos germánicos les impide tener una amplitud mayor de miras, como tenía la reina Amalasunta, o el propio Justiniano (ese si que tenía amplitud de miras), gran beneficiado de toda esta historia. Un abrazo, madame.

    ResponderEliminar
  22. ¡Vaya nombrecitos! Menos mal que nuestros padres no se acordaron de estos apelativos a la hora de bautizarnos, uffff.

    ¿Y la virilidad española?¿No cuenta? jejej

    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Pobre mujer, qué muerte tan cruel.

    Una muerte que cambió el curso de la historia. La de veces que ha pasado eso.

    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  24. Quien juega con fuego se quema, y es lo que le pasó a Teodato. Y en cuanto a Amalasunta, la verdad es que no le cambiaría el puesto madame, vaya forma de terminar.
    Feliz noche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Nada envidiable la suerte de Amalasunta, viuda, con un hijo empeñado en la lujuria y la mala vida o debiera decir "buena" para los caballeros?? pero todo tiene su justa paga, una venganza que cambió el rumbo de la historia.

    besos Mme.

    ResponderEliminar
  26. Sí, así es, madame Akasha: las costumbres de los romanos les parecian demasiado afeminadas a los godos. Ellos tenian sus propios criterios, un tanto mas toscos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Sí, la verdad que tendrian que llamarse por diminutivos, porque con el nombre entero tenian que acabar por atragantarse, madame.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Sí, es verdad, los ostrogodos pasan por los libros de historia sin pena ni gloria. Por eso me parecio interesante que asomaran un poquito por aqui.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Por supuesto, una virilidad goda tambien a fin de cuentas, madame, jiji. Faltaria mas!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Sí, monsieur, optar por el asesinato no suele ser una buena idea. Suele tener efectos secundarios!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Madame Nikkita, que sorpresa verla por aqui! Creí que estaba usted de vacaciones blogueras, puesto que hace ya rato que no actualiza.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. jiji, para los caballeros supongo que podemos llamar buena la vida, mientras dura. Lo malo es que a veces se los lleva por delante.

    Feliz dia, Lady Darcy.

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Madame,
    qué interesante y bien escrito. Indíquenos con más detalle qué pasó después.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, madame, pero me temo que de momento vamos a cambiar de tema radicalmente, madame, como suelo hacer en este blog. El resto tendrá que aguardar a mejor ocasion.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)