martes, 18 de mayo de 2010

Vida cotidiana en la antigua Grecia


Agora

Había gran contraste entre los suntuosos templos y las humildes casas de la población: las casas, sin chimeneas, se construían con materiales perecederos, pero los templos se erigían con piedras o losas de mármol que se superponían sin más, al no existir ni el mortero ni el cemento. Además no había canalización de aguas, y la basura se tiraba a la calle, pero desde la época clásica las casas contaban con cuartos de aseo y pequeñas bañeras de barro, piedra o ladrillos.

Los hogares ricos (muy pocos) se parecían a los palacios homéricos, y constaban de una entrada guardada por un portero, el departamento de hombres, cuyas salas daban a un patio rodeado de un pórtico, y el departamento de mujeres, que daba a un jardín.

Casa griega

El ágora o plaza del mercado era un centro de reunión. Allí se encontraban los edificios públicos, los templos y el Palacio de Justicia. Era un lugar de encuentro donde políticos y filósofos podían expresarse libremente. Otro lugar donde reunirse eran los baños públicos, de los que las mujeres estaban igualmente excluidas.

La mitad de la población eran esclavos. La vida de los que trabajaban en minas y canteras era francamente dura. No tanto, sin embargo, la de los esclavos dedicados a las tareas del hogar. Éstos recibían buena comida y podían llegar a recibir la emancipación.

Las mujeres no contaban con ningún privilegio. No podían participar en política y tenían escaso renombre en la vida social y artística. Tampoco competían en los juegos olímpicos. Estaban siempre bajo la tutela del padre o del marido y tenían terminantemente prohibido salir solas a la calle. Llevaban el pelo largo, a diferencia de las esclavas, y también contrariamente a ellas se maquillaban y utilizaban perfumes. Además se rasuraban el vello corporal y prestaban especial atención a sus uñas.


Se cuidaba especialmente la educación de los jóvenes. Estos recibían clases de lectura y escritura, música y canto, y aprendían poesías. El entrenamiento físico tenía gran importancia. Para los griegos la mayor perfección se encontraba en el cuerpo del adolescente y había que ejercitarlo hasta límites insospechados para conseguir aún más belleza.

El entrenamiento era polifacético, pero el deporte preferido era la competición quíntuple, similar al pentatlón actual. Constaba de lucha, carrera, lanzamiento de jabalina, salto de longitud y lanzamiento de disco. La ambición de los participantes en las olimpiadas —que se celebraron cada cuatro años entre el 776 a. C. y el 393 d. C.— era impresionante. Había una gran competencia entre todas las ciudades, también en las colonias. El esfuerzo era tanto que a veces los atletas dañaban su salud o llegaban a morir de agotamiento. Mientras duraban los juegos, la vida política se colapsaba y cesaban las batallas. La celebración permitía, además, que filósofos, políticos y literatos hicieran demostraciones de su arte.

El Discóbolo de Mirón

Los griegos solían reunirse en festejos en los que abundaba la comida y la bebida. Aprovechaban estos banquetes para intercambiar opiniones, pues eran muy amigos de la conversación. Las esposas no asistían a estos actos, pero sí las hetairas, mujeres que tañían la flauta, bailaban y atendían a los hombres. No se usaba tenedor, sino que se comía con los dedos. Hay cuchara para sopas y cuchillo para cortar la carne. En los banquetes se sentaban en banquetas, que por eso llevan ese nombre.

Hacían tres comidas al día. El desayuno consistía en pan de cebada mojado en vino, y podían añadirse higos o aceitunas. Después venía un almuerzo ligero, a mediodía o comienzo de la tarde, y por último la comida principal, que era la cena, generalmente a la caída de la noche.


Eran profundos amantes del teatro. La afición al drama fue causa de que se construyeran numerosos teatros en los que se representaban varias obras seguidas. El coro, compuesto únicamente por hombres, tenía mucha relevancia. Sus integrantes iban ataviados con máscaras y coturnos. En Grecia se daba mucha importancia a la palabra, por lo que eran aficionados a la oratoria y a la recitación. Las representaciones, siempre al aire libre, se hacían en teatros con gradas, lo que daba cierta comodidad al público.

En general, el pueblo griego era supersticioso en extremo. Los dioses eran primordiales, y estaban presentes en cada acto que realizaban. Los sacrificios consistían en la ofrenda de animales y productos agrícolas con los que se buscaba la protección del dios contra la desgracia y la enfermedad, y su perdón por las malas conductas. Por lo general no se hacían sacrificios humanos, salvo en casos de extrema necesidad. Se sabe que en el año 480 a. C. los atenienses sacrificaron a una persona para detener el avance de los persas. Estaba muy extendida la práctica de la adivinación, que se realizaba por medio de la interpretación del vuelo de las aves o de las vísceras de animales, pero también por medio de los oráculos, personas que tenían el poder de transmitir por su boca los pensamientos de los dioses.

Templo griego

El oráculo de Delfos fue de los más visitados, y a él acudían peregrinos de toda Grecia. El oráculo decía siempre la verdad, y si después sucedía justamente lo contrario era porque los hombres no habían sabido interpretar las palabras de la divinidad.

40 comentarios:

  1. El ágora humaniza la ciudad, la hace lugar de encuentro y debate.

    Fascinante la historia de la vida cotidiana.

    Saludos cordiales, desde el Sur.

    ResponderEliminar
  2. Madame,
    ¡qué útil la imagen del templo griego que nos brinda en esta entrada!

    Tal vez, siendo varón, no fue mala época esta...

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. Aburrida para las mujeres, pero sí, por lo demas fascinante.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Siendo varón fue estupenda. Magnifica!
    Pero las pobres mujeres pocas veces estarian tan reprimidas.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. El oráculo era como las madres, Madame. Que aciertan siempre pero si se equivocan es por culpa de los hijos ;)

    Y que diferencia de trato a las mujeres entre los refinadísimos griegos y los bárbaros celtas. Curioso.

    Feliz tarde, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  6. Madame Masquee, esta entrada me ha encantado, porque es un tema que me apasiona, repasé todo! Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Parece mentira, verdad madame? que las culturas mas refinadas fueran las que menos derechos concedian a la mujer. Que loco mundo el nuestro!

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Pues me alegra que la haya encontrado usted de su agrado, madame. La verdad es que la Grecia antigua es apasionante. Por lo menos para los hombres, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Interesante entrada sobre la vida de la gente normal en la Grecia antigua.
    Los griegos cuidaban más de la educación y de la salud a través del ejercicio físico que de aparentar. Las casas, incluso de la gente más rica, non tenían demasiadas cosas, pocos muebles y grandes espacios vacíos.
    Siguiendo con el juego:si yo fuera griego... comería frutas y aceitunas con pan para desayunar y algún traguillo de vino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sí, el orgullo, la base de nuestra civilazación... tampoco fue una buena época para ser mujer.
    Quizás lo pasasen mejor las bárbaras celtas que hace poco nos presentaba.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado esta entrada Madame. Me llama la atención la civilización griega. Como comentan Cayetano, los griegos se cuidaban mucho a través del deporte, creo que eso lo herede de ellos ;D

    También el gusto por la superstición sobretodo en América latina se heredo de los griegos.

    Saludos Madame. Más tarde voy a la corte

    ResponderEliminar
  12. Y se marcaría usted sus buenos sirtakis, seguro, jiji. Yo me quedo concretamente con Creta.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Estoy segura, monsieur. Como mujer me hubiera gustado mucho mas ser celta, aunque vista desde nuestros dias la civilizacinon griega resulta fascinante.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Ah pues yo creia que era de los celtas, que tambien tenian lo suyo, seguramente mas que los griegos. En Galicia aun perviven muchas de esas cosas.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Hola Dame Masquée!! Menos mal que no viví en esa época Madame, demasiado aburrida la vida de la mujer. Qué lástima con todo el arte y teatro para disfrutar y no poderlo hacer!! Muy inetresante el post, me encanta saber las costumbres de otras épocas.
    Feliz martes Madame!!
    Bisoussssss

    ResponderEliminar
  16. Me quedo con lo de comer con las manos... no siempre, pero de vez en cuando y dependiendo de qué manjares resulta francamente divertido ;-)

    ResponderEliminar
  17. Uy madame, esto me toca muy directamente, ya que toco este tema con mis alumnos en la asignatura cultura clásica de 3º de ESO. Intento tocarle temas divertidos y cotidianos, como muchas de las cosas que usted apunta y ellos se lo pasan en grande, con caras de incredulidad, cuando les digo que las mujeres y hombres griegos no llevaban ropa interior, que el padre decidía si se tenía el hijo o se abandonaba, que había parásitos profesionales para ser invitados de gorra en los banquetes de los ricos, etc.
    Divertídisima y amena la entrada que nos trae hoy. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Qué maravilla ser mujer en Grecia eh? Vaya tela.

    ResponderEliminar
  19. Ser mujer en Grecia tendria que ser horroroso...

    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Sí, tenia que ser desesperante, porque si por lo menos no hubiera tantas diversiones! Pero tener que ver como los esposos se iban de juerga y ellas se quedaban en casa tenia que ser terrible.

    Feliz tarde, madame Gabriela

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Pues no se, no crea que me hace mucha ilusion lo de los dedos pringosos, jiji, pero bueno, de todos modos a mi a uno de esos grandes banquetes no me iban a invitar. Comería cualquier cosita en casa.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Monsieur, que suerte tienen sus alumnos con un profe que les cuenta esas cosas. Normalmente siempre se omiten, lo cual es una lastima, porque resulta un poderoso aliciente a la hora de estudiar.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ya le digo, madame, jiji, vaya tela.
    Se pasaban muchisimo con las pobres mujeres, no?

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, madame, yo no se si era que temian que les salieran todas como Olimpia o que, pero vaya mojazos Debian de morirseles todas de puro aburrimiento.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Todo un contraste, en relación con los celtas, en lo que se refiere a la convivencia con las mujeres.

    Cómo me gustaría poder asistir a una de esas tragedias griegas, o tener una conversacioncita con Platón. Mucha era digital, muchos avances tecnológicos, pero no hemos podido inventar una maquina del tiempo.

    Resignación, madame. Resignación.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  26. Yo me apunto a lo de la tragedia griega, pero cuando converse usted con Platon ya no lo acompaño. Luego ya me ofrecería usted un resumen, jiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Siempre es fascinante las vidas antiguas, madame. Pero ésta es muy especial.

    Siempre he querido ser griego, poder respirar toda su cultura, admirar sus debates, su arquitectura, todo...

    Pero como todo no es perfecto, la crítica que se les debe hacer es la poca igualdad que ofrecían a las mujeres. Siempre nos encontramos con lo mismo...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  28. Coincido en que hay una diferencia significativa entre el mundo griego y el celta, en el papel que jugaba la mujer. Gran enrada como siempre nos tiene acostumbrados un saludo Madame.

    ResponderEliminar
  29. Muy buena entrada Dame. Igual que siempre.
    Podemos decir que no era una sociedad del todo agradable para la mujeres, aunque si para los hombres. Y, entrando en comparaciones, podríamos decir que los blog de internet son una especie de Ángoras modernos. No creen?
    Así que puedo decir que usted Dame, tiene una bonita y muy educativa ángora moderna. Has descripto muy bien cómo era la sociedad griega y he aprendido más de una cosa leyendo su entrada. Por cierto muy buenas las imágenes.
    Saludos
    Uriel

    ResponderEliminar
  30. MAdame, una entrada completísima y muy interesante. Me gusta mucho la civilización y las costumbres griegas, y me apasionó más aún después de estar allí.
    No sabía de dónde venía el término banqueta!.
    Buenas noches, madame :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Es verdad, monsieur Pablo, un fallo garrafal. Si no fuera por eso serían practicamente perfectos!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. En efecto, la diferencia es enorme, como si fueran seres de galaxias diferentes. Cada cual tenia sus ventajas y su encanto.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Pues supongo que es una buena comparacion, en efecto. Al fin y al cabo hoy dia nos damos cita en los blogs y hacemos nuestras agradables tertulias virtuales.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Yo tardé en entrar por el gusto a lo griego, pero acabó por atraparme por completo. Hoy dia es una de mis civilizaciones favoritas!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Puedo equivocarme
    tengo todo por delante
    Y nunca me sentí tan bien

    Viajo sin moverme de aquí
    Chicos del espacio
    Están Jugando en mi Jardín

    Medirán
    El azar
    Con el viento…
    Fuerza natural

    Y me eché a la suerte
    Ahh! Ahh!

    Nena no volvió el ayer
    Me puse delante
    De mis ojos para ver

    Chispas de oscuridad
    No es tan importante
    Sé que Dios es Bipolar

    Cambiará como el mar lo que siento
    Es algo Natural

    Cada vez más Fuerte

    Voy pisando Fósiles no me dejarán caer
    Un mundo microscópico me sostiene de los pies
    Naves como nubes cambian de velocidad
    Mis pupilas dilatando otra noche más

    Más azul
    Es la luz
    Si me alejo…
    Fuerza Natural


    Me perdí en el viaje
    Nunca me sentí tan bien

    Me perdí en el viaje
    Nunca me sentí tan bien

    Todo por delante
    Todo está hablándome

    Está Cambiando el Aire
    Yo nunca me sentí tan bien

    ResponderEliminar
  36. gracias, madame, o monsieur, muy bonito. Nos hace retrotraernos al apoteosis de la psicodelia griega.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Me ha sorprendido la condición nula que tenía la mujer en el mundo griego. Me reciuerda a la de al época imperial romana, tan lejana a la libertad de que gozaba en la republicana.

    Una dieta muy sana la que tenían en aquel entonces, cien por cien mediterránea que ahora recomiendan tanto los médicos para una disfrutar de una buena salud.

    Besazos

    ResponderEliminar
  38. Es verdad, las mujeres griegas eran las que peor paradas salian de todas. Pocas sociedades habrian tan misoginas como esa.
    Espero que por lo menos les dejaran comer esas cosas tan ricas, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Alguna vez escuché que los griegos, en los baños públicos solían encender vasijas con hierbas que les producían una sensación subjetiva en los sentidos, y los hacían alucinar; de allí se desprenden muchos mitos sobre los "saberes" del obrar humano; te sigo !

    Dios te continúe bendiciendo.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)