miércoles, 12 de mayo de 2010

La infancia de Mahoma


El nombre de Mahoma en caligrafía árabe

Mahoma nació en La Meca, por entonces una floreciente ciudad comercial. En la obra de Ptolomeo, del siglo II, esta ciudad aparece bajo el nombre de Makoraba, que podría derivar de otra palabra con el significado de santuario, templo.

A pesar de que La Meca no está exactamente en el recorrido de la llamada Ruta del Incienso, lo cierto es que se trataba de un emporio comercial muy importante. Los comerciantes de allí dependían de los beduinos para la provisión de sus caravanas, y éstos a su vez obtenían su sustento de la cría de camellos y ganado menor, y también a través de la escolta y protección de caravanas. Los beduinos practicaban el trueque para obtener mercancías tales como objetos metálicos, que sólo podían proporcionarles los comerciantes de las ciudades. Una de sus características era la trashumancia estacional, que suponía grandes migraciones entre el desierto y los pastos.

La Meca

La estructura social tribal no se limitaba sólo a los beduinos, sino que era también la forma de organización entre los sedentarios. En tiempos de Mahoma, La Meca estaba dominada por la tribu de los Qurais, dividida a su vez en varios subgrupos, tales como los Banu Hasim (del que procedía Mahoma). El órgano de gobierno más importante era la Asamblea del Consejo. Los demás grupos políticos no privilegiados no participaban en la dirección. Entre otros, estaban excluidos los esclavos, los expulsados de otras tribus y los extranjeros. Será entre esos grupos que el Corán llama débiles, y entre los que se cuentan los pobres y los mendigos, donde Mahoma encontraría más adelante sus primeros seguidores.

La soberanía de los Qurais sobre La Meca se remontaba a un ancestro de Mahoma que consiguió la supervisión sobre el santuario, por entonces deshabitado, uniendo por primera vez la tribu de los Qurais y asegurando su dominio con la expulsión de otras tribus.

En todo este proceso desempeñó un papel fundamental el santuario de La Meca, la Kaaba. Tal vez fuera este santuario, junto con el no muy lejano Arafat, meta de peregrinaciones, el motivo que indujo a los Qurais a dedicarse al comercio, al principio con los participantes en las peregrinaciones para pasar luego a organizar grandes caravanas para el comercio a larga distancia.




No se conocen con exactitud el año ni el día del nacimiento de Mahoma, aunque se suele identificar con el año del elefante. Modernos estudios sitúan el acontecimiento en torno al 570 ó 571. Cuando nació, su abuelo lo llevó a la Kaaba y dio las gracias a Dios. Después, tal como era habitual en la antigua Arabia, se puso a buscar una nodriza. La elección recayó en una mujer llamada Halima. Esta mujer al principio no quería hacerse cargo del niño, ya que era hijo póstumo, y por tanto su salario no parecía estar asegurado. Una vez lo hubo aceptado, llegó para ella la prosperidad en un año de miseria y sequía.

En el tiempo que Mahoma pasó entre los beduinos, ocurrió un episodio que Ibn Ishaq relata en varias versiones, teniendo por fuente un relato del propio Mahoma:

“Fui amamantado por un ama de cría de la tribu Sa’d ibn Bakr; yo estaba cuidando las ovejas detrás de la tienda con otro muchacho que había sido amamantado junto conmigo, cuando llegaron hasta nosotros dos hombres con vestiduras blancas y con un recipiente de oro que estaba lleno de nieve; me agarraron, partieron mi cuerpo, sacaron mi corazón y extrajeron de él una pepita negra que arrojaron lejos; entonces lavaron mi corazón y mi cuerpo con la nieve hasta que me hubieron purificado totalmente”.

Esto puede concebirse como una ceremonia de iniciación en su ministerio profético. En cualquier caso, se refiere a la idea de que Mahoma estaba libre de pecado o mácula.

La Meca

Amina, la madre de Mahoma, murió cuando él sólo contaba seis años. El huérfano pasó entonces a la tutela de su abuelo, que gozaba de gran reputación entre su tribu. En el pasado había recibido en sueños la orden de excavar el pozo de Zamzam, junto a la Kaaba, cuya agua se consideraba dispensadora de bendiciones, y más tarde desempeñó la función de aprovisionar con comida y bebida a los peregrinos.

Mahoma tenía ocho años cuando perdió también a su abuelo. Entonces lo llevó consigo su tío Abu Talib, que tendría una gran importancia en su vida pese a que no sería seguidor de su mensaje. Era le prototipo de nobleza árabe antigua, permaneciendo leal a su sobrino hasta casi ser él mismo expulsado.

 Bosra, Siria

A los 12 años Mahoma acompañó a Abu Talib en uno de sus viajes comerciales a Siria. Allí, en la ciudad de Bosra, vivía un monje, Bahira, versado en las escrituras cristianas. “Bahira le examinó de arriba abajo, y descubrió en él las señales físicas especiales”, pero para tener la absoluta certeza le rogó que le contestara algunas preguntas.

“Él le respondió: “¡Pregúntame lo que se te antoje!”. Y comenzó a preguntarle por sus sueños, por su naturaleza física y por otras cosas, y todo coincidía plenamente con lo que Bahira sabía por su descripción. Finalmente, miró su espalda, y vio entre los omoplatos el sello de la profecía”. 

Bahira se volvió hacia Abu Talib y le exhortó a que protegiera a su sobrino de la persecución de los judíos y a que emprendiera rápidamente el regreso a su patria. El sentido de la historia está claro: Mahoma es el profeta que anunciaban los libros de los cristianos.



Bibliografía: 
Mahoma – Hartmut Bobzin

43 comentarios:

  1. Original enfoque sobre Mohamed o Mahoma. Poco sabemos de su infancia, dado que su vida suscita interés por los historiadores sobre todo a partir de que se casa con Jadiya, la viuda rica, pudiendo a partir de entonces dedicarse a la vida contemplativa y a predicar.
    Un personaje imprescindible en la historia. Pocos han influido tanto en el devenir histórico. El mundo fue otra cosa a partir de él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es curioso leer sobre la infancia de un personaje del que nunca se me ocurrió que tuviese infancia. No pasa lo mismo con Jesús de Nazareth del que conocemos hasta como fue engendrado...

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Un tema muy interesante, Madame, y desconocido por mi parte. Es curioso, porque, por mi parte, estoy leyendo ahora mismo una visión crítica del Jesús reflejado por los evangelios. En fin.
    feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  4. El nacimiento de uno de los pilares de la cultura occidental, la duda, como en el caso de Jesús de Nazaret es ¿están sus seguidores de hoy en día a la altura de él? ¿hasta que punto se ha pervertido su mensaje?

    ResponderEliminar
  5. Coincido con todos los comentarios anteriores. Interesante historia, Madame. Me ha resultado especialmente poético el episodio relatado por Ibn Ishaq. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  6. Me ha pasado una cosa muy curiosa, Madame. Al leer su entrada me he dado cuenta de cuanto me apetecía, en realidad, saber las cosas que cuenta. No se si me explico muy bien, creo que no, pero no ha sido una sensación rarísima.

    Coincido con Dissortat, nunca se me había ocurrido algo tan evidente como que Mahoma también tuviera infancia.

    (El curioso sistema de relacion que emplea el Linkwithin me ha llevado después a la historia del posible bastardo de Felipe el Hermoso, que he disfrutado muchísimo)

    Creo que hace usted un trabajo maravilloso, Madame.

    Agradecida :)

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sí, tambien me gusta prestar atencion a la infancia de los personajes, porque frecuentemente se encuentra en ella el germen de muchas cosas, como en este caso.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Dadas las circunstancias, la de Jesucristo adquiere mayor relevancia, claro. De todos modos la de Mahoma tambien resulta conocida, lo que no sé si suficientemente valorada o estudiada.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Monsieur Xibeliuss, nunca lo hubiera adivinado.
    Ya me contará si merece la pena la lectura.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Es dificil estar a la altura de Jesucristo o de Mahoma, desde luego. Pero podría hacerse un esfuerzo mayor del que se hace.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, madame. Los textos arabes resultan a menudo de una enorme belleza, en mi opinion.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Me alegra que haya disfrutado usted el texto, madame.
    Es verdad que el gadget hace a veces curiosas relaciones. No se por donde ha visto la coincidencia, porque por no ser igual, no es ni la epoca ni el continente, jiji.

    Muchas gracias, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Hola Dame Masquée!! Muy interesante Madame. No conocía la infancia, Coincido con los comentarios anteriores, uno no se imagina a Mahoma en su niñez. Como siempre muy interesante Madame.
    Feliz miércoles!!
    Biosusssssss

    ResponderEliminar
  14. Madame, me ha encantado esta entrada, ya había leído algo, y se me ha hecho super corta :). Siempre me ha llamado mucho la atención cómo casi todo lo achacaban a los "sueños".
    Feliz tarde madame. Besos.

    P.D.: esta mañana no podía dejar ningún comentario...

    ResponderEliminar
  15. Como en la religion catolica -y otras supongo -la evolución del Islam a sufrido un gran cambio . La esencia de la doctrina del Profeta Mahoma no es la misma .Tambien eran otras épocas, otras necesidades .
    Muy acertada esta entrada sobre la infancia de Mahoma por ser tan desconocida.

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  16. Madame que entrada más interesante, aun me acuerdo cuando el año pasado tube que estudiarle en el instituto, un hombre muy interesante.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me parece interesantísimo que nos narre las peripecias vitales de este hombre de gran importancia para la Historia mundial. Creo que hay alguna película o serie que trata sobre el tema.

    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Pues sí, uno de esos personajes que parece que siempre fue adulto, como Catalina de Médicis o Ludovico el Moro. Pero tambien ellos tuvieron su niñez.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. gracias, madame, y tambien por el aviso. No se qué pasa ultimamente, pero tambien me comentan que a veces no pueden firmarme en el otro blog.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Es cierto, una de las partes mas dificiles de las doctrinas es conseguir que evolucionen con los tiempos. Suelen tender a un conservadurismo que en ocasiones no se adecúa bien con.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Espero que madame aprobara ese examen!
    Bueno, estoy segura de que fue asi :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. No sabria decirle, madame Carmen. No he visto ninguna. Supongo que hay que tener valor para hacer una obra de ficcion sobre el tema :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Madame, enhorabuena. Una entrada interesante y amena a partes iguales. Me gusta que haya abordado al personaje histórico desde la mirada del niño.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, monsieur. Es que me parece lo menos conocido, y he aprovechado para hacer un breve recorrido por el ambiente en el que se desenvolvia.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. A fascinating history of Mohammad. I'm impressed with the level of research you put together. The pictures were terrific too. Brava!

    ResponderEliminar
  26. La Dame Masquée...

    Desconocía esta parte de su vida totalmente, asi que gracias por ilustrarme madame. Pero lo que sin duda conozco es su actitud para con las mujeres cuando fue mayorcito, que dejaba mucho que desear, so pena de que me puedan tachar de algo que no soy....

    A sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Que agradable es entrar aqui y encontrarte siempre con una deliciosa sorpresa con la que aprender algo mas de la historia y sus immortales personajes. Desconocía por completo el tema y me ha agradado, un saludo Dame de Masquée.

    ResponderEliminar
  28. Thank you for your visit, madame.
    You're always so kind.

    Good evening

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Pues fijese que en realidad no estoy de acuerdo con usted. Él hizo mucho en favor de la mujer, aunque pueda parecer otra cosa. Les dio proteccion legal y les concedió derechos que antes no tenian. Tenga en cuenta que entre aquellas tribus y en aquella epoca, cuando nacia una niña se la podia dejar morir, y el comenzó ya por prohibir eso.
    El problema es cuando los siglos continuan avanzando pero la gente no avanza con ellos. Pero de eso no tiene la culpa Mahoma.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, Sir John, encantada de recibir su visita, y mas aun si encuentra de su agrado el plato del dia.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Pues desconocía totalmente la infancia de Mahoma. Es que si he de ser sincera, no siento demasiada atracción por leer cosas sobre el Islam, aunque debería ponerme a ello para saber más. No es por prejuicios religiosos ni nada de eso, que soy atea. Es simplemente que nunca me ha dado por indagar en ese tema.

    Buenas noches Madame.

    ResponderEliminar
  32. Muy interesante el enfoque de esta entrada, Madame.

    ¿Por qué se ahondará tan poco en la infancia de los grandes personajes?
    Lo digo porque, a pesar de lo que he leído en algún comentario anterior, de la infancia de Jesús de Nazareth, hay muy pocos datos. Al menos en los evangelios "buenos". Tal vez en los apócrifos...

    Ya me estoy yendo por los cerros de mi ciudad.

    Felices sueños, Madame.

    ResponderEliminar
  33. Madame,
    qué bella foto de ese teatro romano... Muy interesante también la ilustración sobre la Kaaba.

    Felices mil y una noches.

    ResponderEliminar
  34. Interesante tema el elegido para la ocasión, madame. El problema para conocer en profundidad a este tipo de personajes tan emblemáticos, es discernir entre realidad y mito. Dicho en otras palabras, entre ciencia y creencia. Las fuentes a buscar por el historiador, los testimonios contemporáneos, los documentos, van a estar inevitablemente teñidas de lo segundo.

    ResponderEliminar
  35. Yo empece tarde, tambien. Al principio me resultaba incomodo, sobre todo por la dificultad de la nomenclatura. Se me hacia todo muy engorroso.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Ya, pero su infancia sí que tiene gran importancia en el aspecto religioso, y en cambio la de Mahoma no. Saber es muy dificil saber algo a ciencia cierta de un personaje humilde que nacio en una pequeña aldea hace mas de 2000 años.

    Mire por donde a usted le pillan cerca los cerros, jijiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Muchas gracias, madame, pero en realidad no tiene merito: las fotos no son mias, son robadas, jiji.

    Buenas noches tambien para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Por supuesto, monsieur, a eso nos enfrentamos siempre: los personajes modernos estan teñidos de ideologia y los antiguos de leyenda. Siempre los mismos problemas.
    Nuestra mision es indagar, exponer cuanto hay y dejar que luego la gente opine y crea lo que mas guste creer.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Fantastica entrada madame con la infancia del profeta al cual desconocia por completo y aprovechare para comentarle a mi mejor amigo en el trabajo que es musulman sobre lo aprendido hoy con usted ya que se imaginara que me la se toda la historia desde Jadicha para adelante
    Un abrazo y buenas noches

    ResponderEliminar
  40. Pues entonces sí, jiji, me imagino que esa parte ya se la habran contado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Que tema más interesante nos trae hoy madame. Estaba tratando de encontrar un punto de encuentro con la vida de Jesús pero me ha sido difícil, lo que sí me ha llamado la atención ha sido: "El sentido de la historia está claro: Mahoma es el profeta que anunciaban los libros de los cristianos" ?

    Buenas noches madame.

    ResponderEliminar
  42. Sí, es decir, esa es la intencion de la historia: convencer de que era un profeta anunciado por religiones ya existentes, y señalarlo como elegido.

    Buenas noches, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Hola Madame:
    Repetitivo me pongo si le digo que ha sido interesante esta entrada, pero en fin.

    Sabe que a veces la musa me la estimulan los amigos blogueros. Esta entrada no ha sido excepción....
    Ya le avisaré

    Saludos Madame

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)