jueves, 13 de mayo de 2010

Juan III de Portugal



A la muerte de Manuel el Afortunado le sucedió en el trono de Portugal su primogénito, que reinó como Juan III. No se parecía éste en nada a su padre, de quien sólo heredó el empaque majestuoso y el orgullo tradicional de los monarcas portugueses.

El periodo manuelino tal vez pueda ser considerado como el más brillante en la historia de Portugal, una serie ininterrumpida de esplendores y magnificencias en que el lujo y el despilfarro predicados por el soberano se extendieron a todos los estratos sociales, llegando a constituir una de las cortes más ostentosas de Europa. En ella se multiplicaban las fiestas, los torneos, la música y las cacerías. Los señores rivalizaban en esplendidez, y los monarcas de países remotos enviaban a sus embajadores para presentar sus respetos al que consideraban superior a todos ellos. Manuel, por su parte, se presentaba en las ceremonias precedido de sus elefantes, guiados por esclavos africanos, y despachaba embajadas que asombraban al Papa y a la refinada sociedad romana.

Por eso resultó más notable el contraste con la vida cortesana durante el reinado de Juan III, cuyos gastos eran muy distintos. Poco a poco se fueron acabando las fiestas, moderándose el lujo de los trajes, disminuyendo el fasto de la Casa Real y el número de servidores. El nuevo rey, a quien se llamó el Piadoso, era persona muy religiosa, por lo que cambió el bullicio de los saraos y juegos caballerescos por una existencia más recogida y devota.


Imperio portugués en tiempos de Juan III

La corte, siguiendo su ejemplo, renunció a los antiguos placeres, dedicando la actividad a instruirse en teología y deleitándose en los sermones que los predicadores más elocuentes pronunciaban delante de los reyes. Aumentaban las fundaciones religiosas, se seguía con interés y apasionamiento las luchas a que diera lugar el establecimiento de la Inquisición en Portugal.

Los que no habían olvidado la grandeza e importancia del reinado de Manuel buscaban en las Indias o en África campos donde saciar sus ambiciones de gloria y reverdecer los laureles de sus antepasados. Y como damas y caballeros no tenían muchas actividades en las que emplear su tiempo y entretener su imaginación, se dedicaban a los chismes palaciegos.

La figura principal en aquel escenario era la del soberano, nieto de los Reyes Católicos, puesto que su madre fue María de Aragón. No es fácil definir el carácter de Juan. Los propios historiadores portugueses no están de acuerdo. Lo han llamado hasta imbécil, si bien ese juicio fue posteriormente atenuándose y modificándose. Lo cierto es que en el fondo de todas esas críticas late el resentimiento de ver el principio de la decadencia de Portugal.

Juan III

Sin ser una inteligencia superior, ni cultivada, puesto que todos los cronistas coinciden en que no supo aprovechar las lecciones de sus maestros, no parece que careciera de ella hasta el punto que afirman sus detractores. La reina Leonor había estado prometida a Juan, pero cuando se hizo más conveniente romper ese compromiso y casarla con el propio Manuel, para decidirla a hacer el cambio trataron de persuadirla de la incapacidad del infante. Pero Leonor, al encontrarse con Juan en Crato y escuchar con qué acierto razonaba, se volvió hacia el embajador de Castilla y le dijo llena de asombro:

—¿Éste es el bobo?

Leonor de Austria

Al subir al trono en 1521, con 19 años, Juan conservó en sus puestos a todos los oficiales de su padre pese a sentirse justamente agraviado por ellos. Durante su reinado se colonizó Brasil, se introdujeron allí las misiones de los jesuitas y se dividió el territorio brasileño en 13 franjas o capitanías entregadas a nobles portugueses de forma vitalicia y hereditaria. El objetivo era obtener el mayor rendimiento con el menor coste posible para la metrópoli. Juan III reformó además la universidad y la trasladó a Coimbra, y cabe también destacar que suprimió la mutilación y las marcas de hierro de los criminales, actos que consideraba inhumanos.

A veces se lo ha acusado de haber iniciado la política que había de dar como resultado la unión de Portugal a España al casarse el emperador Carlos V con Isabel, hermana de Juan, mientras que éste lo hacía con Catalina, la hermana menor de Carlos. Pero esto no es del todo justo, y tal pensamiento corresponde a su padre, que había soñado con que la suerte y las buenas alianzas acabaran por unir ambos territorios bajo la corona portuguesa. Al final no fue así, y se unieron bajo la española, pero difícilmente puede culparse a Juan de un proyecto que ni siquiera inició él. Es cierto que él lo continuó, con el propósito de establecer bien a sus parientes, ayudarse de las fuerzas de España para sus empresas, tratar de elegir Papa a alguno de sus hermanos, conseguir al infante don Luis alguna corona y procurar en cualquier caso el aumento de su territorio.

Juan III

La mayoría de estas pretensiones, sin embargo, no se vieron realizadas, porque negociaba con un adversario muy superior a él en astucia y poder. Una y otra vez se estrellaron sus sueños contra los deseos del emperador.

39 comentarios:

  1. Podriamos decir madame que hay un antes y un despues en Portugal a partir de la coronacion de Juan.
    Me llamo mucho la atencion la ostentosidad de los lusitanos en la epoca de el "Afortunado" ,no los tenia por ese lado .
    Un abrazo y buenas noches

    ResponderEliminar
  2. Me alegra especialmente esta entrada dedicada a la historia de Portugal. Aquí, como usted sabe, estamos muy cerca y la relación es fluida. Pero en el resto de España muchas veces recuerdo la frase de "siameses unidos por la espalda".
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  3. Así que, debido a este señor, se habla portugués en Brasil. Lo que son las cosas.

    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  4. "establecer bien a sus parientes, ayudarse de las fuerzas de España para sus empresas, tratar de elegir Papa a alguno de sus hermanos, conseguir al infante don Luis alguna corona y procurar en cualquier caso el aumento de su territorio"

    Pues vistos sus objetivos coincido con Leonor de Austria y con usted, Madame...muy bobo no parece :)

    Gracias, Madame, buenas noches.

    ResponderEliminar
  5. El hecho de introducir la Inquisición ya nos dice mucho del caracter de este rey, si lo comparamos con su padre. De todas maneras, las comparaciones nunca fueron buenas.

    Buenas noches, madame

    ResponderEliminar
  6. Oh, pues sí, sí, desde luego que sí. Portugal era muy rico gracias al comercio, y eso se notaba. Tenian las arcas llenas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sí, es verdad, son paises que viven de espaldas. No hay mas que ver las pocas veces que sale Portugal en las noticias. Resulta muy curioso.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Ya ve las vueltas que da la vida. No fue precisamente el monarca mas brillante, pero sí que llevó a cabo una expansión de su imperio.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Lo que pasa que resulta ensombrecido por la alargada sombra de su padre, que fue demasiado. A veces tambien depende de las comparaciones. Individualmente considerado no lo hizo tan mal.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, monsieur, las comparaciones son odiosas, pero de todos modos yo me quedo con su padre sin ninguna duda. Hay que reconocer que la diferencia era grande, aunque como digo eso no convierte a Juan en un tonto.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Dame Masquée!! No creo que haya sido bobo, coincido en lo que usted dice que quizás estos epítetos hacia el rey se debían al resentimiento de ver el principio de la decadencia de Portugal.
    Buenas noches Madame!!
    Bisoussssss

    ResponderEliminar
  12. No sé si sería bobo o imbécil nuestro rey don Juan (me refiero al de su entrada, claro). Lo que está claro es que ningún monarca hace un examen para demostrar su valía. Mucho era unos inútiles redomados y otros tenían mala prensa por culpa de sus enemigos.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  13. Sí, y ademas tuvo la mala suerte de que su padre resultaba demasiado grande a su lado, una sombra que siempre le persiguió.

    Feliz dia, madame Gabriela,

    bisous

    ResponderEliminar
  14. Por mucho que digan tonto no era. Y sería muy piadoso pero ambicioso también lo era un rato largo.

    ResponderEliminar
  15. En efecto, monsieur, es una autentica lotería, y ademas de contra las opiniones de los enemigos tambien habian de enfrentarse a las comparaciones. Juan tuvo enfrente a Carlos V y encima el país venía del reinado de Manuel. Comparado con esos dos, cualquier otro habria de parecer pequeño.

    Feliz viernes

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. En este rey veo muchas cosas de sus primos los reyes españoles dela Casa de Austria: religiosidad, austeridad, recato, etc. Y ni mucho menos culparía yo a este hombre de propiciar la unión de Portugal con la corona española. Podría haber ocurrido al revés, si, por ejemplo, don Sebastián hubiese vivido y Felipe II hubiese muerto sin hijos, quién sabe, al fin y al cabo éste era su sobrino.

    Las políticas matrimoniales de los reyes eran establecidas segun intereses políticos y familiares. Por ejemplo, Isabel, la hija de los Reyes Católicos, fue casada con dos reyes de Portugal, uno de ellos Manuel, que volvería a casar a la muerte de Isabel con su hermana María. Leonor de Austria, hermana de Carlos V, casó con Juan III y Juana de Austria, hermana de Felipe II, con Juan Manuel de Portugal. No imagino, por tanto, a Juan II casándose con una Tudor o una Valois, pues no tenían intereses comunes.

    Un besito

    ResponderEliminar
  17. No, no era tonto, madame Kassiopea, aunque tampoco fuera una lumbrera. Y bueno, mas que ambicion, en su caso era sentido del deber, pensaba que esa era una de sus primeras obligaciones como rey de Portugal, a mayor gloria del reino.

    Feliz viernes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente, madame: podría haber ocurrido al reves, y eso era lo que esperaban los portugueses. En cualquier caso, la idea no estaba mal, lo que pasa que al final la suerte se decantó del otro lado.

    Portugal sí se casaba con Valois en realidad: vimos hace poco cómo Isabel de Portugal se casó con el duque de Borgoña, Felipe de Valois.

    Feliz viernes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame, pese a todo pienso que fue un buen Rey y que bajo su reinado se hicieron grandes cosas en tierras lusas, pero claro el esplendor y el lujo de su señor padre llaman más la atención.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Así es, monsieur. Al final todo es relativo, y algunos monarcas mediocres destacan mas porque los anteriores fueron completos inutiles. En este caso es al reves, y el recuerdo del padre eclipsa al hijo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. ¿Bobo? Quien dijo que era bobo. Nada más lejos creo. La verdad que los cambio que hizo en Portugal marcaron un antes y después de su reinado. Se que seguramente los fiesteros preferirían a su padre ya que es de
    su misma caluña, pero creo que Juan III hizo bien las cosas.
    Lamento haberme ausentado de su blog Dame, estuve estudiando porque debía rendir en la Universidad pero ya estoy de vuelta.
    Un gran Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  22. jeje, me encanta, sobre todo ahora, que estoy intentando aprender portugués, por cierto, que es más difícil de lo que parece.

    ResponderEliminar
  23. Ah, monsieur, que bien tenerle de regreso por aqui.

    Espero que todo haya salido bien.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Yo opino igual, madame. Chapurreaba algo con un amigo que intentó enseñarme, pero es complicado de narices. Solo conseguia que acabara riendose de mí a mandibula batiente.

    Pero usted seguro que dentro de nada puede ofrecernos una entrada en portugues!

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Un personaje singular, sin duda. No me resulta especialmente simpático.

    Su artículo impecable como siempre, Madame.

    Bonsoir. Bisous.

    ResponderEliminar
  26. Hola Madame:
    Me impresiona que el hombre intentaba marcar distancia para hacer valer su propio reino.
    Bobo no parecía.

    En Brasil, hay muchas referencia a Juan III sobretodo en la amazonia

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. No, para animar una fiesta valia mas no llamarlo a él, jiji. No era lo suyo eso de la gracia y el salero.

    Muchas gracias, monsieur.
    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Lamentablemente nunca he estado en Brasil, pero me imagino que ha de haber muchos recuerdos de este rey por alla, puesto que puso las primeras piedras de la colonizacion y la organizó, ademas de la evangelizacion.

    Buenas noches, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Leyendo esta entrada (y habiendo leido previamente las noticias de prensa) me han dado ganas de irme a vivir al Portugal de la época de Don Manuel. Y no lo digo sólo por los juegos, torneos, bailes de máscaras y jolgorio día y noche. Es que, en algunas cosas, parecen hasta más modernos.
    Besitos, madame.

    ResponderEliminar
  30. Madame, me ha pasado lo que a Monsieur Perikiyo, acabo de entender de dónde viene que en Brasil se hable portugués.
    Buenas noches, madame. Que paseis buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Debía de ser un lugar muy agradable para vivir, en efecto. Debia dar gloria pasear por el puerto entre el olor a distintas especias que llenaban el ambiente.

    Buenas noches, madame Isabel.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Sí, el portugués tambien viajó lejos. Los navengantes portugueses lo llevaron por el mundo, y en Brasil se quedó para siempre.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. En Brasil también quedó un gran porcentaje de negros esclavos, también se llevó la esclavitud.
    Madame muy buena su reseña histórica
    voy a tener que ir armando árbol genealógico porque entre tanto parentesco me pierdo!!
    Feliz fin de semana, bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, Juan III no era bobo lo que ocurre es que era muy sobrio y reconcentrado, si hasta se le nota en el aspecto y ademas tiene bien puesto el mote de "piadoso" ya que mando derogar tan horribles castigos. El no compartia para nada el estilo de su padre.

    Le deseo un feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  35. Madame,
    interesante personaje, enlazado en la trama política de los Reyes Católicos.

    Feliz día.

    ResponderEliminar
  36. Si, asi es,los portugueses eran negreros. A partir de 1530 se recurrió a esclavos negros, ya que los indigenas no eran suficientes.

    Feliz sabado, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. No podian haber salido mas distintos padre e hijo, en efecto. Supongo que para su padre fue una enorme decepcion.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Heredero de la de su propio padre, que habia comenzado ya. Tenian muchas probabilidades de llevarse el gato al agua, aunque al final no fue asi.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Creo que nadie considera el hecho de que el padre terminó casándose con quien era su novia... eso entristecería a cualquiera.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)