domingo, 30 de mayo de 2010

El misterio de los Príncipes de la Torre (II)

-->

La fuente de la historia de Tomás Moro acusando directamente a Ricardo III de ordenar el asesinato de sus sobrinos fue, al parecer, la confesión del propio James Tyrell poco antes de ser ejecutado por Enrique VII con ocasión de otro delito. El problema es que no confesó en voz alta antes de morir. No lo hizo públicamente, como era norma establecida. Simplemente se declaró que había confesado el crimen al ser interrogados en la Torre. Pero ni Moro ni ningún otro cronista hablaron nunca con él ni escucharon la historia de sus labios.

Y hay algo extraño en todo esto: ¿Qué indujo al nuevo rey Enrique a suponer que Tyrell sabía algo del destino de los niños? ¿Por qué fue interrogado al respecto, si es que realmente lo fue?

Es probable que fuera debido a que Tyrell fue un funcionario íntimo de Ricardo. Pero me parece más probable aún que la iniciativa hubiera partido del propio condenado, que querría hacer un trato ventajoso a cambio de su confesión, pues se trataba de un hecho de vital importancia para el Tudor confirmar la muerte de los príncipes. O bien, simplemente, quiso aliviar su conciencia antes de morir.

En cuanto al hecho de que no se acusara a sí mismo públicamente en el patíbulo, también le veo fácil explicación: es que no era por ese crimen por el que había sido condenado, y por tanto no era ésa la culpa que procedía admitir en ese momento, según era costumbre.

Otra cuestión inquietante: si había confesado el crimen y también dónde habían sido enterrados los príncipes, ¿por qué Enrique no los desenterró a fin de obtener la prueba incontrovertible de lo que tanto ansiaba que creyese el mundo? Le venía bien mostrar los cadáveres para que dejasen de salir impostores afirmando ser el príncipe de la Torre, y para que nadie pensara que seguía habiendo otros con mejores derechos. Pero no aparecieron los cadáveres. ¿Por qué?

Ricardo III

Eduardo era un niño de 12 años cuando falleció su padre, pero tenía casi 15 cuando el Tudor se apoderó del trono. Si lo hubiera hecho asesinar Enrique, sería obvio que el cadáver no era ya el de un niño. ¿Sería por esto por lo que no le interesaba que aparecieran los cuerpos?

Sin embargo, en el relato de Moro también se dice que Ricardo no permitió que los cuerpos de los niños permanecieran en aquel vil rincón, y que un sacerdote los desenterró y los sepultó en un lugar donde jamás pudieran ser descubiertos. Aunque sabemos que esto no es cierto: en 1674 unos trabajadores encargados de quitar una escalera adosada a la White Tower, al remover los cimientos encontraron los esqueletos de dos niños metidos en un arca de madera. ¿Acaso no se trataba de los príncipes? ¿Tal vez Enrique los había buscado pero no pudo encontrarlos porque hubo alguna confusión?

En el momento del descubrimiento, dando por sentado que los huesos eran los de los príncipes, fueron colocados en una urna que se guardó como una reliquia en la abadía de Westminster. En julio de 1933 se abrió esa urna y los huesos fueron examinados por un eminente médico y un notable dentista. Ambos dedujeron que el esqueleto mayor correspondía a un niño de entre 12 y 13 años, y el menor a un niño de unos 10. Teniendo en cuenta que Eduardo nació en noviembre de 1470 y su hermano en agosto de 1473, la época en la que ambos príncipes hallaron la muerte corresponde aproximadamente a entre julio y septiembre de 1483, fecha en que corrió la voz de su posible asesinato y que convierte a Ricardo en culpable.

Las pruebas anatómicas respecto a la edad de los niños y a su muerte por asfixia, indicada por la equimosis de un cráneo, han sido calificadas de inconsistentes, pero, según autorizadas opiniones, las pruebas dentales no admiten, en ciertos aspectos, disputa.


¿Puede ser que, aun tratándose del verano de 1483 la fecha de su muerte, Ricardo no sea culpable? ¿O puede ser, como se ha llegado a decir, que los restos encontrados pudieran ser de unos niños cualquiera? Desaparecieron dos, encerrados en un lugar en el que se solía encerrar a adultos pero no a niños, y después de circular con insistencia el rumor de que habían sido asesinados. Ningún otro fue reclamado como desaparecido allí. Dos siglos después se encuentran precisamente dos cuerpos que corresponden a esas edades, dos cuerpos que, además, parece que fallecieron al mismo tiempo y que en vez de ser enterrados con normalidad habían sido escondidos y tapiados clandestinamente para que nadie diera con ellos. No es sostenible afirmar, por tanto, que esos niños podrían ser cualquiera.

Los indicios que tratan de aducir los defensores de Ricardo son escasos y de valor dudoso. Veamos cuáles son y si pueden ser rebatidos:

Existe un documento con fecha de 9 de marzo de 1485 según el cual se debían entregar dos jubones de seda, una chaqueta de seda, etc. al lord Bastardo. Si tal calificativo se refiriera al príncipe, eso significa que estaba vivo aún en esa fecha. Pero resulta que Ricardo tenía un hijo bastardo llamado John, que precisamente por esas fechas fue nombrado capitán de Calais. No era lord, aunque como indica el profesor A. R. Myers, es más que posible que recibiese igualmente la denominación de lord por ser hijo de rey. A fin de cuentas su caso era el mismo que el de sus primos de la Torre tras ser declarados bastardos, y por consiguiente los tres debían recibir el mismo tratamiento. Por otra parte, en el caso de los hijos de Eduardo había dos lores bastardos y no uno. Pienso que resulta inverosímil que la nota se refiriera a uno de ellos, porque con eso simplemente no se sabía a cuál de los dos hermanos se refería. Incluso el hecho de no haber mayor especificación podría indicar que para entonces ya sólo quedaba uno: el hijo de Ricardo. 


Continuará

46 comentarios:

  1. Que razón tenía el comentario de la entrada anterior que decía que debió ser coronado como Ricardo, el despreciable.

    Excepcional trabajo, Madame. Cuánto tenemos que agradecerle. Muchas, muchas gracias. Bisous

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, madame. Para mí es un placer.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que parece clara la implicación del tío en el asesinato de sus sobrinos. Con familiares así no se necesitan enemigos de fuera.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. Así es. Hasta este punto yo creo que parece clara la responsabilidad directa, y que no hay que buscar al Tudor, por mas que muchos se empeñen. Pero aun quedan interrogantes por resolver, y no sé si todos tendrán respuesta. Veremos. El proximo día el tercer y ultimo capitulo de este resumen del estudio.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Esperaré con resignación la conclusión de esta intrigante serie, que tan amablemente nos muestra, Madame.

    Exprima bien lo que queda de este hermoso domingo, Madame.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, monsieur, lo procuraremos. Tenemos planeada la tarde, a ver si podemos cumplirlo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Yo también pienso que el culpable es el tío. Pero esperaremos la tercera parte. (Cómo le gusta dejarnos con la intriga).

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la intriga, y resolver los misterios hasta el punto en el que sea posible hacerlo. O, cuando menos, intentarlo, independientemente del resultado.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Em mi opinión Ricardo mató a los niños, vivos no le convenian.

    Besos madame

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa que al Tudor le convenían menos aún, puesto que su derecho al trono era tan endeble y discutible, y por haber sido siempre considerado un usurpador. He ahi la cuestion, y por lo que muchos piensan que fue Enrique. Pero veremos si queda algun asomo de duda con respecto a la autoria de Ricardo despues del tercer y ultimo capitulo o si podemos dar el caso por resuelto.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Madame:

    Esta lectura es similar a las que hacía cuando más joven, leía Agatha Christie.

    Sigo pensando en Ricardo el desprecable.......

    Me como la uñas, las poquitas que tengo

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. ¡Madame, esta intrigante historia sí que me tiene en vilo! Es un "caso abierto" que espero tenga un final convincente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola Dame Masquée!! Atrapante pero de una cruelda increible madame. Todo indica que son los dos príncipes. Como bien dice, la confesión de James Tyrell pudo haber sido una forma de congraciarse.
    Muy buen post madame, estoy ansiosa para saber como continua.
    Feliz domingo!!
    Biosusssssss

    ResponderEliminar
  14. Veremos qué dice al final Hercule Poirot, monsieur, jiji. Espero que encuentre al asesino.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Veremos, monsieur. Los viejos misterios no son faciles de resolver, aunque algo sacaremos en claro.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. El proximo capitulo ya será el ultimo, madame. Veremos si quedan todos los cabos bien atados o sigue habiendo alguno suelto.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Parece evidente que el asesino fue Ricardo o al menos quién ordenó el asesinato. Personalmente, quiero pensar que los cuerpos eran de los niños y que, al final, con dos siglos de retraso, recibieron la sepultura que merecían. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  18. Claro que eran ellos. Que otros dos niños de la misma edad iban a desaparecer en el mismo edificio antes del siglo XVII, muertos los dos a la vez y en circunstancias tales que hubiera que ocultar su muerte escondiendo los cadáveres y tapiandolos para que nadie los encontrara, y haciendolo ademas en una escalera, tal como casualmente afirmaba el relato de Tyrrell?
    Pero en vez de descansar en paz, siglos despues llegaron las pruebas medicas, y quien sabe si tambien habra de venir la de ADN, aunque por el momento no se considera necesario.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Parece claro que el tío tiene algo que ver con el asesinato, madame.

    Espero ansioso siguiente parte.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Madame, usted nos ilustra con el estilo más ameno y apasionante. Espero con gran interés la continuación.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Madame, pobres niño, lo debieron de pasar fatal...una historia de lo más intrigante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Yo creo que sí, monsieur. De momento es el principal sospechoso. Lo tiene mal, eh?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, monsieur Juan Antonio, es usted muy amable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Estoy segura de que sí, monsieur, de que lo pasaron fatal, aunque no por mucho tiempo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. pero que forma mas horrenda de volverse Rey! que lástima de que no haya internet en esa época, de ser así, yo le hubiera invitado a Ricardo a llegar al trono de la misma manera que yo, jajaja

    vio ud. la pelicula ricardo III? la que hizo Ian McKellen? buenisima adaptacion

    un saludo

    ResponderEliminar
  26. Usted lo tenía mas facil al ser considerablemente mas apuesto, monsieur.

    Me temo que no, monsieur: no he visto esa version, pero anotada queda, por supuesto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. le pido que no se sorprenda, pues esta ambientada en los años 30. he visto otra versión, pero hecha en los años 30, no la mencione en un principio pues, no me acuerdo de los actores ni de ningún dato específico

    con respecto a las maneras de entronización, me refería a que si Ricardo hacia un blog afirmando ser un rey, no necesita cometer todas esas atrocidades que lo llevaran al trono y a largo plazo, al infierno

    igual muchisimas gracias por su elogio, debo opinar que usted tiene una sonrisa muy bonita, como demuestra la imagen que utiliza en su otro blog

    un saludo

    ResponderEliminar
  28. Ah, muchas gracias, monsieur, es usted muy galante. Pensé que se refería usted a que había aprovechado la gran debilidad que doña Isabel sentía por usted, como no podia dejar de sentir dados sus muchos dones, monsieur.

    Espero que no irá a dejar usted abandonado el blog mucho tiempo!

    ResponderEliminar
  29. MADAME, HAY COSAS TERRIBLES EN LAS HISTORIAS DE AMBICIÓN DE PODER,POBRES NIÑOS.
    ME DIERON MUCHA PENA ESTOS DOS ESCRITOS, DEJO UN ABRAZO QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  30. Si, madame, parece increible el precio que se puede llegar a pagar. Creo que nunca podre entenderlo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. no será asi, justo fue cuando anuncié mi retiro cuando volvieron mis ideas, estaré de vuelta mañana o pasado.

    con respecto a mi esposa, cuyo recuerdo aun circula por mi alma, tal vez para dejarla descansar pienso borrar la palabra viudo de mi título, usted que opina?

    un saludo

    ResponderEliminar
  32. Fascinante, Madame. Muy buen trabajo. Espero con ansia la continuación.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  33. Pues si eso le ayuda a usted a olvidar y emprender una nueva vida, yo creo que es buena idea, sí.

    Me alegra que haya vuelto su inspiración, monsieur. Esperamos su regreso, pues.

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. En un par de dias la tendra usted, monsieur. Y luego tendre que empezar a espaciar mi presencia por aquí, si quiero seguir teniendo una vida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Buenas noches Madame,

    Una historia muy interesante, intrigrante y un tanto atroz.
    Hasta el momento parece claro que fue RicardoIII quien asesinó a sus propios sobrinos, pero esperaremos la continuación.

    Excelente trabajo!

    Buenas noches Madame

    ResponderEliminar
  36. Puede ser que me equivoque pero cada vez tengo más claro que fue su tío el que los mató.
    Ya nos sacaréis de dudas, madame.

    Un beso y buen lunes.

    ResponderEliminar
  37. Excepcional trabajo Madame, he releído la entrada varias veces con el fin de asimilar bien la información. Siguiendo sus propias observaciones creo que ya no quedan dudas de que los cadáveres eran de los niños, puesto que hay demasiadas coincidencias.
    Sólo pensar el pánico de los infantes y la trágica muerte que debieron sufrir me encoleriza, y encima esa imagen que usted nos muestra de Ricardo,colocándose un anillo fríamente en la mano, me irrita sobremanera...
    Espero el desenlace
    saludos

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, madame Grandolina. Pronto resolveremos el caso, jiji.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Yo también lo tengo bastante claro, madame, la verdad sea dicha. El abogado del rey Ricardo lo tiene crudo. Creo que sé cuál sera el veredicto del jurado popular.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias, madame Akasha. Lo distinta que pudo haber sido la historia si el padre de los niños hubiera sido hijo unico! Pero entonces habria que imaginar una historia sin Tudor y sin Estuardo ingleses.

    Feliz lunes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Magníficas estas dos entradas sobre los príncipes de la torre, madame. A pesar de estar unos días fuera, me encuentro con estas dos historias inconclusas de estos jóvenes principes asesinados, mezcla de CSI y de novela de John Le Carré. Para mí, el asesino es su tío Ricardo III y no el Tudor, pero ello nos lo desvelará usted en la tercera entrega. Que tenga muy buena tarde, madame.

    ResponderEliminar
  42. Gracias, monsieur. Ya pronto tendrán ustedes la ultima entrega, aunque veo que el sospechoso es Ricardo por goleada.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Pues como dicen en algún comentario por ahí arriba, una prueba de ADN de los dos esqueletos con respecto a algún miembro de la familia real relacionada directamente con los dos príncipes por lo menos nos aseguraría que esos dos cuerpos encontrados en la Torre pertenecen al menos a ellos. Eso no explica la causa de la muerte. Habría también que hacer otro tipo de análisis, aunque esto no nos explicaría las razones que llevaron a Ricardo a dejarles ahí por la eternidad.

    Un besito

    ResponderEliminar
  44. Pues me temo, madame, que por el momento las pruebas de ADN no van a poder ser, porque la reina de Inglaterra se opone. No quiere que se toque mas ese asunto.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Madame, la única ventaja de venir a visitarla tan tarde es que ahora mismo voy a ver la continuación sin espera....

    Demasiada casualidad que hubieran otros dos niños allí enterrados, y no fueran los príncipes.

    El documento de los defensores de Ricardo, efectivamente no tiene mucha lógica para estar referido a los príncipes, y si se habla solo de uno, porque el otro hubiera muerto, pero decis que los cuerpos se enterraron a la vez, no que fallecieran a la vez...

    Voy a la siguiente.
    Besos madame.

    ResponderEliminar
  46. Francis Campos Marte24 de julio de 2012, 0:02

    Con los esfuerzos y muecas que hizo Sir Laurence en Ricardo III, sería chocante que no fuere culpable. Saludos de Francis Campos Marte

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)