viernes, 28 de mayo de 2010

El misterio de los Príncipes de la Torre


-->Bloody Tower

A la muerte del rey Eduardo IV de Inglaterra, el 9 de abril de 1483, le sucede en el trono su hijo, Eduardo V, de tan sólo doce años. Un codicilo del difunto rey disponía el nombramiento de su hermano Ricardo como Protector y presidente de un Consejo de Regencia.

Pero Ricardo, que ambicionaba el trono y no se conformaba con el poder que le había sido otorgado, declaró bastardos a los dos hijos de su hermano y se hizo coronar con el nombre de Ricardo III. Encerró a sus sobrinos en la Torre de Londres a fin de que no estorbaran sus planes. Desde entonces se conoce a ambos niños como los Príncipes de la Torre. Nadie volvería a saber de ellos.

Dos siglos más tarde, al hacer unas obras, los trabajadores descubrieron el cuerpo de dos niños.

Se trata de uno de los misterios más famosos en los anales de la historia de Inglaterra, y ha suscitado una polémica que ha durado siglos. Todo parece indicar, a priori, que Ricardo los asesinó. Es lógico suponerlo. Pero ¿fue así?

Ricardo II

Voy a reunir los elementos de los que disponemos:

Mancini, con fecha del 6 de julio de 1483 dice lo siguiente: “…Los servidores que habían atendido al rey [Eduardo V] no volvieron a tener acceso a éste. El monarca y su hermano fueron encerrados en las habitaciones interiores de la Torre y, día tras día, se los veía más raramente tras las rejas y ventanas, hasta que al fin cesaron de aparecer para siempre. Un doctor de Estrasburgo, el último de los servidores de cuyos servicios gozó el rey, declaró que el joven rey, al igual que una víctima dispuesta al sacrificio, impetraba el perdón de sus pecados por medio de una confesión diaria y penitencia, porque creía que la muerte le acechaba… He visto deshacerse en lágrimas y lamentaciones a muchos hombres cuando se aludía a él tras su desaparición de la vista de todos; cundía ya la sospecha de que habían acabado con él.”

No sorprende que hubiera rumores sobre el asesinato de los niños desde antes incluso de la coronación de Ricardo, por ser el sino habitual en los monarcas destituidos e incluso el de los hombres por cuyas venas corría sangre real. Eduardo II había sido asesinado, tal vez con un asador candente que le introdujeron por el ano. Ricardo II murió de hambre, o bien envenenado o acuchillado en su celda del castillo de Pontefract. Era inevitable, pues, que en el momento en que Ricardo ocupó el trono la gente expresara sus temores por la suerte de los príncipes.

La segunda continuación de la crónica de Croyland, compilada en la primavera de 1486, dice que poco después de la coronación de Ricardo los habitantes de los alrededores de Londres y de los condados del sur y sudoeste empezaron a conspirar para liberar a los príncipes. Luego “redactóse una proclama pública, según la cual, Henry, duque de Buckingham…, arrepentido de su anterior conducta, se erigía en promotor de la tentativa de insurrección, y al propio tiempo se propagó el rumor de que los hijos del rey Eduardo habían muerto violentamente, si bien se ignoraba cómo.”

Hay quien piensa que la propagación del rumor formaba parte de un plan preconcebido de los enemigos de Ricardo. Personalmente opino que para atajar tanta insurrección y garantizar su propia permanencia en el trono, lo mejor era zanjar de raíz el asunto en ese momento eliminando a sus sobrinos, de modo que no pudieran disputárselo nunca más. Pero esto, nuevamente, es sólo una suposición.


La Gran Crónica refiere que después de la Pascua de 1484 “circularon entre el pueblo numerosos rumores según los cuales el rey había dado muerte a los niños… Algunos decían que los príncipes fueron asesinados entre dos colchones de plumas; otros aseguraban que murieron ahogados en malvasía, y otros, en fin, que les fue administrada una poción venenosa”. Es decir, que dos décadas después del reinado de Ricardo seguían sin poder aducir más que rumores.

Pero resulta que después de sólo dos años de reinado, en 1485, un usurpador lo despojó y se sentó en el trono: Enrique VII, el primer Tudor. Enrique alcanzó la corona después de haber vencido en la batalla de Bosworth, en la que Shakespeare hace exclamar a Ricardo aquello de “mi reino por un caballo”. ¿Y si al entrar victorioso en Londres se hubiera encontrado con que los príncipes, con mejores derechos que él, aún vivían en la Torre? ¿Y si hubiera sido él quien decidió acabar con su vida?

Los Tudor, para justificar el modo en que habían llegado al trono, no vacilaron en verter toda clase de acusaciones contra Ricardo, al que retrataban como un monstruo del que habían librado al reino. No es que necesitaran esforzarse mucho, la verdad sea dicha: no hay gran cosa que añadir al hombre que fue capaz de declarar bastardos a sus propios sobrinitos y encerrarlos en prisión con tal de apoderarse de la Corona. Eso no lo inventó Shakespeare, ni los Tudor. Pero, sea como fuere, en esta época, lógicamente, se culpa más que nunca a Ricardo.
 Enrique VII

De hecho, Tomás Moro escribió un relato de lo más detallado sobre cómo se habrían producido las muertes de los niños:

Cuando Ricardo, en 1483, llegó a Gloucester, tomó la súbita determinación de matar a sus sobrinos para afianzar su posición, y para ello envió a un hombre de confianza a la Torre con una carta para el condestable, ordenándole matar a los niños. El condestable se negó, y cuando el rey recibió su respuesta dijo a “un secreto paje suyo”:

—¡Ah! ¿En quién podré confiar al fin?

El paje le sugirió a James Tyrell, un individuo muy ambicioso. Éste accedió, y Ricardo le entregó una nueva carta para el condestable pidiéndole que le confiase a Tyrell las llaves de la Torre durante una noche. Como asesinos, Tyrell eligió a uno de los 4 custodios de los príncipes y a su propio mozo de cuadra. A eso de medianoche, ambos se acercaron sigilosamente a los niños y envolviéndolos en las ropas de la cama los asfixiaron con el colchón y las almohadas. Luego Tyrell los mandó enterrar al pie de la escalera, a conveniente profundidad del suelo.

El rey le dio efusivas gracias y según algunos lo armó caballero de inmediato.


Continuará.

44 comentarios:

  1. Madame, que historias mòs horripilante la de este supuesto regicidio. PObre rey nino y pobre su hermano, debieron de sufrir tantos, solos en el mundo y muertos por la ambicion de su tìo.

    Tambièn me deja perpejlo la cruel y humillante muerte del rey Eduardo II.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No se puede comprobar que Eduardo II haya muerto de ese modo, puesto que aparece mencionado por primera vez en una cronica no contemporanea. Sin embargo me encaja el dato con el caracter de la Loba de Francia, y con la clase de humillaciones que ella hubo de padecer durante su matrimonio.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, Madame, me ha recordado a los Ogros malvados y sanguinarios, de los cuentos, que nos narraban las abuelas cuando éramos pequeños. Menudo personaje.
    Qué disfrute del fin de semana! Abrazos, ;-)

    ResponderEliminar
  4. A veces, madame, estaban en la familia. Otras veces, en cambio, unos pagaban las culpas de otros porque así convenía a los siguientes gobernantes. Veremos cual fue el caso esta vez.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Una historia de lo más horripilante, y cargada de misterio pues al fin y al cabo sigue sin desenmarañarse no?
    Pobres criaturas...

    Quería desde mi humilde posición agradecerle su enorme labor a la hora de regalarnos estas gratas historias, pues soy consciente del gran labor que suponen y de la documentación que se necesita. Gracias Madame por su dedicación, los que gustamos de saber se lo agradecemos.
    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Lo que tiene la ambición de poder.
    Todo apunta a que fue el tío el que acabó con la vida de sus sobrinos, aunque siempre queda la duda de si se manipularon los hechos por parte de los Tudor. Ya se sabe: la historia la escriben los vencedores, aunque quien encerró a los niños en la torre fue su tío.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, madame. Siempre es un placer tratar de desenmarañar un poquito aquello que esta enmarañado, y emplear la logica alla donde faltan pruebas concluyentes. Creo que se puede llegar a una conclusión más allá de una duda razonable.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Completamente de acuerdo, monsieur. En esa linea desarrollaremos la investigación, que iremos exponiendo a lo largo de tres capitulos.

    feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Siempre han despertado en mí una lástima especial esos dos niños. ¿En cuanto a esos cuerpos encontrados, si se sabe donde están no se les podría hacer una prueba de ADN? ¿No hay CSI en UK?

    Pero lo que siempre he pensado es que la hipótesisi de que fuese el Tudor quien los hiciese matar para realmente asegurarse él el trono. La verdad es que Enrique VII tenía unos derechos cuestionables a la corona de Inglaterra.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Monsieur, le confimo con placer que se sabe dónde estan y se les pudo hacer una serie de pruebas que detallaré proximamente :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Pobres niños, a saber lo que tubieron que pasar..


    Besos Madame

    ResponderEliminar
  12. Sí, madame, porque ya tenían edad de comprender. Vivirian esperando la muerte en cualquier momento. Terrible destino el suyo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Una historia siniestra, Madame. Por cosas como esta pienso a veces que el arte es una de las pocas cosas capaces de redimir al ser humano.

    Bravo, una vez más. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Dame masquée!! Qué horror Madame!! Cómo podía ser buen rey cometiendo semejante atrocidad. Por el poder el hombre se transforma en mosntruo.
    Feliz día madame!!
    Bisoussssss

    ResponderEliminar
  15. Dicen que a quien Dios no le da hijos el diablo le da sobrinos y parece que a quien Dios le quita padres el diablo le manda tíos. Que historia más terrible y más dolorosa, espero con ganas el desenlace, Madame, pero está claro que los Tudor no hubieran matado a los niños de la torre si nadie los hubiera encerrado allí...

    Gracias, Madame. Bisous

    ResponderEliminar
  16. Debió coronarse como "Ricardo III el despreciable".
    Los matara él o no, no deja de ser una crueldad por su parte.

    Buena tarde de viernes, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Si queremos ser justos con el ser humano, monsieur, entonces tenemos que equilibrar la balanza pensando en todos los que se entregan plenamente al projimo y salvan vidas ajenas con gran riesgo de la suya, a veces incluso dandola a cambio. Pero es que esos hacen menos ruido.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Así es, madame. Se han cometido autenticas atrocidades en nombre del poder, y se siguen cometiendo en nuestros dias. Es dificil de entender para quienes nunca lo hemos ambicionado, pero fatal para quienes se dejan seducir por su hechizo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Comparto su opinion, madame. La culpa de Ricardo es indudable, sea en el grado que sea. Lo que se trata de averiguar es si hay mas culpables que se hayan ido de rositas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Efectivamente, madame. No resulta un personaje precisamente simpatico quien es capaz de encerrar a sus propios sobrinos, a quienes poco antes trataba con tanto cariño, con tal de apoderarse de una corona.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Que historia tan escalofriante y a la vez misteriosa, pobres niños!
    Mil gracias Mme. por compartirla con nosotros.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  22. Madame,
    me viene a la cabeza la reina doña Juana de Castilla, encerrada en una torre por su propio hijo, viviendo con su hija más pequeña...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  23. Hola Madame:
    Relato interesante del que conocía algunas pasajes.
    Siempre he pensado que Ricardo los asesino. Pero rumores que van y viene en la noche de los tiempos ya son muy difíciles de rastear....

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Bien llamada bloody tower, madame! ahí se llevaron a cabo todo tipo de atrocidades hasta ahogaron a alguien (no recuerdo a quien) en un tonel de vino.

    Las Margaritas no han tenido mucha suerte en esa familia. O les mataban a los hijos o son consideradas escandalosas y por nimiedades.

    Bisous. Que pase un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Sí, es de una extrema crueldad por la tierna edad de las victimas.

    Que disfrute de su fin de semana, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Sí, pobre Juana. Pero al menos ella era una mujer adulta y nadie la asesinó. Pudo morir de anciana. También su abuela Isabel de Portugal había sido encerrada en una fortaleza, porque no se conocía otro tratamiento para las enfermedades mentales, lamentablemente.

    Pero estos eran dos niños inocentes y sanos que no vivieron para ser adultos. Es terrible, madame.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. O sea que monsieur Manuel apuesta por Ricardo. Le confieso que yo tambien :)
    Peeeero.... hay muchas incognitas por despejar.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Sí, madame Carolina, el que según la tradición murió de ese modo fue precisamente un hermano de Ricardo: George, duque de Clarence, por conspirar contra su otro hermano el rey Eduardo.
    Que familia, madame!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Qué interesante, espero la continuación.

    También al pobre Eduardo podían haberlo matado de otra manera, no sé... más normal.

    ResponderEliminar
  30. Madame, espero la continuación para leer los resultados de los análisis, pero la historia en sí me parece horrible.
    En aquellos tiempos primaba el que fueran reyes o tuvieran sangre real sobre el hecho de que fueran niños.
    Feliz noche madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Todo crimen es aberrante, pero no hay mayor criminal, que el que no respeta la ingenua inocencia de los niños.

    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  32. Una triste y espeluznante historia. Y no una excepción. Para muchos, la sangre real fue una auténtica maldición.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  33. Es que la parte de la venganza consistía precisamente en ese sistema :)
    La esposa fue de una crueldad refinada.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Sí, madame, no tenían infancia. Visto desde nuestros tiempos es espantoso no tenerla, pero el destino de estos dos niños resulta terrible visto desde cualquier otra tambien.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Pues sí, monsieur, es demasiado cruel cuando las victimas son criaturas tan indefensas. Ademas con todo lo que debieron sufrir antes de ese momento.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Cualquiera que ocupase una posicion de poder se arriesgaba a eso. No se respetaba ni la infancia, ni los lazos de sangre ni habia nada sagrado. Realmente fue un episodio espeluznante.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame, qué horror, pobres niños.

    ResponderEliminar
  38. Sí, madame. Su historia fue tan efimera como terrible.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Y la madre de los niños donde estaba
    Eran unos bárbaros por ambición las atrocidades que cometían.
    Elemental no dejar criaturas bajo la tutela de quien les sigue en el trono, lo más lejos posible por más buenos que se muestren.
    Ayyyy Madame que horror!

    Feliz fin de semana, bisous

    ResponderEliminar
  40. La madre de los niños tambien saldra por aqui. Ella no era de sangre real; el rey Eduardo se había casado con ella por amor, y ahora no tenía detras a una gran dinastia capaz de defender a sus hijos.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Cuantas preguntas sin respueta, y cuanto mal. En todas las épocas las cosas han sido dificiles frente al ansía de poder. Muy bien escrito, resulta interesante.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  42. Muchas gracias, monsieur.
    Muy amable por dejar su opinion.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Por cieerto, y aordándome de una entrada de Gema en su blog sobre fantasmas, hace ya bastante tiempo, leí un libro sobre fantasmas y apariciones misteriosas inglesas, que precisamente existía la creencia de que los espíritus de los dos niños asesinados aun pululaban por la torre en que fueron encarcelados.

    Un besito

    ResponderEliminar
  44. Los ingleses son unicos con sus historias de fantasmas :)
    Tambien se supone que por el palacio de Hampton Court anda el fantasma de Catalina Howard.
    Inglaterra y Escocia son lugares llenos de fantasmas.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)