lunes, 17 de mayo de 2010

Cartimandua, Reina de los Brigantes


Cuando los romanos llevaron a cabo la conquista de Britania se encontraron con una serie de tribus llamadas brigantes en su conjunto. En el siglo I una de esas tribus era liderada por una reina, Cartimandua. El historiador romano Tácito escribió sobre ella que era de noble linaje, "floreciente en todo el esplendor de riqueza y poder”, y que gobernaba en virtud de su ilustre nacimiento. Se consideraba descendiente de la diosa tutelar Brigantia, que representaba la soberanía. Uno de los símbolos de Brigantia era un caballo, y de ahí el nombre de la reina, cuyo significado era “pony elegante”.

Cartimandua decidió convertirse en aliada de Roma y retuvo su poder como tributaria del Imperio, pero en el año 48 una tribu del suroeste de su reino amenazaba la paz con Roma al atacar a los ejércitos que se dirigían hacia el territorio que hoy es Gales. Los romanos derrotaron a las fuerzas rebeldes, lideradas por Caractaco, y éste acudió a la reina en busca de protección. La reina lo recibió y aceptó la suma que él y sus aliados habían reunido, pero luego decidió hacer honor al tratado que tenía con los romanos y traicionó a Caractaco, entregándolo encadenado con toda su familia. El emperador Claudio lo indultó después por su noble actitud, y el celta rebelde pudo terminar sus días gozando de gran estima en una de las provincias romanas, en tierras cedidas por el Estado.

La traición de Cartimandua fortaleció su poder al ser entonces declarada junto con su esposo como leal amiga y protegida de Roma.


La reina se había casado con Venutius, famoso como valiente guerrero. Al cabo de unos años hubo un grave desacuerdo dentro del matrimonio. Según Tácito, muchos de sus súbditos se negaban a apoyarla, porque no querían someterse al gobierno de una mujer. Sin embargo, es más probable que se desencadenara una lucha por el poder entre ambos esposos, que durante tiempo podrían haber mantenido importantes diferencias de criterio: Venutius odiaba el nombre de Roma. 

A pesar de que ella retenía como rehenes a un hermano suyo y otros parientes, el guerrero reunió un ejército entre otras tribus fuera de los brigantes. La reina pidió al gobernador romano que le enviara tropas, y éstas se encargaron de pacificar el territorio. En presencia de la legión, Cartimandua y su esposo se reconciliaron.

Pero los problemas conyugales iban a traer de nuevo a las legiones a su territorio, porque finalmente la reina se divorció de Venutius para conceder sus favores a Vellocatus, uno de sus guerreros y antiguo escudero de Venutius. Su esposo había levantado un ejército y contaba además con el apoyo popular, encontrándolo sus súbditos preferible al “adúltero, lujurioso y salvaje temperamento de la reina”. Parece ser que el repudio del esposo por parte de Cartimandua, en efecto, fue un escándalo, y que los sentimientos de la tribu se decantaban de parte de él. “Venutius, recibiendo ayuda del exterior y asistido al mismo tiempo por una revuelta entre los propios brigantes, puso a Cartimandua en una situación sumamente peligrosa”.


Cartimandua volvió a llamar a sus aliados en su ayuda, pero esta vez tuvieron menos éxito. Tácito dice que los romanos sufrieron varias pérdidas a manos de Venutius y que no lograron restablecer a la reina en su trono. Tuvieron que conformarse con sacarlos a ella y a su nuevo esposo sanos y salvos de su territorio dejando al antiguo marido como rey de los brigantes. Cartimandua desaparece entonces de las crónicas.

Al final los romanos derrotaron a Venutius y se apoderaron del reino de los brigantes.

38 comentarios:

  1. Tenía mucho poder Cartimandua, por ella misma y por su alianza con los romanos, estos cuando ya no la necesitaron la sacaron del medio, aunque ya lo había hecho antes su ex
    Venutius.
    Es lo que deduzco de su interesante relato.
    Buena semana madame.
    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Hola Madame Masquée!! Me encantó la historia Madame. Si el esposo de la reina no hubiera sido tan ambicioso... Ella había logrado una alianza poderosa y el marido la sacó y ni siquiera pudo mantener el reino.
    Feliz semana Madame!!
    Bisousssssss

    ResponderEliminar
  3. MADAME, SIN DUDA EL HOMBRE, SIN LA MUJER, NO ES NADA, O ES MENOS DE LO QUE PODRÍA SER CON ELLA.
    UN ABRAZO QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  4. Hola Madame:
    Siempre he dicho que lo que maneja bien una dama no debe tocarlo el hombre. Aunque mientras le fue útil a Roma, la ayudaron. Al menos la ayudaron a seguir con vida

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  5. Eso es lo que se llama un matrimonio bien avenido. Tirándose los trastos a la cabeza. Y al final de todo: "ni pa ti ni pa mí". Se lo quedó todo la de siempre: Roma.
    Esto es como lo de los divorcios modernos. A veces, los intermediarios son los que sacan las grandes tajadas.
    Un saludo y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. por lo menos supo conservar su vida que ya no su reino... al menos en eso ganó a Cleopatra...

    ResponderEliminar
  7. ...Y entonces el tal Carcataco declaró: "Si ya os lo decía yo..."
    Feliz lunes, Madame

    ResponderEliminar
  8. El poder se lo aseguraba Roma, le cubrian bien las espaldas a cambio de traicionar a los demas celtas, lo que ella hacia sin ningun empacho.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. En realidad el marido se hubiera seguido aguantando si ella no hubiera desencadenado el conflicto al cambiarlo por otro mas de su gusto. Pero Cartimandua hacia lo que le salia de las narices porque se sabia respaldada por Roma y pensaba que eso la hacia todopoderosa.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Desde luego, madame: dicen que la union hace la fuerza, aunque ella preferia la union con Roma a la union con él.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Sí, util sí que fue para ella la alianza. Pero lamentable para el resto de los celtas. Para ella fue la salvacion.

    Feliz comienzo de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Sí, no se sabe lo que habia sido de Cartimandua cuando Roma se quedó con todo. Probablemente ella ya habia fallecido, porque no se la menciona mas.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Quien sabe. Ella desaparece de la escena a partir de ese momento. A saber si acabó optando por el mismo final al verlo todo perdido.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Era evidente que no podrian oponerse eternamente a Roma, pero ella aspiraba a que la conquista fuera despues de su reinado. Mientras no tocaran lo suyo, el resto le daba igual.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Pues parece que la avaricia rompió el saco. Cuantas veces pensaría Cartimandua eso de ¡ay, pero que me faltaba a mi soltera!...

    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
  16. jijij, pues sí, seguro que con el tiempo se arrepintió, si es que finalmente vivio mucho mas tiempo, que no nos consta.

    Feliz lunes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Cielos. Todo un carácter la Reina de los Brigantes.

    Madame, tenéis un admirable talento para el relato histórico.

    Buenas tardes. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Madame, esta reina tenia demasiado creido ser descendiente de Diosa. En la descripción que hacen de ella, el "salvaje temperamento" me parece un concepto tremendo por parte de los súbditos. Es posible que si el matrimonio hubiera estado bien avenido Roma no se hubiera salido con la suya, pero siempre conseguían tener a alguien de su parte.
    Feliz tarde, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¿No piensa usted como yo que estas tribus y sus gentes pudieron ser el origen de las leyendas artúricas? No sé si serán las ilustraciones que ha elegido, pero me recuerdan mucho a todo ello. Sin ir más lejos me imaginaba a esta reina como una Morgana, jejej

    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, monsieur Juan Antonio, es usted muy amable.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Cierto, la reina cometió un error fatal. No se podian tener las dos cosas al mismo tiempo, y al final no se si lograria retener siquiera una.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Fueron el origen, sin duda, aunque se basan en acontecimientos unos siglos posteriores.
    La ultima ilustracion representa a Boudicca, contemporanea de Cartimandua.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Para Cartimandua que fue lo mas dificil ; tener dos maridos o llevarce bien con Roma jeje
    Un abrazo madame y buena semana

    ResponderEliminar
  24. Coincido con Manuel en que lo que hace bien una mujer, mejor no moverlo. Si que era inteligente Cartimandua y utilizaba a los otros líderes a su antojo, incluida boda, pero Roma también la utilizó a ella. Roma siempre aplicando el "divide y vencerás". Bisous, madame.

    ResponderEliminar
  25. Con dos cosas me quedo, Madame, el significado del nombre, que me parece muy curioso y el reafirmarme en el hecho, de que, a veces, no puede uno, en este caso una, fiarse de nadie, ni de su propia sombra, vaya...

    ResponderEliminar
  26. Pues lo de los dos maridos, me temo, monsieur, porque con Roma le iba de maravilla, jiji.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Sí, era inteligente y tenia muy pocos escrupulos, por no decir ninguno. Nunca le perdonaré lo que le hizo a Caractaco.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Y a que mire a donde pueden conducirnos los problemas conyugales. Moraleja: es mejor no casarse. Vaya bien que hubiera estado ella!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Gran poder el de esta mujer, madame.

    Lástima que Roma se interpusiese y la utilizase como un peón para sus propios beneficios. Al final terminó perdiendo...

    Una pena.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  30. Pues fíjese que me sonaba haber leído algo sobre este Venutius que fue abandonado por su esposa que se fue con un guerrero pero no lo recordaba bien. Con esta entrada me he enterado bien de todo.

    Buenas noches Madame.

    ResponderEliminar
  31. Estaba claro que nada podia hacerse frente al poder de Roma, pero despues de tanto calculo ella misma acabó arrojando todo por la borda.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Sí, es que en la entrada sobre las mujeres celtas ya mencionaba ese asunto, y entonces se me ocurrió desarrollarlo y presentar a la reina en cuestion, un personaje bastante interesante.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  33. ¿Veis? El pueblo se inclina por apoyar al varón "porque no querían ser gobernados por una mujer", y a éste lo someten, mientras que cuando era ella la que estaba al frente supo manejarse bien con los romanos. En fin, como decía un personaje de la historia de la reina Dido, "un matrimonio es lo más parecido a una guerra". Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  34. Hola Dame de Masquée. Me han encantado las entradas sobre las mujeres celtas, ademas, me ha entrado cierta nostalgia ya que acabo de llegar de Irlanda. Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Ya ve, madame: a ellos les daba por pensar que podian derrotar a Roma si luchaban, mientras que ellas se daban cuenta de que la mejor opcion era la alianza.

    Feliz martes

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Sir John, oh viaje afortunado!
    Cualquier momento es bueno para viajar por tierras celtas, aunque sea virtualmente.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Me ha encantado este post, Madame. Un personaje del que no tenía ninguna referencia, ni siquiera conocía el nombre.

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, madame. Creo que es mucho mas famosa Boadicea, pero Cartimandua también tuvo su importancia como reina celta.
    Me apasionan esa historias :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)