martes, 4 de mayo de 2010

Atila, Rey de los Hunos


Chronicon Pictum - Atila y el Papa León I

Atila era hijo de Mandras, y de estirpe real. Sirvió en el ejército de su tío, Roas, rey de los Hunos, y le sucedió en el año 433, compartiendo el trono con su hermano Bleda.

El Imperio romano estaba por entonces dividido en dos. Teodosio II era el emperador de Oriente, con su capital en Constantinopla, mientras que Valentiniano III era el de Occidente, que tenía su sede en Ravena o en Roma.

“Corto de estatura, de ancho pecho y cabeza grande; sus ojos eran pequeños, su barba fina y salpicada de canas; y tenía la nariz chata y la tez morena, mostrando la evidencia de su origen”, según lo retrata Prisco. Atila era considerado por los Hunos como su guerrero más valiente y el más hábil de sus generales. Eran tales sus hazañas que la ignorancia y la superstición hacían que muchos estuvieran convencidos de que era inmortal. Él se aprovechó de esto para afirmar que su propio dios le había entregado la espada con la que debía conquistar toda la tierra. Y como no quería compartir la gloria con su hermano, lo hizo asesinar. Dijo que esto se había hecho por orden de Dios, por lo que el crimen fue celebrado con grandes muestras de alegría por parte de su pueblo.

La fiesta de Atila - Mór Than

Pronto comenzó a sembrar el terror entre las naciones vecinas, que lo llamaban El Azote de Dios. Hacia la mitad del siglo V abandonó su habitación de madera en las márgenes del Theiss, desde donde era ya el terror de los romanos orientales, que le pagaban tributo, para conquistar con la espada el Imperio de Occidente (cuya mitad pedía en dote como desposado de la princesa Honoria). Teodosio había fallecido, siendo sustituido por Marciano. Atila envió a los emperadores de Oriente y Occidente un mensajero con las siguientes palabras:

—Atila, mi señor y tu señor, te ordena que prepares de inmediato un palacio para recibirlo.

La respuesta de Marciano fue:

—¡Tengo oro para mis amigos, y acero para mis enemigos!

Más de medio millón de bárbaros, parte Hunos, parte Germanos, vasallos o asociados, siguieron a Atila hasta el Rhin y Worms, donde destruyeron el palacio de los reyes borgoñones y las ciudades romanas en aquella parte y en la Galia. Llevaron el pillaje, el incendio y la muerte hasta el Loira. Aquí les salió al encuentro el valiente Aecio a la cabeza de un ejército de pueblos, compuesto de borgoñones, visigodos, francos y otros, y en la batalla de los Campos cataláunicos (Chalons sur Marne) puso un límite a la marcha conquistadora de Atila. Allí cayó Teodorico, rey de los visigodos. Los Hunos, parapetados tras sus carros, se defendían en retirada de la espada enemiga, y de esa forma retrocedieron hasta Hungría, decididos a volver al año siguiente sobre Italia.

Encuentro de San León Magno y Atila - Rafael

En esta segunda invasión destruyeron Aquileia, y sus habitantes fugitivos fundaron entonces sobre piedras e islotes del Adriático la ciudad de Venecia. Después los Hunos tomaron por asalto Milán, Pavía, Padua y otras ciudades. Atila ya se acercaba a Roma, pero los ruegos del Papa León I consiguieron que entrase en negociaciones con Valentiniano y se retirase. Al poco tiempo murió Atila, tal vez a consecuencia de una hemorragia nasal tras los festejos de su última boda con una hermosa mujer goda, aunque otra versión supone que fue ella misma quien le clavó una daga.

Su cuerpo fue encerrado en tres féretros, el primero de oro, el segundo de plata y el tercero de hierro. Los cautivos que cavaron su tumba fueron estrangulados para que no pudieran revelar el lugar de su enterramiento.


En la comunicación con pueblos extranjeros pudieron los Hunos conocer las artes y el lujo de los más civilizados, con lo que la vida de estos bárbaros se convirtió en una mezcla de incultura con el refinamiento del arte greco-romano. En el Real de Atila se ostentaba el lujo de los palacios de Constantinopla y Rávena. Sus generales, sus ministros y sus mujeres tenían ricas alfombras, baños y habitaciones amuebladas, usaban vajilla de plata en los banquetes, se servían de cocineros griegos y se adornaban a sí mismos y a sus caballos con lujosos atavíos. Sólo el rey guardaba fielmente las costumbres antiguas: bebía en copa de madera, y comía y bebía como un pastor mongol.

Atila mostró en general, al lado del despotismo de un conquistador asiático, grandes prendas de príncipe, una superioridad de espíritu y fuerza de carácter que inspiraba a pueblos enteros el temor y la obediencia.

48 comentarios:

  1. Madame, gracias por acercarnos a este famoso personaje de la historia. Menuda pieza, este Atila.
    Al menos, podemos agradecerle la existencia de Venecia.

    Encontrar su féretro, sería un hallazgo digno del mismísimo Indiana Jones.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Atila, precursor de Venezia. ese punto me parece notable.

    ResponderEliminar
  3. Atila, un personaje fascinante. La historia la suelen escribir los vencedores. Los romanos, sempiternos enemigos de los Hunos, se encargaron de generalizar un retrato de Atila concordante con sus intereses. Según esta versión, era un hombre rudo, despótico y cruel, como no podía ser de otra manera un enemigo de Roma. Hay por ahí otras opiniones que señalan que el bárbaro era un hombre educado, refinado, culto, conocedor de las lenguas griega y latina. Según esta versión, se ha exagerado mucho el lado que interesaba, el de un invasor sin escrúpulos. Estuve indagando sobre ello para hacer una entrada sobre el tema. La fatalidad quiso que se me borrara el archivo que tenía preparado. Luego, ya me dio pereza volverlo a crear y lo abandoné. Hubo una cosa que me llamó la atención mientras lo preparaba y fue cuando tras una entrevista con el Papa León I el rey huno decidió no atacar Roma, episodio que cita en su entrada. No parecía tan bárbaro aquí.
    Me imagino que la verdad sobre la figura del "azote de Dios" estará en un punto intermedio. Ni tan malo ni tan santo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Fijese que carambolas tiene la historia, que de algo tan poco glamouroso como Atila indirectamente surge Venecia.

    Pues nada, animese, monsieur! Ya me lo imagino vestido de Indiana Jones.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Sí, resulta de lo mas curiosa la asociacion, por cuanto supone de antitetica.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Es que todo es relativo. Atila era rudo, despotico y cruel para el gusto de un romano, y no lo era para un barbaro medio, digamos.
    Era un barbaro, desde luego. La organizacion politica de sus territorios era muy debil, pero por otra parte al tomar contacto con Roma habia ido aprendiendo y adquiriendo ciertos refinamientos.
    En cualquier caso, tuvo un carisma como se dan pocos casos en la historia.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame siempre me ha apasionado este gran personaje que tantas veces se mezcla con la leyenda. Para el pueblo llano de aquella época, analfabeto, Atila debió ser una especie de semidios capaz de todo...desde luego fundó un gran imperio en poco tiempo pero fue igual de fugaz que el de Alejandro Magno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Jeje, se me acaba de caer un mito, Madame, al menos en lo físico. No sé por qué siempre imaginé que Atila era un hombretón, grande y apuesto. Desconocía igualmente el tema de que fuese enterrado en un triple féretro... Un placer leeros, como siempre.

    ResponderEliminar
  9. Hola Dame Masquée!! Interesante post Madame, desconocía el aspecto de Atila, lo hacía más esbelto. No cabe duda de que fue un hombre de carácter fuerte, esos caracteres que paralizan o amedrentan.
    Bisoussss

    ResponderEliminar
  10. ¡Por fin puedo venir a verla, madame! Y me ha hecho usted un recibimiento imponente, con este Atila cuyo sólo nombre infunde pánico... Debió ser un personaje muy interesante, aunque desde luego, de haber vivido en su época hubiera preferido no conocerlo. Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Sí debió tener un carisma arrollador... en cuanto a su aspecto físico, recuerdo haber leído a algún autor que defendía rasgos más proporcionados. Quién sabe.
    Fueron sus enemigos quienes nos han dejado su retrato, con lo cual es fácil que todo fuese más relativo.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  12. Sí, fue uno de esos lideres extraordinarios, tan increibles que quien le sucede no puede mantener sus conquistas, y todo se desmorona.
    No me hubiera gustado nada toparme con el!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame, jijiji, mire que tiene usted imaginacion! Yo creo que es que vio la pelicula de la que pongo una imagen, protagonizada por Gerard Butler, que estaba buenisimo haciendo de Atila.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Jiji, madame, me parece que usted tambien tenía mas bien la imagen de la pelicula en mente. Pero no, tenia las caracteristicas fisicas asiaticas de su lugar de origen.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Yo tambien hubiera preferido no conocerlo, madame! Quite, quite, un personaje muy interesante, pero cuanto mas lejos mejor. Prefiero a Ataulfo, si hay que elegir un barbaro, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Hombre, monsieur, pero por favorecido que se lo quiera sacar, no llegaran al extremo de negar que fuera un huno! Tenia rasgos de huno, estatura de huno y complexion de huno. Luego aparte de eso igual era mas guapo que la media de ellos, pero eso a mi me apaña poco, porque definitivamente no eran mi tipo, jiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. ATILA UN HOMBRE DE SU TIEMPO, CON EL TEMPLE DE UN MILITAR MODERNO.
    ME ENCANTÓ QUE NO LO PINTARA AL PERSONAJE HISTÓRICO COMO UN BÁRBARO BRUTO.
    SALUDOS MADAME

    ResponderEliminar
  18. Una entrada genial, ya hace tiempo que conocía las andanzas de este singular personaje, pero lo que no sabía era todo lo relaccionado con la fundación de Venecia, jamás los asociaría. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Un personaje controvertido. Lo que creo que ya nadie opine es que fuese tan salvaje como lo pintan las crónicas romanas.
    Que tenía carisma es indudable;unificar tantos pueblos no se hace solo por la fuerza. Y también sería hábil negociador. E intrigante. Como todos los grandes conquistadores.

    Pasad una buena noche, madame.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. El gran Atila, madame! todo un portento en la guerra, temido y odiado por sus rivales.

    No cabe duda que su carácter arrollador le hizo ser gran personaje que fue...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  21. Madame, estos sí eran tiranos!
    La ignorancia del pueblo era un caldo de cultivo fenomenal para este tipo de procederes.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  22. Desde luego que no, madame. Atila era mucho mas que eso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Gracias, sir John. La verdad es que resulta de lo mas curioso, sí. Es dificil acordarse de Atila cuando uno ve Venecia!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Tenía que ser muy inteligente, desde luego, y ser poseedor de un gran carisma y fuerza de conviccion, ademas de un guerrero muy respetado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Temido y odiado con razon. Menuda la que organizó en Europa!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Tambien surgian de vez en cuando en la culta Roma, madame. No me recuerde a algunos emperadores!

    Buenas noches, madame Carolina.

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Uno de mis barbaros preferidos "el azote de dios " ,estos romanos a todo lo que no podian contener le llamaban barbaro ,Atila ,Anibal,Mitridates etc.
    Salvando las diferencias el gran alejandro magno no fue tambien un azote de dios con tantas ciudades arrasadas a su paso (Tiro,Tebas )
    Un fuerte abraso madame

    ResponderEliminar
  28. Sí, es que barbaro significaba simplemente extranjero, aunque para nosotros haya pasado con otras connotaciones.

    Bueno, con Alejandro hay que salvar unas cuantas diferencias, en efecto, pero me imagino que para todos aquellos a los que sojuzgó tambien lo fue, claro.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Madame, me ha encantado leer esta entrada. Atila era un personaje que de pequeña me daba terror, porque oía mucho en mi familia eso de "eres como el caballo de Atila... que por donde pasaba no crecia más la hierba"... aunque no, no me lo decían a mi :).
    Buenas noches madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Hola Madame:
    Interesante esto de que Atila fuese el precursor de Venecia.
    A pesar de leer sobre la ciudad, no me había percatado de este episodio.

    Me inclino a pesar que Atila, como dice Cayetano, depende del ojo con que se mire, era culto o ignorante cruel o no. Definitivamente marco un hito en la historia.
    Tan cruel no debía ser, sino se hubiese llevado por delante a Roma con todo y papa.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  31. Madame, menos mal que no se lo decian a usted, jiji. Pobre caballo de Atila, qué culpa tendría él de que su amo lo metiera en tales jardines. Se llamaba Othar. Bueno, tendria muchisimos, pero ese era el mas famoso, del que se decia lo de la hierba.

    Feliz dia, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Sí, es que como ya le respondí a Cayetano, todo es relativo: para los romanos era inculto y para los barbaros cultisimo. Todo depende.

    Ahora bien, comprenda usted que los romanos arrugaran un poco la nariz ante cosas tales como que los hunos cogían trozos de carne cruda, los envolvían en tela,los ponian bajo la montura, y asi esa carne se iba macerando y luego se la comian.

    O mire a ver como era el arte huno en tiempos de Atila, a ver si se prestaba atencion a frivolidades como esa.

    Hombre, yo mucho refinamiento tampoco veo, hablara Atila latin o no, qué quiere que le diga.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. La Dame Masquée...

    Sin duda un personaje histórico que vd. ha sabido resumir en pocas líneas de forma magistral. Sobre su muerte existen diferentes versiones como bien apunta, pero lo que no cabe duda es que no le importaba pasar por encima de nadie para conseguir sus objetivos. Cierto que era otra época, pero aún hoy en día siguen existiendo "Atilas". Excelente madame.

    Siempre a sus pies.

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Sí, monsieur, jiji, yo creo que ser un Atila es una actitud. Y no cabe duda de que esta en auge!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Estimado Webmaster,

    Te escribo para comunicarte que la Web "Vive l'Empereur!" ha cambiado de dominio pasando a llamarse "Europa Napoleónica".

    http://europanapoleonica.blogspot.com/

    Cordiales saludos,
    Europa Napoleónica

    ResponderEliminar
  36. Pues me viene usted de perlas, madame, porque leyendo el otro día la entrada de Jose, del blog arte e historia de España, sobre Ataúlfo le comenté que dudaba de si era esta personaje el que murió en brazos de su esposa en la noche de bodas. Y resulta que era Atila. La verdad es que ninguno de los dos lo tenía claro, así es que ahora ya se resuelven nuestras dudas.

    Un besote

    ResponderEliminar
  37. Y además creo que he leído en alguna ocasión que era tuerto, no sé si será cierto o no.

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, monsieur, lo tendremos en cuenta.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Ah, madame, ignoraba su duda, pero puedo aclararle, entonces, que Ataulfo no murio en su noche de bodas. Llego a tener un hijo con Gala Placidia, y vivio lo bastante como para enterrarlo siendo apenas un bebe, el pobrecito. Eso fue alla por tierras catalanas, si mal no recuerdo.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Vaya, pues sí que se arreglaba bien con un solo ojo! Mal asunto para un guerrero, porque para la punteria ha de ser fatal.
    Claro que si los piratas se arreglaban bien...

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Buenas noches madame!

    Muy bien descrita la vida de Atila. A mi también me enseñaron desde pequeña que era terrible y temible, y ahora me lo confirma con este excelente post.
    Será que el poder o la fuerza hacen a las personas crueles?
    Madame lleva usted una actividad tan enorme que no me da tiempo de seguirla.

    Un besote

    ResponderEliminar
  42. Hay una novela de un autor clásico húngaro, Géza Gárdonyi, que cuenta estas correrías desde la perspectiva huna: El esclavo de Atila. El protagonista es un bizantino, antiguo sirviente del embajador Prisco, que acompaña a sus nuevos amos. Bastante entretenida y ajustada (más o menos) a los hechos reales, aunque como los húngaros se consideran a sí mismos herededos de Atila, el escritor le pone como el héroe de la película. Yo siempre he sido más partidario de Aecio, la verdad...

    ResponderEliminar
  43. Yo creo que hay mucho de eso, madame: el poder intimamente relacionado con la crueldad, incitando a probar cual es el limite.
    Y los hunos no se andaban con chiquitas, no.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Ay sí, monsieur, yo me quedo con Aecio y con todas las legiones romanas antes que con Atila. A menos, claro esta, que se pareciera a Gerard Butler! Pero lo considero harto improbable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Atila fue un gran guerrero. Era bárbaro pero dotado para la dirección y la organización de los ejércitos, pero también astuto para llevar un estado. Me quedo con la interpretación que hizo Anthony Quinn en "Atila: hombre o demonio". Resumía perfectamente al personaje.
    Buenos días, Madame

    ResponderEliminar
  46. Uy, monsieur, si no me acordaba de la de Anthony Quinn, es verdad! Estaba de lo mas propio, jiji.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. lo llamativo de los hunos es que fueron fisicamente chinos; eso hace apreciar de otra forma a los actuales habitantes de China, Tailandia, Japón.
    La sociedad huna fue animalesca, brutal mucho mas bestia que la de los otros bárbaros. Los hombres hunos vivían en el cuartel y las mujeres en el burdel y asi estuvieron durante muchos años en las estepas asiáticas...

    ResponderEliminar
  48. A los chinos también les dieron muchos quebraderos de cabeza los hunos, monsieur. Porque presumo que es usted monsieur. Dígaselo a la dinastía Qin.

    Muchas gracias, monsieur, y buenas noches

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)