domingo, 11 de abril de 2010

...Y sin embargo se mueve


Abjuración de Galileo:


Yo, Galileo, hijo de Vincenzo Galilei de Florencia, de 70 años de edad, compareciendo personalmente en el juicio y arrodillado ante vosotros, Eminentísimos y Reverendísimos Cardenales, Inquisidores generales contra la perversidad herética en toda la República Cristiana, teniendo ante mis ojos los sacrosantos Evangelios que toco con mis propias manos, juro que siempre he creído, creo ahora y con la ayuda de Dios creeré en el futuro, todo aquello que considera, predica y enseña la Santa, Católica y Apostólica Iglesia. Mas como por este Santo Oficio, tras haber sido jurídicamente intimado mediante precepto a que de cualquier modo debía abandonar totalmente la falsa opinión de que el Sol es el centro del universo y que no se mueve, y que la Tierra no es el centro del universo y que se mueve, y que no podía sostener, defender ni enseñar en modo alguno, ni de palabra ni por escrito, la mencionada falsa doctrina, y después de haberme sido notificado que la citada doctrina es contraria a las Sagradas Escrituras, por haber yo escrito y publicado un libro en el cual trato de dicha doctrina y aporto razones muy eficaces en favor suyo sin aportar solución alguna, he sido juzgado vehementemente como sospechoso de herejía, esto es, de haber creído y sostenido que el Sol es el centro del universo y que es inmóvil, y que la Tierra no es el centro y que se mueve. Por todo ello, queriendo apartar de la mente de Vuestras Eminencias y de todo fiel cristiano esta vehemente sospecha, justamente concebida a propósito mío, con sinceridad de corazón y no fingida fe abjuro, maldigo y aborrezco los mencionados errores y herejías, y en general cualquier otro error, herejía o secta contraria a la Santa Iglesia; y juro que en el futuro no oiré nunca más ni afirmaré, por escrito o de palabra, cosas por las cuales pueda ser objeto de semejantes sospechas; y si conociera algún hereje o a alguno que fuera sospechoso de herejía lo denunciaré a este Santo Oficio, o ante el Inquisidor u Ordinario del lugar donde me halle.


Juro también y prometo cumplir y observar enteramente todas las penitencias que me han sido o me serán impuestas por este Santo Oficio, y si contravengo alguna de estas promesas y juramentos, cosa que no quiera Dios, me someto a todas las penas y castigos que los sagrados cánones y otras constituciones generales y particulares imponen y promulgan contra semejantes delitos. Que Dios me ayude, y estos sus Santos Evangelios que toco con mis propias manos.

Yo, Galileo Galilei, he abjurado, jurado, prometido y me he obligado del modo que figura más arriba. En testimonio de la verdad he escrito la presente cédula de abjuración y la he recitado palabra por palabra en Roma, en el convento de Minerva, este 22 de junio de 1633.

Yo, Galileo Galilei, he abjurado y firmado con mi puño y letra.


“Eppur si muove”, y sin embargo se mueve, dicen que murmuró después Galileo ante el tribunal.

Aparentemente nos encontramos ante una cita apócrifa, una frase que se creía inventada por Giuseppe Baretti 124 años más tarde y que apareció después en Querelles Littéraires, en 1761, publicación que recogía el cuento de Baretti.

Sin embargo, hay un dato muy curioso y desconcertante que viene a contradecir tal afirmación: en 1911 se encontraron esas palabras en una pintura española propiedad de una familia belga. La obra estaba datada entre 1643 y 1645. El cuadro, desde luego, no representa una escena histórica, puesto que en él aparece Galileo encerrado en una mazmorra, cosa que nunca sucedió. Galileo, el sabio que no quiso ser mártir, no sólo conservó la vida sino que no llegó a pasar ni una sola noche en prisión, ni antes ni después del juicio. Pero lo interesante es que el cuadro demuestra que la leyenda del Eppur si muove ya existía más de un siglo antes de aparecer publicada la frase.


De todos modos, si Galileo llegó a pronunciarla alguna vez, lo razonable es suponer que tuvo que ser en otro momento. Si hubiera terminado diciendo algo así ante el tribunal, nada hubiera podido librarle de la pena capital. Pero como fue más prudente que todo eso, tras ser condenado a cadena perpetua el Papa urbano VIII se la conmutó por un arresto domiciliario, y posteriormente incluso obtuvo el perdón.

38 comentarios:

  1. Madame, cuántas cosas aprendo con vos... No tenía ni idea de este aspecto de la historia...

    En fin, Galileo hizo muy bien. Para mí, su actitud fue muy inteligente. Es lo que cabe esperar de las personas con cierta capacidad. Todo el mundo sabe que los cementerios están repletos de héroes... En cualquier caso, eso de hablar en voz bajita y a hurtadillas no me parece tampoco una hazaña, antes al contrario. No, no es digno, así es que si Galileo realmente no pronunció aquellas famosas palabras, mejor que mejor, pues para mí su figura crece...

    Madame, espero hayáis tenido un muy feliz fin de semana. Que el comienzo de la nueva, mañana, no le vaya a la zaga y, cuando menos, que os sea muy leve... :)

    Dulces sueños.

    Mil besos, mil

    ResponderEliminar
  2. Madame, fue inteligente para salvar su vida y no estar preso, y si dijo la frase o no, no lo sabremos, pero no habría estado nada mal... como un niño testarudo....
    Feliz noche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, monsieur, no sea tan severo con el pobre Galileo, jiji. O sea que se ve obligado a retractarse injustamente bajo pena de ser chamuscado en la hoguera y el pobre no iba a permitirse un pequeñisimo desahogo como ese siquiera? No se si lo diría o no, pero seguro que le apetecia decir algo mas fuerte!

    Buenas noches, don Jose.
    No comenzara bien la nueva semana, no, pero esperemos que enderece su rumbo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Sí, madame, yo no culpo a Galileo por no sostener sus teorias. No todos tienen madera de martir, ni debe ser exigible tal cosa.
    Y si al final dijo eso, debio de ser muy bajito!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. En efecto el genio de Galileo puede que haya dicho semejante frase ,es mas hasta le creo ,pero supongamos que lo dijo y conto con la aprobacion de aunque sea una persona del tribunal .Hay que plantarce frente a la inquisicion en aquella epoca y decir lo que dijo .
    Un abrazo madame ,buenas noches y feliz semana

    ResponderEliminar
  6. Monsieur, si lo dijo y lo hubieran llegado a oír, puedo asegurarle que hubiera ardido en la hoguera sin contemplaciones. No se andaban con chiquitas!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Galileo era hombre de ciencia, de espíritu práctico.
    No tenía la menor intención de morir como mártir.
    Además, dicho sea de paso, frente al Tribunal del Santo Oficio yo hubiera jurado cualquier cosa que me hubiesen pedido con tal de salvar el pellejo.

    Pasad un buen lunes, madame.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Madame interesante entrada, nunca habìa leìdo la abjuraciòn completa del bueno de Galilei...se da cuenta de la igonrancia y control que jercìa la Santa Catòlica y Romana Iglesia por aquellos anos??? querer quemar a un hombre por algo que habìa demostrado y visto con sus propios ojos, y es màs matar a alguien por semejante memez...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante, leer el documento completo. El sabio que no quiso ser martir: hizo muy bien. Y también pienso que si dijo el famoso sin embargo, debió ser muy,muy bajito.
    Feliz lunes, Madame

    ResponderEliminar
  10. La Iglesia tiene que pedir perdón por todas las tropelías cometidas contra muchos "Galileos", hombres sabios, innovadores, gente de talento que como el pisano tuvieron que morderse la lengua para no tener problemas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. conocia la historia. pero no dejo de sorprenderme de este personaje.
    cuando la leo me causa gracia. pienso en todos aquellos rebeldes con o sin causa que luchas por sus ideales y que en un momento les toca defenderlos.

    Muy bien Madame, cada dia me gusta mas su espacio. gracias

    Bisous.. como dice Ud.
    Antonio

    ResponderEliminar
  12. Y, sin embargo, hay cosas e instituciones que parecen no moverse.

    ResponderEliminar
  13. Así es. Era humano, y no tenia intencion de librar ninguna batalla ni de inmolarse en nombre de nada. Si no querían su verdad, alla ellos.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Pues ya ve, monsieur. Incluso morian por cosas que estaban solo en la imaginacion de quienes los condenaban, como el asunto de la brujeria. Tanto mas se hubieran cargado a un cientifico por una teoria tan revolucionaria.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Sí, pero despues de leer un documento así sería muy extraño arriesgarse con semejante frase. Quien sabe si no pudo contenerse a pesar de todo.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Lo hizo, monsieur, lo hizo. Con siglos de retraso, pero lo hizo. El 31 de octubre de 1992 el Papa pidió perdon a Galileo.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Galileo no defendio su ideal, pero le comprendemos. Hay mas cosas por las que vale la pena vivir que morir.

    Muchas gracias, monsieur Antonio, feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. No giran con el mundo, no. Sus pesados engranajes las mantienen ancladas, y son dificiles de mover.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Como siempre la iglesia apoyando el progreso. Nunca cambiarán...

    ¿Fue Galieo valiente al renegar de sus ideas para salvar su vida? Para mí su valentía radica en dar a conocer su planteamiento de que al tierra giraba alrededor del sol y no al contrario. Que no haya defendido sus ideas con la muerte es sólo una anécdota, como se dice: "de valientes está el cementerio lleno".

    Buena semana, madame.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Caray que impotencia se siente cuando tienes que luchar contra un sinsentido. Yo lo he experimentado (naturalmente no soy un sabio cómo Galileo Galilei) y se pasa muuuuuy mal, por tanto no me extraña que a partir del juicio todas sus frases terminaran con un "sin embargo se mueve"
    Felicidades por su blo Madame
    dv

    ResponderEliminar
  21. Pues si, monsieur, comprendemos a Galileo. No debemos esperar de nadie lo que nosotros mismos seguramente no dariamos en su situacion. Nadie esta obligado a ser un heroe.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Pues ya sabe usted, a partir de ahora puede desahogarse diciendo esa frase cada vez que le suceda.
    Ningun tribunal puede detener la verdad. Tarde o temprano sale a la luz. Lo malo es que por culpa de estas cosas a veces sale mas tarde que temprano.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. El episodio de Galileo es uno de los más obscuro que tiene la Iglesia.
    Fue una demostración de su poder y de su intento de mantener bajo el manto de la ignorancia lo que se venía observando desde la antigüedad: La traslación de la tierra.

    Tambien pienso que Galileo no debe haber pronunciado esas palabras frente a la Inquisición. Como bien dice hubiese sido condenado a la muerte.

    Hoy ha sido complicado venir por aquí. No me deja escribir el blogger desde ayer durante todo el día.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  24. Si llego a ser yo, madame, confieso hasta la muerte de Manolete. Menudos eran esos inquisidores. Daba igual que hubieras cometido un delito o no, pues al final el reo siempre desembuchaba.

    Galileo era una persona importante en aquella época, pero ello no le libró del juicio de la severa Inquisición. Una cosa era ser un científico y otra un hereje.

    En cuanto a la frase, es muy cierto que muchas citas que se han puesto en labios de personajes famosos, luego resultan ser posteriores o sacadas de obras de los propios autores y sacadas de contexto.

    Un besito

    ResponderEliminar
  25. Si Galileo pronuncio esas palabras, entonces es que sabia que los miembros del tribunal eran sordos, porque no encaja una rendicion tan completa como la del documento con un remate suicida como ese, jiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Sí, madame, no se les podia llevar la contraria, no. Habia que acabar diciendoles eso de "pa ti la perra gorda". El pobre hombre, a su edad, ya solo quería vivir tranquilo lo que le quedara, y tener una muerte mas dulce que la que le ofrecian.

    Buenas noches, madame Carmen

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame, ignoro si Galileo pronunciaría realmente esa frase, pero estoy segurísimo de que, al menos, la pensó.

    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  28. Madame, poco tengo que decir excepto que tus artículos son más que sugerentes... yo diría que inspiradores.

    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  29. Jijiji, eso seguro, monsieur, y de paso se acordó de toda la familia de los miembros del tribunal.
    Que mal trago debio de pasar el hombre!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Ay muchas gracias, monsieur.
    Disculpeme, que aun no habia aparecido su comentario cuando estaba respondiendo a monsieur Perikiyo, y no lo habia visto.
    Se aprecia mucho su opinion.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Madame, tengo que deciros que, gracias a todo lo que leo de vos, hoy he quedado muy bien en sociedad. Alguien vino a preguntarme si sabía algo sobre un antiguo naufragio, el de la "nave blanca". Pues sí, qué casualidad, je, je, je. Déjame que te explique...

    ResponderEliminar
  32. Hola Dama, soy nuevo en tu blog pero me a fasinado. Muy bunas historias las que tienes.
    Con respecto a lo de Galileo, interesante lo que cuentas del cuadro con la frase. Sin embargo la actitud de Galileo sin dudas fue la mejor para un momento como ese, así se salvo de la muerte y la carcel.
    Por cierto, yo tambien tengo un blog y me encantaria que lo visitaras, sería todo un honor para mi. La dirección es: www.saberhistoria.com.ar.
    Desde ya saludos. Nos vemos.
    Uriel

    ResponderEliminar
  33. a mi la frase siempre me sonó rara, eso de ponerse así de chulo delante de la inquisición y no salir "chamuscado" era muy raro...

    ResponderEliminar
  34. Monsieur, mire por donde, jiji.
    Voy a acabar haciendo un trivial de historia con mi blog!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Muchisimas gracias, monsieur Uriel, y bienvenido. En un ratito paso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Sí, si lo oian estaba perdido, asi que mejor no arriesgarse. No parece Galileo el tipico caracter capaz de arrancarse con algo asi.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. También mis investigaciones concluyen que Galileo no declaró “Eppur si muove”; pero yo no había tenido noticia de la interesante pintura que se comenta en el post.

    ¡Muchas gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  38. Curioso que lleve esa inscripción, si es que está bien datada y no se trata de un añadido posterior. Da que pensar, pero, desde luego, que la dijera en las circunstancias que se pretende me parece totalmente descartable.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)