martes, 13 de abril de 2010

Tzü-Hsi: de concubina a emperatriz


Los resultados de la derrota en la Guerra del Opio fueron agravados por los propios gobernantes chinos, debido a la equivocada política adoptada por la dinastía de origen manchú para contrarrestar las iniciativas occidentales. Orgullosamente anclados en su voluntad de no mantener contactos con los extranjeros, creían que para controlarles bastaría con alguna que otra concesión y con emplear alternativamente la sinceridad y el engaño.

Entre 1846 y 1847 se produjeron graves incidentes que exacerbaron la xenofobia del pueblo chino, ya muy extendida y difundida por sus autoridades. El nuevo emperador, el Hijo del Cielo, Xiang Feng, débil e incapaz, hizo cada vez más difíciles las relaciones con Occidente.

A mediados de siglo las masas campesinas de China meridional y central comenzaron a manifestar su descontento. Graves calamidades perturbaron la economía rural favoreciendo el bandidaje, mientras que el gobierno los abrumaba con nuevos impuestos que beneficiaban a los terratenientes. Éstos podían así anexionarse sus tierras. Las protestas y levantamientos no eran cosa nueva, como tampoco la proliferación de sociedades secretas. Pero esta vez el descontento se polarizó en torno a la secta llamada Sociedad de los Adoradores de Dios, fundada en 1843 por el maestro rural Hong Xiquan. Se desencadenó una guerra civil de tales proporciones que puso en serio peligro la existencia del Imperio y se prolongó hasta 1864, cuando el maestro falleció.


Ésta es la época de nuestro personaje. Su verdadero nombre era Yehenala (o Yehonala). Había nacido en 1835 en el seno de una familia acomodada, de antigua y noble estirpe manchú, en las inmediaciones de Pekín. Fue educada según las normas de la época, lo que significaba que su nivel cultural no debía de ser muy elevado.

Cuando contaba 17 años, su familia concertó la boda de Yehenala con su primo Jong-Lu. Eran tiempos en los que no se tenía en cuenta la opinión de las jóvenes. Sin embargo, ella no tenía motivos de queja: amaba a su primo, que era oficial de la Guardia Imperial y disponía de una pequeña pero lujosa mansión próxima a las murallas de la Ciudad Prohibida.

Poco el destino le tenía deparado algo diferente: antes de celebrarse el enlace, fue llevada con otras jóvenes al palacio imperial y presentada al nuevo y joven emperador, que deseaba elegir esposa y concubinas. Todas ellas debieron comparecer en la Sala del Trono del Dragón para se examinadas por Xiang Feng y su madre.

El Hijo del Cielo tomó por esposa a Hsiao-Chen, quedando Yehenala relegada a la situación de concubina de tercera clase.

La astuta Yehenala solicitó y obtuvo profesores, aprovechando de tal modo sus enseñanzas que no tardó en adquirir unos conocimientos muy superiores a los de cualquier concubina. En aquel inmenso palacio, el verdadero poder oculto estaba en manos de los eunucos. Yehenala no tardó en hacer amistad con uno de ellos, Li-Lien-Ying, convirtiéndolo en aliado fiel y valiosísimo amigo. El eunuco se propuso conseguir que el emperador, que ya se estaba cansando de su esposa, reparara en aquella extraordinaria belleza.


El emperador no tardó en llamarla a sus aposentos, y aquel encuentro no pudo ser más desagradable para ella: a los 21 años Xiang Feng estaba gravemente enfermo por sus excesos carnales y el abuso del opio. Pero aun así, Yehenala fue capaz de darle un varón en la primavera de 1856. Inmediatamente, con toda la solemnidad y en medio de fastuosos festejos, fue proclamado heredero.

Poco después ya era esposa del emperador y elevada a la dignidad de emperatriz de los Palacios de Occidente, mientras que su rival, que sólo había tenido una hija, quedaba relagada a serlo de los Palacios de Oriente. Fue entonces cuando cambió su nombre por el de Tzü Hsi.

A medida que el emperador se debilitaba, el poder de la nueva emperatriz aumentaba. No tardó en vérselas con asuntos de Estado, y “aprendió a odiar a quienes ella llamaba diablos extranjeros, sin tratar de averiguar qué parte de responsabilidad les correspondía a los chinos en la degradación de sus relaciones con Occidente. Para aquella tradicionalista el Hijo del Cielo no podía equivocarse y los males siempre procedían de los europeos”.

Las potencias occidentales, a las que se habían añadido los Estados Unidos, pretendían hacer del Celeste Imperio una especie de protectorado. En octubre de 1860 las tropas anglo-francesas entraban en Pekín, saqueando e incendiando el palacio de verano.


Aterrados, el emperador y su corte se refugiaron en Jehol, en una poco confortable fortaleza medieval azotada por el viento amarillo del desierto, al norte de la Gran Muralla, no lejos de la frontera con Mongolia Interior. De la capital llegaban pésimas noticias, y su esposo, cada día más débil, la responsabilizaba del desastre. Su posición se resentía día a día, y no faltaban quienes, agrupados en torno a Hsiao-Chen, deseaban despojarla de sus títulos.

Viéndose en peligro, pues el emperador se negaba a recibirla, hizo llamar a su primo Jong-Lu, al que casi no veía últimamente, y cuando lo veía era en presencia de sus damas, para evitar murmuraciones. Con su ayuda y con la del hermano menor del emperador consiguió desenmascarar a sus más feroces adversarios, neutralizando sus intrigas. Pero sólo gracias al eunuco logró que su esposo la designase como sucesora en agosto de 1861.

Regir los destinos de China hubiera correspondido a su hijo, de apenas 5 años, o mejor dicho al consejo de regencia. Pero mediante una conjura palaciega se desembaraza del consejo y de paso de los tres príncipes conspiradores que tramaban su muerte. El mayor culpable fue decapitado, y a los otros dos se les concedió la gracia de ahorcarse por sí mismos en privado. A continuación asumió todos los poderes, aunque teóricamente los compartiera con la emperatriz de los Palacios de Oriente.


CONTINUARÁ

42 comentarios:

  1. Una Prety Woman a la antigua y oriental. Muy inteligente por su parte desenmascarar a quienes la estaban traicionando. Espero la continuación madame.
    Feliz dia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Madame que mujer! no se andaba con chiquitas con tal de hacerse con el poder...pero? es la emperatriz de la pelìcula "El ùltimo emperador"? la emperatriz viuda del ppio?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No tenían razón, pero nunca me ha extrañado la desconfianza del Imperio Chino ante los diablos extranjeros. Independientemente de sus problemas internos -que los tenían, y muchos- la llegada de los bárbaros a sus fronteras, ellos, con una civilización de miles de años, no la debieron ver de manera muy diferente que los romanos de su época.
    Esperamos la continuación.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  4. Fue una mujer terrible, madame. Un caracter formidable. Merece una segunda parte, desde luego.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Ella es, en efecto, monsieur, como veremos el proximo dia hablando del ultimo emperador.
    Esta mujer sí que merece peliculas sobre su vida!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Monsieur, la xenofobia siempre ha estado a la orden del dia, en toda epoca y lugar, así que cómo va a extrañarnos. Lo que pasa que en esta epoca, como veremos, se fue un pelín lejos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Pues madame, leyéndoos, se me han venido a la cabeza títulos como 55 Días en Pekín, como no podía ser de otro modo, y La linterna roja..., fantástico film donde los haya y que desde aquí recomiendo a todos aquellos que no hayan tenido la oportunidad de disfrutar del mismo. China siempre ha ejercido en mí una singular a tracción... Tan es así, que pretendo, Dios mediante, visitarla este mismo año con la peregrina excusa de la Expo de Shanghái... :)

    Por otro lado, siempre me ha sorprendido que, tras esa pariencia templada y fría de los nativos de aquella tierra, se enconda un verdadero volcán. Y es que me temo que aquel emperador no fue una excepción ni el único al que el sexo y las drogas le volvían loco. Mao Zedong, que de algún modo también fue un emperador, al parecer compartía con aquel las mismas aficiones, no sé si lo sabíais...

    Madame, ha sido un placer gozaros un día más, de la historia de esta desdichada emperatriz china. Por lo demás, espero que el frío os haya dado un respiro y que tengáis una muy feliz jornada.

    A vuestros pies.

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  8. Precisamente alguno de esos titulos cinematograficos repasaremos el proximo dia, sí.

    Afortunado usted, monsieur, que planea tal viaje! Ya nos contará qué tal por alla. Espero que le reciban con mas agrado de lo que solian hacer en esta epoca, jiji.

    El frío, en efecto, da respiro, pero algo tarde: me temo que estoy incubando un feo resfriado.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Madame,
    yo también he recordado algunas de esas películas. Qué curiosa entrada; no conocía nada de esta dama.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  10. Por lo que sé de esta "dama de hierro", me parece que fue una mujer anclada en la anacrónica tradición china y aunque pudo hacerlo bien, no supo. Pero esperemos a ver el desenlace del gobierno del Celeste Imperio por esta gran mujer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Una mujer muy interesante, madame.

    Ansiaba el poder y no dudó un instante al hacerse con él...

    Espero ansioso la continuación.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Listilla sí salió, ahora que era más fea que un dolor.
    "De concubina a emperatriz", buen salto que dio. Me recuerda a Teodora, la esposa de Justiniano. Esa saltó todavía más: de prostituta de circo a emperatriz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Oriente nos resulta todo un misterio, como si estuviera en otra galaxia. Sin embargo tambien en su historia encontramos personajes tan interesantes como este.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Correcto, monsieur. Así fue.
    El proximo dia repasaremos su reinado y las situaciones a las que condujo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Y no tenia que ser nada facil para una mujer en la tradicional china de la epoca. Conseguirlo ya denotaba una notable inteligencia, y desde luego una ambicion desmedida.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Ay que bueno, monsieur. Usted la considera mas fea que un dolor, jiji, sin embargo en su juventud algun atractivo debio de tener para ser elegida concubina imperial! Eso no fue precisamente por su conversacion ni por su cultura, que adquirio despues.

    Y sí, es verdad, a mi tambien me recuerda a Teodora.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame: Interesante Dama la de esta entrada Madame, desconocida para mi. Ya veo que no solo en occidente las había inteligente y ambiciosas....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  18. La Dame Masquée...

    Pues vaya con Yehenala, que carrera de ascenso tan meteórica. Y es que se ve a leguas no que era una joven conforme, sino que era ambiciosa de sabiduría y conocimiento. No sabriamos como habría cambiado el curso de la Historia sin la ayuda de su amigo el Eunuco que le abrió las puertas de la Realeza, pero supo también elegir a sus amigos. Esperaremos la continuación...

    A sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. I've fallen in love with both your blogs. I'd love to subscribe, but I couldn't find a subscribe or follow button here.

    Beautiful - I can get lost here for hours reading.

    ResponderEliminar
  20. Ya lo creo que no. Esta mujer es un buen ejemplo. Debia de ser algo tremendo, imponente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Cómo supo qué teclas tocar para llegar a lo alto. Era astuta ademas de ambiciosa, no cabe duda.

    Buenas noches, monsieur Felix

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Madame Mirella, how nice to see you here too!

    You're right, I havent't added a subscribe button. I'll do it right now.

    Thank you so much.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Madame, esta si que es una "personaja". No conocía nada de esta señora, pero ahora que vos la habéis traído aquí, puedo observar que, amén de ser terroríficamente inteligente, era alguien que no tenía estómago. Yacer con el emperador, a pesar del despojo en el que estaba convertido, por tal de conseguir el éxito, muestra la falta de escrúpulos que puede llegar a tener una persona, en su camino al poder.
    Mira que se han hecho cosas feas en la historia, por tal de poder decir "aquí mando yo".

    Felices sueños, Madame.

    ResponderEliminar
  24. Madame, una mujer excepcional y con carácter. Recomiendo la lectura de "La ciudad prohibida" de Anchee Min, sobre la vida de esta mujer especial, es impactante.
    Bisous, feliz noche.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por haber visitado mi blog y, más aun, por dejado un comentario, Dame. Me alegro de que le haya gustado y me honrra con su enlace. Obvio que me encantaria seguir en contacto, ya sea atraves de mi blog (Saberhistoria) o aquí en el suyo.
    Con respecto a su entrada de hoy, Una mujer muy inteligente de seguro, que supo manipular a la gente que tenía a su alrededor para que la ayudara en su ascenso. Esperare la seguinda parte con muchas ancias.

    ResponderEliminar
  26. Así es, monsieur. Hasta que no lo consiguió, no paró.
    Uno de esos personajes dominados por su propia ambicion, y realmente temible.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias, madame. Tendremos en cuenta su recomendación, porque verdaderamente el personaje resulta fascinante, y es un periodo de la historia muy interesante.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. El proximo dia veremos cómo se desenvuelve.

    Muchas gracias a usted, monsieur, y buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Veremos como le va como sucesora... pareciera que no muy bien verdad? un ronroneo para Ud. Madame. miss Lizzie.

    ResponderEliminar
  30. ¿esta emperatriz es la que sale en la peli de 55 Días en Pekín?...

    ResponderEliminar
  31. No me esperaba menos de semejante mujer que tuvo en un puño a toda la corte china y a los extranjeros que en su imperio comerciaban. Sólo con ver la interpretación que hacen de ella en El último emperador creo que se hace uno a la idea del carácter de esta señora.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  32. No my bien, no. Pero allá se mantuvo contra viento y marea.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. En efecto, monsieur, ella es, como veremos el proximo dia. La temible emperatriz.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Así es, madame. Una dama terrible para todo el mundo. No convenía estar muy cerca.

    Feliz día, madame Carmen.

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Otra figura desconocida para mi.De momento apasionante la historia de esta mujer.

    ResponderEliminar
  36. Monsieur, ha vuelto a aparecer usted!
    Largas vacaciones se ha tomado!

    Esta noche continuaremos con la dama en cuestion.

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Buenas noches madame, ante todo recalé por estos lares con el principal objetivo de agradeceros vuestra hospitalaria opinión en mi humilde blog, dicho esto, tengo que haceros una pausada y muy flexionada reverencia como símbolo de respeto y admiración ante el espacio que acabo de descubrir.
    La figura de la protagonista de este post, sin duda, debería estar plasmada en la pantalla grande. Me fascina hasta decir basta esta historia.
    Todos mis honores para vos.

    ResponderEliminar
  38. Madame, muchisimas gracias por su visita y por dejarme su amable comentario.

    En un ratito continuaremos con la historia, espero.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Me encanta esta historia, madame.
    Qué mujer tan peligrosa! Y astuta.

    Estoy deseoso de leer la continuación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta que llego años tarde a responderle, supongo que la habrá leído ya!

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  40. Oh madame, amo a la emperatriz Cixi, ella fue una mujer formidable, me encantaría publicar una entrada extensa e informativa sobre ella, pero aún estoy recopilando datos. Ella fue una mujer en un mundo de hombres, fue tan temida y respetada, que los años siguientes a su muerte los campesinos se lamentaban diciendo:
    -¿Quién gobernará China ahora?
    Claramente supo mantener a China unida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hubiera imaginado su gran interés por ella. Al parecer sus inquietudes históricas se orientan hacia temas muy diversos!

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)